fbpx
13 de septiembre 2011    /   BUSINESS
por
 

Sangakoo.com o cómo aprender matemáticas mediante crowdsourcing

13 de septiembre 2011    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


Durante el periodo Edo, era frecuente ver unas tablillas de madera colgadas de los tejados de los templos y santuarios japoneses. Se conocían como sangakus y su contenido lo conformaban problemas matemáticos que servían tanto como ofrenda a los dioses como desafío a los que visitaban el recinto. La modernización del país terminó con esta costumbre que la globalización y las nuevas tecnologías han vuelto a recuperar.

Y lo han hecho en Internet y en la forma de una red colaborativa para el estudio de las matemáticas denominada Sangakoo.com. «El objetivo es retar a nuestros usuarios con problemas para que los resuelvan y después sean ellos mismos los que cuelguen en la plataforma otros sangakus para desafiar a nuevos visitantes», explica Enrique Gracián, director técnico de Sangakoo.com.
Proyectado como un Entorno Virtual de Aprendizaje (EVA), en ella el ‘sangokero’ puede elegir la temática sobre la que quiere ampliar conocimientos. Para facilitarle la labor, los contenidos de la web se encuentran clasificados en seis niveles distintos por cada tema.
Entre los algo más de 4.000 usuarios con los que ya cuenta la red hay un poco de todo, según Gracián: » Están los que entran libremente, bien por necesidad de aprender algún tema o por su pasión por las matemáticas. Y luego están los que entran ‘obligados’ por sus profesores mediante aulas virtuales pero que una vez que descubren la posibilidad de crear sus propios problemas para ayudar a aprender a los demás, sienten que las matemáticas pueden ser gratificantes y entonces pasan a ser usuarios altamente activos».
El director técnico de Sangakoo.com confía en que, algún día, se produzca lo que considera el mayor reto de la red: que un usuario plantee un problema irresoluble, incluso, para los responsables del proyecto.


Durante el periodo Edo, era frecuente ver unas tablillas de madera colgadas de los tejados de los templos y santuarios japoneses. Se conocían como sangakus y su contenido lo conformaban problemas matemáticos que servían tanto como ofrenda a los dioses como desafío a los que visitaban el recinto. La modernización del país terminó con esta costumbre que la globalización y las nuevas tecnologías han vuelto a recuperar.

Y lo han hecho en Internet y en la forma de una red colaborativa para el estudio de las matemáticas denominada Sangakoo.com. «El objetivo es retar a nuestros usuarios con problemas para que los resuelvan y después sean ellos mismos los que cuelguen en la plataforma otros sangakus para desafiar a nuevos visitantes», explica Enrique Gracián, director técnico de Sangakoo.com.
Proyectado como un Entorno Virtual de Aprendizaje (EVA), en ella el ‘sangokero’ puede elegir la temática sobre la que quiere ampliar conocimientos. Para facilitarle la labor, los contenidos de la web se encuentran clasificados en seis niveles distintos por cada tema.
Entre los algo más de 4.000 usuarios con los que ya cuenta la red hay un poco de todo, según Gracián: » Están los que entran libremente, bien por necesidad de aprender algún tema o por su pasión por las matemáticas. Y luego están los que entran ‘obligados’ por sus profesores mediante aulas virtuales pero que una vez que descubren la posibilidad de crear sus propios problemas para ayudar a aprender a los demás, sienten que las matemáticas pueden ser gratificantes y entonces pasan a ser usuarios altamente activos».
El director técnico de Sangakoo.com confía en que, algún día, se produzca lo que considera el mayor reto de la red: que un usuario plantee un problema irresoluble, incluso, para los responsables del proyecto.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El Derrumbe Existencial de San Francisco
Una cerveza que regala acciones
Jaque a los medios en tres movimientos
Grupo Matarromera lleva sus uvas a la cosmética
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies