5 de septiembre 2019    /   CREATIVIDAD
por
 

Los locos gifs de Sholim

5 de septiembre 2019    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Internet ha simplificado las cosas. Los mensajes digitales son cortos y mimetizables, replicables, repetibles. Viralizables. En este contexto, los escritos se desnudan de letras hasta los 280 caracteres para viajar más veloces. Los vídeos se reducen de planos hasta convertirse en gifs. No es algo necesariamente malo, es simplemente algo nuevo. Y hay quien ha sabido aprovechar las ventajas de este neolenguaje.

Milos Rajkovic lo ha hecho. Este artista serbio, conocido en Instagram como Sholim, es un artesano del GIF. Sus creaciones apenas duran tres segundos pero su contenido se repite como un eco visual, creando animaciones infinitas. «Creo firmemente en el potencial artístico del GIF», defiende, «son la herramienta más influyente del lenguaje visual actual. Todo lo que vemos hoy es, de alguna forma, una repetición de un mensaje corto, es decir, un GIF».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sholim – Шолим – ショリム (@sholim_) el

Además, destacando los aspectos más prácticos de este formato, Sholim remarca que «se puede ver en cualquier dispositivo móvil, en cualquier rincón del mundo y toma inspiración de internet, de su capacidad para esparcir información y estupidez».

Este artista reivindica la estupidez y eso dice mucho de él. A pesar del éxito, los halagos y las comparaciones excesivas, no se toma demasiado en serio. La prensa especializada ha dicho de él que es una especie de versión milenial de Magritte, Dalí o el cineasta David Cronenberg. Pero cuando se le pregunta por sus influencias, Sholim omite a los grandes artistas del siglo XX para volver a musas más terrenales: «la creatividad, la estupidez y los memes de internet».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Dream no.7 by #Sholim

Una publicación compartida de Sholim – Шолим – ショリム (@sholim_) el

Puede que su trabajo tenga esa vertiente de consumo rápido que lo emparenta con los memes más facilones, pero hay una carga artística importante detrás y un mensaje de sátira política, militar y cultural. Es uno de los grandes aciertos de un artista que ha sabido imitar el lenguaje de internet sin renunciar a crear un discurso propio.

Este discurso se compone como un frankenstein audiovisual, pues los gifs de Sholim no dejan de ser un collage en movimiento. «A veces filmo material propio y otras lo cojo de películas viejas, especialmente de cintas yugoslavas de los 70 y 80 que me encantan», explica.

También rescata algo de algún telefilm americano; lo que siempre evita son las imágenes de clásicos del cine, pues quiere tirar de imágenes desconocidas. «Así les puedo dar una nueva vida mediante mis animaciones», resume.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sholim – Шолим – ショリム (@sholim_) el

Las crea con Photoshop y After Effects en un proceso que describe como divertido y estimulante. «Es una especie de reto, usar material de hace 60 años para crear algo que sea interesante de ver en el siglo XXI en Instagram».

Esta afirmación resume el trabajo de Sholim. Es precisamente eso lo que hace este artista serbio: reutilizar herramientas del pasado para crear contenido que puede parecer innovador en su estética o su forma, pero que entronca con corrientes artísticas que llevan décadas entre nosotros. Internet ha simplificado las cosas y ha impuesto una nueva forma de lenguaje. Pero hay quien lo sabe usar para transmitir mensajes atemporales.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sholim – Шолим – ショリム (@sholim_) el

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Internet ha simplificado las cosas. Los mensajes digitales son cortos y mimetizables, replicables, repetibles. Viralizables. En este contexto, los escritos se desnudan de letras hasta los 280 caracteres para viajar más veloces. Los vídeos se reducen de planos hasta convertirse en gifs. No es algo necesariamente malo, es simplemente algo nuevo. Y hay quien ha sabido aprovechar las ventajas de este neolenguaje.

Milos Rajkovic lo ha hecho. Este artista serbio, conocido en Instagram como Sholim, es un artesano del GIF. Sus creaciones apenas duran tres segundos pero su contenido se repite como un eco visual, creando animaciones infinitas. «Creo firmemente en el potencial artístico del GIF», defiende, «son la herramienta más influyente del lenguaje visual actual. Todo lo que vemos hoy es, de alguna forma, una repetición de un mensaje corto, es decir, un GIF».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sholim – Шолим – ショリム (@sholim_) el

Además, destacando los aspectos más prácticos de este formato, Sholim remarca que «se puede ver en cualquier dispositivo móvil, en cualquier rincón del mundo y toma inspiración de internet, de su capacidad para esparcir información y estupidez».

Este artista reivindica la estupidez y eso dice mucho de él. A pesar del éxito, los halagos y las comparaciones excesivas, no se toma demasiado en serio. La prensa especializada ha dicho de él que es una especie de versión milenial de Magritte, Dalí o el cineasta David Cronenberg. Pero cuando se le pregunta por sus influencias, Sholim omite a los grandes artistas del siglo XX para volver a musas más terrenales: «la creatividad, la estupidez y los memes de internet».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Dream no.7 by #Sholim

Una publicación compartida de Sholim – Шолим – ショリム (@sholim_) el

Puede que su trabajo tenga esa vertiente de consumo rápido que lo emparenta con los memes más facilones, pero hay una carga artística importante detrás y un mensaje de sátira política, militar y cultural. Es uno de los grandes aciertos de un artista que ha sabido imitar el lenguaje de internet sin renunciar a crear un discurso propio.

Este discurso se compone como un frankenstein audiovisual, pues los gifs de Sholim no dejan de ser un collage en movimiento. «A veces filmo material propio y otras lo cojo de películas viejas, especialmente de cintas yugoslavas de los 70 y 80 que me encantan», explica.

También rescata algo de algún telefilm americano; lo que siempre evita son las imágenes de clásicos del cine, pues quiere tirar de imágenes desconocidas. «Así les puedo dar una nueva vida mediante mis animaciones», resume.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sholim – Шолим – ショリム (@sholim_) el

Las crea con Photoshop y After Effects en un proceso que describe como divertido y estimulante. «Es una especie de reto, usar material de hace 60 años para crear algo que sea interesante de ver en el siglo XXI en Instagram».

Esta afirmación resume el trabajo de Sholim. Es precisamente eso lo que hace este artista serbio: reutilizar herramientas del pasado para crear contenido que puede parecer innovador en su estética o su forma, pero que entronca con corrientes artísticas que llevan décadas entre nosotros. Internet ha simplificado las cosas y ha impuesto una nueva forma de lenguaje. Pero hay quien lo sabe usar para transmitir mensajes atemporales.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sholim – Шолим – ショリム (@sholim_) el

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Streeticons: Arte urbano en tu pared
El "Maestro" curioso que no da lecciones
Instrucciones para mapear un territorio no-físico
El perro Paco, el crítico de arte que enamoró a Madrid
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies