fbpx
26 de enero 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

Bowie ya tiene sus sellos, Tino Casal tendrá que esperar

26 de enero 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El 14 de marzo se pondrán a la venta los sellos que la Royal Mail británica ha dedicado a David Bowie. Esta edición conmemorativa reproduce varias fotos del artista y seis de las portadas de sus discos más conocidos. Desde Hunky Dory a Black Star, sin olvidar Heroes o Aladdin Sane.

Según ha explicado Philip Parker, responsable de Royal Mail, «David Bowie estuvo en la vanguardia de la cultura contemporánea durante cinco décadas. Ha influido a varias generaciones de músicos, artistas, diseñadores y escritores». Razones más que suficientes para dedicarle estos sellos «a su figura y a sus personalidades más populares».

No es la primera vez que Bowie tiene un sello. En 2016 le dedicaron uno en República centroafricana. Tampoco es nuevo que Royal Mail aproveche sus estampillas para homenajear a personajes de la cultura popular inglesa. En mayo de 2016, coincidiendo con el 50 aniversario del grupo, seis portadas de Pink Floyd se imprimieron como estampillas. A estos se sumaba otra sobre la gira The Wall de 1981. Los Beatles, por supuesto, también tienen los suyos.

Hay que reconocer que los anglosajones tienen un especial talento para valorar su cultura popular y dignificarla en objetos tan cotidianos como un sello. El servicio postal de Estados Unidos, por ejemplo, realiza frecuentemente ediciones dedicadas a sus héroes populares.

Charlie Brown, Star Trek, Wonder Woman tienen su edición de sellos. Cantantes como Frank Sinatra, Sarah Vaughan, Janis Joplin, Elvis Presley o Jimi Hendrix, también.

Por si esto no fuera suficiente, ingleses y americanos han desarrollado toda una gama de productos asociados para los filatélicos y los fans. Ediciones marcadas con el matasellos del primer día de circulación, cuadros con el sello oficial y su reproducción en un tamaño mayor, carteles, fundas para discos…

A pesar de los intentos por modernizarse, el servicio de Correos español está todavía a años luz del británico y estadounidense. No es que no se hayan utilizado los sellos para homenajear a figuras de la cultura popular. La diferencia está más bien en la elección de los personajes.

Es cierto que España no tiene una figura de la música equivalente a David Bowie. Pero tal vez no sería mala idea hacer un sello al que más se le parece: Tino Casal. En su defecto, a Antonio Vega. O a Enrique Urquijo. Tal vez Bruno Lomas. O si no a Cecilia. No parece que eso suceda en breve.

En España este tipo de productos se han hecho a figuras como Lola Flores, Rocío Jurado, Sara Montiel, Antonio Molina y Manolo Escobar. Con semejante elenco, mandar cartas en España es como estar atrapado no en El día de la marmota, sino en Canciones para después de una guerra.

La única opción que queda es que el fan mande fabricar su propio sello a través de Tu sello.

Este servicio permite encargar estampillas de curso legal con la imagen que se desee. Sólo hay que cumplir con ciertas limitaciones. Por ejemplo, que la persona no esté viva (Tino Casal y Antonio Vega sirven) y que se tengan los derechos de la fotografía. Este requisito se refiere tanto a los derechos de autor como a los de la imagen del fotografiado. Esto último deja fuera a Antonio Vega y a Tino Casal, cuya imagen pertenece a sus herederos.

Tampoco se pueden incluir fotografías ofensivas o ilegales. Cualquier precaución es poca para evitar que se repita lo que sucedió en Alemania con un servicio semejante. Aprovechando un despiste, unos neonazis imprimieron sellos con la efigie de Rudolf Hess, lugarteniente de Hitler.

En definitiva, a corto plazo va a ser difícil que el servicio de Correos español tenga sellos tan guapos como los que los ingleses han sacado de Bowie.

El 14 de marzo se pondrán a la venta los sellos que la Royal Mail británica ha dedicado a David Bowie. Esta edición conmemorativa reproduce varias fotos del artista y seis de las portadas de sus discos más conocidos. Desde Hunky Dory a Black Star, sin olvidar Heroes o Aladdin Sane.

Según ha explicado Philip Parker, responsable de Royal Mail, «David Bowie estuvo en la vanguardia de la cultura contemporánea durante cinco décadas. Ha influido a varias generaciones de músicos, artistas, diseñadores y escritores». Razones más que suficientes para dedicarle estos sellos «a su figura y a sus personalidades más populares».

No es la primera vez que Bowie tiene un sello. En 2016 le dedicaron uno en República centroafricana. Tampoco es nuevo que Royal Mail aproveche sus estampillas para homenajear a personajes de la cultura popular inglesa. En mayo de 2016, coincidiendo con el 50 aniversario del grupo, seis portadas de Pink Floyd se imprimieron como estampillas. A estos se sumaba otra sobre la gira The Wall de 1981. Los Beatles, por supuesto, también tienen los suyos.

Hay que reconocer que los anglosajones tienen un especial talento para valorar su cultura popular y dignificarla en objetos tan cotidianos como un sello. El servicio postal de Estados Unidos, por ejemplo, realiza frecuentemente ediciones dedicadas a sus héroes populares.

Charlie Brown, Star Trek, Wonder Woman tienen su edición de sellos. Cantantes como Frank Sinatra, Sarah Vaughan, Janis Joplin, Elvis Presley o Jimi Hendrix, también.

Por si esto no fuera suficiente, ingleses y americanos han desarrollado toda una gama de productos asociados para los filatélicos y los fans. Ediciones marcadas con el matasellos del primer día de circulación, cuadros con el sello oficial y su reproducción en un tamaño mayor, carteles, fundas para discos…

A pesar de los intentos por modernizarse, el servicio de Correos español está todavía a años luz del británico y estadounidense. No es que no se hayan utilizado los sellos para homenajear a figuras de la cultura popular. La diferencia está más bien en la elección de los personajes.

Es cierto que España no tiene una figura de la música equivalente a David Bowie. Pero tal vez no sería mala idea hacer un sello al que más se le parece: Tino Casal. En su defecto, a Antonio Vega. O a Enrique Urquijo. Tal vez Bruno Lomas. O si no a Cecilia. No parece que eso suceda en breve.

En España este tipo de productos se han hecho a figuras como Lola Flores, Rocío Jurado, Sara Montiel, Antonio Molina y Manolo Escobar. Con semejante elenco, mandar cartas en España es como estar atrapado no en El día de la marmota, sino en Canciones para después de una guerra.

La única opción que queda es que el fan mande fabricar su propio sello a través de Tu sello.

Este servicio permite encargar estampillas de curso legal con la imagen que se desee. Sólo hay que cumplir con ciertas limitaciones. Por ejemplo, que la persona no esté viva (Tino Casal y Antonio Vega sirven) y que se tengan los derechos de la fotografía. Este requisito se refiere tanto a los derechos de autor como a los de la imagen del fotografiado. Esto último deja fuera a Antonio Vega y a Tino Casal, cuya imagen pertenece a sus herederos.

Tampoco se pueden incluir fotografías ofensivas o ilegales. Cualquier precaución es poca para evitar que se repita lo que sucedió en Alemania con un servicio semejante. Aprovechando un despiste, unos neonazis imprimieron sellos con la efigie de Rudolf Hess, lugarteniente de Hitler.

En definitiva, a corto plazo va a ser difícil que el servicio de Correos español tenga sellos tan guapos como los que los ingleses han sacado de Bowie.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Mola tener 5 años: una historia en dibujos de Iván Solbes
La tercera entrega de Everything is a Remix
Barbas largas, sombreros raros y creatividad
Esos malditos mosquitos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *