4 de febrero 2022    /   IGLUU
por
 

4 de febrero 2022    /   IGLUU     por          
twitter facebook whatsapp

Todo era jijí y jajá hasta que llegó la pandemia y nos obligó a quedarnos recogiditos en nuestras casas. Se acabó la fiesta y se acabó lo de salir a ligar de garito en garito. A esto se unió el aburrimiento, así que muchos buscaron la manera de paliarlo. Unos encontraron la salida en plataformas de streaming y otros, en darle al palique. Y cuando los amigos de siempre empezaron a resultar aburridos también, qué mejor que recurrir a las aplicaciones de ligues tipo Tinder para poder charlar con gente nueva.

De hecho, esta app cerró 2020 con 6,2 millones de suscriptores, un millón más que el año anterior. Y las conversaciones que sus usuarios mantuvieron en ella (recordemos que era imposible ponerle carne al encuentro) aumentaron un 20% a nivel global y un 30% en España, según fuentes de la compañía.

Y claro, ya que te pones a hablar, qué menos que la conversación sea interesante. Si además lo haces con una persona que comparta tus valores y prioridades vitales, en las que se incluye el medioambiente, el match es seguro.

Así, nacieron otras aplicaciones y plataformas donde lo de ligar por ligar no era lo prioritario, sino encontrar personas afines a la manera de pensar de cada usuario con las que compartir el interés por el cuidado del planeta. Una de ellas es Greenlovers. «Los tiempos de confinamiento han sido muy difíciles para todo el planeta, la gente se sentía muy aislada y sola y, siendo soltero, la soledad fue aún más difícil de superar. Así que hemos experimentado un aumento significativo de la actividad en la plataforma», cuenta Lara Pijoan, su cofundadora y directora de arte.

¿Es la única aplicación de este tipo? No, hay más. Si quieres conocerlas, sigue leyendo este artículo de Alejandra Espino.

twitter facebook whatsapp

Todo era jijí y jajá hasta que llegó la pandemia y nos obligó a quedarnos recogiditos en nuestras casas. Se acabó la fiesta y se acabó lo de salir a ligar de garito en garito. A esto se unió el aburrimiento, así que muchos buscaron la manera de paliarlo. Unos encontraron la salida en plataformas de streaming y otros, en darle al palique. Y cuando los amigos de siempre empezaron a resultar aburridos también, qué mejor que recurrir a las aplicaciones de ligues tipo Tinder para poder charlar con gente nueva.

De hecho, esta app cerró 2020 con 6,2 millones de suscriptores, un millón más que el año anterior. Y las conversaciones que sus usuarios mantuvieron en ella (recordemos que era imposible ponerle carne al encuentro) aumentaron un 20% a nivel global y un 30% en España, según fuentes de la compañía.

Y claro, ya que te pones a hablar, qué menos que la conversación sea interesante. Si además lo haces con una persona que comparta tus valores y prioridades vitales, en las que se incluye el medioambiente, el match es seguro.

Así, nacieron otras aplicaciones y plataformas donde lo de ligar por ligar no era lo prioritario, sino encontrar personas afines a la manera de pensar de cada usuario con las que compartir el interés por el cuidado del planeta. Una de ellas es Greenlovers. «Los tiempos de confinamiento han sido muy difíciles para todo el planeta, la gente se sentía muy aislada y sola y, siendo soltero, la soledad fue aún más difícil de superar. Así que hemos experimentado un aumento significativo de la actividad en la plataforma», cuenta Lara Pijoan, su cofundadora y directora de arte.

¿Es la única aplicación de este tipo? No, hay más. Si quieres conocerlas, sigue leyendo este artículo de Alejandra Espino.

Cosméticos creados a partir de cenizas de bosques quemados para devolverles la vida
Nuestro mundo: un ecosistema construido con palabras
Diseño biofílico: naturaleza para hacer los espacios más vivibles
No digas arquitectura DIY y sostenible, di ‘earthship’
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp