19 de julio 2017    /   BUSINESS
por
fotografia  bbeboys/ ShutterStock

300.000 paraguas perdidos alertan sobre una posible burbuja de la economía colaborativa en China

19 de julio 2017    /   BUSINESS     por        fotografia  bbeboys/ ShutterStock
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Fue el éxito de compañías como Airbnb o Uber (aunque esta última no precisamente en China) y el de algunas otras autóctonas como Mobike lo que alentó a los fundadores de Sharing E Umbrella a lanzar su propio negocio basado en los preceptos de la economía colaborativa. Como su nombre indica, el bien para alquilar no eran ni bicis, ni casas, ni coches, sino paraguas. Semanas después de su lanzamiento, la compañía da por perdidos más de 300.000 de estos.

El modelo empleado por la empresa con sede en Shenzhen es similar al de la mayoría de este tipo de empresa. A través de una aplicación móvil, los usuarios pagan un un depósito de 19 yuanes (2,43 euros) por paraguas. Por cada media hora de uso del mismo, el precio se incrementa 0,50 yuanes. El director general de Sharing E Umbrella, Zhao Shuping, reconocía en South China Morning Post que esperaban que su idea tuviese una aceptación similar al de las bicicletas de alquiler en China ya «cualquier cosa en la calle puede ser alquilado».

La percepción de Shuping coincide con la de miles de emprendedores del país que en los últimos meses, como indica Shanaiist.com, se han animado a adentrarse en las entrañas de la economía compartida con negocios basados en el alquiler de todo tipo de bienes: desde cargadores de móviles, pasando por bicicletas o balones de baloncesto.

Con una inversión inicial de 10 millones de yuanes, Sharing E Umbrella repartió paraguas en 11 ciudades chinas. Pronto comenzaron a detectarse los primeros problemas con las devoluciones. «Los paraguas son distintos a las bicicletas. Estas puedes aparcarse en cualquier lugar pero para dejar un paraguas es necesario una barandilla o algo similar para colgarlos», declaraba en South China Morning Post.

Sin entrar en el porqué de estas no devoluciones, hay a quien no sorprende el mal arranque de la compañía. En un artículo de QZ se cuestiona la viabilidad de este tipo de negocio, basándose precisamente en el valor del bien: «Además de ser caro, disponer de coche en una gran ciudad puede requerir de una pequeña fortuna (impuestos, aparcamiento…). Una bicicleta no requiere de tanta inversión pero las posibles averías o el peligro de robo también elevan el coste de su mantenimiento. De ahí que alquilar este tipo de bienes sí merezca la pena a muchos usuarios, algo que no es extensible a algo tan barato como un paraguas».

Para Caroline Roy, de Shagangaiist.com, el meteorológico es otro factor que, en su opinión, pone en duda la validez del negocio de alquiler de paraguas: «Para un negocio que depende de la lluvia, encontrar un beneficio estable puede resultar desafiante. China recibe la mayor cantidad de lluvia en el verano, dejando poca rentabilidad en el negocio durante los meses más secos. Y lo que es peor, en las regiones con lluvias frecuentes, las personas tienen más probabilidades de comprar sus propios paraguas».

Argumentos que aparentemente no debieron atender ni en Sharing E Umbrella ni en las 14 compañías más de alquiler de paraguas que en los últimos meses han surgido en China. Desde algunos ámbitos se ha comenzado a hablar, incluso, de cierta burbuja de la economía colaborativa en China. En un reciente evento celebrado en Hong-Kong, Harry Man, socio de empresa de capital riesgo Matrix Partners China, declaraba: «Todo lo que se puede escanear con un código QR y pagar un yuan está siendo exagerado en China».

Inmersos en una burbuja o no, los responsables de Sharing E Umbrella parecen no arrojar la toalla. Pese a que las pérdidas por paraguas rozan los 60 yuanes (por lo que supone la impresión del código QR, entre otras cuestiones), la empresa ha asegurado que en las próximas semanas repartirá 30 millones de paraguas en distintas ciudades chinas.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Fue el éxito de compañías como Airbnb o Uber (aunque esta última no precisamente en China) y el de algunas otras autóctonas como Mobike lo que alentó a los fundadores de Sharing E Umbrella a lanzar su propio negocio basado en los preceptos de la economía colaborativa. Como su nombre indica, el bien para alquilar no eran ni bicis, ni casas, ni coches, sino paraguas. Semanas después de su lanzamiento, la compañía da por perdidos más de 300.000 de estos.

El modelo empleado por la empresa con sede en Shenzhen es similar al de la mayoría de este tipo de empresa. A través de una aplicación móvil, los usuarios pagan un un depósito de 19 yuanes (2,43 euros) por paraguas. Por cada media hora de uso del mismo, el precio se incrementa 0,50 yuanes. El director general de Sharing E Umbrella, Zhao Shuping, reconocía en South China Morning Post que esperaban que su idea tuviese una aceptación similar al de las bicicletas de alquiler en China ya «cualquier cosa en la calle puede ser alquilado».

La percepción de Shuping coincide con la de miles de emprendedores del país que en los últimos meses, como indica Shanaiist.com, se han animado a adentrarse en las entrañas de la economía compartida con negocios basados en el alquiler de todo tipo de bienes: desde cargadores de móviles, pasando por bicicletas o balones de baloncesto.

Con una inversión inicial de 10 millones de yuanes, Sharing E Umbrella repartió paraguas en 11 ciudades chinas. Pronto comenzaron a detectarse los primeros problemas con las devoluciones. «Los paraguas son distintos a las bicicletas. Estas puedes aparcarse en cualquier lugar pero para dejar un paraguas es necesario una barandilla o algo similar para colgarlos», declaraba en South China Morning Post.

Sin entrar en el porqué de estas no devoluciones, hay a quien no sorprende el mal arranque de la compañía. En un artículo de QZ se cuestiona la viabilidad de este tipo de negocio, basándose precisamente en el valor del bien: «Además de ser caro, disponer de coche en una gran ciudad puede requerir de una pequeña fortuna (impuestos, aparcamiento…). Una bicicleta no requiere de tanta inversión pero las posibles averías o el peligro de robo también elevan el coste de su mantenimiento. De ahí que alquilar este tipo de bienes sí merezca la pena a muchos usuarios, algo que no es extensible a algo tan barato como un paraguas».

Para Caroline Roy, de Shagangaiist.com, el meteorológico es otro factor que, en su opinión, pone en duda la validez del negocio de alquiler de paraguas: «Para un negocio que depende de la lluvia, encontrar un beneficio estable puede resultar desafiante. China recibe la mayor cantidad de lluvia en el verano, dejando poca rentabilidad en el negocio durante los meses más secos. Y lo que es peor, en las regiones con lluvias frecuentes, las personas tienen más probabilidades de comprar sus propios paraguas».

Argumentos que aparentemente no debieron atender ni en Sharing E Umbrella ni en las 14 compañías más de alquiler de paraguas que en los últimos meses han surgido en China. Desde algunos ámbitos se ha comenzado a hablar, incluso, de cierta burbuja de la economía colaborativa en China. En un reciente evento celebrado en Hong-Kong, Harry Man, socio de empresa de capital riesgo Matrix Partners China, declaraba: «Todo lo que se puede escanear con un código QR y pagar un yuan está siendo exagerado en China».

Inmersos en una burbuja o no, los responsables de Sharing E Umbrella parecen no arrojar la toalla. Pese a que las pérdidas por paraguas rozan los 60 yuanes (por lo que supone la impresión del código QR, entre otras cuestiones), la empresa ha asegurado que en las próximas semanas repartirá 30 millones de paraguas en distintas ciudades chinas.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Aprender el imperativo en inglés con Bowie y la voz pasiva con The Who
Startup Stay, ¿en tu casa o en la mía?
Cielos de bambú: los hombres araña que construyeron Hong Kong
Mi barrio es mi nación (segunda parte)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies