19 de febrero 2018    /   CINE/TV
por
 

Aquí se gestó la forma del agua: el santuario de ideas de Guillermo del Toro

19 de febrero 2018    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Ian Fleming escribió los Bond mirando a un acantilado en el Caribe. La prosa calmada de Marcel Proust comenzaba y acababa en la cama. La mayoría de las aventuras de Hércules Poirot y la señorita Marple ocurren en hoteles, barcos y trenes quizá porque Agatha Christie las escribió en hoteles, barcos y trenes. Por eso es inevitable pensar que hay lugares que inspiran determinados géneros y argumentos.

Bleak House

Guillermo del Toro así lo cree. Para atrapar a las musas convirtió una mansión de El valle de San Fernando (Los Ángeles) en un museo privado del horror, la fantasía y la ciencia ficción. La llamó Bleak House (Casa Desolada) en honor a la novela de Charles Dickens del mismo nombre.

Del Toro trabaja junto a más de 700 piezas de arte originales, artefactos extravagantes, objetos escabrosos, 9.000 libros y 50000 revistas y cómics agrupadas en habitaciones temáticas como:

La sala de Frankenstein sobre la que hay un lema: érase una vez…
La sala victoriana en la que réplicas a escala natural de Lovecraft y Poe miran de soslayo a los visitantes.
La sala de la lluvia en la que una falsa ventana muestra una tormenta eléctrica permanente.
La sala de los niños oculta tras una estantería que acoge cuentos de hadas y folklore popular.
Un salón para ver la televisión con una réplica de Linda Blair en el punto álgido de la posesión demoniaca.

Y tantas otras habitaciones que harían las delicias de un cinéfago del terror y la fantasía. Un conjunto que resulta aterrador para la esposa y las hijas de Del Toro. La familia vive en otra casa. A Bleak House solo va Guillermo del Toro a trabajar e inspirarse.

Welcome to Bleak House
Welcome to Bleak House

Del Toro se inspiró en la biblioteca de Walt Disney que reunía miles de ejemplares e imágenes. No es raro. Cuenta a Andy Richter (colaborador de Conan O’Brien) que es fanático de Disney y que visita dos veces al año el parque temático. Tiene bocetos originales de La bella durmiente y Fantasía.

Pero el creador de Mickey Mouse no es el único autor que del Toro venera junto a clásicos (Hitchcock está presente en cada rincón). El director de El espinazo del diablo no oculta su admiración por colegas contemporáneos y sus obras. En una misma habitación mezcla figuras de Star Wars con figuras de películas de Tim Burton, James Cameron y Paul Verhoeven entre otros.

andy-visits-guillermo-del-toros-bleak-house-conan-on-tbs-siameses-fetos

Andy visita Bleak House
Andy visita Bleak House

Bleak House es también la cabeza de Guillermo del Toro diseccionada y expuesta que hace cierta su frase: «Hacemos películas con todas las imágenes de todas las películas». Esto no significa que hacer películas sea fácil. Al contrario, hay un arduo trabajo previo.

Del Toro no solo se contenta con escribir los guiones y ponerse detrás de la cámara. El director tiene la necesidad de hacerse entender por los diseñadores y los actores y les entrega extensas notas y bocetos. En 2013 muchas de estas notas fueron recopiladas en forma de libro: Gabinete de curiosidades (Norma Editorial) con prólogo de James Cameron y textos de creadores como Neil Gaiman, John Landis y Alfonso Cuarón.

guillermo-del-toro-003

guillermo-del-toro-002

guillermo-del-toro-001

guillermo-del-toros-new-s-001

guillermo-del-toro-sketch-005

Gabinete de curiosidades
Gabinete de curiosidades

Gabinete de curiosidades no solo incluye notas de producciones acabadas también de proyectos futuros. La misma Bleak House delata al director. «Si paseas por la casa puedes intuir en qué estoy trabajando», dice del Toro.

Jamaica inspiraba los Bonds. Los hoteles, los Poirots. Y Bleak House necesariamente tenía que inspirar la novela y la película La forma del agua que cautiva a críticos, festivales de cine y distintas organizaciones que entregan premios. ¿Qué tiene esta película? Guillermo del Toro escribe y dirige las películas que querría ver como espectador.

«Soy como un niño de 12 años», dijo a la revista de Los Globos de Oro. Un niño entusiasmado con la fantasía que la consume y la produce con la vivacidad de un lector-escritor adolescente.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Ian Fleming escribió los Bond mirando a un acantilado en el Caribe. La prosa calmada de Marcel Proust comenzaba y acababa en la cama. La mayoría de las aventuras de Hércules Poirot y la señorita Marple ocurren en hoteles, barcos y trenes quizá porque Agatha Christie las escribió en hoteles, barcos y trenes. Por eso es inevitable pensar que hay lugares que inspiran determinados géneros y argumentos.

Bleak House

Guillermo del Toro así lo cree. Para atrapar a las musas convirtió una mansión de El valle de San Fernando (Los Ángeles) en un museo privado del horror, la fantasía y la ciencia ficción. La llamó Bleak House (Casa Desolada) en honor a la novela de Charles Dickens del mismo nombre.

Del Toro trabaja junto a más de 700 piezas de arte originales, artefactos extravagantes, objetos escabrosos, 9.000 libros y 50000 revistas y cómics agrupadas en habitaciones temáticas como:

La sala de Frankenstein sobre la que hay un lema: érase una vez…
La sala victoriana en la que réplicas a escala natural de Lovecraft y Poe miran de soslayo a los visitantes.
La sala de la lluvia en la que una falsa ventana muestra una tormenta eléctrica permanente.
La sala de los niños oculta tras una estantería que acoge cuentos de hadas y folklore popular.
Un salón para ver la televisión con una réplica de Linda Blair en el punto álgido de la posesión demoniaca.

Y tantas otras habitaciones que harían las delicias de un cinéfago del terror y la fantasía. Un conjunto que resulta aterrador para la esposa y las hijas de Del Toro. La familia vive en otra casa. A Bleak House solo va Guillermo del Toro a trabajar e inspirarse.

Welcome to Bleak House
Welcome to Bleak House

Del Toro se inspiró en la biblioteca de Walt Disney que reunía miles de ejemplares e imágenes. No es raro. Cuenta a Andy Richter (colaborador de Conan O’Brien) que es fanático de Disney y que visita dos veces al año el parque temático. Tiene bocetos originales de La bella durmiente y Fantasía.

Pero el creador de Mickey Mouse no es el único autor que del Toro venera junto a clásicos (Hitchcock está presente en cada rincón). El director de El espinazo del diablo no oculta su admiración por colegas contemporáneos y sus obras. En una misma habitación mezcla figuras de Star Wars con figuras de películas de Tim Burton, James Cameron y Paul Verhoeven entre otros.

andy-visits-guillermo-del-toros-bleak-house-conan-on-tbs-siameses-fetos

Andy visita Bleak House
Andy visita Bleak House

Bleak House es también la cabeza de Guillermo del Toro diseccionada y expuesta que hace cierta su frase: «Hacemos películas con todas las imágenes de todas las películas». Esto no significa que hacer películas sea fácil. Al contrario, hay un arduo trabajo previo.

Del Toro no solo se contenta con escribir los guiones y ponerse detrás de la cámara. El director tiene la necesidad de hacerse entender por los diseñadores y los actores y les entrega extensas notas y bocetos. En 2013 muchas de estas notas fueron recopiladas en forma de libro: Gabinete de curiosidades (Norma Editorial) con prólogo de James Cameron y textos de creadores como Neil Gaiman, John Landis y Alfonso Cuarón.

guillermo-del-toro-003

guillermo-del-toro-002

guillermo-del-toro-001

guillermo-del-toros-new-s-001

guillermo-del-toro-sketch-005

Gabinete de curiosidades
Gabinete de curiosidades

Gabinete de curiosidades no solo incluye notas de producciones acabadas también de proyectos futuros. La misma Bleak House delata al director. «Si paseas por la casa puedes intuir en qué estoy trabajando», dice del Toro.

Jamaica inspiraba los Bonds. Los hoteles, los Poirots. Y Bleak House necesariamente tenía que inspirar la novela y la película La forma del agua que cautiva a críticos, festivales de cine y distintas organizaciones que entregan premios. ¿Qué tiene esta película? Guillermo del Toro escribe y dirige las películas que querría ver como espectador.

«Soy como un niño de 12 años», dijo a la revista de Los Globos de Oro. Un niño entusiasmado con la fantasía que la consume y la produce con la vivacidad de un lector-escritor adolescente.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cómo ganarle la guerra a los 'spoilers'
Superhéroes de bajo coste en la televisión
¿Y si la cultura fuera… otra cosa?
Energía solar en las vías del tren
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Estáis convirtiendo el viernes en el día de la Creación;
    leer vuestro Pensiómetro en una Razón Vital;
    las notas periodísticas en un símil de «Siempre nos quedará París»;
    y curiosidades como esta en antídotos contra la desesperación, las ansias de convertirnos en asesinos a sueldo, la desilusión programada…………..buffffff¡¡¡¡¡¡

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies