fbpx
16 de julio 2012    /   DIGITAL
por
 

¿Puede un videojuego enseñar al Gobierno a salir de la crisis?

16 de julio 2012    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Entiendo poco de economía. Sé cuántas bolsas de la compra puedo llenar por 40 euros en cada supermercado de Sevilla. También sé, que si aplicara las medidas del Gobierno de Mariano Rajoy al juego de simulación Simcity acabaría hundiendo la economía de una región durante décadas.

SIMCITY, LA SIMULACIÓN DE UNA CRISIS

Simcity es un juego de simulación de gestión de una ciudad o región cuya primera versión data de 1989. Si no lo conoces o no lo recuerdas, en pocas pantallas descubrirás cómo las medidas anticrisis del Gobierno actual no funcionarían en el juego.

Para la simulación utilizo Simcity 3000 (la versión más a mano). Escojo Littleburg, una ciudad propuesta por el juego.

Los impuestos suponen el 5 % de los ingresos de las personas, el comercio y la industria. Hay un equilibrio entre ingresos y gastos públicos. Para nuevas obras públicas y mejorar Servicios aumento los impuestos (hasta el 7 %). Trabajadores y empresarios no muestran oposición a la ligera subida.

MALA GESTIÓN DEL DINERO Y LOS RECURSOS PÚBLICOS

Las arcas municipales tienen dinero suficiente para llevar a cabo obras que dinamicen la economía local. Sin embargo, construyo edificios públicos sin utilidad real, y dos aeropuertos, kilómetros de carreteras y autopistas sin tener en cuenta las necesidades reales de transporte.

En pocos años, los gastos superan a los ingresos. Para mantener la Administración subo los impuestos progresivamente año tras año, pero no reduzco el ritmo de inversiones sin sentido (salvo llenar bolsillos privados a costa del dinero público). Construyo nuevos aeropuertos, autopistas y edificios públicos sin un plan previo.

SUBIR LOS IMPUESTOS COMO PRIMERA MEDIDA ANTICRISIS

La situación es grave y tomo como primera medida subir los impuestos. Suponen hasta el 21 % de los ingresos de los ciudadanos, la industria y el comercio, sin discriminación. Además, recorto las partidas de Sanidad y Educación, y los sueldos de los funcionarios.

La subida de impuestos y la degradación de los servicios públicos provocan el cierre de empresas y negocios. Más de la mitad de la población está en paro. Ciudades vecinas y multinacionales avariciosas proponen tratos desfavorables. (Se permite la construcción de Simcity Vegas, por ejemplo).

El asesor económico sugiere una bajada de impuestos para dinamizar la economía local.

LOS RESCATES SON PARA PAGAR RESCATES

Me arriesgo a no escuchar al asesor financiero y pido un rescate económico. Con la inyección de capital apaciguo a funcionarios y ciudadanos por un tiempo. Pero los intereses son abusivos, y necesito otro rescate. (En este momento sé que el juego sigue los destinos de Grecia). El dinero de cada rescate es empleado en pagar los rescates anteriores. La Administración sigue paralizada, los impuestos siguen en la cota más alta y la economía decrece.

La tensión aumenta entre los ciudadanos. Hay manifestaciones y disturbios en las calles. Policías y bomberos desencantados y sin medios no pueden atajar la oleada de violencia.

Finalmente, los asesores me acusan de mala gestión y me invitan a abandonar el cargo.

CÓMO GANAR ELJUEGO

Los jugadores experimentados saben que bajar los impuestos hasta los tramos iniciales es la única solución para recuperar la economía de la ciudad, así como mantener los servicios públicos en niveles aceptables y una política prudente de inversiones.

La crisis permanecerá durante unos años,  pero a la larga aparecerá superávit.

LA MEJOR ENSEÑANZA DE SIMCITY

¿Emplea el Gobierno medidas propias de un mal jugador de Simcity?

La economía de un país es demasiado compleja para recrearla en un simulador, sin embargo, Simcity enseña que es necesario escuchar a los verdaderos expertos, como lo son los Técnicos del Ministerio de Hacienda, que tienen propuestas para salir de la crisis sin medidas agresivas para los ciudadanos.

Entiendo poco de economía. Sé cuántas bolsas de la compra puedo llenar por 40 euros en cada supermercado de Sevilla. También sé, que si aplicara las medidas del Gobierno de Mariano Rajoy al juego de simulación Simcity acabaría hundiendo la economía de una región durante décadas.

SIMCITY, LA SIMULACIÓN DE UNA CRISIS

Simcity es un juego de simulación de gestión de una ciudad o región cuya primera versión data de 1989. Si no lo conoces o no lo recuerdas, en pocas pantallas descubrirás cómo las medidas anticrisis del Gobierno actual no funcionarían en el juego.

Para la simulación utilizo Simcity 3000 (la versión más a mano). Escojo Littleburg, una ciudad propuesta por el juego.

Los impuestos suponen el 5 % de los ingresos de las personas, el comercio y la industria. Hay un equilibrio entre ingresos y gastos públicos. Para nuevas obras públicas y mejorar Servicios aumento los impuestos (hasta el 7 %). Trabajadores y empresarios no muestran oposición a la ligera subida.

MALA GESTIÓN DEL DINERO Y LOS RECURSOS PÚBLICOS

Las arcas municipales tienen dinero suficiente para llevar a cabo obras que dinamicen la economía local. Sin embargo, construyo edificios públicos sin utilidad real, y dos aeropuertos, kilómetros de carreteras y autopistas sin tener en cuenta las necesidades reales de transporte.

En pocos años, los gastos superan a los ingresos. Para mantener la Administración subo los impuestos progresivamente año tras año, pero no reduzco el ritmo de inversiones sin sentido (salvo llenar bolsillos privados a costa del dinero público). Construyo nuevos aeropuertos, autopistas y edificios públicos sin un plan previo.

SUBIR LOS IMPUESTOS COMO PRIMERA MEDIDA ANTICRISIS

La situación es grave y tomo como primera medida subir los impuestos. Suponen hasta el 21 % de los ingresos de los ciudadanos, la industria y el comercio, sin discriminación. Además, recorto las partidas de Sanidad y Educación, y los sueldos de los funcionarios.

La subida de impuestos y la degradación de los servicios públicos provocan el cierre de empresas y negocios. Más de la mitad de la población está en paro. Ciudades vecinas y multinacionales avariciosas proponen tratos desfavorables. (Se permite la construcción de Simcity Vegas, por ejemplo).

El asesor económico sugiere una bajada de impuestos para dinamizar la economía local.

LOS RESCATES SON PARA PAGAR RESCATES

Me arriesgo a no escuchar al asesor financiero y pido un rescate económico. Con la inyección de capital apaciguo a funcionarios y ciudadanos por un tiempo. Pero los intereses son abusivos, y necesito otro rescate. (En este momento sé que el juego sigue los destinos de Grecia). El dinero de cada rescate es empleado en pagar los rescates anteriores. La Administración sigue paralizada, los impuestos siguen en la cota más alta y la economía decrece.

La tensión aumenta entre los ciudadanos. Hay manifestaciones y disturbios en las calles. Policías y bomberos desencantados y sin medios no pueden atajar la oleada de violencia.

Finalmente, los asesores me acusan de mala gestión y me invitan a abandonar el cargo.

CÓMO GANAR ELJUEGO

Los jugadores experimentados saben que bajar los impuestos hasta los tramos iniciales es la única solución para recuperar la economía de la ciudad, así como mantener los servicios públicos en niveles aceptables y una política prudente de inversiones.

La crisis permanecerá durante unos años,  pero a la larga aparecerá superávit.

LA MEJOR ENSEÑANZA DE SIMCITY

¿Emplea el Gobierno medidas propias de un mal jugador de Simcity?

La economía de un país es demasiado compleja para recrearla en un simulador, sin embargo, Simcity enseña que es necesario escuchar a los verdaderos expertos, como lo son los Técnicos del Ministerio de Hacienda, que tienen propuestas para salir de la crisis sin medidas agresivas para los ciudadanos.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La ley Gordon: cuando Instagram puede arruinarte la vida
Parlem / Hablemos
¿Pintan los androides cuadros eléctricos?
Cuando ir a la ofi es ir al café
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 71
  • Toda la razón. Los niños siempre dicen la verdad y para ellos es todo muy simple. Después crecen, empiezan a complicar las cosas, a no decir la verdad… y si no es les pone en el sitio la cosa acaba en rescate.

  • Siempre que he jugado a SimCity y he empezado a utilizar la financiación a través de prestamos se ha ido todo al garete. La única manera de hacer que la cosa avance es pensarse las inversiores y realizarlas a largo plazo.
    Las centrales por ejemplo, no se pueden comprar por partes, pero si los puertos y aeropuertos. No digamos ya las carreteras, autopistas o vías de tren.
    ¡Vivir del futuro (con créditos) sólo podía significar que el futuro te estuviera esperando con un buen bate de beisbol!.

  • No sé qué algoritmos usan en Sim city para regular los flujos economicos pero para mi que la realidad es bastante mas caotica y alejada de formulas empiricas…

    En cualquier caso, otra deliciosa muestra de periodismo interesante y entretenido, gracias Yoro!

    Vicente

  • La pregunta es… cuanto nos queda para llegar a la imagen 8-Disturbios y quemar algunos bancos??

    Hasta entonces creo que deberíamos de hacer el «AÑO SIN IVA» o pagar con billetes del monopoly… ¿se podrá simular tambien?

  • ¿Te han dicho ya que en la version 1.0 se podia subir los impuestos justo el dia antes del cobro (ahem, en Navidad, como la paga extra desaparecida), cobrar a tope, bajarlos el dia 2 de enero, y luego los ciudadanos no se acordaban y se lo volvias a hacer año tras año?

  • El tema no está sólo en los impuestos. Los impuestos son necesarios para garantizar el bienestar social. Y para eso los impuestos han de ser progresivos y han de invertirse en el Estado para que los ciudadanos tengan una cobertura sanitaria y educativa universal, entre otros servicios básicos. También los impuestos podrían servir para pagar el agua o la electricidad. Y evidentemente no tiene sentido que la gente pague muchos impuestos si su salario es bajo, porque la economía se estanca, y menos sentido tiene aun subir los impuestos mientras se recortan los servicios públicos, es una contradicción absoluta.

    Lo mejor sería que todo el mundo viviera bien, algo así como el socialismo:

    Salarios Altos -> Impuestos Medios -> Servicios Públicos Gratuitos + Consumo

    Pero hoy en día las cosas van al revés:

    Salarios Bajos -> Impuestos Altos -> Servicios Públicos Deficitarios + Bajo Consumo.

    Los salarios bajan y los impuestos de la gente suben, bajando el consumo. Pero además, lo que se recauda con los impuestos no se destina a los servicios públicos, ya que éstos se privatizan. Los impuestos son destinados únicamente al pago de la deuda privada que ha contraido la banca privada.

    Una estafa!!!

    • «Lo mejor sería que todo el mundo viviera bien, algo así como el socialismo:

      Salarios Altos -> Impuestos Medios -> Servicios Públicos Gratuitos + Consumo»

      Jjajajajaja, ay… ajajjajaja :_________D

    • No, no, la banca privada no, las Cajas de Ahorros, que estaban gobernadas por políticos: hay una leyenda montada sobre los pagos a «los banqueros» que no se sostiene por la evidencia. Eso sí, cuando en los años estupendos todo el mundo se compraba una casa con hipotecas que abarcaban más del 80% del valor del inmueble (o se sobretasaba el inmueble para que colara la hipoteca) o más del 30% de la renta disponible, allí nadie protestaba. No, desde luego los que ahora protestan por los deshaucios. Además de hay otra contradicción: los servicios públicos se pagan con impuestos, el estado del bienestar se paga con impuestos, es paradójico que ahora todo el mundo que defienda esa formula de buscar la prosperidad se queje de subir los impuestos que antes habían bajado. Si hay menos ingresos o se cortan los gastos, o se suben los ingresos o se aumenta la deuda. Si aumenta la deuda, aumenta el coste de pagarla hasta que llega un punto en que se come los ingresos… obligando a más deuda. Es importante saber qué ha pasado para llegar hasta aquí, pero no puedes olvidarte de que ahora has de salir de aquí: y en economía no hay nada mágico.

      Por cierto: por muy de acuerdo que pueda estar yo con la formulación que haga SIMCITY, nadie debe olvidar que es un algoritmo y un algoritmo no está exento de ideología (llamadlo sesgos). Si alguien hiciera un SIMCITY bajo supuestos socialistas (por cierto, qué extraña formulación de socialismo la que leo, se ve que la ESO ha hecho mucho daño: el socialismo consiste en anular la propiedad privada si nos atendemos a la literalidad de sus teóricos fundadores y lo que fue el llamado socialismo real) ya se aseguraría de que el mundo sería maravilloso en una sociedad sin clases. Porque es un juego.

      • Puestos a olvidar, te olvidas que segun los gráficos de retoques de IVA/Recaudación, puedes ver que al menos en España, cada vez que se ha subido el IVA se ha reducido la recaudación, porque se redujo el consumo. Eso de que si subes los impuestos recudas más es un recurso estupido y carente de hechos fehacientes que usais muchos, no es más que una falacia. Al reducir impuestos, haces que la gente tenga más para gastar, por lo tanto compra más y sin haberlos subido paga más (y tiene más, recordemos la obsesión española del «tanto tengo tanto valgo»).

      • Gracias, Gonzalo,

        Tus comentarios siempre son ilustrativos.

        Y es verdad que tenemos que salir de aquí. Produce impotencia escuchar al ministro de Economía decir que no hay otra salida que los recortes, desoyendo las recomendaciones de los técnicos de Hacienda.

      • Lo que dice Gonzalo Martin tiene mucha razon. Concuerdo que el supuesto «boom inmobiliario» (parecido al mismo «boom inmobiliario» de estados unidos sin restricciones) fue lo que deribada en el mismo hoyo que ahora estados unidos està y a lo que España se queja. Hay que conocer los pasos previos a la caida. Yo pienso, que en una economia hay q ponerle limites o mejor dicho llevarle un control pero haveces hay cosas que superan a lo justo y representa lo propio.
        Esa crisis que esta pasando España me hace acordar a algo de la crisis del 2001 que atraveso la Argentina. Por lo que veo y puedo llegar a suponer, si es que toman las cosas justamente, es que no van a pasar lo que la Argentina paso. Por ese lado quedense tranquilos, no se puede aniquilar facilmente una generacion pensante en España pero ante cualquier duda sigan defendiendo derechos que les correspondia.

    • Ya estamos diciendo tonterías, medida de izquierdas sería subir los impuestos para ofrecer más servicios públicos, no subir los impuestos para compensar una mala gestión. Y vete a decirle a los keynesianos que son de izquierdas por utilizar el gasto del Estado como herramienta dinamizadora de la economía…

  • El artículo está muy bien. Hubiera estado mejor dar más papel a los 4 años de gestión de ZP que a seis meses de Rajoy, pero claro, ¿para qué ser honestos? ¿eh?

    • ¿Lo de malgastar dinero público sin control se ha hecho en estos últimos 6 meses?.
      Guau, se han alterado las leyes de la fisica, juraria que estuvimos como 15 años con ese trote en la que se inauguraban aeropuertos que no tenian aviones, se inauguraban teatros con gastos de 1.000.000 en canapés, abrir uan y otra vez las mismas zanjas, etc … Rolleye

      • Hola, Bitelchús,

        En el texto encontrarás, justo debajo de la captura de pantalla del aeropuerto, lo siguiente:

        «En pocos AÑOS, los gastos superan a los ingresos. Para mantener la Administración subo los impuestos progresivamente AÑO tras AÑO, pero no reduzco el ritmo de inversiones sin sentido».

        En Simcity no se crea una crisis en un año, si no tras varios ejercicios. Lo que está claro es que subir los impuestos de manera abusiva no funciona como medida anticrisis.

  • Muy, pero que muy buen artículo. Quizá faltó mencionar algo. Digamos que en SIM CITY premiara todo el dinero que pudieras «sustraer» de las ciudades y que ese fuera uno de los «score» más importantes. Es decir, que al empezar tú pudieras elegir qué tipo de «dios-gobernante» querrías ser y que en función de esto tus puntos sumaran según, por ejemplo, la cantidad de ciudadanos (tamaño de la ciudad), felicidad y longevidad (estado del bienestar), o al estilo Tropico (forrarte sin parar evitando una revolución). ¿No sería divertido para el jugador (en este caso el Presidente)? ¿Exprimir al máximo posible la ciudad-nación para, bordeando la delgada línea roja, ingresar el máximo dinero posible evitando por los pelos la quiebra? Y sabiendo que el juego se termina felizmente cada cuatro años, pase lo que pase, ¿no te daría eso una sensación de impunidad y logro?

    Habría que incluir sistemas de control como el control de la información (prensa escrita, TV, ocio, etc.) y los sobornos a los «elementos desestabilizadores/revolucionarios»…

    Gracias de nuevo!!!

  • Muy buena simulación pero encuentro un fallo grave, partes de unos impuestos de 5% y los subes al 21%, una subida de 16 puntos, en la realidad los impuestos empezaban en un 16%, paso a un 18% y ahora a un 21%. es decir una subida de 5 puntos.

    Podrías probar a subir tus impuestos 5 puntos, hasta el 10% y nos cuentas.

    un saludo!

    • Gracias por tu comentario, Javier,

      De hecho, la simulación está hecha como dices. En el texto digo:

      «Para mantener la Administración subo los impuestos PROGRESIVAMENTE año tras año, pero no reduzco el ritmo de inversiones sin sentido».

      La última subida pasa del 15 al 21.

      Gracias de nuevo, : )

    • Gracias por tu comentario, Javier,

      En el texto está:

      «Para mantener la Administración subo los impuestos PROGRESIVAMENTE año tras año, pero no reduzco el ritmo de inversiones sin sentido».

      Se ha pasado pues por varios tramos, antes de llegar al 21 por ciento.

      Gracias, : )

  • Yo llegué a encontrar un bug en el simcity 3000, cuando el gráfico del valor llegaba hasta arriba, porque el 90% del territorio de la ciudad tenía valor astronómico, el gráfico colapsaba y empezaba desde abajo como si ya no tubiese valor alguno y tenía siempre que poner un barrio pobre para que el gráfico no llegara al máximo XDD.

    Mi estrategia era aumentar el valor del terreno mediante la construcción de zonas verdes y zonas singulares una vez conseguida una población base suficiente, poco a poco iba eliminando barrios medios pero con educación excelente, para ir poniendo barrios de valor astronómico. Los impuestos siempre bajos y la delincuencia bajo control. La ciudad prosperaba exponencialmente y al final sólo había rascacielos por todas partes, la educación y la salud al máximo, superavit infinito y impuestos rozando el 0%.

    En fin, mi estrategia era, educación al máximo, una ciudad bonita donde la gente quiera vivir e impuestos bajos. Y sin utilizar trucos ni nada, que conste.

  • SIEMPRE he dicho esto, ¡siempre! Soy un fan absoluto de ‘Sim City 3000’ (le he dedicado una interminable cantidad de horas) y por fin leo un artículo que dice lo que siempre he pensado.

    Allá donde construyas centros culturales (escuelas, institutos, museos, bibliotecas, etc.), crece el nivel de vida. Las políticas medioambientales, incrementan el nivel de vida aún más, y jugar con dinero prestado para pagar una errónea política económica, sólo puede terminar con la partida.

    Y así es la vida real. Este videojuego refleja la política, por ejemplo, escandinava: grandes esfuerzos en políticas culturales, sociales y medioambientales y un uso razonable del dinero, dan como fruto naciones prósperas.

    Meanwhile, in Spain… El idiota de turno se preocupa por los bancos y «la economía». ¿A quién le importa «la economía» si no hay políticas culturales y medioambientales? ¿Qué clase de descerebrado puede ejecutar determinadas políticas económicas sin tener en cuenta lo más básico y elemental, como es la cultura del país?

    Gracias por el artículo, un gran ejemplo.

  • Pingback: Anónimo
  • Hay una pregunta que este juego no puede responder ni simular y es. ¿Cuantos millones ha ganado el alcalde y sus amiguetes mientras la ciudad se ha destruido?.
    En el mundo real, los poderosos no luchan para sacar adelante un país, sino para forrarse ellos. Y si el país arde por los cuatro costados, para eso están las islas del caribe.
    El modelo que sigue España es el de México. Un país destruido y en manos de los narcotraficantes; pero con 50 mexicanos en la lista Forbes y uno de ellos en el úmero 1. España ya tiene a Amancio Ortega en el número 5

  • He jugado a éste juego desde que salió y aún lo sigo teniendo en CD, porque yo soy un romántico.

    Y si: si convalidaran las horas que yo he echado jugando al SC3000 estoy convencido de que podría gobernar mejor que la mayoría de los políticos de España, a menos que te aparezca un tornado y se te lleve medio barrio pijo.

    En realidad, cualquiera podría gobernar mejor que nuestros políticos, para qué engañarnos.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *