2 de junio 2011    /   IDEAS
por
 

Ser productivo es vivir "Carpe Diem"

2 de junio 2011    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


A Quinto Horacio Flaco, más conocido como Horacio, uno de los más grandes poetas lírico-satírico en lengua latina, se le abrirían las carnes al ver la banalización de una línea de su poesía: “Carpe Diem” apareciendo en camisetas, en bebidas en todo el mundo y como coletilla de tertulia televisiva para justificar cualquier tipo de comportamiento.
Lo que no muchos saben es la continuación de la frase: “Carpe Diem Quam Minimum Credulo Postero”, “Vive el momento y no confíes demasiado en el futuro”.
¿Cómo es posible que vivir el momento nos ayude a ser más productivos? Nuestra mente tiene un dueño, pero a veces parece que la mente va por un lado y su dueño por otro. Ante la presión de las múltiples tareas que tenemos que llevar a cabo, ofuscamos la capacidad creativa y nos incapacitamos para producir.
Desde los años 90, muchos psicólogos clínicos han investigado un concepto que se nos vendió como la panacea ante el aumento de las demandas del mundo laboral, el “multitasking” (hacer varias tareas a la vez).
Se sabe que las mujeres están más dotadas genéticamente para ello. Probablemente viene del momento en que en la cueva cuidaban del fuego para que no se apagara, mecían a las criaturas en la hamaca y con un palo evitaban que entrase alguna fiera a comérselos. El hombre mientras tanto miraba hacia delante buscando la caza y esa era su única tarea.
Desde entonces ha llovido mucho y la mente de hombres y mujeres de hoy está bombardeada por muchos impulsos e informaciones a la vez. Sin embargo, nos cuesta discriminar entre toda esa marea de datos, no perder tiempo y concentrarnos en lo prioritario. El cerebro naturalmente discrimina y elige lo que le resulta más agradable o lo que puede ser amenazador para resolver. Cuando tratamos de hacer varias cosas a la vez, cometemos más errores y tardamos más tiempo en finalizar las tareas. Cuando pasamos de un asunto a otro le estamos pidiendo a nuestra mente un esfuerzo extra para recomenzar y centrarse. Aunque nuestra cabeza es muy compleja y tiene un potencial enorme, no funciona plenamente con efectividad y claridad cuando nos dedicamos al multitasking.
Ahí es donde Horacio viene en nuestra ayuda: Carpe Diem Quam Minimum Credulo Postero, realiza lo que tengas que hacer en este momento. Mañana no sabes lo que va a pasar, la eternidad es este momento vivido con plenitud creativa, así el dueño recuperará su mente, le quitará las telarañas y la productividad sin nubes tormentosas será el resultado.

Paloma Simón es Psicoterapeuta Gestalt
Este artículo fue publicado en el número de Junio de Yorokobu
Foto de 0o_thenenex_o0


A Quinto Horacio Flaco, más conocido como Horacio, uno de los más grandes poetas lírico-satírico en lengua latina, se le abrirían las carnes al ver la banalización de una línea de su poesía: “Carpe Diem” apareciendo en camisetas, en bebidas en todo el mundo y como coletilla de tertulia televisiva para justificar cualquier tipo de comportamiento.
Lo que no muchos saben es la continuación de la frase: “Carpe Diem Quam Minimum Credulo Postero”, “Vive el momento y no confíes demasiado en el futuro”.
¿Cómo es posible que vivir el momento nos ayude a ser más productivos? Nuestra mente tiene un dueño, pero a veces parece que la mente va por un lado y su dueño por otro. Ante la presión de las múltiples tareas que tenemos que llevar a cabo, ofuscamos la capacidad creativa y nos incapacitamos para producir.
Desde los años 90, muchos psicólogos clínicos han investigado un concepto que se nos vendió como la panacea ante el aumento de las demandas del mundo laboral, el “multitasking” (hacer varias tareas a la vez).
Se sabe que las mujeres están más dotadas genéticamente para ello. Probablemente viene del momento en que en la cueva cuidaban del fuego para que no se apagara, mecían a las criaturas en la hamaca y con un palo evitaban que entrase alguna fiera a comérselos. El hombre mientras tanto miraba hacia delante buscando la caza y esa era su única tarea.
Desde entonces ha llovido mucho y la mente de hombres y mujeres de hoy está bombardeada por muchos impulsos e informaciones a la vez. Sin embargo, nos cuesta discriminar entre toda esa marea de datos, no perder tiempo y concentrarnos en lo prioritario. El cerebro naturalmente discrimina y elige lo que le resulta más agradable o lo que puede ser amenazador para resolver. Cuando tratamos de hacer varias cosas a la vez, cometemos más errores y tardamos más tiempo en finalizar las tareas. Cuando pasamos de un asunto a otro le estamos pidiendo a nuestra mente un esfuerzo extra para recomenzar y centrarse. Aunque nuestra cabeza es muy compleja y tiene un potencial enorme, no funciona plenamente con efectividad y claridad cuando nos dedicamos al multitasking.
Ahí es donde Horacio viene en nuestra ayuda: Carpe Diem Quam Minimum Credulo Postero, realiza lo que tengas que hacer en este momento. Mañana no sabes lo que va a pasar, la eternidad es este momento vivido con plenitud creativa, así el dueño recuperará su mente, le quitará las telarañas y la productividad sin nubes tormentosas será el resultado.

Paloma Simón es Psicoterapeuta Gestalt
Este artículo fue publicado en el número de Junio de Yorokobu
Foto de 0o_thenenex_o0

Compártelo twitter facebook whatsapp
Todos los hijos de puta del mundo reunidos en un libro de Querido Antonio
Rodalquilarte: arte en el desierto
Mi jefe es un Black Eyed Peas
Eres un subordinado, no un siervo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 12
  • Pingback: Norber (@Fhi3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad