15 de agosto 2018    /   IDEAS
por
 

Por qué en el sexo oral deberías usar algo más que la boca

15 de agosto 2018    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hay quien todavía piensa que el sexo oral es decirse palabras subidas de tono en la cama, pero también hay quien piensa que en una buena sesión de sexo oral solamente participan los genitales y la boca. Ambas son respuestas incorrectas.

El primer error es el de categorizar prácticas sexuales como si fueran compartimentos aislados. Es decir, como si no pudieran combinarse entre sí y, por lo tanto, mejorar en todos los sentidos. El segundo, porque no solo se trata de combinar prácticas, sino también de mejorarlas utilizando todas las herramientas y recursos posibles.

De hecho, el sexo oral es una de las prácticas sexuales que siempre genera más inseguridad y sobre la que más consejos se busca en consultorios. Tanto para hombres, como para mujeres. Por ello, estas son algunas ideas que puedan hacernos mucho mejores amantes en este sentido. La primera de ellas es olvidarnos de que en el sexo oral solo debe usarse la boca.

Siempre es mejor usar las dos manos

Salvo en las ocasiones en las que la postura o posición sexual precise usar las manos como sujección, cualquier práctica sexual será mejor si se usan las dos manos.

Porque, sea lo que sea que estemos haciendo, si nuestras manos siguen acariciando a nuestra pareja o si bien alguna sigue estimulando alguna otra zona erógena, se incrementará la sensación de placer.

En el caso concreto del sexo oral, la estimulación puede ser mayor si, además de los labios y la lengua, se utilizan las manos para estimular los genitales.

Por ejemplo, en el caso de una felación, las manos pueden usarse para estimular el tronco del pene, los testículos o la zona del periné, mientras la boca se concentra en el glande.

En el caso del cunnilingus, las manos pueden servir para estimular la entrada de la vagina o la zona anal, mientras la boca se centra en el clítoris.

sexo-oral2

La vibración nunca está de más

Cuando se piensa en vibradores, generalmente se relacionan con el sexo a solas o como una forma de buscar una estimulación extra durante la penetración, sobre todo en el caso del clítoris. Sin embargo, los vibradores son un complemento perfecto para cualquier práctica sexual.

Cualquier masajeador puede servir para estimular todo el cuerpo de la pareja, para que el placer no solo se concentre en la zona genital. Aunque esta es otra buena idea: combinar el placer oral con la vibración.

¿Y si se prueba a estimular las zonas más sensibles de los genitales con un masajeador externo en lugar de con la mano o la boca? ¿Y si, mientras se está haciendo esto, usamos la boca para estimular otra zona sensible del cuerpo de nuestra pareja?

Por ejemplo, se puede utilizar un vibrador para el clítoris mientras se utiliza la lengua en la zona perianal, o bien utilizar un vibrador para el glande mientras se estimulan oralmente los testículos.

No todos los juguetes que se utilicen en la práctica del sexo oral deben vibrar. Por ejemplo, se puede estimular el glande con un huevo masturbador de silicona o usar un dildo para la vagina, mientras se continúa el juego oral en otras zonas.

Con lubricante sabe mejor

Hay personas a las que les excita especialmente el olor y el sabor de los genitales de la pareja, pero también hay quien se siente reacio al sexo oral precisamente porque se siente inseguro por el sabor de los genitales.

Lo ideal es superar esta barrera mental entendiendo que en el sexo es natural ese intercambio de fluidos y de sabores, aunque igualmente existen alternativas.

La más efectiva es añadir un lubricante de sabores a la sesión de sexo oral. Actualmente existe una gran oferta a este respecto, aunque siempre habrá que tener en cuenta que sea compatible con el uso de preservativos o de juguetes sexuales si estamos combinando su uso.

En estos casos, la opción más segura es elegir un lubricante de base de agua en vez de uno de base de silicona o aceitoso. Si bien algunas personas con PH más sensibles pueden ser más susceptibles a irritaciones con lubricantes de sabores, para la gran mayoría supone un plus de placer.

Para empezar porque todo se desliza mejor y, por lo tanto, provoca sensaciones más placenteras.

Además, respecto al uso de las manos, cabe recordar que el lubricante permite hacer muchos más movimientos que podrían resultar dolorosos en seco, sobre todo en la zona del glande y del clítoris, que es donde se concentran más terminaciones nerviosas.

sexo-oral4

Con los cinco sentidos

No basta concentrarse únicamente en lo que ocurre entre boca y genitales cuando se practique el sexo oral. La experiencia puede ser mucho más placentera si entran en juego los cinco sentidos, bien sea potenciándolos o prescindiendo de uno de ellos.

Una idea puede ser vendar los ojos de la pareja para estimular más el sentido del oído. O practicar la sesión de sexo oral delante de un espejo para tener más perspectivas visuales y, por lo tanto, una estimulación extra.

Mantener el contacto visual con la pareja o susurrar indicaciones que guíen hacia el placer también puede ser muy excitante. Incluso las palabras subidas de tono también pueden ayudar a mantener la excitación y motivación.

El tacto también puede jugar un papel importante si se inicia la sesión de sexo oral centrándonos en él antes de pasar a la estimulación oral. Acariciar, masajear la parte interna de los muslos, del bajo vientre o incluso hacerlo suavemente sobre los propios genitales sin llegar a la masturbación puede ser una experiencia muy placentera

Al fin y al cabo, la verdadera clave del sexo oral está, pese a lo que pueda parecer en el cine porno, en no convertirlo en un acto mecánico, sino en una práctica placentera para ambos. No hay nada que resulte más excitante que hacerlo con ganas y que la pareja perciba nuestra excitación mientras lo hacemos.

Hay quien todavía piensa que el sexo oral es decirse palabras subidas de tono en la cama, pero también hay quien piensa que en una buena sesión de sexo oral solamente participan los genitales y la boca. Ambas son respuestas incorrectas.

El primer error es el de categorizar prácticas sexuales como si fueran compartimentos aislados. Es decir, como si no pudieran combinarse entre sí y, por lo tanto, mejorar en todos los sentidos. El segundo, porque no solo se trata de combinar prácticas, sino también de mejorarlas utilizando todas las herramientas y recursos posibles.

De hecho, el sexo oral es una de las prácticas sexuales que siempre genera más inseguridad y sobre la que más consejos se busca en consultorios. Tanto para hombres, como para mujeres. Por ello, estas son algunas ideas que puedan hacernos mucho mejores amantes en este sentido. La primera de ellas es olvidarnos de que en el sexo oral solo debe usarse la boca.

Siempre es mejor usar las dos manos

Salvo en las ocasiones en las que la postura o posición sexual precise usar las manos como sujección, cualquier práctica sexual será mejor si se usan las dos manos.

Porque, sea lo que sea que estemos haciendo, si nuestras manos siguen acariciando a nuestra pareja o si bien alguna sigue estimulando alguna otra zona erógena, se incrementará la sensación de placer.

En el caso concreto del sexo oral, la estimulación puede ser mayor si, además de los labios y la lengua, se utilizan las manos para estimular los genitales.

Por ejemplo, en el caso de una felación, las manos pueden usarse para estimular el tronco del pene, los testículos o la zona del periné, mientras la boca se concentra en el glande.

En el caso del cunnilingus, las manos pueden servir para estimular la entrada de la vagina o la zona anal, mientras la boca se centra en el clítoris.

sexo-oral2

La vibración nunca está de más

Cuando se piensa en vibradores, generalmente se relacionan con el sexo a solas o como una forma de buscar una estimulación extra durante la penetración, sobre todo en el caso del clítoris. Sin embargo, los vibradores son un complemento perfecto para cualquier práctica sexual.

Cualquier masajeador puede servir para estimular todo el cuerpo de la pareja, para que el placer no solo se concentre en la zona genital. Aunque esta es otra buena idea: combinar el placer oral con la vibración.

¿Y si se prueba a estimular las zonas más sensibles de los genitales con un masajeador externo en lugar de con la mano o la boca? ¿Y si, mientras se está haciendo esto, usamos la boca para estimular otra zona sensible del cuerpo de nuestra pareja?

Por ejemplo, se puede utilizar un vibrador para el clítoris mientras se utiliza la lengua en la zona perianal, o bien utilizar un vibrador para el glande mientras se estimulan oralmente los testículos.

No todos los juguetes que se utilicen en la práctica del sexo oral deben vibrar. Por ejemplo, se puede estimular el glande con un huevo masturbador de silicona o usar un dildo para la vagina, mientras se continúa el juego oral en otras zonas.

Con lubricante sabe mejor

Hay personas a las que les excita especialmente el olor y el sabor de los genitales de la pareja, pero también hay quien se siente reacio al sexo oral precisamente porque se siente inseguro por el sabor de los genitales.

Lo ideal es superar esta barrera mental entendiendo que en el sexo es natural ese intercambio de fluidos y de sabores, aunque igualmente existen alternativas.

La más efectiva es añadir un lubricante de sabores a la sesión de sexo oral. Actualmente existe una gran oferta a este respecto, aunque siempre habrá que tener en cuenta que sea compatible con el uso de preservativos o de juguetes sexuales si estamos combinando su uso.

En estos casos, la opción más segura es elegir un lubricante de base de agua en vez de uno de base de silicona o aceitoso. Si bien algunas personas con PH más sensibles pueden ser más susceptibles a irritaciones con lubricantes de sabores, para la gran mayoría supone un plus de placer.

Para empezar porque todo se desliza mejor y, por lo tanto, provoca sensaciones más placenteras.

Además, respecto al uso de las manos, cabe recordar que el lubricante permite hacer muchos más movimientos que podrían resultar dolorosos en seco, sobre todo en la zona del glande y del clítoris, que es donde se concentran más terminaciones nerviosas.

sexo-oral4

Con los cinco sentidos

No basta concentrarse únicamente en lo que ocurre entre boca y genitales cuando se practique el sexo oral. La experiencia puede ser mucho más placentera si entran en juego los cinco sentidos, bien sea potenciándolos o prescindiendo de uno de ellos.

Una idea puede ser vendar los ojos de la pareja para estimular más el sentido del oído. O practicar la sesión de sexo oral delante de un espejo para tener más perspectivas visuales y, por lo tanto, una estimulación extra.

Mantener el contacto visual con la pareja o susurrar indicaciones que guíen hacia el placer también puede ser muy excitante. Incluso las palabras subidas de tono también pueden ayudar a mantener la excitación y motivación.

El tacto también puede jugar un papel importante si se inicia la sesión de sexo oral centrándonos en él antes de pasar a la estimulación oral. Acariciar, masajear la parte interna de los muslos, del bajo vientre o incluso hacerlo suavemente sobre los propios genitales sin llegar a la masturbación puede ser una experiencia muy placentera

Al fin y al cabo, la verdadera clave del sexo oral está, pese a lo que pueda parecer en el cine porno, en no convertirlo en un acto mecánico, sino en una práctica placentera para ambos. No hay nada que resulte más excitante que hacerlo con ganas y que la pareja perciba nuestra excitación mientras lo hacemos.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los reyes españoles se convierten en un laboratorio para estudiar los efectos de la consanguinidad
«El estigma “si estás soltera, estás haciendo algo mal” sigue vigente»
El sarcasmo es amargura digna
Boicotear o no boicotear, esa es la cuestión
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Excelente artículo, siempre he creído que el sexo oral es una muestra de ternura hacia la pareja y una muestra de amor mutuo.

  • El sexo en nuestros días es tabú e inalcanzable para demasiadas personas por lo que hay poco conocimiento del mismo

  • Totalmente de acuerdo con este artículo, el sexo oral tiene muchas posibilidades de placer, hay que ir rompiendo tabús y disfrutar del sexo con los 5 sentidos
    A mi me encantan los lubricantes de sabores como estos: https://www.quedisfrutes.com/sabores
    ¡Hay para todos los gustos!

  • Cuando tienes pareja debes hablar y expresar todo lo que te gusta, tus preferencias, etc…Creo que una pareja que te conozca es lo perfecto, pero tengo que decir que no hace mucho descubrí los vibradores lengua ( https://vibradores.online/vibrador-lengua/ ), que simulan el sexo oral y me encantan. También he probado los succionadores de clitoris, que aunque el concepto es distinto, me gustan también.

  • Comentarios cerrados.