fbpx
5 de mayo 2015    /   CIENCIA
por
 

¿Cuánto hemos esperado a que se pudiera sacar sangre sin agujas?

5 de mayo 2015    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Es desagradable que te claven una aguja. Hay quien se lo toma maduramente, quien con no mirar resuelve el trago y están los del pánico. Para acabar con estos grados de miedo en las extracciones de sangre la compañía estadounidense Tasso Inc. propone un sistema para extraerla sin necesidad de pinchar a nadie.
La técnica con la que han desarrollado su utensilio médico, al que han llamado Hemolink, se denomina tecnología de microfluidos y lo que hace es extraer la sangre de la piel sin necesidad de agujerearla. «La forma en que nos relacionamos con la asistencia sanitaria está cambiando», explica el portavoz de la empresa. «Queremos empoderar a la gente con herramientas modernas para que puedan aprovechar este cambio».
Empezaron con este proyecto desde la noción de que la mayoría de pruebas de laboratorio aún necesitan una extracción sanguínea para obtener información biológica. «Vimos que a pesar de los grandes avances en la forma en que se utiliza esta sangre en los laboratorios, todavía tenemos que superar el inconveniente de programar una cita o trasladarnos a una clínica o simplemente que nos pinchen».
Su aparato, que tiene forma circular y diez centímetros de longitud, se adhiere al brazo o abdomen para recolectar fluidos sanguíneos. La visión de Tasso es «que las muestras de sangre se las pueda hacer uno mismo en el horario que quiera y la comodidad de su propia casa».
20800-gde
Hemolink tiene previsto salir al mercado en Estados Unidos el próximo año. Ha recibido del DARPA (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa) una subvención de tres millones de dólares destinados a que mejoren el producto antes de distribuirse comercialmente.
«El concepto comenzó como muchas de estas historias, en un día soleado en una pequeña tienda de café», cuenta el portavoz el origen del proyecto. «Estábamos de acuerdo en que nuestra propiedad intelectual hiciera posible la manufactura de microfluidos a bajo costo de una manera única».
De llegar a popularizarse el invento, podríamos estar hablando de una nueva relación directa entre laboratorios y pacientes, dejando de lado las largas colas y los horarios de análisis de los hospitales. «El compromiso es entregar una solución de extracción de sangre innovadora e integrada», dice el vocero. «Herramientas mínimas, mínimo desperdicio y coste mínimo, es decir, estamos comprometidos con hacer las cosas no más simples, sino más sencillas».
sangre2
20799-gde

Es desagradable que te claven una aguja. Hay quien se lo toma maduramente, quien con no mirar resuelve el trago y están los del pánico. Para acabar con estos grados de miedo en las extracciones de sangre la compañía estadounidense Tasso Inc. propone un sistema para extraerla sin necesidad de pinchar a nadie.
La técnica con la que han desarrollado su utensilio médico, al que han llamado Hemolink, se denomina tecnología de microfluidos y lo que hace es extraer la sangre de la piel sin necesidad de agujerearla. «La forma en que nos relacionamos con la asistencia sanitaria está cambiando», explica el portavoz de la empresa. «Queremos empoderar a la gente con herramientas modernas para que puedan aprovechar este cambio».
Empezaron con este proyecto desde la noción de que la mayoría de pruebas de laboratorio aún necesitan una extracción sanguínea para obtener información biológica. «Vimos que a pesar de los grandes avances en la forma en que se utiliza esta sangre en los laboratorios, todavía tenemos que superar el inconveniente de programar una cita o trasladarnos a una clínica o simplemente que nos pinchen».
Su aparato, que tiene forma circular y diez centímetros de longitud, se adhiere al brazo o abdomen para recolectar fluidos sanguíneos. La visión de Tasso es «que las muestras de sangre se las pueda hacer uno mismo en el horario que quiera y la comodidad de su propia casa».
20800-gde
Hemolink tiene previsto salir al mercado en Estados Unidos el próximo año. Ha recibido del DARPA (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa) una subvención de tres millones de dólares destinados a que mejoren el producto antes de distribuirse comercialmente.
«El concepto comenzó como muchas de estas historias, en un día soleado en una pequeña tienda de café», cuenta el portavoz el origen del proyecto. «Estábamos de acuerdo en que nuestra propiedad intelectual hiciera posible la manufactura de microfluidos a bajo costo de una manera única».
De llegar a popularizarse el invento, podríamos estar hablando de una nueva relación directa entre laboratorios y pacientes, dejando de lado las largas colas y los horarios de análisis de los hospitales. «El compromiso es entregar una solución de extracción de sangre innovadora e integrada», dice el vocero. «Herramientas mínimas, mínimo desperdicio y coste mínimo, es decir, estamos comprometidos con hacer las cosas no más simples, sino más sencillas».
sangre2
20799-gde

Compártelo twitter facebook whatsapp
Tomar una píldora para volver a amar
5-HTT, el gen del 'Yorokobu'
El Arduino para aprender robótica
Gracias a ‘Sálvame’ somos homo sapiens
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *