fbpx
19 de junio 2015    /   CINE/TV
por
 

Cosas que perderíamos si Los Simpson dejaran de emitirse

19 de junio 2015    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¿Qué pasaría si no hubiera nuevos capítulos de Los Simpson y no se repusieran los antiguos? El mundo seguiría girando, por supuesto, pero perderíamos cosas.
1 RITUALES
Comer o merendar o cenar con Los Simpson (o todo) se convirtió en un ritual desde que la primera emisión en 1987.
«No ponen nada en la tele», decimos o «no quiero ver las noticias». Y zapeando nos detenemos en un episodio repetido de Los Simpson cuyas situaciones y diálogos conocemos. Quizá demos dos vueltas al menú de la programación, pero acabamos con la familia amarilla. Homer, Marge, Bart, Lisa y Maggie son como viejos amigos a los que apenas frecuentamos, pero sabemos que podemos contar con ellos cuando los necesitemos.
Para los adultos, Los Simpson representan una cierta continuidad: un poco de orden en medio del caos.
2 ENLACE ENTRE GENERACIONES
En décadas pasadas, la cultura audiovisual tenía como fondo común la televisión. Los que somos adultos veíamos películas del Oeste con nuestros padres y abuelos, tanto en España como en el resto del mundo. Cuando aparecieron nuevos canales de televisión y más tarde Internet, el fondo común se deshizo entre las distintas generaciones. Entre los que adultos de ahora, los adolescentes y los más pequeños hay en común Disney y Los Simpson.
Aunque Los Simpson no fueron creados para la audiencia infantil, siempre gustaron a los más pequeños. Por esto, no es raro encontrar críticas a la serie por parte de instituciones públicas y privadas. Para los adultos supone un nexo —aunque parezca trivial— con adolescentes y niños.
No es raro que entre adultos o generaciones distantes, conversaciones triviales y otras no tanto, contengan o partan de alguna referencia a Los Simpson. (Una anécdota: un episodio de Los Simpson me permitió explicar qué es la prima de riesgo). Esto es posible debido a los más de 500 episodios de Los Simpson y las reposiciones de los mismos.
Esto no lo ha conseguido Disney: los adolescentes sienten vergüenza mencionando las películas Disney con héroes y heroínas con las que no se identifica.
Un nexo que significa que entre los gustos e ideas cambiantes, hay cierta continuidad: referencias de las que echamos mano.
3 NOTARIO DE LA SOCIEDAD
El mundo ha cambiado desde 1987, el año en que Los Simpson llegaron a la televisión. La serie animada reflejó los cambios sociales, económicos, culturales, políticos y tecnológicos. Vimos a los Simpson desahuciados por el banco, con dificultades para controlar la adicción a las tecnologías emergentes y luchando contra los prejuicios sociales.
Ante un episodio antiguo de Los Simpson podemos decir a un niño o adolescente que el mundo era o estaba como cuenta el episodio. Por ejemplo, viendo con una sobrina de siete años el episodio de los móviles en la escuela dije «antes no había teléfonos móviles». «¿Y qué hacía la gente?», me preguntó.
Sí, el mundo girará una vez que Los Simpson dejen de emitirse, pero perderemos unas cuantas cosas.

¿Qué pasaría si no hubiera nuevos capítulos de Los Simpson y no se repusieran los antiguos? El mundo seguiría girando, por supuesto, pero perderíamos cosas.
1 RITUALES
Comer o merendar o cenar con Los Simpson (o todo) se convirtió en un ritual desde que la primera emisión en 1987.
«No ponen nada en la tele», decimos o «no quiero ver las noticias». Y zapeando nos detenemos en un episodio repetido de Los Simpson cuyas situaciones y diálogos conocemos. Quizá demos dos vueltas al menú de la programación, pero acabamos con la familia amarilla. Homer, Marge, Bart, Lisa y Maggie son como viejos amigos a los que apenas frecuentamos, pero sabemos que podemos contar con ellos cuando los necesitemos.
Para los adultos, Los Simpson representan una cierta continuidad: un poco de orden en medio del caos.
2 ENLACE ENTRE GENERACIONES
En décadas pasadas, la cultura audiovisual tenía como fondo común la televisión. Los que somos adultos veíamos películas del Oeste con nuestros padres y abuelos, tanto en España como en el resto del mundo. Cuando aparecieron nuevos canales de televisión y más tarde Internet, el fondo común se deshizo entre las distintas generaciones. Entre los que adultos de ahora, los adolescentes y los más pequeños hay en común Disney y Los Simpson.
Aunque Los Simpson no fueron creados para la audiencia infantil, siempre gustaron a los más pequeños. Por esto, no es raro encontrar críticas a la serie por parte de instituciones públicas y privadas. Para los adultos supone un nexo —aunque parezca trivial— con adolescentes y niños.
No es raro que entre adultos o generaciones distantes, conversaciones triviales y otras no tanto, contengan o partan de alguna referencia a Los Simpson. (Una anécdota: un episodio de Los Simpson me permitió explicar qué es la prima de riesgo). Esto es posible debido a los más de 500 episodios de Los Simpson y las reposiciones de los mismos.
Esto no lo ha conseguido Disney: los adolescentes sienten vergüenza mencionando las películas Disney con héroes y heroínas con las que no se identifica.
Un nexo que significa que entre los gustos e ideas cambiantes, hay cierta continuidad: referencias de las que echamos mano.
3 NOTARIO DE LA SOCIEDAD
El mundo ha cambiado desde 1987, el año en que Los Simpson llegaron a la televisión. La serie animada reflejó los cambios sociales, económicos, culturales, políticos y tecnológicos. Vimos a los Simpson desahuciados por el banco, con dificultades para controlar la adicción a las tecnologías emergentes y luchando contra los prejuicios sociales.
Ante un episodio antiguo de Los Simpson podemos decir a un niño o adolescente que el mundo era o estaba como cuenta el episodio. Por ejemplo, viendo con una sobrina de siete años el episodio de los móviles en la escuela dije «antes no había teléfonos móviles». «¿Y qué hacía la gente?», me preguntó.
Sí, el mundo girará una vez que Los Simpson dejen de emitirse, pero perderemos unas cuantas cosas.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los GIF guerrilleros de ABVH y Erdal Inci
Los vídeos del lunes: Vaciando almacenes
Una peli que parece que va de perros pero en realidad va de amor
¿Es el perfeccionismo una forma de tiranía?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *