25 de septiembre 2018    /   ENTRETENIMIENTO
por
ilustracion  Rocío Cañero

Sexilio: escapar de un lugar que no acepta la libertad sexual

25 de septiembre 2018    /   ENTRETENIMIENTO     por        ilustracion  Rocío Cañero
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hay palabras promiscuas que en una boca son una cosa y en labios distintos son otra. Le ocurre esto al sexilio. En el ámbito académico y en la prensa habla esta voz del «exilio de quienes han tenido que abandonar sus países de origen debido a su orientación sexual». Así lo acuñó el sociólogo Manolo Guzmán, en 1997, dentro de un libro que escribió sobre homosexuales latinos.

En cambio, en los pasillos de los colegios mayores y en los pisos de estudiantes, el vocablo dice algo distinto. Nada tiene que ver con la exclusión ni la expulsión. Es más amigable; un pacto; un hoy por ti, mañana por mí. Este sexilio es un «pírate un rato, anda». En la definición de Urban Dictionary: «un exilio de tu apartamento o de tu habitación porque tu compañero está teniendo sexo con alguien».

Pero ese uso juvenil está más extendido por América que por España. Aquí ha caído en los brazos de los colectivos LGTBI y la usan para contar que muchas personas tienen que dejar sus pueblos o sus ciudades por su sexualidad o por escapar del mundo binario de mujer con vulva y hombre con pene.

Esta primavera las asociaciones LGTBI de Castilla-La Mancha tomaron esta voz y la echaron a volar entre sus banderas del arcoiris. Querían que todo el mundo supiera que todavía hay murmullos, miradas censoras y portazos para los que optan por la libertad sexual.

Y, en estas, la palabra sigue en rebeldía contra el pensamiento único. En otras manos se ha dejado acariciar por un significado de antojo. La poeta Elena Fernández Treviño la llevó a la portada de su libro de poesías para hablar del «sexilio voluntario»: el que deja su género por voluntad propia, el que quiere escapar de las etiquetas de hombre o mujer, el que se exilia de las rejas del qué dirán.

sexilio

Hay palabras promiscuas que en una boca son una cosa y en labios distintos son otra. Le ocurre esto al sexilio. En el ámbito académico y en la prensa habla esta voz del «exilio de quienes han tenido que abandonar sus países de origen debido a su orientación sexual». Así lo acuñó el sociólogo Manolo Guzmán, en 1997, dentro de un libro que escribió sobre homosexuales latinos.

En cambio, en los pasillos de los colegios mayores y en los pisos de estudiantes, el vocablo dice algo distinto. Nada tiene que ver con la exclusión ni la expulsión. Es más amigable; un pacto; un hoy por ti, mañana por mí. Este sexilio es un «pírate un rato, anda». En la definición de Urban Dictionary: «un exilio de tu apartamento o de tu habitación porque tu compañero está teniendo sexo con alguien».

Pero ese uso juvenil está más extendido por América que por España. Aquí ha caído en los brazos de los colectivos LGTBI y la usan para contar que muchas personas tienen que dejar sus pueblos o sus ciudades por su sexualidad o por escapar del mundo binario de mujer con vulva y hombre con pene.

Esta primavera las asociaciones LGTBI de Castilla-La Mancha tomaron esta voz y la echaron a volar entre sus banderas del arcoiris. Querían que todo el mundo supiera que todavía hay murmullos, miradas censoras y portazos para los que optan por la libertad sexual.

Y, en estas, la palabra sigue en rebeldía contra el pensamiento único. En otras manos se ha dejado acariciar por un significado de antojo. La poeta Elena Fernández Treviño la llevó a la portada de su libro de poesías para hablar del «sexilio voluntario»: el que deja su género por voluntad propia, el que quiere escapar de las etiquetas de hombre o mujer, el que se exilia de las rejas del qué dirán.

sexilio

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Here Comes the Sun haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
'Serrare' humanum est
Visita Yellowstone antes de que acabe con el planeta Tierra
La etimología te convierte en un Indiana Jones
Los vecinos son los otros
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Estoy fascinado con la página, el estilo, el carácter, los artículos, los colaboradores realmente. Hace falta que se extienda este entendido. He querido desarrollar un proyecto así, escribir así. Gracias por los aportes, por dejarnos soñar, debatir, creer, conocer, optimizar pensamiento. ¡Éxito asegurado!

  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad