fbpx
14 de abril 2011    /   BUSINESS
por
 

Seishi Tanaka: El zapatero responsable

14 de abril 2011    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Seishi Tanaka es un diseñador y emprendedor acostumbrado a hacer las cosas a contracorriente. Mientras la mayoría de los productores de zapatos desplazan sus fábricas a Asia, él lo hace a Europa. Mientras la moda avanza hacia ciclos cada vez más cortos, su marca, TST Shoes, tiene una concepción decididamente slow de la producción de zapatos. Su producto estrella, que tiene un sistema de suelas de goma patentado por él mismo hace ya más de 20 años, ha variado poco a lo largo de los años. “Si cambio como Toyota o Nissan todos los años, el valor de mis productos bajaría”, explica Tanaka.
Hoy se encuentra en Madrid para supervisar el lanzamiento de su marca en España. “Paso 6 meses al año en Europa visitando fábricas y proveedores”, explica. “En ese sentido soy un hombre orquesta, estoy muy encima del negocio”.
Tanaka controla el 100% de su compañía aunque dice haber recibido numerosas ofertas de compra de parte de empresas como Uniqlo (el H&M japonés). “No me interesa nada. ¿Cómo voy a renunciar a la libertad que tengo por tener más dinero si la cosa me va bien? Además, mantenerme de esta manera me permite competir en mi propio nicho. No me interesan las masas”.
Mantener una marca de calzado independiente en estos tiempos requiere mucho esfuerzo pero Tanaka tiene mucha experiencia en ello. Creció en una familia que se dedicaba a la producción de zapatos. “Eran productos muy baratos que se fabricaban en Korea pero desde muy pronto tenía claro que no era donde quería estar. Aprendí que hay que buscar tu nicho”.
Su estrategia empresarial se centra en la cautela y la responsabilidad. “No tengo ningún interés en deberle mucho dinero a lo bancos”. Por eso TST solo produce los zapatos después de recibir un pedido. “Seis meses más tarde entrego el pedido y me entra el dinero 10 meses después”.
Cuando le pregunto sobre sus consejos para emprender este zapatero de 48 años es tajante. “Hazlo de mi manera. No te endeudes mucho. Empieza pequeño. Necesitas tener los ojos de la tercera persona y tener confianza en ti mismo. La publicidad no consigue eso”.
En una época donde, cada vez más, las marcas de moda se convierten en logos que se estampan sobre productos que proceden de múltiples proveedores opacos, Tanaka reivindica una forma más artesanal de hacer las cosas. “La mayoría de las personas utiliza el mail para cordinarse con las fábricas. Yo estoy allí día y noche. Para mí es la única forma”.

“Me siento profundamente defraudado por el Gobierno japonés”.
Seishi Tanaka forma parte de una legión de japoneses desencantados con la reacción del Gobierno al desastre de Fukushima. “Nos sentimos completamente defraudados. Pagamos muchísimos impuestos. Soy una persona honrada que cumple religiosamente con sus impuestos que son del más del 50%. Pero en esta situación nos sentimos olvidados. El Gobierno está refugiado en Tokio hablando mucho pero haciendo muy poco”.
Tanaka asegura que necesitan “más transparencia. No nos están contando toda la verdad. Necesitamos saber la verdad y luego con esa información actuar. No solo me importan los negocios. Me importa el país y toda los países cercanos que se pueden ver afectados por esto”.


Seishi Tanaka es un diseñador y emprendedor acostumbrado a hacer las cosas a contracorriente. Mientras la mayoría de los productores de zapatos desplazan sus fábricas a Asia, él lo hace a Europa. Mientras la moda avanza hacia ciclos cada vez más cortos, su marca, TST Shoes, tiene una concepción decididamente slow de la producción de zapatos. Su producto estrella, que tiene un sistema de suelas de goma patentado por él mismo hace ya más de 20 años, ha variado poco a lo largo de los años. “Si cambio como Toyota o Nissan todos los años, el valor de mis productos bajaría”, explica Tanaka.
Hoy se encuentra en Madrid para supervisar el lanzamiento de su marca en España. “Paso 6 meses al año en Europa visitando fábricas y proveedores”, explica. “En ese sentido soy un hombre orquesta, estoy muy encima del negocio”.
Tanaka controla el 100% de su compañía aunque dice haber recibido numerosas ofertas de compra de parte de empresas como Uniqlo (el H&M japonés). “No me interesa nada. ¿Cómo voy a renunciar a la libertad que tengo por tener más dinero si la cosa me va bien? Además, mantenerme de esta manera me permite competir en mi propio nicho. No me interesan las masas”.
Mantener una marca de calzado independiente en estos tiempos requiere mucho esfuerzo pero Tanaka tiene mucha experiencia en ello. Creció en una familia que se dedicaba a la producción de zapatos. “Eran productos muy baratos que se fabricaban en Korea pero desde muy pronto tenía claro que no era donde quería estar. Aprendí que hay que buscar tu nicho”.
Su estrategia empresarial se centra en la cautela y la responsabilidad. “No tengo ningún interés en deberle mucho dinero a lo bancos”. Por eso TST solo produce los zapatos después de recibir un pedido. “Seis meses más tarde entrego el pedido y me entra el dinero 10 meses después”.
Cuando le pregunto sobre sus consejos para emprender este zapatero de 48 años es tajante. “Hazlo de mi manera. No te endeudes mucho. Empieza pequeño. Necesitas tener los ojos de la tercera persona y tener confianza en ti mismo. La publicidad no consigue eso”.
En una época donde, cada vez más, las marcas de moda se convierten en logos que se estampan sobre productos que proceden de múltiples proveedores opacos, Tanaka reivindica una forma más artesanal de hacer las cosas. “La mayoría de las personas utiliza el mail para cordinarse con las fábricas. Yo estoy allí día y noche. Para mí es la única forma”.

“Me siento profundamente defraudado por el Gobierno japonés”.
Seishi Tanaka forma parte de una legión de japoneses desencantados con la reacción del Gobierno al desastre de Fukushima. “Nos sentimos completamente defraudados. Pagamos muchísimos impuestos. Soy una persona honrada que cumple religiosamente con sus impuestos que son del más del 50%. Pero en esta situación nos sentimos olvidados. El Gobierno está refugiado en Tokio hablando mucho pero haciendo muy poco”.
Tanaka asegura que necesitan “más transparencia. No nos están contando toda la verdad. Necesitamos saber la verdad y luego con esa información actuar. No solo me importan los negocios. Me importa el país y toda los países cercanos que se pueden ver afectados por esto”.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Good day, sunshine!
¿Valoramos correctamente los casos de éxito?
El arte de comunicar con claridad que no te enseñaron en la escuela
No hay emprendedor sin miedo al fracaso
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *