BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
29 de septiembre 2015    /   BRANDED CONTENT
 

Este hombre tiene una de las siete llaves que pueden apagar internet

29 de septiembre 2015    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Internet está protegido por siete llaves de seguridad y él tiene una. El experto en seguridad Dan Kaminsky tiene la llave americana, y si algún día América desapareciera del mundo, la Red seguiría funcionando y estaría custodiada por las seis llaves que guardan otros seis individuos en el resto del mundo.

Kaminsky navegaba por internet un día de 2008. La conexión era muy lenta y el hacker decidió meterse en las tripas de la Red a ver cómo podía dar alegría a aquello. Una vez ahí dentro, descubrió que había unos errores imponentes en el Sistema de Nombres de Dominio (DNS) que hacían que cualquier intruso pudiera desviar el tráfico de una web a cualquier otro lugar.
Entonces surgió el dilema. Kaminsky tuvo que elegir entre hacer el mal y romper internet o intentar arreglar esos fallos que podían traer de cabeza a millones de personas. El estadounidense fue bueno. Llamó a otros expertos y les propuso reunirse en secreto en un despacho de Microsoft. Al arreglar ese problema con las DNS establecieron las 7 llaves de internet.
La Red, al fin y al cabo, nunca fue diseñada para ser segura, cuenta Kaminsky en este vídeo. Solo querían que funcionase. «Era el terreno de juego de un puñado de frikis como nosotros y luego todos vosotros os apuntasteis», indica. Pero «ahora la responsabilidad de todo recae en nosotros porque la economía global depende de internet».
El experto en seguridad aconseja «mantener separado el ordenador que se usa para acceder al banco de todo lo demás» y asegura que las tablets son muy seguras. «Es mucho más fácil que te roben una contraseña de un disco duro que de un trozo de papel que llevas en el bolsillo».
7 llaves internet
1024x512 02
 

Internet está protegido por siete llaves de seguridad y él tiene una. El experto en seguridad Dan Kaminsky tiene la llave americana, y si algún día América desapareciera del mundo, la Red seguiría funcionando y estaría custodiada por las seis llaves que guardan otros seis individuos en el resto del mundo.

Kaminsky navegaba por internet un día de 2008. La conexión era muy lenta y el hacker decidió meterse en las tripas de la Red a ver cómo podía dar alegría a aquello. Una vez ahí dentro, descubrió que había unos errores imponentes en el Sistema de Nombres de Dominio (DNS) que hacían que cualquier intruso pudiera desviar el tráfico de una web a cualquier otro lugar.
Entonces surgió el dilema. Kaminsky tuvo que elegir entre hacer el mal y romper internet o intentar arreglar esos fallos que podían traer de cabeza a millones de personas. El estadounidense fue bueno. Llamó a otros expertos y les propuso reunirse en secreto en un despacho de Microsoft. Al arreglar ese problema con las DNS establecieron las 7 llaves de internet.
La Red, al fin y al cabo, nunca fue diseñada para ser segura, cuenta Kaminsky en este vídeo. Solo querían que funcionase. «Era el terreno de juego de un puñado de frikis como nosotros y luego todos vosotros os apuntasteis», indica. Pero «ahora la responsabilidad de todo recae en nosotros porque la economía global depende de internet».
El experto en seguridad aconseja «mantener separado el ordenador que se usa para acceder al banco de todo lo demás» y asegura que las tablets son muy seguras. «Es mucho más fácil que te roben una contraseña de un disco duro que de un trozo de papel que llevas en el bolsillo».
7 llaves internet
1024x512 02
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Por qué Instagram es la red social favorita de las marcas
Lidia García: «La copla no es un estilo musical, es una cosmovisión»
El festival de obsolescencia reprogramada
Paz por México, Octavio
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies