fbpx
9 de octubre 2011    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Scorpions, tres décadas de portadas censuradas

9 de octubre 2011    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


Para los verdaderos heavies del metal, Scorpions siempre fue un grupo bajo sospecha por la popularidad de sus baladas, un género diametralmente opuesto a la rudeza que se les presume a los amantes del metal.
Para paliar este desdén, los alemanes llevaron hasta el extremo su provocación en las portadas. No menos de 7 de sus 18 portadas sufrieron censura en algún grado, desde el discreto tirón de orejas por la aparición de un pezón en ‘In Trance’ (1975) hasta las abiertas acusaciones de incitación a la pederastia que trajo consigo la portada del siguiente disco ‘Virgin Killer’ (1976), una polémica que se acabó salpicando a Wikipedia tres décadas después.
Sea porque el gen del escándalo formaba parte del código genético de los Scorpions, sea porque fueron pioneros en buscar el ‘efecto Streisand’, lo cierto es que nadie puede rivalizar con los de Hannover en portadas censuradas:
‘In Trance’ (1975)

El escándalo: La rubia de la portada se le ve nítidamente un pezón. Es más, un pezón erecto.
La solución: El disco fue retirado de las tiendas y reemplazado por una versión alternativa en la que el pecho de la modelo aparece castamente oscurecido.

‘Virgin killer’ (1976)

El escándalo: Vista la repercusión de la primera censura, los escorpiones decidieron volver a tocar la fibra del personal, esta vez con la imagen de una niña desnuda que no dejaba nada a la imaginación.
La solución: El escándalo fue mayúsculo, así que en esta ocasión no hubo lugar para sombras ni degradados: la siguiente versión de la carátula mostraba a los cinco miembros del grupo. Vestidos.

‘Taken by force’ (1977)

El escándalo: Dos niños jugando a la guerra en un cementerio militar francés debió de ser una imagen demasiado violenta para alguna mente tendenciosa. Vista ahora, no es para tanto.
La solución: El nuevo, la más recurrente: un retrato de Kleus Meine y sus chicos, para configurar una portada sosísima.

‘Love Drive’ (1979)

El escándalo: Una mano sobre una teta pegajosa, probablemente silicona fundiéndose por culpa de la calefacción del coche. La portada iba envuelta en papel pero ni por esas pasó la censura.
La solución: La revista ‘Playboy’ votó la portada de ‘Love Drive’ como la mejor del año, honor que dudosamente repetiría el escorpión azul con el que soslayaron la censura.

‘Animal magnetism’ (1980)

El escándalo: Alguien creyó ver algo oscuro e inquietante en el montaje del perro, la mujer y el caballero con una botella de cerveza.
La solución: Esta vez la sangre no llegó  a río. Los censores soliviantados se quedaron tranquilos: aquello sólo era la foto de un perro, una mujer y un caballero con una botella de cerveza.
‘Love at first Sting’ (1984)

El escándalo: El séptimo álbum de la banda traía como portada una foto de Helmut Newton que mostraba a una pareja dándose el filete, con la chica mostrando la pechera.
La solución: Tras la queja del gran almacén estadounidense Wall Mart, la discográfica volvió a tirar por la calle de en medio: el grupo, vestido de negro y sobre fondo blanco, como mandan los cánones.

‘Pure Instinct’ (1996)

El escándalo: Nada rejuvenece tanto como volver a ser censurado como en los viejos tiempos, así que los veteranos Scorpions noventeros volvieron a pasar  por la tijera en EEUU. En esta ocasión, por un absurdo desnudo en una portada bastante fea.
La solución: La de siempre, aunque más colorista: los cuatro supervivientes en una estampa de lo más convencional.

Colección de portadas de vinilos controvertidas.


Para los verdaderos heavies del metal, Scorpions siempre fue un grupo bajo sospecha por la popularidad de sus baladas, un género diametralmente opuesto a la rudeza que se les presume a los amantes del metal.
Para paliar este desdén, los alemanes llevaron hasta el extremo su provocación en las portadas. No menos de 7 de sus 18 portadas sufrieron censura en algún grado, desde el discreto tirón de orejas por la aparición de un pezón en ‘In Trance’ (1975) hasta las abiertas acusaciones de incitación a la pederastia que trajo consigo la portada del siguiente disco ‘Virgin Killer’ (1976), una polémica que se acabó salpicando a Wikipedia tres décadas después.
Sea porque el gen del escándalo formaba parte del código genético de los Scorpions, sea porque fueron pioneros en buscar el ‘efecto Streisand’, lo cierto es que nadie puede rivalizar con los de Hannover en portadas censuradas:
‘In Trance’ (1975)

El escándalo: La rubia de la portada se le ve nítidamente un pezón. Es más, un pezón erecto.
La solución: El disco fue retirado de las tiendas y reemplazado por una versión alternativa en la que el pecho de la modelo aparece castamente oscurecido.

‘Virgin killer’ (1976)

El escándalo: Vista la repercusión de la primera censura, los escorpiones decidieron volver a tocar la fibra del personal, esta vez con la imagen de una niña desnuda que no dejaba nada a la imaginación.
La solución: El escándalo fue mayúsculo, así que en esta ocasión no hubo lugar para sombras ni degradados: la siguiente versión de la carátula mostraba a los cinco miembros del grupo. Vestidos.

‘Taken by force’ (1977)

El escándalo: Dos niños jugando a la guerra en un cementerio militar francés debió de ser una imagen demasiado violenta para alguna mente tendenciosa. Vista ahora, no es para tanto.
La solución: El nuevo, la más recurrente: un retrato de Kleus Meine y sus chicos, para configurar una portada sosísima.

‘Love Drive’ (1979)

El escándalo: Una mano sobre una teta pegajosa, probablemente silicona fundiéndose por culpa de la calefacción del coche. La portada iba envuelta en papel pero ni por esas pasó la censura.
La solución: La revista ‘Playboy’ votó la portada de ‘Love Drive’ como la mejor del año, honor que dudosamente repetiría el escorpión azul con el que soslayaron la censura.

‘Animal magnetism’ (1980)

El escándalo: Alguien creyó ver algo oscuro e inquietante en el montaje del perro, la mujer y el caballero con una botella de cerveza.
La solución: Esta vez la sangre no llegó  a río. Los censores soliviantados se quedaron tranquilos: aquello sólo era la foto de un perro, una mujer y un caballero con una botella de cerveza.
‘Love at first Sting’ (1984)

El escándalo: El séptimo álbum de la banda traía como portada una foto de Helmut Newton que mostraba a una pareja dándose el filete, con la chica mostrando la pechera.
La solución: Tras la queja del gran almacén estadounidense Wall Mart, la discográfica volvió a tirar por la calle de en medio: el grupo, vestido de negro y sobre fondo blanco, como mandan los cánones.

‘Pure Instinct’ (1996)

El escándalo: Nada rejuvenece tanto como volver a ser censurado como en los viejos tiempos, así que los veteranos Scorpions noventeros volvieron a pasar  por la tijera en EEUU. En esta ocasión, por un absurdo desnudo en una portada bastante fea.
La solución: La de siempre, aunque más colorista: los cuatro supervivientes en una estampa de lo más convencional.

Colección de portadas de vinilos controvertidas.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cascadas a todo trapo
Directores de cine hechos con trozos de sus películas
El ser vivo más alto del mundo crece en un bosque de gigantes
Un viaje al fin del colonialismo en rojo y azul
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 12
  • Yo soy un gran GRAN GRAN fan de scorpions,me se su historia de memoria,tengo un yahoo con su nombre pero nunca pensé ver este lado de ellos igual a mi no me molesta las portadas eso no quiere decir que ellos piensen sucio pero es verdad deben ser los genes que se mencionan a lo primero del articulo,igual me siguen gustando sus canciones,todas son buenas,ninguna mala.SCORPIONS POR SIEMPRE.

  • Por casualidad un compañero de trabajo tenia los cassettes de Blackout y Love at first sting y x curiosidad puse play…gracias nestor x dejarme a mano tu musica, 17 años tenia entonces..hoy con 43 sigue siendo una de mis bandas favoritas…gracias Scorpions

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *