24 de agosto 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

La coleccionista de calcetines

24 de agosto 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Puestos a coleccionar, uno puede coleccionar cualquier cosa. Cajas de cerillas, pipas de fumar, plumas estilográficas, minerales, sellos… o calcetines. ¿Y por qué no? Al fin y al cabo, pocas colecciones pueden ser más útiles. Colorido, arte y práctica ropa interior todo en uno.
10732008_785929118186470_185795500_n
Eso debió pensar Patricia Espinoza cuando decidió empezar a coleccionar calcetines hace ahora un año y medio. La joven venezolana de 17 años afincada en Madrid  confiesa que todo empezó viendo las series coreanas, los Kdramas (Korean dramas), en las que los actores combinaban sus outfits con calcetines divertidos y coloridos. Aquello impresionó a Patricia, que pronto empezó a pensar en la manera en que sus zapatos y sus calcetines podrían combinar. Comenzó por unos de encaje que le costó un mes localizar, pero ya no hubo forma de parar ese nuevo hobby. «Antes era una persona normal con calcetines Nike blancos, negros y grises», explica la joven. «A día de hoy todavía sigo adquiriéndolos; yo los llamo los “esenciales”, siempre me sacan de apuros», continua para acabar confesando entre risas ser «un poco fetichista con los pies».
11375947_925327587534623_1224062355_n
11420839_868726369877276_2038437439_n
Su colección cuenta ya con más de 100 pares a los que cuida «como mi vida; ordeno y limpio periódicamente, y los publico en mi cuenta de Instagram @Sailorsocks», donde ha encontrado a otros cuantos «sock enthusiasts» iguales que ella, como la misma Patricia se define. «Creo que una de las mejores cosas de usar calcetines llamativos es que son tanto como para hombres como para mujeres, lucen igual de bien en ambos sexos. Aunque también es verdad que es más difícil encontrar sock enthusiasts mujeres, aún no sé por qué…».
KakaoTalk_20150821_200005801
11809836_1609208002679799_396798363_n
En su colección hay todo tipo de calcetines, «cuanto más coloridos y raros, mejor, ¿no?». Calcetines de bacterias, de estrellas, de gambas, de langostinos, de cangrejos, de puntos, de corazones, de rayas, brillantes, de pandas, de flores, de mariposas, de labios, de pájaros, de ballenas, de sushi… y así hasta un total de 51 motivos diferentes, incluidos los que denomina «clásicos», de todas las marcas posibles. «Creo que todos los calcetines son increíbles. Ponerme unos calcetines divertidos me ayuda a mi estado de ánimo, me da seguridad, me hace ser más feliz», confiesa orgullosa la joven y remata: «Los calcetines son algo esencial en un outfit, le dan un toque especial y hacen que los zapatos luzcan mejor».
KakaoTalk_20150821_200059150
La mayor parte de las piezas de su colección son compradas por ella misma, aunque nunca falta quien se los regale en alguna fecha especial, como su cumpleaños. Su familia, si bien al principio no entendía muy bien su extraña afición, ahora ha acabado aceptándolo, «sin embargo, no he conseguido que ningún miembro de mi familia use calcetines divertidos; pero a día de hoy sigo intentándolo», ríe.
11849872_2065584506916023_1963968289_n
Su colección crece continuamente. Tal es así que incluso está pensando en abrir una tienda online en la que los entusiastas de los calcetines como ella puedan comprar en una sola web pares de todas las marcas. Quién sabe, quizá esté naciendo una nueva emprendedora. Ánimo no le falta. Y acaba lanzando un reto: «Conquistemos el mundo usando calcetines divertidos».
KakaoTalk_20150201_005547209
KakaoTalk_20150821_195758370
KakaoTalk_20150821_195751088
KakaoTalk_20150821_200011494
KakaoTalk_20150821_200055209
KakaoTalk_20150821_195745630
KakaoTalk_20150821_195752306

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Puestos a coleccionar, uno puede coleccionar cualquier cosa. Cajas de cerillas, pipas de fumar, plumas estilográficas, minerales, sellos… o calcetines. ¿Y por qué no? Al fin y al cabo, pocas colecciones pueden ser más útiles. Colorido, arte y práctica ropa interior todo en uno.
10732008_785929118186470_185795500_n
Eso debió pensar Patricia Espinoza cuando decidió empezar a coleccionar calcetines hace ahora un año y medio. La joven venezolana de 17 años afincada en Madrid  confiesa que todo empezó viendo las series coreanas, los Kdramas (Korean dramas), en las que los actores combinaban sus outfits con calcetines divertidos y coloridos. Aquello impresionó a Patricia, que pronto empezó a pensar en la manera en que sus zapatos y sus calcetines podrían combinar. Comenzó por unos de encaje que le costó un mes localizar, pero ya no hubo forma de parar ese nuevo hobby. «Antes era una persona normal con calcetines Nike blancos, negros y grises», explica la joven. «A día de hoy todavía sigo adquiriéndolos; yo los llamo los “esenciales”, siempre me sacan de apuros», continua para acabar confesando entre risas ser «un poco fetichista con los pies».
11375947_925327587534623_1224062355_n
11420839_868726369877276_2038437439_n
Su colección cuenta ya con más de 100 pares a los que cuida «como mi vida; ordeno y limpio periódicamente, y los publico en mi cuenta de Instagram @Sailorsocks», donde ha encontrado a otros cuantos «sock enthusiasts» iguales que ella, como la misma Patricia se define. «Creo que una de las mejores cosas de usar calcetines llamativos es que son tanto como para hombres como para mujeres, lucen igual de bien en ambos sexos. Aunque también es verdad que es más difícil encontrar sock enthusiasts mujeres, aún no sé por qué…».
KakaoTalk_20150821_200005801
11809836_1609208002679799_396798363_n
En su colección hay todo tipo de calcetines, «cuanto más coloridos y raros, mejor, ¿no?». Calcetines de bacterias, de estrellas, de gambas, de langostinos, de cangrejos, de puntos, de corazones, de rayas, brillantes, de pandas, de flores, de mariposas, de labios, de pájaros, de ballenas, de sushi… y así hasta un total de 51 motivos diferentes, incluidos los que denomina «clásicos», de todas las marcas posibles. «Creo que todos los calcetines son increíbles. Ponerme unos calcetines divertidos me ayuda a mi estado de ánimo, me da seguridad, me hace ser más feliz», confiesa orgullosa la joven y remata: «Los calcetines son algo esencial en un outfit, le dan un toque especial y hacen que los zapatos luzcan mejor».
KakaoTalk_20150821_200059150
La mayor parte de las piezas de su colección son compradas por ella misma, aunque nunca falta quien se los regale en alguna fecha especial, como su cumpleaños. Su familia, si bien al principio no entendía muy bien su extraña afición, ahora ha acabado aceptándolo, «sin embargo, no he conseguido que ningún miembro de mi familia use calcetines divertidos; pero a día de hoy sigo intentándolo», ríe.
11849872_2065584506916023_1963968289_n
Su colección crece continuamente. Tal es así que incluso está pensando en abrir una tienda online en la que los entusiastas de los calcetines como ella puedan comprar en una sola web pares de todas las marcas. Quién sabe, quizá esté naciendo una nueva emprendedora. Ánimo no le falta. Y acaba lanzando un reto: «Conquistemos el mundo usando calcetines divertidos».
KakaoTalk_20150201_005547209
KakaoTalk_20150821_195758370
KakaoTalk_20150821_195751088
KakaoTalk_20150821_200011494
KakaoTalk_20150821_200055209
KakaoTalk_20150821_195745630
KakaoTalk_20150821_195752306

Compártelo twitter facebook whatsapp
No al maltrato al político
Sharona, la historia de amor detrás del single más machacón de los 70
¿Somos todos sospechosos en la era del software inteligente?
Salen a tomar unas copas en un pub de Inglaterra y acaban en Tailandia
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad