13 de enero 2012    /   DIGITAL
por
 

Simon Phipps: «Olvidaos de licencias y pensad en libertad»

13 de enero 2012    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Simon Phipps tenía 20 minutos. Iba a hablar de ‘software freedom’. Pero antes de empezar, advirtió: “Quiero que de todo lo que diga hoy, recordéis dos cosas. Una: las comunidades son muy importantes. Dos: una persona no puede influir en una comunidad si no forma parte de ella”.

Era el principio de una charla que el programador y defensor del software freedom ofreció ayer en el Open Source World Conference que se está celebrando en Granada.

Phipps descubrió en 1998 el open source y desde entonces es uno de los grandes defensores de los sistemas colaborativos. Pero sobre este término hizo una aclaración: “Quiero hacer énfasis en el aspecto de libertad del software libre (lo que él siempre nombra como Software freedom) más que en el de su gratuidad”.

Phipps repasó las cuatro libertades del software libre. “Libertad de uso (no hay por qué establecer ninguna relación con una empresa ni hay que pagar por ello). Libertad para estudiarlo (la documentación es accesible a todo el mundo y está a disposición de todo el mercado). Libertad para modificarlo (muy pocos usuarios intervienen en la programación y desarrollo de un software pero es muy importante que cualquier persona experta pueda contribuir a su mantenimiento, pueda hacerlo crecer o pueda devolverle el atractivo cuando el público ya haya perdido su interés por él. Es un desarrollo adulto). Libertad de distribución (así crece mucho más rápido)”.

La Unión Europea y España trabajan desde hace años en el desarrollo de software libre, pero, para Phipps, “no es suficiente aplicar una política abierta. Los ciudadanos tienen que contribuir en el crecimiento de las licencias abiertas”.

“El copyright no está interesado en la libertad de las personas ni en proporcionar ningún tipo de libertades. Solo está preocupado por recaudar dinero. Las personas que utilizan licencias privativas no están contribuyendo al crecimiento de la comunidad. Solo les importa sus ganancias económicas”, indicó. “Todo el mundo debería echar un vistazo a las compañías con las que establece algún tipo de contrato”.

“Para el software libre es muy importante el compromiso de los individuos”, enfatizó. “En una comunidad de open source las personas están trabajando en una comunidad”.

Su recomendación: “Olvidaos de las licencias y pensad en la libertad”.

Simon Phipps tenía 20 minutos. Iba a hablar de ‘software freedom’. Pero antes de empezar, advirtió: “Quiero que de todo lo que diga hoy, recordéis dos cosas. Una: las comunidades son muy importantes. Dos: una persona no puede influir en una comunidad si no forma parte de ella”.

Era el principio de una charla que el programador y defensor del software freedom ofreció ayer en el Open Source World Conference que se está celebrando en Granada.

Phipps descubrió en 1998 el open source y desde entonces es uno de los grandes defensores de los sistemas colaborativos. Pero sobre este término hizo una aclaración: “Quiero hacer énfasis en el aspecto de libertad del software libre (lo que él siempre nombra como Software freedom) más que en el de su gratuidad”.

Phipps repasó las cuatro libertades del software libre. “Libertad de uso (no hay por qué establecer ninguna relación con una empresa ni hay que pagar por ello). Libertad para estudiarlo (la documentación es accesible a todo el mundo y está a disposición de todo el mercado). Libertad para modificarlo (muy pocos usuarios intervienen en la programación y desarrollo de un software pero es muy importante que cualquier persona experta pueda contribuir a su mantenimiento, pueda hacerlo crecer o pueda devolverle el atractivo cuando el público ya haya perdido su interés por él. Es un desarrollo adulto). Libertad de distribución (así crece mucho más rápido)”.

La Unión Europea y España trabajan desde hace años en el desarrollo de software libre, pero, para Phipps, “no es suficiente aplicar una política abierta. Los ciudadanos tienen que contribuir en el crecimiento de las licencias abiertas”.

“El copyright no está interesado en la libertad de las personas ni en proporcionar ningún tipo de libertades. Solo está preocupado por recaudar dinero. Las personas que utilizan licencias privativas no están contribuyendo al crecimiento de la comunidad. Solo les importa sus ganancias económicas”, indicó. “Todo el mundo debería echar un vistazo a las compañías con las que establece algún tipo de contrato”.

“Para el software libre es muy importante el compromiso de los individuos”, enfatizó. “En una comunidad de open source las personas están trabajando en una comunidad”.

Su recomendación: “Olvidaos de las licencias y pensad en la libertad”.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cómo sacar posts de los trending topics
Apps y iPads para orangutanes
Keep Walking, la app del millón de pasos
Se busca nuevo Apple para reemplazar al sucesor de Microsoft
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad