fbpx
16 de julio 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

El editor alcahuete

16 de julio 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

En Ilustratour no solo hay ilustradores. Gran parte de la “culpa” de que a las manos de los lectores lleguen historias coloridas que les entren por los ojos y los empapen por dentro la tienen los editores. Ellos son los alcahuetes que juntan palabras con imágenes y lectores con historias.
Su función es esa, la de conectar. Encontrar una editorial es parecido a encontrar una pareja: no hay propuestas estrictamente buenas o malas, sino más bien propuestas buenas o malas para una editorial en un momento dado. “El mayor error, sin duda, es enviar un proyecto a la editorial inadecuada. Un libro puede ser rechazado por una editorial y tener hueco en otra, encontrar esa editorial es lo más difícil pero lo más efectivo”. Lo dice Samuel Alonso, editor de Libros del Zorro Rojo, que de esto sabe.
Alonso es optimista cuando reflexiona sobre el sector de libros ilustrados. Está convencido de que la ilustración vive uno de sus mejores momentos y de que, por suerte, ya no se limita al público infantil: “La demanda es cada vez mayor tanto para el público infantil como el adulto. Estamos en un momento dulce de la ilustración, los lectores están alfabetizados en la imagen y el texto, son capaces de interpretar ambos para generar nuevos discursos. Y hay innumerables proyectos de libros ilustrados, un panorama muy amplio para todos los gustos”.
uno
Por supuesto, la demanda infantil sigue siendo un pilar muy importante. Pero, como tal, se está adaptando a los nuevos tiempos. “La literatura infantil debe ser transgresora. Creo que hay que romper con la infancia tutelada, lo políticamente correcto y con la literatura epidérmica del colorín”. Y, en su casa, predica con el ejemplo: “Libros del Zorro Rojo apuesta por una literatura compleja, intensa, desobediente y de calidad literaria y estética”.
Si estás pensando en presentar una propuesta para un libro ilustrado, su consejo para ti es el siguiente: “Para publicar un libro ilustrado recomiendo leer mucho, buscar e investigar proyectos editoriales y presentarse a aquellos que consideras más acordes a tu voz gráfica”. Presentar un texto ya atado a unas ilustraciones no es una buena idea. Muchas editoriales, entre ellas Libros del Zorro Rojo, primero leen y buscan los textos que quieren publicar y después buscan el ilustrador que consideran que puede proponer “una nueva lectura gráfica”. A su juicio, un buen libro ilustrado debe tener tres cosas: “Un buen texto, una buena ilustración y ser un objeto bello”.
dos
Samuel Alonso tiene la suerte de la que solo gozan unos pocos de dedicarse a aquello que es además su pasión. De hecho, preguntado por el libro perfecto que le gustaría editar, su cabeza le remite al catálogo de su propia editorial; lo que ejemplifica que el editor vive en un sueño cumplido.
Su participación en Ilustratour, evento que Alonso considera “un magnífico foro de debate y un lugar adecuado para la comunicación”, responde a varios objetivos: “buscar nuevas voces, nuevos lectores, intercambiar opiniones y participar del debate”.

Samuel Alonso moderará una mesa redonda titulada “Entre el boom y el crash” en la que participarán Paula Bonet, Mágoz y Aitor Saraiba, entre otros. Tendrá lugar el próximo domingo 26 de julio de 14:00 a 15:00 h en Ilustratour (Matadero, Madrid).
Yorokobu es medio colaborador de Ilustratour.

En Ilustratour no solo hay ilustradores. Gran parte de la “culpa” de que a las manos de los lectores lleguen historias coloridas que les entren por los ojos y los empapen por dentro la tienen los editores. Ellos son los alcahuetes que juntan palabras con imágenes y lectores con historias.
Su función es esa, la de conectar. Encontrar una editorial es parecido a encontrar una pareja: no hay propuestas estrictamente buenas o malas, sino más bien propuestas buenas o malas para una editorial en un momento dado. “El mayor error, sin duda, es enviar un proyecto a la editorial inadecuada. Un libro puede ser rechazado por una editorial y tener hueco en otra, encontrar esa editorial es lo más difícil pero lo más efectivo”. Lo dice Samuel Alonso, editor de Libros del Zorro Rojo, que de esto sabe.
Alonso es optimista cuando reflexiona sobre el sector de libros ilustrados. Está convencido de que la ilustración vive uno de sus mejores momentos y de que, por suerte, ya no se limita al público infantil: “La demanda es cada vez mayor tanto para el público infantil como el adulto. Estamos en un momento dulce de la ilustración, los lectores están alfabetizados en la imagen y el texto, son capaces de interpretar ambos para generar nuevos discursos. Y hay innumerables proyectos de libros ilustrados, un panorama muy amplio para todos los gustos”.
uno
Por supuesto, la demanda infantil sigue siendo un pilar muy importante. Pero, como tal, se está adaptando a los nuevos tiempos. “La literatura infantil debe ser transgresora. Creo que hay que romper con la infancia tutelada, lo políticamente correcto y con la literatura epidérmica del colorín”. Y, en su casa, predica con el ejemplo: “Libros del Zorro Rojo apuesta por una literatura compleja, intensa, desobediente y de calidad literaria y estética”.
Si estás pensando en presentar una propuesta para un libro ilustrado, su consejo para ti es el siguiente: “Para publicar un libro ilustrado recomiendo leer mucho, buscar e investigar proyectos editoriales y presentarse a aquellos que consideras más acordes a tu voz gráfica”. Presentar un texto ya atado a unas ilustraciones no es una buena idea. Muchas editoriales, entre ellas Libros del Zorro Rojo, primero leen y buscan los textos que quieren publicar y después buscan el ilustrador que consideran que puede proponer “una nueva lectura gráfica”. A su juicio, un buen libro ilustrado debe tener tres cosas: “Un buen texto, una buena ilustración y ser un objeto bello”.
dos
Samuel Alonso tiene la suerte de la que solo gozan unos pocos de dedicarse a aquello que es además su pasión. De hecho, preguntado por el libro perfecto que le gustaría editar, su cabeza le remite al catálogo de su propia editorial; lo que ejemplifica que el editor vive en un sueño cumplido.
Su participación en Ilustratour, evento que Alonso considera “un magnífico foro de debate y un lugar adecuado para la comunicación”, responde a varios objetivos: “buscar nuevas voces, nuevos lectores, intercambiar opiniones y participar del debate”.

Samuel Alonso moderará una mesa redonda titulada “Entre el boom y el crash” en la que participarán Paula Bonet, Mágoz y Aitor Saraiba, entre otros. Tendrá lugar el próximo domingo 26 de julio de 14:00 a 15:00 h en Ilustratour (Matadero, Madrid).
Yorokobu es medio colaborador de Ilustratour.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Juan José Millás: «Escribir es una peste»
Poesía canina
Mesas con ruedas y trabajadores sin jefes: el método de Valve para fomentar la creatividad
Carta de amor de John Lasseter a Miyazaki
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *