6 de noviembre 2018    /   IDEAS
por
 

La razón para evitar ser groseros con los demás es que les quitamos salud, inteligencia y creatividad

6 de noviembre 2018    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

En estos tiempos de cogérsela con papel de fumar y de evitar que los que tienen la piel excesivamente fina enarbolen la bandera del respeto parecería una tautología el propugnar desde aquí que deberíamos evitar ser groseros con los demás. Sí, deberíamos. Pero por otras razones que poco tienen que ver con el umbral de sensibilidad vigente o para demostrar que somos educados.

Deberíamos evitar ser groseros con nuestros allegados porque las groserías son algo así como conjuros de magia que hacen un daño que se puede medir objetivamente, sortilegios verbales y gestuales que son originar toda una cascada de cambios psicosomáticos que no solo debilitan el sistema inmunitario y produce estrés, sino que alteran la inteligencia y la creatividad.

Ser amable es una buena estrategia

No es necesario que comulguemos con el «buenos días» o que cedamos el paso a las señoritas. De lo que se trata es que tratemos al otro con un mínimo de respeto y amabilidad. Aunque suene a tópico: que tratemos a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros.

De no hacerlo, indirectamente estaremos desgastando psicológicamente a la otra persona. De hecho, cada vez hay más pruebas de que las personas que se hayan sometidas al estrés producido por la falta de civismo de los demás también ven disminuido el funcionamiento de su sistema inmunológico, propiciando una serie de problemas de salud como son la diabetes, el cáncer o las enfermedades del corazón. Es lo que sugiere un estudio publicado el Journal of the American College of Cardiology.

El comportamiento hostil y las palabras groseras, incluso, pueden causar cambios a largo plazo en la química del cerebro que aumentarían el riesgo de problemas psiquiátricos. Y también pueden reducir la creatividad.

Menor creatividad

Es lo que sugiere otro estudio llevado a cabo por Amir Erez y Christie Poraz, con el que probaron varios escenarios diferentes con 275 estudiantes en los que afloraba la grosería.

Los estudiantes tenían que llevar a cabo una tormenta de ideas para los usos creativos de un ladrillo, entre otras tareas. En uno de los escenarios, al grupo se incorporó un alumno (un gancho del investigador) que llegaba seis minutos más tarde de la hora estipulada. El recién llegado se disculpaba, pero igualmente era expulsado de la clase. Eso es todo lo que vio un primer grupo de alumnos.

En otro grupo, sin embargo, el experimentador echaba de la clase al alumno que llegaba tarde con muy malos modos, y luego se quejaba de forma muy grosera de los estudiantes en general, y de los estudiantes de la Universidad del Sur de California en particular, a la cual acudían todos aquellos universitarios.

En un tercer grupo simplemente se solicitó que se imaginaran los dos escenarios anteriormente descritos.

Lo que sucedió es que los alumnos que presenciaron las groserías del investigador resultaron ser mucho menos solventes en sus tareas creativas. De alguna manera, aquella muestra de grosería originó un obstáculo en sus mentes. Pero incluso en el caso del grupo de alumnos que solo habían imaginado el escenario del investigador grosero, entre ellos también hubo un rendimiento inferior al del grupo de control, si bien fue superior al grupo que presenció la grosería en directo.

Estrés y productividad

Otro estudio que implicó a 171 personas del ámbito jurídico sugiere que la recuperación tras un trabajo estresante fue menor en los días en que las personas experimentaron algún tipo de rudeza o mala educación en el trabajo. Era como sufrir una resaca que, en vez de provenir de un exceso etílico, procedía de un exceso de grosería.

Los comportamientos groseros ajenos, pues, no solo nos hacen sentir más cansancio y estrés, sino que pueden afectar a nuestra concentración y, por consiguiente, nuestra productividad, como señala el periodista Danny Wallace en su libro F*** You Very Much:

Incluso se ha demostrado que las personas que aprenden nuevas habilidades, como tocar el ukelele o hablar el esperanto, no pueden concentrarse en estas tareas tan bien como lo hacen en los días normales. La grosería está contribuyendo directamente a la muerte del ukelele.

Lo más sorprendente del poder desgastador de la grosería es que sus ondas de choque alcanzan no solo al interpelado, sino a quienes solo han sabido de ese hecho por otras personas. La grosería es como un gas mefítico que contamina el ambiente y alcanza a todos, en mayor o menor medida.

El simple hecho de estar leyendo este artículo plagado de ejemplos de groserías, quizá, está incidiendo de algún modo en la parte más sensible a la mala educación, provocando que se active más de la cuenta. Para evitar en la medida de lo posible un apocalipsis de grosería capaz de arruinar carreras y vidas, y a riesgo de que suene un poco como si fuera Ned Flanders, solo concluir con un «gracias por leerme» y un «que pases un buen día».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

En estos tiempos de cogérsela con papel de fumar y de evitar que los que tienen la piel excesivamente fina enarbolen la bandera del respeto parecería una tautología el propugnar desde aquí que deberíamos evitar ser groseros con los demás. Sí, deberíamos. Pero por otras razones que poco tienen que ver con el umbral de sensibilidad vigente o para demostrar que somos educados.

Deberíamos evitar ser groseros con nuestros allegados porque las groserías son algo así como conjuros de magia que hacen un daño que se puede medir objetivamente, sortilegios verbales y gestuales que son originar toda una cascada de cambios psicosomáticos que no solo debilitan el sistema inmunitario y produce estrés, sino que alteran la inteligencia y la creatividad.

Ser amable es una buena estrategia

No es necesario que comulguemos con el «buenos días» o que cedamos el paso a las señoritas. De lo que se trata es que tratemos al otro con un mínimo de respeto y amabilidad. Aunque suene a tópico: que tratemos a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros.

De no hacerlo, indirectamente estaremos desgastando psicológicamente a la otra persona. De hecho, cada vez hay más pruebas de que las personas que se hayan sometidas al estrés producido por la falta de civismo de los demás también ven disminuido el funcionamiento de su sistema inmunológico, propiciando una serie de problemas de salud como son la diabetes, el cáncer o las enfermedades del corazón. Es lo que sugiere un estudio publicado el Journal of the American College of Cardiology.

El comportamiento hostil y las palabras groseras, incluso, pueden causar cambios a largo plazo en la química del cerebro que aumentarían el riesgo de problemas psiquiátricos. Y también pueden reducir la creatividad.

Menor creatividad

Es lo que sugiere otro estudio llevado a cabo por Amir Erez y Christie Poraz, con el que probaron varios escenarios diferentes con 275 estudiantes en los que afloraba la grosería.

Los estudiantes tenían que llevar a cabo una tormenta de ideas para los usos creativos de un ladrillo, entre otras tareas. En uno de los escenarios, al grupo se incorporó un alumno (un gancho del investigador) que llegaba seis minutos más tarde de la hora estipulada. El recién llegado se disculpaba, pero igualmente era expulsado de la clase. Eso es todo lo que vio un primer grupo de alumnos.

En otro grupo, sin embargo, el experimentador echaba de la clase al alumno que llegaba tarde con muy malos modos, y luego se quejaba de forma muy grosera de los estudiantes en general, y de los estudiantes de la Universidad del Sur de California en particular, a la cual acudían todos aquellos universitarios.

En un tercer grupo simplemente se solicitó que se imaginaran los dos escenarios anteriormente descritos.

Lo que sucedió es que los alumnos que presenciaron las groserías del investigador resultaron ser mucho menos solventes en sus tareas creativas. De alguna manera, aquella muestra de grosería originó un obstáculo en sus mentes. Pero incluso en el caso del grupo de alumnos que solo habían imaginado el escenario del investigador grosero, entre ellos también hubo un rendimiento inferior al del grupo de control, si bien fue superior al grupo que presenció la grosería en directo.

Estrés y productividad

Otro estudio que implicó a 171 personas del ámbito jurídico sugiere que la recuperación tras un trabajo estresante fue menor en los días en que las personas experimentaron algún tipo de rudeza o mala educación en el trabajo. Era como sufrir una resaca que, en vez de provenir de un exceso etílico, procedía de un exceso de grosería.

Los comportamientos groseros ajenos, pues, no solo nos hacen sentir más cansancio y estrés, sino que pueden afectar a nuestra concentración y, por consiguiente, nuestra productividad, como señala el periodista Danny Wallace en su libro F*** You Very Much:

Incluso se ha demostrado que las personas que aprenden nuevas habilidades, como tocar el ukelele o hablar el esperanto, no pueden concentrarse en estas tareas tan bien como lo hacen en los días normales. La grosería está contribuyendo directamente a la muerte del ukelele.

Lo más sorprendente del poder desgastador de la grosería es que sus ondas de choque alcanzan no solo al interpelado, sino a quienes solo han sabido de ese hecho por otras personas. La grosería es como un gas mefítico que contamina el ambiente y alcanza a todos, en mayor o menor medida.

El simple hecho de estar leyendo este artículo plagado de ejemplos de groserías, quizá, está incidiendo de algún modo en la parte más sensible a la mala educación, provocando que se active más de la cuenta. Para evitar en la medida de lo posible un apocalipsis de grosería capaz de arruinar carreras y vidas, y a riesgo de que suene un poco como si fuera Ned Flanders, solo concluir con un «gracias por leerme» y un «que pases un buen día».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Educar desde la tribu: ¿un modelo viable en nuestra sociedad?
El plato de tu hamburguesa sirve para barnizar tus puertas
Cámaras de eco y percepción: así nos ayuda la tecnología a perder el contacto con lo real
La cara «más real y contemporánea» de las ciudades europeas, en bici
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Con todo el cariño del mundo, el manido “haz a los demás como te gusta que te hagan” es un sin sentido egocéntrico. Por ejemplo, yo soy una persona asertiva, valoro la claridad y el contenido del mensaje que me transmita alguien, el modo en el que sea transmitido me resulta indiferente a un nivel emocional, me informa de aspectos relativos a esa persona, pero no afecta mi autoestima. Esto no quiere decir que yo deba tratar con esa misma contundencia que a mi me gusta a nadie, porque distintas personas tienen distintos disparadores de sus neuras y sus puntos de placer. Creo que sería mucho más saludable y más realista “descubrir cómo quieren ser tratados los demás y obrar en consecuencia” en lugar de irrumpir en la vida con nuestros egos tamaño elefante asumiendo que, si a mi me gusta, es bueno para todo el mundo.

  • ¡¡Que guay!!
    Muy interesante, nosotros hemos aprendido que en un ambiente distendido y sin prejuicios la gente se siente mas libre para crear y favorece la ductilidad para aprender. ¡Gracias!

  • en muchas ocasiones intento entender la forma que tienen algunas personas en su modo de expresarse, pero en determinados momentos (y según como me encuentre este día…) me resulta más difícil aceptar/entender que las formas bruscas de decir las cosas, quejarse abundantemente y compartiendo solamente quejas. De los más cercanos (aunque sean familiares en concepto politico) se que llegan a ser personas que en el fondo de su parte más interior, son personas buenas … pero hay dias en el que me despierto y según como me encuentre en mi más intimo, no quiero rebuscar en el interior de estas personas y pensas: ¨paciencia porque en el fondo son buenas personas¨… quiero que sean amables en su forma de expresarse desde un modo más superficial pero que fuera más constante que lo intimo negativo…

  • Comentarios cerrados.