fbpx
30 de septiembre 2011    /   IDEAS
por
 

Silicon Valley y la Torah

30 de septiembre 2011    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Silicon Valley Pirates
Aaron Levie, de 26 años, fue portada hace unos días del  Financial Times, en su edición “Weekend Magazine”. Es el CEO de Box.net, una startup exitosa radicada en Silicon Valley, con más de 200 empleados. Por desgracia, y a diferencia de cualquier otro colectivo, ya sea social, religioso, sexual o artístico, cuando un cronista menciona la palabra “judío”, se coloca en el punto de mira. Por ello, vayan por delante un par de matizaciones. Tengo muchos amigos judíos en Nueva York, donde he residido largas temporadas, y alguno más en centro Europa, por iguales razones. Dicho esto, vuelvo a Aaron Levie y a sus exitosos compañeros de barrio.
Sam Altman, de 26 años, es el CEO de Loopt, que se lanzó en 2005 y ya cuenta con más de 5 millones de usuarios.
Alexa Andrzejewski, de 27 años, ha fundado Foodspotting hace menos de un años, y su app ya ha tenido más de un millón de descargas.
He leído los cinco primeros libros de la  Torah varias veces, entre otras cosas porque me parecen un  testimonio fascinante de sexo, violencia y rock & roll (en un sentido clásico). Es cierto que literariamente no valen gran cosa, como tampoco son meritorios los Evangelios, pero este tipo de textos escritos por cien manos y mil ojos a través de cien años, tienen su valor precisamente ahí, en ese aliento plural que logró estamparlos en forma de tinta sobre papiro. Luego alguien o algo les dio el equivalente al certificado AENOR, brindando al conjunto verosimilitud y un aroma a autenticidad, como cuando adquirimos un reloj Patek Philip en la Place Vendôme de Paris. Para los curiosos, el llamado Pentateuco de la Biblia, que contiene Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio constituye el inicio de la Torah, que en hebreo podría traducirse como “dar un tiro” (que nadie piense mal, este es un artículo piadoso).
Trip Adler tiene 27 años, y en marzo de 2007 lanzó Scribds, una plataforma social para comentar textos de manera colectiva. Ya tiene más de 75 millones de usuarios mensuales.
Daniel Gross tiene 20 años, consiguió 5 millones de dólares para su startup Greplin (con cierto aroma a Foursquare), que se le ocurrió mientras conducía en Israel camino de una fiesta… Hoy tiene decenas de empleados.
Dave Morin es ya mayor, tiene 30 años. Pero fue cofundador de la plataforma tecnológica que utiliza Facebook. Su red social, llamada Path, limita el número de amigos a 50, para que se parezca más al mundo real.
Y ¿qué puedo decir de Mark Zuckerberg que ustedes no sepan? El señor “Montaña de azúcar” (eso significa su nombre en alemán) nos ha cambiado la vida a todos.
El mencionado y prestigioso suplemento dominical del Financial Times no subraya esta, cuando menos, llamativa coincidencia. Casi todos los CEO de las startups de Silicon Valley son judíos.
Ninguno se llama Rodríguez, ni Mohammed, ni Sandrelli, ni Alexandrevich. Es decir, los  latinos, musulmanes, italianos o rusos, que controlan otros sectores de la economía mundial, no tienen la más mínima probabilidad de triunfar en Silicon Valley.
Mi curiosidad es totalmente interesada, pues estoy intentando lanzar una startup y captar la atención de los inversores. Pero no descanso los sábados, no estoy circuncidado, no me importa comer marisco ni croquetas, ni le hago ascos al jamón.
Y para colmo, soy ateo.

Silicon Valley Pirates
Aaron Levie, de 26 años, fue portada hace unos días del  Financial Times, en su edición “Weekend Magazine”. Es el CEO de Box.net, una startup exitosa radicada en Silicon Valley, con más de 200 empleados. Por desgracia, y a diferencia de cualquier otro colectivo, ya sea social, religioso, sexual o artístico, cuando un cronista menciona la palabra “judío”, se coloca en el punto de mira. Por ello, vayan por delante un par de matizaciones. Tengo muchos amigos judíos en Nueva York, donde he residido largas temporadas, y alguno más en centro Europa, por iguales razones. Dicho esto, vuelvo a Aaron Levie y a sus exitosos compañeros de barrio.
Sam Altman, de 26 años, es el CEO de Loopt, que se lanzó en 2005 y ya cuenta con más de 5 millones de usuarios.
Alexa Andrzejewski, de 27 años, ha fundado Foodspotting hace menos de un años, y su app ya ha tenido más de un millón de descargas.
He leído los cinco primeros libros de la  Torah varias veces, entre otras cosas porque me parecen un  testimonio fascinante de sexo, violencia y rock & roll (en un sentido clásico). Es cierto que literariamente no valen gran cosa, como tampoco son meritorios los Evangelios, pero este tipo de textos escritos por cien manos y mil ojos a través de cien años, tienen su valor precisamente ahí, en ese aliento plural que logró estamparlos en forma de tinta sobre papiro. Luego alguien o algo les dio el equivalente al certificado AENOR, brindando al conjunto verosimilitud y un aroma a autenticidad, como cuando adquirimos un reloj Patek Philip en la Place Vendôme de Paris. Para los curiosos, el llamado Pentateuco de la Biblia, que contiene Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio constituye el inicio de la Torah, que en hebreo podría traducirse como “dar un tiro” (que nadie piense mal, este es un artículo piadoso).
Trip Adler tiene 27 años, y en marzo de 2007 lanzó Scribds, una plataforma social para comentar textos de manera colectiva. Ya tiene más de 75 millones de usuarios mensuales.
Daniel Gross tiene 20 años, consiguió 5 millones de dólares para su startup Greplin (con cierto aroma a Foursquare), que se le ocurrió mientras conducía en Israel camino de una fiesta… Hoy tiene decenas de empleados.
Dave Morin es ya mayor, tiene 30 años. Pero fue cofundador de la plataforma tecnológica que utiliza Facebook. Su red social, llamada Path, limita el número de amigos a 50, para que se parezca más al mundo real.
Y ¿qué puedo decir de Mark Zuckerberg que ustedes no sepan? El señor “Montaña de azúcar” (eso significa su nombre en alemán) nos ha cambiado la vida a todos.
El mencionado y prestigioso suplemento dominical del Financial Times no subraya esta, cuando menos, llamativa coincidencia. Casi todos los CEO de las startups de Silicon Valley son judíos.
Ninguno se llama Rodríguez, ni Mohammed, ni Sandrelli, ni Alexandrevich. Es decir, los  latinos, musulmanes, italianos o rusos, que controlan otros sectores de la economía mundial, no tienen la más mínima probabilidad de triunfar en Silicon Valley.
Mi curiosidad es totalmente interesada, pues estoy intentando lanzar una startup y captar la atención de los inversores. Pero no descanso los sábados, no estoy circuncidado, no me importa comer marisco ni croquetas, ni le hago ascos al jamón.
Y para colmo, soy ateo.

Compártelo twitter facebook whatsapp
En el ojo ajeno: Nespresso no huele…
Diez momentos de la política española dignos de House of Cards
The Odyssey Initiative, en busca de la escuela del siglo XXI
Zoe Cormier: «El hedonismo es una ventaja evolutiva»
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • de decenas de miles de start ups que hay en California haces una selección de solo judios…. Financial times no subraya la «coincidencia» porque no es relevante.
    Aunque son muchos los judios que consiguen el exito, la religion no forma parte de la causa. los judios siendo el 2% de la población americana, son el 20% de los estudiantes en la Ivy League y obviamente no los(as) aceptan por ser judios(as). Yo creo que la diferencia radica en el núcleo familiar y las expectativas en un nucleo familiar judío típico al que probablemente se puede encontrar en otros núcleos.
    Puede ser como en el caso de los asiaticos y su facilidad con numeros, todas las estadisticas muestran que son en porcentage mejores que los occidentales.
    El problema con articulos asi es que luego salen personas diciendo cosas como que la jabad tiene algo que ver, etc

  • para montar algo necesitas pasta, la pasta la tienen los bancos de inversión, los bancos de inversión los tienen los judios. no hacía falta irse tanto por las ramas.
    me parece más significativo lo de los Nobel: lo han ganado ya 173 judios (29% del total de premios concedidos). contando que en todo el mundo no son mas de 14 millones (0,2% de la población mundial) pues… o son muy listos, o los demás somos muy tontos o va a ser que están bien financiados y se apoyan entre ellos.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *