fbpx
4 de noviembre 2010    /   BUSINESS
por
 

San Francisco prohíbe regalar juguetes con una Happy Meal

4 de noviembre 2010    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La existencia del Happy Meal, ese ingenioso invento de McDonald’s para captar la atención de los niños, está en peligro de extinción en la progresista ciudad de San Francisco. O por lo menos en su encarnación actual. El Ayuntamiento de la ciudad acaba de votar a favor de una ordenanza que obliga a los restaurantes de comida a satisfacer ciertos estándares de nutrición para vender comida con juguetes.

La ley exige que para regalar juguetes, la comida tendrá que tener menos de 600 calorías y contener fruta y verdura. Aunque se aplica a toda la industria, el principal objetivo es Mcdonald’s.

Como era de esperar, la empresa ha protestado ante esta decisión. «Estamos extremadamente decepcionados. No es lo que quieren nuestros clientes, ni siquiera es algo que han pedido. Recibir un juguete con una comida para niños es parte del divertimento y experiencia familiar de ir a McDonald’s», explicó una portavoz a Reuters.

El gobierno local apela a una necesidad para atajar el problema de la obesidad en cambio, para justificarse. «Nuestros niños están enfermos. Los niveles de obesidad en San Francisco son preocupantemente altos, especialmente entre niños afroamericanos».

Las reacciones de los lectores recogidas en diversos medios aportan opiniones interesantes. Las analizamos aquí.

Reacción estándar 1:

«Los padres tienen la culpa»

Parece que EEUU apelar a el sentido común de los padres no es suficiente. Los niveles de obesidad suben año tras año. Ya no es raro encontrar a niños de 10 años con diabetes tipo 2 (no genético y causado por una mala alimentación). Tampoco es inusual encontrar a niños de 12 años que pesan 150 kilos. Si los padres fallan en su cometido ¿no debería intrometerse los agentes locales para solucionar el problema?

Reacción estándar 2:

«Se trata de una medida paternalista»

En un país acostumbrado a reclamar la no intromisión del estado, en este caso se considera otro ejemplo del gobierno extralimitandosé en sus funciones. Pero el problema de obesidad en EEUU ha llegado a tal punto que es considerado una epidemia. No hacer nada sería condenar al país a seguir hacia el abismo con este problema. Según el CDC (Centre for Disease Control and Prevention), el 26% de la población obesa. Personas sin el graduado escolar son las más afectadas por el problema. Los datos además crecen año tras año.

Esto significa una carga adicional para el estado en costes de sanidad. Adultos obesos están más expuestos a sufrir enfermedades de corazón, hipertensión y diabetes. Los costes estimados de la obesidad sobre la sanidad fueron de unos 147.000 millones de dólares en 2008.

En el pasado también se han puesto en marcha medidas muy efectivas para atajar el problema del sida o conducir ebrio. ¿Por qué no se puede aplicar para luchar contra la obesidad?

Reacción estándar 3:

«Me parece una medida de sentido común».

Jamie Oliver ofrece una visión interesante sobre el problema.

Reacción estándar 4:

«Regalar juguetes para incitar el consumo de una hamburguesa no es ético»

Grupos de presión que apelan por mejorar los estándares de comida, señalan promociones como los Happy Meals como uno de los causantes de que los niños consuman comida de mala calidad. Consideran el problema de la comida procesada y barata como el tabaquismo del siglo 21. Dicen que el marketing abusa de mensajes y de productos coloridos que manipulan a los niños a consumir estos productos.

McDonald’s gastó más de 500 millones de dólares en 2006 en publicidad y promocionas para niños según un informe de la comisión de comercio federal.

Pero también hay ejemplos creativos de como utilizar este tipo de marketing para promocionar comida sana. A finales de agosto el consorcio de zanahorias de EEUU lanzó una campaña para convertir las zanahorias baby en un snack equiparable a las patatas fritas. La campaña, creada por Crispin, Porter + Bogusky, parodia toda la jerga utilizada tradicionalmente en la publicidad de comida rapida.

Reacción estándar 5:

«No es la responsabilidad de Mcdonald’s»

¿Donde empieza y acaba la responsabilidad de McDonald’s? La empresa sube sus beneficios año tras año y su expansión es imparable. ¿Pero a costa de que? La empresa se apoya en que ellos crean algo que la gente quiere. ¿Pero no debería hacer algo? Otros prefieren ver a McDonald’s como parte de la solución. Obligar a McDonald’s a cambiar puede tener un impacto másivo. (No hay que olvidar que la marca lleva varios años apostando por incorporar ensaladas y fruta a su menú, aunque los grandes reclamos sigan siendo los Big Macs).

¿Vosotros que pensáis?

España en la Champions League de obesidad infantil

Antes de quitar hierro al asunto y tacharlo de un problema lejano que solo afecta a EEUU, cabe destacar que España es el segundo país de la Unión Europea, detrás de Malta, con mayor porcentaje de niños obesos o con sobrepeso entre los 7 y los 11 años. Son las conclusiones de un estudio presentado por la Comisión Europea en marzo de 2010. El estudio reveló además que representa una tendencia que va en aumento. En concreto, el 9% de escolares son obesos y el 33% sufren sobrepeso. La dieta mediterránea se  está dejando de lado con consecuencias nefastas.

La existencia del Happy Meal, ese ingenioso invento de McDonald’s para captar la atención de los niños, está en peligro de extinción en la progresista ciudad de San Francisco. O por lo menos en su encarnación actual. El Ayuntamiento de la ciudad acaba de votar a favor de una ordenanza que obliga a los restaurantes de comida a satisfacer ciertos estándares de nutrición para vender comida con juguetes.

La ley exige que para regalar juguetes, la comida tendrá que tener menos de 600 calorías y contener fruta y verdura. Aunque se aplica a toda la industria, el principal objetivo es Mcdonald’s.

Como era de esperar, la empresa ha protestado ante esta decisión. «Estamos extremadamente decepcionados. No es lo que quieren nuestros clientes, ni siquiera es algo que han pedido. Recibir un juguete con una comida para niños es parte del divertimento y experiencia familiar de ir a McDonald’s», explicó una portavoz a Reuters.

El gobierno local apela a una necesidad para atajar el problema de la obesidad en cambio, para justificarse. «Nuestros niños están enfermos. Los niveles de obesidad en San Francisco son preocupantemente altos, especialmente entre niños afroamericanos».

Las reacciones de los lectores recogidas en diversos medios aportan opiniones interesantes. Las analizamos aquí.

Reacción estándar 1:

«Los padres tienen la culpa»

Parece que EEUU apelar a el sentido común de los padres no es suficiente. Los niveles de obesidad suben año tras año. Ya no es raro encontrar a niños de 10 años con diabetes tipo 2 (no genético y causado por una mala alimentación). Tampoco es inusual encontrar a niños de 12 años que pesan 150 kilos. Si los padres fallan en su cometido ¿no debería intrometerse los agentes locales para solucionar el problema?

Reacción estándar 2:

«Se trata de una medida paternalista»

En un país acostumbrado a reclamar la no intromisión del estado, en este caso se considera otro ejemplo del gobierno extralimitandosé en sus funciones. Pero el problema de obesidad en EEUU ha llegado a tal punto que es considerado una epidemia. No hacer nada sería condenar al país a seguir hacia el abismo con este problema. Según el CDC (Centre for Disease Control and Prevention), el 26% de la población obesa. Personas sin el graduado escolar son las más afectadas por el problema. Los datos además crecen año tras año.

Esto significa una carga adicional para el estado en costes de sanidad. Adultos obesos están más expuestos a sufrir enfermedades de corazón, hipertensión y diabetes. Los costes estimados de la obesidad sobre la sanidad fueron de unos 147.000 millones de dólares en 2008.

En el pasado también se han puesto en marcha medidas muy efectivas para atajar el problema del sida o conducir ebrio. ¿Por qué no se puede aplicar para luchar contra la obesidad?

Reacción estándar 3:

«Me parece una medida de sentido común».

Jamie Oliver ofrece una visión interesante sobre el problema.

Reacción estándar 4:

«Regalar juguetes para incitar el consumo de una hamburguesa no es ético»

Grupos de presión que apelan por mejorar los estándares de comida, señalan promociones como los Happy Meals como uno de los causantes de que los niños consuman comida de mala calidad. Consideran el problema de la comida procesada y barata como el tabaquismo del siglo 21. Dicen que el marketing abusa de mensajes y de productos coloridos que manipulan a los niños a consumir estos productos.

McDonald’s gastó más de 500 millones de dólares en 2006 en publicidad y promocionas para niños según un informe de la comisión de comercio federal.

Pero también hay ejemplos creativos de como utilizar este tipo de marketing para promocionar comida sana. A finales de agosto el consorcio de zanahorias de EEUU lanzó una campaña para convertir las zanahorias baby en un snack equiparable a las patatas fritas. La campaña, creada por Crispin, Porter + Bogusky, parodia toda la jerga utilizada tradicionalmente en la publicidad de comida rapida.

Reacción estándar 5:

«No es la responsabilidad de Mcdonald’s»

¿Donde empieza y acaba la responsabilidad de McDonald’s? La empresa sube sus beneficios año tras año y su expansión es imparable. ¿Pero a costa de que? La empresa se apoya en que ellos crean algo que la gente quiere. ¿Pero no debería hacer algo? Otros prefieren ver a McDonald’s como parte de la solución. Obligar a McDonald’s a cambiar puede tener un impacto másivo. (No hay que olvidar que la marca lleva varios años apostando por incorporar ensaladas y fruta a su menú, aunque los grandes reclamos sigan siendo los Big Macs).

¿Vosotros que pensáis?

España en la Champions League de obesidad infantil

Antes de quitar hierro al asunto y tacharlo de un problema lejano que solo afecta a EEUU, cabe destacar que España es el segundo país de la Unión Europea, detrás de Malta, con mayor porcentaje de niños obesos o con sobrepeso entre los 7 y los 11 años. Son las conclusiones de un estudio presentado por la Comisión Europea en marzo de 2010. El estudio reveló además que representa una tendencia que va en aumento. En concreto, el 9% de escolares son obesos y el 33% sufren sobrepeso. La dieta mediterránea se  está dejando de lado con consecuencias nefastas.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Una aventura gráfica para saber conseguir clientes fieles
¿Dominaban los romanos la nanotecnología?
La segunda edición de un festival diferente
No, el pan integral y el azúcar moreno no son siempre más saludables
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *