22 de julio 2021    /   IDEAS
por
 Ílustración: Rocío Cañero

Si te proponen un plan y te encanta, no digas sí, di D1

22 de julio 2021    /   IDEAS     por          Ílustración: Rocío Cañero
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Es verano. Hora de la siesta. Fuera, un calor que derrite las suelas de las chanclas. Aitana está tumbada en su cama (que hoy tampoco tocaba hacer porque, total, si luego la voy a deshacer para dormir, qué más da) viendo tiktoks a cascoporro mientras el resto de la familia duerme la siesta cuando salta su WhatsApp:

—¿Te vienes a la pisci?
—D1

Eso que puede que no sepas leer si eres de los que estuvieron en el estreno de Los Goonies también puedes encontrártelo escrito de una manera algo más legible para tus ojos booméricos, De una. Y no es más que la forma que tienen los centenials de decir que sí, que guay, que están de acuerdo con todo y que adelante.

Eso sí, unas veces equivaldrá a un simple sí y ya está, y otras (las más) tendrás que añadirle un matiz de prisa, de urgencia para hacer algo, un «¡ya estamos tardando!» implícito que te pone en movimiento con un entusiasmo y rapidez tales que ríete tú de la velocidad de la luz.

De una

Lo veas abreviado o desarrollado, la expresión tiene un regusto a tango y a mate. Un regalo más que nos ha hecho Argentina, además de preciados topicazos, como el de que todos los psiquiatras que se precien tienen acento rioplatense o su maestría a la hora de insultar. También sabe a café de Colombia, a culebrón venezolano, a cuy asado de Ecuador y a tereré paraguayo. Porque este americanismo, como lo define la ASALE (Asociación de Academias de la Lengua Española), se utiliza en todos esos países para pedir que las cosas se hagan en el momento y sin dilación.

Salió con prisas de aquellos puertos y arribó a España algo más calmado, aunque conservando aún cierta urgencia en su significado. Ya no es una orden apremiante, sino más bien el «¡Venga!» que responderían los que tuvieron un Amstrad por Reyes como primer ordenador cuando les proponen «¿Unas birras?». No va ni la vida ni la amistad en ello, pero qué bueno si se toman ya.

Una expresión cargada de energía y de ganas de hacer realidad lo propuesto, lo planeado. La versión lingüística actualizada del entusiasmo y del acuerdo. «¿Encendemos el aire, pana?». «De una, bro».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Es verano. Hora de la siesta. Fuera, un calor que derrite las suelas de las chanclas. Aitana está tumbada en su cama (que hoy tampoco tocaba hacer porque, total, si luego la voy a deshacer para dormir, qué más da) viendo tiktoks a cascoporro mientras el resto de la familia duerme la siesta cuando salta su WhatsApp:

—¿Te vienes a la pisci?
—D1

Eso que puede que no sepas leer si eres de los que estuvieron en el estreno de Los Goonies también puedes encontrártelo escrito de una manera algo más legible para tus ojos booméricos, De una. Y no es más que la forma que tienen los centenials de decir que sí, que guay, que están de acuerdo con todo y que adelante.

Eso sí, unas veces equivaldrá a un simple sí y ya está, y otras (las más) tendrás que añadirle un matiz de prisa, de urgencia para hacer algo, un «¡ya estamos tardando!» implícito que te pone en movimiento con un entusiasmo y rapidez tales que ríete tú de la velocidad de la luz.

De una

Lo veas abreviado o desarrollado, la expresión tiene un regusto a tango y a mate. Un regalo más que nos ha hecho Argentina, además de preciados topicazos, como el de que todos los psiquiatras que se precien tienen acento rioplatense o su maestría a la hora de insultar. También sabe a café de Colombia, a culebrón venezolano, a cuy asado de Ecuador y a tereré paraguayo. Porque este americanismo, como lo define la ASALE (Asociación de Academias de la Lengua Española), se utiliza en todos esos países para pedir que las cosas se hagan en el momento y sin dilación.

Salió con prisas de aquellos puertos y arribó a España algo más calmado, aunque conservando aún cierta urgencia en su significado. Ya no es una orden apremiante, sino más bien el «¡Venga!» que responderían los que tuvieron un Amstrad por Reyes como primer ordenador cuando les proponen «¿Unas birras?». No va ni la vida ni la amistad en ello, pero qué bueno si se toman ya.

Una expresión cargada de energía y de ganas de hacer realidad lo propuesto, lo planeado. La versión lingüística actualizada del entusiasmo y del acuerdo. «¿Encendemos el aire, pana?». «De una, bro».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Pita: una nueva moneda social alternativa para promover la economía real
¿Quién cobra la obra?: la web que explica quién se forra con los impuestos que tú pagas
Las tres fotos que Kodak podría haberse hecho (y que, inexplicablemente, no se hizo)
¿Por qué queremos subir tan alto?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *