fbpx
7 de marzo 2016    /   CINE/TV
por
 

Los hermanos Coen y su secreto: el plano-contraplano

7 de marzo 2016    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Joel y Ethan, los hermanos Coen, convierten una sencilla técnica cinematográfica en una seña de identidad: el plano-contraplano entre dos personajes.

A propósito de Llewyn Davis - plano-contraplano

Las imágenes de arriba son lo bastante aclaratorias. Pertenecen a la película A propósito de Llewyn Davis (Inside Llewyn Davis) y forma parte del vídeo-ensayo Joel & Ethan Coen – Shot | Reverse Shot (Joel y Ethan Coen – Plano | Contraplano) de Toni Zhou. En este trabajo (en inglés, sin subtítulos en castellano), Zhou expone cómo los Coen convierten el plano-contraplano en una pieza de artesanía.

En este texto destacaré tres puntos del vídeo-ensayo de Zhou y añadiré unas consideraciones de cosecha propia.

LA SIMPLICIDAD COMO VALOR

Zhou nos recuerda que la mayoría de los directores toman un número excesivo de planos entre dos personajes: primeros planos, planos medios, planos generales…

En esta manera de trabajar hay a menudo una intención de dotar a las escenas de ritmo en contraste con la pobreza de los diálogos: todo sea para conseguir 127 minutos de metraje según contrato estándar de Hollywood. Un vicio en el cine comercial y las series de televisión industriales.

Aquí conviene recordar la cita de Orson Welles, aún aplicable:

«Los directores jóvenes están obsesionados con mover la cámara como si bastara para construir las historias. Hay en ello una gran inseguridad. En el uso de la cámara está la diferencia entre los niños y los hombres».

EL ÍNTIMO PLANO MEDIO

Zhou expone que con el plano-contraplano los Coen dotan a los personajes de individualidad y cercanía. En parte, gracias al plano medio.

El Nota - plano medio

Un plano general deshumaniza hasta cierto punto a los personajes y un plano cercano los descontextualiza.

«El plano medio relaciona al personaje con su entorno», señala Zhou. «El plano medio muestra a los personajes atrapados en situaciones [sugeridos por el entorno] que no pueden controlar: tú estás atrapados con ellos».

Una cámara inquieta, bien utilizada, puede transmitir inquietud o desasosiego, pero rara vez cercanía. (Una prueba: Modern Family pasó de una cámara en constante movimiento a otra más comedida: así atrapó a un público más amplio).

Zhou nos recuerda que la cercanía al personaje [que no simpatía] también se consigue filmando a los personajes de frente, NO POR ENCIMA del hombro del que escucha que sugiere al espectador que está en la escena como un espía. Zhou pone como ejemplo de «espionaje de los personajes» el fragmento de El mito de Bourne (The Bourne Supremacy) dirigida por Paul Greengrass (imágenes bajo estas líneas):

El mito de Bourne plano-contraplano

Por supuesto que grabar por encima del hombro no es un error sino una técnica que por desgracia se ha convertido en un cliché en el cine y las series de televisión industriales. En el caso de El mito de Bourne es acertado con el tono.

EL PLANO-CONTRAPLANO EN LA COMEDIA

Zhou también recuerda que el plano contraplano medio también ayuda a los Coen a dar relevancia a los momentos cómicos, como en el ejemplo de abajo (subtitulado) de El gran salto (The Hudsucker Proxy):

Es una vieja regla: la comedia demanda el plano general y el drama, el primer plano. No necesariamente, pero sí es cierto que los gags visuales funcionan mejor cuando el espectador tiene todo el cuadro a la vista y no es distraído con el cambio de plano. En el caso del vídeo de arriba, el personaje muestra su imbecilidad y tiene como respuesta la poco disimulada resignación de la mujer que escucha.

El vídeo-ensayo de Zhou demuestra que los Coen tienen un estilo cercano al clasicismo. En los tiempos en los que las técnicas cinematográficas no estaban tan avanzadas, los directores estaban más preocupados porque las escenas fluyeran por sí mismas más que en mover la cámara para crear una falsa sensación de ritmo. Los Coen son maestros de los diálogos y los silencios, cosas que demandan la atención plena. Que así sea por muchos años.

Joel y Ethan, los hermanos Coen, convierten una sencilla técnica cinematográfica en una seña de identidad: el plano-contraplano entre dos personajes.

A propósito de Llewyn Davis - plano-contraplano

Las imágenes de arriba son lo bastante aclaratorias. Pertenecen a la película A propósito de Llewyn Davis (Inside Llewyn Davis) y forma parte del vídeo-ensayo Joel & Ethan Coen – Shot | Reverse Shot (Joel y Ethan Coen – Plano | Contraplano) de Toni Zhou. En este trabajo (en inglés, sin subtítulos en castellano), Zhou expone cómo los Coen convierten el plano-contraplano en una pieza de artesanía.

En este texto destacaré tres puntos del vídeo-ensayo de Zhou y añadiré unas consideraciones de cosecha propia.

LA SIMPLICIDAD COMO VALOR

Zhou nos recuerda que la mayoría de los directores toman un número excesivo de planos entre dos personajes: primeros planos, planos medios, planos generales…

En esta manera de trabajar hay a menudo una intención de dotar a las escenas de ritmo en contraste con la pobreza de los diálogos: todo sea para conseguir 127 minutos de metraje según contrato estándar de Hollywood. Un vicio en el cine comercial y las series de televisión industriales.

Aquí conviene recordar la cita de Orson Welles, aún aplicable:

«Los directores jóvenes están obsesionados con mover la cámara como si bastara para construir las historias. Hay en ello una gran inseguridad. En el uso de la cámara está la diferencia entre los niños y los hombres».

EL ÍNTIMO PLANO MEDIO

Zhou expone que con el plano-contraplano los Coen dotan a los personajes de individualidad y cercanía. En parte, gracias al plano medio.

El Nota - plano medio

Un plano general deshumaniza hasta cierto punto a los personajes y un plano cercano los descontextualiza.

«El plano medio relaciona al personaje con su entorno», señala Zhou. «El plano medio muestra a los personajes atrapados en situaciones [sugeridos por el entorno] que no pueden controlar: tú estás atrapados con ellos».

Una cámara inquieta, bien utilizada, puede transmitir inquietud o desasosiego, pero rara vez cercanía. (Una prueba: Modern Family pasó de una cámara en constante movimiento a otra más comedida: así atrapó a un público más amplio).

Zhou nos recuerda que la cercanía al personaje [que no simpatía] también se consigue filmando a los personajes de frente, NO POR ENCIMA del hombro del que escucha que sugiere al espectador que está en la escena como un espía. Zhou pone como ejemplo de «espionaje de los personajes» el fragmento de El mito de Bourne (The Bourne Supremacy) dirigida por Paul Greengrass (imágenes bajo estas líneas):

El mito de Bourne plano-contraplano

Por supuesto que grabar por encima del hombro no es un error sino una técnica que por desgracia se ha convertido en un cliché en el cine y las series de televisión industriales. En el caso de El mito de Bourne es acertado con el tono.

EL PLANO-CONTRAPLANO EN LA COMEDIA

Zhou también recuerda que el plano contraplano medio también ayuda a los Coen a dar relevancia a los momentos cómicos, como en el ejemplo de abajo (subtitulado) de El gran salto (The Hudsucker Proxy):

Es una vieja regla: la comedia demanda el plano general y el drama, el primer plano. No necesariamente, pero sí es cierto que los gags visuales funcionan mejor cuando el espectador tiene todo el cuadro a la vista y no es distraído con el cambio de plano. En el caso del vídeo de arriba, el personaje muestra su imbecilidad y tiene como respuesta la poco disimulada resignación de la mujer que escucha.

El vídeo-ensayo de Zhou demuestra que los Coen tienen un estilo cercano al clasicismo. En los tiempos en los que las técnicas cinematográficas no estaban tan avanzadas, los directores estaban más preocupados porque las escenas fluyeran por sí mismas más que en mover la cámara para crear una falsa sensación de ritmo. Los Coen son maestros de los diálogos y los silencios, cosas que demandan la atención plena. Que así sea por muchos años.

Compártelo twitter facebook whatsapp
José Celestino Campusano: cine social con moteros, proxenetas y camellos
Simetría de argumento: la estructura que alimenta a Star Wars y La naranja mecánica
Encerrado con Hamilton, Blackberry y Zippo
“El pinball se merece más de lo que tiene”
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *