10 de marzo 2020    /   CREATIVIDAD
por
Fotos  Sholim

Sholim: el activismo animado que bebe de Instagram para terminar en Instagram

10 de marzo 2020    /   CREATIVIDAD     por        Fotos  Sholim
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Vivimos instalados en Instagram. En su feed y en sus stories, nos comunicamos con nuestros amigos, construimos el catálogo de creatividad que nos alimenta, metemos ficha y lanzamos al mundo nuestros propios mensajes, ya sean vacíos o trascendentes.

Ahí es donde ha terminado el trabajo de Sholim. El animador de Belgrado pintaba, hacía música y acabó en la animación «como última bala de la recámara. Me lo tomé muy en serio y comencé a publicar mi trabajo en la red. Me di cuenta de que los gifs tienen un enorme potencial de llegar a una audiencia global», explica.

Sus artefactos animados son una aproximación cínica con envoltorio de pop art. Dice haber sido influenciado por las animaciones del Monty Pyhton Terry Gilliam o Meshes of the afternoon, de Maya Deren. A través de ellos lanza un mensaje de activismo. «Necesitamos luchar por la libertad de nuestra conciencia cada día en este mundo de hiperinformación», asevera. «Es la mejor manera de ser, permanecer o convertirse en alguien creativo».

Artículo relacionado

Al principio, la posibilidad parecía lejana, pero sus animaciones en gran formato ya forman parte de exposiciones y colecciones de arte como @coleccion_solo. Algunos de sus trabajos forman parte de la exposición Still Human, recién inaugurada en Espacio SOLO. «Los gifs se convirtieron en una forma de arte emergente del siglo XXI. Es un camino natural para este tipo de arte».

Dice Sholim que «cuando empiezas a publicar online, necesitas elegir si quieres entretener o inspirar a las personas». Él dice que eligió lo segundo. Pero de sus obras se puede inferir que el entretenimiento viene de la propia propuesta formal y de la mala uva con la que carga sus animaciones.

Tal vez sea una salida natural o, tal vez, la respuesta está en que su arte se bebió todo el lenguaje de Instagram para ir a parar al mismo sitio después de ser convenientemente regurgitado.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Vivimos instalados en Instagram. En su feed y en sus stories, nos comunicamos con nuestros amigos, construimos el catálogo de creatividad que nos alimenta, metemos ficha y lanzamos al mundo nuestros propios mensajes, ya sean vacíos o trascendentes.

Ahí es donde ha terminado el trabajo de Sholim. El animador de Belgrado pintaba, hacía música y acabó en la animación «como última bala de la recámara. Me lo tomé muy en serio y comencé a publicar mi trabajo en la red. Me di cuenta de que los gifs tienen un enorme potencial de llegar a una audiencia global», explica.

Sus artefactos animados son una aproximación cínica con envoltorio de pop art. Dice haber sido influenciado por las animaciones del Monty Pyhton Terry Gilliam o Meshes of the afternoon, de Maya Deren. A través de ellos lanza un mensaje de activismo. «Necesitamos luchar por la libertad de nuestra conciencia cada día en este mundo de hiperinformación», asevera. «Es la mejor manera de ser, permanecer o convertirse en alguien creativo».

Al principio, la posibilidad parecía lejana, pero sus animaciones en gran formato ya forman parte de exposiciones y colecciones de arte como @coleccion_solo. Algunos de sus trabajos forman parte de la exposición Still Human, recién inaugurada en Espacio SOLO. «Los gifs se convirtieron en una forma de arte emergente del siglo XXI. Es un camino natural para este tipo de arte».

Dice Sholim que «cuando empiezas a publicar online, necesitas elegir si quieres entretener o inspirar a las personas». Él dice que eligió lo segundo. Pero de sus obras se puede inferir que el entretenimiento viene de la propia propuesta formal y de la mala uva con la que carga sus animaciones.

Artículo relacionado

Tal vez sea una salida natural o, tal vez, la respuesta está en que su arte se bebió todo el lenguaje de Instagram para ir a parar al mismo sitio después de ser convenientemente regurgitado.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El pasaporte extraviado que resultó ser un currículum
Se busca western. Recompensa: un estado saharaui
El arte del ‘libro-objeto’
Sex Invaders: erotismo, pop y videojuegos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies