22 de mayo 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

SamyRoad, el escaparate de los trend setters

22 de mayo 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

En una sociedad hiperconectada, todos los usuarios son creadores de contenidos. Es sencillo imaginar la cantidad de material que pueden llegar a generar todas esas personas y lo fácil que puede ser perderse en ese océano de estímulos, canciones, textos, experiencias o imágenes. SamyRoad funciona como un aglutinador de contenidos de tendencias con la particularidad de que sus creadores son seleccionados expresamente para ello.
No es precisamente una apuesta por la democratización a la hora de generar aquello que se publica en un sitio web pero, tal vez, para eso ya hay otros sitios. Como explica Marta Nicolás, cofundadora de SamyRoad, prefieren situarse en un plano en el que prime la calidad antes que una marabunta de usuarios generando ruido activamente. «En SamyRoad, el consumo de la información es libre, pero para la creación el modelo es cerrado. Existe un prescriptor responsable en cada categoría que está encargado, entre otras cosas, de localizar a gente influyente dentro de su parcela». De esa manera, al contenido volcado en esta especie de red social, que no lo es exactamente, se le presupone un cierto pedigrí.
create_bg

Los early adopters representan el 9,9% de la población de un país, Los trendsetters son únicamente el 0,1%. La aspiración de SamyRoad es captar a este 10%

La idea, que surgió hace algo más de un año, puso en el mismo barco a 5 socios que tenían ganas de coincidir. En un lado de ecuación de lo que tenían en mente estaban los consumidores de contenidos, un perfil de early adopters interesados en cazar tendencias en cuando pueden comenzar a adivinarse. En el otro, están los creadores, expertos o trendsetters. Samyroad trata de conectar ambos bandos con el objetivo de generar rendimiento económico a los prescriptores. «Lo que ofrecemos es una comunidad online que sirve como punto de encuentro para usuarios influyentes de todo el mundo. En ella, unos usuarios recomiendan productos, servicios y eventos. Otros son los consumidores de esas recomendaciones», señala Nicolás.
SamyRoad se lleva una comisión por cada venta además de ingresos por publicidad. El montante recaudado se reparte entre el creador, la propia plataforma y una iniciativa solidaria elegida por el usuario. «Tenemos acuerdos con World Vision, Intermon Oxfam, AccioNatura, Ayuda en Accion, o la Fundación Sindrome de Down».
Hay algo de escaparate virtual con cierto aire a lo Pinterest y su scroll infinito. «Nuestro objetivo era crear un producto adictivo, con el que la gente pueda pasar horas descubriendo contenidos de aquellos temas que les gustan», declara la cofundadora de la startup. Sin embargo, en SamyRoad la atención se centra en los creadores activos y no solo en quien comparte aquello que le gusta. La plataforma ofrece, además de imágenes, textos escritos, música, vídeo o lugares y localizaciones.
La nueva compañía, que abrió sus puertas en marzo de este año, se lanza a la captación de un público que, según la marca, representa al 10% de la población española. «Según algunos estudios, los early adopters representan el 9,9% de la población de un país, mientras que los trendsetters representan únicamente el 0,1%. La aspiración de SamyRoad es captar a este 10%», cuenta Marta Nicolás.

 
samy1

En una sociedad hiperconectada, todos los usuarios son creadores de contenidos. Es sencillo imaginar la cantidad de material que pueden llegar a generar todas esas personas y lo fácil que puede ser perderse en ese océano de estímulos, canciones, textos, experiencias o imágenes. SamyRoad funciona como un aglutinador de contenidos de tendencias con la particularidad de que sus creadores son seleccionados expresamente para ello.
No es precisamente una apuesta por la democratización a la hora de generar aquello que se publica en un sitio web pero, tal vez, para eso ya hay otros sitios. Como explica Marta Nicolás, cofundadora de SamyRoad, prefieren situarse en un plano en el que prime la calidad antes que una marabunta de usuarios generando ruido activamente. «En SamyRoad, el consumo de la información es libre, pero para la creación el modelo es cerrado. Existe un prescriptor responsable en cada categoría que está encargado, entre otras cosas, de localizar a gente influyente dentro de su parcela». De esa manera, al contenido volcado en esta especie de red social, que no lo es exactamente, se le presupone un cierto pedigrí.
create_bg

Los early adopters representan el 9,9% de la población de un país, Los trendsetters son únicamente el 0,1%. La aspiración de SamyRoad es captar a este 10%

La idea, que surgió hace algo más de un año, puso en el mismo barco a 5 socios que tenían ganas de coincidir. En un lado de ecuación de lo que tenían en mente estaban los consumidores de contenidos, un perfil de early adopters interesados en cazar tendencias en cuando pueden comenzar a adivinarse. En el otro, están los creadores, expertos o trendsetters. Samyroad trata de conectar ambos bandos con el objetivo de generar rendimiento económico a los prescriptores. «Lo que ofrecemos es una comunidad online que sirve como punto de encuentro para usuarios influyentes de todo el mundo. En ella, unos usuarios recomiendan productos, servicios y eventos. Otros son los consumidores de esas recomendaciones», señala Nicolás.
SamyRoad se lleva una comisión por cada venta además de ingresos por publicidad. El montante recaudado se reparte entre el creador, la propia plataforma y una iniciativa solidaria elegida por el usuario. «Tenemos acuerdos con World Vision, Intermon Oxfam, AccioNatura, Ayuda en Accion, o la Fundación Sindrome de Down».
Hay algo de escaparate virtual con cierto aire a lo Pinterest y su scroll infinito. «Nuestro objetivo era crear un producto adictivo, con el que la gente pueda pasar horas descubriendo contenidos de aquellos temas que les gustan», declara la cofundadora de la startup. Sin embargo, en SamyRoad la atención se centra en los creadores activos y no solo en quien comparte aquello que le gusta. La plataforma ofrece, además de imágenes, textos escritos, música, vídeo o lugares y localizaciones.
La nueva compañía, que abrió sus puertas en marzo de este año, se lanza a la captación de un público que, según la marca, representa al 10% de la población española. «Según algunos estudios, los early adopters representan el 9,9% de la población de un país, mientras que los trendsetters representan únicamente el 0,1%. La aspiración de SamyRoad es captar a este 10%», cuenta Marta Nicolás.

 
samy1

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF de la Gran Oportunidad por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Recta final del I Concurso de Flipbook by ŠKODA Fabia
La crisis de los refugiados explicada a los niños
Todos los marzos sale el sol (al menos en Yorokobu)
Así lucha el arte contra el comercio de armas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies