6 de abril 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

'Serrare' humanum est

6 de abril 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Las palabras que conocemos, las que nombran nuestro universo, habitan el Diccionario y allí conviven con sus definiciones académicas. Eso, en nuestro mundo. Porque hay otro paralelo, un lugar desconocido donde habitan las erratas, las palabras mal escritas que no figuran en ningún glosario. Son los serrores, esos nuevos vocablos que nacen cuando utilizamos un teclado y los dedos pulsan la tecla incorrecta.
img1
Neologismos como AHCER, que es «la exclamación del ahogado al recuperar el aliento»; o matrominio, una «ofensa fulgurante»; o sigrería, la «fechoría cometida por uno o varios miembros del clero», brillan con luz propia en otra dimensión llamada Libro ilustrado de lo Serrores Tipográficos, un proyecto colaborativo (libro y exposición) coordinado por Susana Varela (@susanavrl).
Varela, nacida en Ourense en 1973, es diseñadora gráfica y ya publicó en 2008 un libro titulado Escrito en un Sharp GX17 (Ed. Blur), con textos e ilustraciones propios. Además creó la marca de ropa LasEx junto a un grupo de diseñadores de moda, la marca de accesorios 2000 y pico y la marca de objetos de regalo A Pastelaria.
img2
«El proyecto nació en mis horas de trabajo como diseñadora gráfica», explica Varela, «cuando al picar textos surgían errores tipográficos: fantaísa, frúo, zamamero, edirotial, ejerecios, lamápara, políestar, digutal, cornoas, amtices, wesperanza… Muchas de las palabras resultantes eran especialmente sonoras y me sedujeron, parecían venir con un significado propio. Lo siguiente fue tirar del hilo para que ese significado apareciese», concluye.
Encontrado el significado, faltaba ponerle imagen. Pero no quiso hacer sola todo el trabajo. Acudió a familiares y amigos para desarrollar el proyecto. «Los colaboradores son mayoritariamente profesionales del diseño, la fotografía, la ilustración o formados en Artes Plásticas; pero también hay participantes amateurs –en concreto, mi familia–», comenta la diseñadora. «Por la propia filosofía del proyecto, que homenajea al hemisferio derecho del cerebro, a lo intuitivo, lo imperfecto, lo emocional, me interesaba que fuesen personas vinculadas a mí de manera personal».

Susana Varela (izda.) con Alba Rubín, fotógrafa de la exposición
Susana Varela (izda.) con Alba Rubín, fotógrafa y colaboradora

Varela iba eligiendo las palabras siguiendo un proceso intuitivo, por sonoridad y «porque muchas de ellas ya me “anunciaban” su significado imaginario», detalla. A partir de su lista de palabras ya definidas, cada participante eligió una o varias para ilustrarlas.
El Libro ilustrado de lo Serrores Tipográficos está formado por 204 palabras, 43 de ellas ilustradas. Han participado 34 autores incluyendo a la coordinadora del proyecto. Las únicas indicaciones que Susana dio fueron unas mínimas instrucciones de formato. El resto de premisas eran de total libertad tanto técnica como conceptualmente. Apenas fue necesario hacer una selección de obras recibidas. Solo se hizo cuando había varias ilustraciones de un mismo autor. «Prácticamente todas forman parte del Libro. El carácter amateur de algunas de ellas era esperado y buscado».
El proyecto se expuso en el espacio expositivo Local de Gijón, a invitación del colectivo. Pero la intención es llevarlo a Ourense y Madrid en breve.
img3
La edición impresa es más difícil. Varela busca editorial, pero la respuesta no está siendo muy positiva por el momento. «Por el carácter experimental del proyecto y por no ser en su mayoría autores consagrados, no está resultando muy fácil pero tenemos confianza en conseguirlo». Si las puertas editoriales convencionales no se abren, hay un plan B. La edición en formato electrónico y el crowfunding para financiar la publicación son algunas opciones que la diseñadora gallega no descarta.
Mientras, nuevos serrores nacen y salpican nuestros textos convirtiéndose en posibles candidatos a formar parte de este glosario imposible. No habrá, sin embargo, segunda parte. Segundas partes… ya se sabe, bromea la coordinadora. «En todo caso veo más probable una ampliación, añadiendo más palabras e ilustraciones». Serremos, pues.
Algunos serrores tipográficos ilustrados:
 
AHCER: exclamación del ahogado al recuperar el aliento. (Alberto Martín)
Ahcer
 
ANTO: actor vanidoso que quiere estar siempre en cartel. (Alba Rubín)
Anto
 
APERECIESEN: fuesen injustamente atropellados en circunstancias caóticas. (César Varela)
Apereciesen
 
E’L: individuo más bajo que su mujer. (Gloria Caamaño)
E'l
 
ESCRITORO: hombre que tiene al gallo como animal preferido. (Manuel Touza)
Escritoro
 
EVZ: superhéroe del futuro próximo. (Marcos Marvin)
Evz
 
HAORA: antigua reina de la Polinesia. (Ramón S. Anteportalatina)
Haora
 
MANSOLVA: tejido de terciopelo denso y pesado, generalmente tintado en tonos muy oscuros. (Sudrón [Alicia Padrón + Rafa Suñén])
Mansolva
 
MATROMINIO: ofensa fulgurante. (Agostinho Iglesias)
Matrominio
 
ORJO: irritado. (Silvia Prada)
Orjo
 
PERSIFNA: mamífero roedor y noctámbulo de tamaño medio y patas posteriores muy desarrolladas. Se encuentra en zonas fluviales de Oriente Medio. (Víctor Varela)
Persifna
 
SIGRERÍA: fechoría cometida por uno o varios miembros del clero. (Ruma Barbero)
Sigreria
 
TIPORRÁFICO: certero e inevitable, y hasta justo. (Rafael Navarro)
Tiporráfico
 
VERTCAL: poema futurista. Caligrama. (Supei Ho)
Vertcal

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Las palabras que conocemos, las que nombran nuestro universo, habitan el Diccionario y allí conviven con sus definiciones académicas. Eso, en nuestro mundo. Porque hay otro paralelo, un lugar desconocido donde habitan las erratas, las palabras mal escritas que no figuran en ningún glosario. Son los serrores, esos nuevos vocablos que nacen cuando utilizamos un teclado y los dedos pulsan la tecla incorrecta.
img1
Neologismos como AHCER, que es «la exclamación del ahogado al recuperar el aliento»; o matrominio, una «ofensa fulgurante»; o sigrería, la «fechoría cometida por uno o varios miembros del clero», brillan con luz propia en otra dimensión llamada Libro ilustrado de lo Serrores Tipográficos, un proyecto colaborativo (libro y exposición) coordinado por Susana Varela (@susanavrl).
Varela, nacida en Ourense en 1973, es diseñadora gráfica y ya publicó en 2008 un libro titulado Escrito en un Sharp GX17 (Ed. Blur), con textos e ilustraciones propios. Además creó la marca de ropa LasEx junto a un grupo de diseñadores de moda, la marca de accesorios 2000 y pico y la marca de objetos de regalo A Pastelaria.
img2
«El proyecto nació en mis horas de trabajo como diseñadora gráfica», explica Varela, «cuando al picar textos surgían errores tipográficos: fantaísa, frúo, zamamero, edirotial, ejerecios, lamápara, políestar, digutal, cornoas, amtices, wesperanza… Muchas de las palabras resultantes eran especialmente sonoras y me sedujeron, parecían venir con un significado propio. Lo siguiente fue tirar del hilo para que ese significado apareciese», concluye.
Encontrado el significado, faltaba ponerle imagen. Pero no quiso hacer sola todo el trabajo. Acudió a familiares y amigos para desarrollar el proyecto. «Los colaboradores son mayoritariamente profesionales del diseño, la fotografía, la ilustración o formados en Artes Plásticas; pero también hay participantes amateurs –en concreto, mi familia–», comenta la diseñadora. «Por la propia filosofía del proyecto, que homenajea al hemisferio derecho del cerebro, a lo intuitivo, lo imperfecto, lo emocional, me interesaba que fuesen personas vinculadas a mí de manera personal».

Susana Varela (izda.) con Alba Rubín, fotógrafa de la exposición
Susana Varela (izda.) con Alba Rubín, fotógrafa y colaboradora

Varela iba eligiendo las palabras siguiendo un proceso intuitivo, por sonoridad y «porque muchas de ellas ya me “anunciaban” su significado imaginario», detalla. A partir de su lista de palabras ya definidas, cada participante eligió una o varias para ilustrarlas.
El Libro ilustrado de lo Serrores Tipográficos está formado por 204 palabras, 43 de ellas ilustradas. Han participado 34 autores incluyendo a la coordinadora del proyecto. Las únicas indicaciones que Susana dio fueron unas mínimas instrucciones de formato. El resto de premisas eran de total libertad tanto técnica como conceptualmente. Apenas fue necesario hacer una selección de obras recibidas. Solo se hizo cuando había varias ilustraciones de un mismo autor. «Prácticamente todas forman parte del Libro. El carácter amateur de algunas de ellas era esperado y buscado».
El proyecto se expuso en el espacio expositivo Local de Gijón, a invitación del colectivo. Pero la intención es llevarlo a Ourense y Madrid en breve.
img3
La edición impresa es más difícil. Varela busca editorial, pero la respuesta no está siendo muy positiva por el momento. «Por el carácter experimental del proyecto y por no ser en su mayoría autores consagrados, no está resultando muy fácil pero tenemos confianza en conseguirlo». Si las puertas editoriales convencionales no se abren, hay un plan B. La edición en formato electrónico y el crowfunding para financiar la publicación son algunas opciones que la diseñadora gallega no descarta.
Mientras, nuevos serrores nacen y salpican nuestros textos convirtiéndose en posibles candidatos a formar parte de este glosario imposible. No habrá, sin embargo, segunda parte. Segundas partes… ya se sabe, bromea la coordinadora. «En todo caso veo más probable una ampliación, añadiendo más palabras e ilustraciones». Serremos, pues.
Algunos serrores tipográficos ilustrados:
 
AHCER: exclamación del ahogado al recuperar el aliento. (Alberto Martín)
Ahcer
 
ANTO: actor vanidoso que quiere estar siempre en cartel. (Alba Rubín)
Anto
 
APERECIESEN: fuesen injustamente atropellados en circunstancias caóticas. (César Varela)
Apereciesen
 
E’L: individuo más bajo que su mujer. (Gloria Caamaño)
E'l
 
ESCRITORO: hombre que tiene al gallo como animal preferido. (Manuel Touza)
Escritoro
 
EVZ: superhéroe del futuro próximo. (Marcos Marvin)
Evz
 
HAORA: antigua reina de la Polinesia. (Ramón S. Anteportalatina)
Haora
 
MANSOLVA: tejido de terciopelo denso y pesado, generalmente tintado en tonos muy oscuros. (Sudrón [Alicia Padrón + Rafa Suñén])
Mansolva
 
MATROMINIO: ofensa fulgurante. (Agostinho Iglesias)
Matrominio
 
ORJO: irritado. (Silvia Prada)
Orjo
 
PERSIFNA: mamífero roedor y noctámbulo de tamaño medio y patas posteriores muy desarrolladas. Se encuentra en zonas fluviales de Oriente Medio. (Víctor Varela)
Persifna
 
SIGRERÍA: fechoría cometida por uno o varios miembros del clero. (Ruma Barbero)
Sigreria
 
TIPORRÁFICO: certero e inevitable, y hasta justo. (Rafael Navarro)
Tiporráfico
 
VERTCAL: poema futurista. Caligrama. (Supei Ho)
Vertcal

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Realm: la versión casera de la fantasía natural
Un verano fatal
La historia de unos marineros abandonados en las aguas de Canarias
Derribando mitos: La música electrónica en Cuba
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies