fbpx
23 de septiembre 2015    /   BUSINESS
por
 

¿A qué sabe un vino de cereza?

23 de septiembre 2015    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Muchos de los que piensan en un vino de cereza se lo imaginan «para postres, dulce y de poco interés». Por eso se sorprenden cuando descubren el caldo que Sirot obtiene de las cerezas. En las catas a ciegas, más del 90% de los catadores no detectaron que se trataba de un vino de cereza. «Intuían que se podía tratar de un nuevo varietal, pero no de un fruto diferente a la vid», recuerda Josep Badell, su creador. «No lo encuentran facilón ni marciano, sino interesante».
CIRERA-ESCLAFADA
Cuando Badell tuvo la idea, tenía claro que no quería que fuera «el típico vino dulzón con sabor a caramelo Kojak que todo el mundo espera». Su viaje comenzó en su masía de Torrelles de Llobregat. Una zona que, junto con Sant Climent de Llobregat, lleva más de cien años produciendo cerezas. «Tiene una tradición cerecera muy anterior a la de El Jerte», explica Badell, que no descarta instalar su segunda bodega en El Jerte, cuyo mercado natural es Madrid. Cinco años después de ese arranque, está orgulloso de haber conseguido un vino 100% de cereza, «nada de maceraciones ni coupages con vinos tradicionales». Sirot se produce en una antigua bodega de vino tradicional con técnicas parecidas a las utilizadas en el vino de uva. «Bebe de la tradición enológica catalana», dice Badell.
flors-cirerrrs
¿A qué sabe el vino de cereza? «Se trata de un vino de cereza tinto, seco, afrutado y aromático. Es amable, sin asperezas, sin sabores fuertes y alcohólicos», dice Badell, tratando de traducir los sentidos a palabras. «De la misma forma que el vino no sabe a uva, el vino de cereza Sirot no sabe a cereza», añade. «Sabe a vino, con todos sus matices, y tanto el sabor como el olor pueden recordar a los frutos rojos en general, pero sin tomar un protagonismo excesivo». Los vinos de cereza que saben a cereza, existentes en otros países, «no resultan muy interesantes para el amante del vino». En su caso, los aromas aparecen tras la fermentación y se van trabajando con la maduración en barrica. De la cereza se extrae aquello que la representa: su acidez cítrica, su amargo característico y su color rojo intenso. 
A Badell le gustaría posicionar su vino de cereza como un producto gourmet. También habla de su poder de seducción. «No diré que sea un afrodisíaco, pero sí afirmo que, cuando se bebe entre dos, no sobra ni una gota. Y ya sabemos lo que puede venir después…»
IMG_3334
Sirot está despertando curiosidad en el sector hostelero. Los restaurantes ven en el vino de cereza «una oportunidad de diferenciarse y una nueva vía de maridaje», ya que es «transversal en la mesa» y puede servirse con quesos, arroces, carnes, pescados, marisco e incluso postres.
Sirot se encuentra en fase de financiación. A través de Verkami, es posible reservar una de las 10.000 botellas que verán la luz a finales de 2016. Badell espera situarse en 2020 en torno a las 50.000 botellas. También están empezando a abrir vías para su exportación a Estados Unidos, Reino Unido, China, Japón, México y la Europa comunitaria.
De la cereza, como del cerdo, no se desaprovecha nada. Aparte de las cinco variedades de vinos de cereza, Sirot elabora otros productos relacionados con esta fruta: vinagres balsámicos, esencias para cócteles, cerezas deshidratadas, huesos de cereza para cojines cervicales. Completan la oferta con experiencias relacionadas con la cereza y la gastronomía, tales como catas en medio de los cerezos en flor o actividades familiares de recolecta.
Los ayuntamientos de la zona están muy interesados en su actividad, dado que aprovechan los excedentes anuales de cereza que se solían desechar cada año y los convierten en vino y otros productos, lo que favorece la economía local. «Además, somos muy sostenibles y no emitimos residuos», dice Badell.
SIROT-NEGRE-2013

Muchos de los que piensan en un vino de cereza se lo imaginan «para postres, dulce y de poco interés». Por eso se sorprenden cuando descubren el caldo que Sirot obtiene de las cerezas. En las catas a ciegas, más del 90% de los catadores no detectaron que se trataba de un vino de cereza. «Intuían que se podía tratar de un nuevo varietal, pero no de un fruto diferente a la vid», recuerda Josep Badell, su creador. «No lo encuentran facilón ni marciano, sino interesante».
CIRERA-ESCLAFADA
Cuando Badell tuvo la idea, tenía claro que no quería que fuera «el típico vino dulzón con sabor a caramelo Kojak que todo el mundo espera». Su viaje comenzó en su masía de Torrelles de Llobregat. Una zona que, junto con Sant Climent de Llobregat, lleva más de cien años produciendo cerezas. «Tiene una tradición cerecera muy anterior a la de El Jerte», explica Badell, que no descarta instalar su segunda bodega en El Jerte, cuyo mercado natural es Madrid. Cinco años después de ese arranque, está orgulloso de haber conseguido un vino 100% de cereza, «nada de maceraciones ni coupages con vinos tradicionales». Sirot se produce en una antigua bodega de vino tradicional con técnicas parecidas a las utilizadas en el vino de uva. «Bebe de la tradición enológica catalana», dice Badell.
flors-cirerrrs
¿A qué sabe el vino de cereza? «Se trata de un vino de cereza tinto, seco, afrutado y aromático. Es amable, sin asperezas, sin sabores fuertes y alcohólicos», dice Badell, tratando de traducir los sentidos a palabras. «De la misma forma que el vino no sabe a uva, el vino de cereza Sirot no sabe a cereza», añade. «Sabe a vino, con todos sus matices, y tanto el sabor como el olor pueden recordar a los frutos rojos en general, pero sin tomar un protagonismo excesivo». Los vinos de cereza que saben a cereza, existentes en otros países, «no resultan muy interesantes para el amante del vino». En su caso, los aromas aparecen tras la fermentación y se van trabajando con la maduración en barrica. De la cereza se extrae aquello que la representa: su acidez cítrica, su amargo característico y su color rojo intenso. 
A Badell le gustaría posicionar su vino de cereza como un producto gourmet. También habla de su poder de seducción. «No diré que sea un afrodisíaco, pero sí afirmo que, cuando se bebe entre dos, no sobra ni una gota. Y ya sabemos lo que puede venir después…»
IMG_3334
Sirot está despertando curiosidad en el sector hostelero. Los restaurantes ven en el vino de cereza «una oportunidad de diferenciarse y una nueva vía de maridaje», ya que es «transversal en la mesa» y puede servirse con quesos, arroces, carnes, pescados, marisco e incluso postres.
Sirot se encuentra en fase de financiación. A través de Verkami, es posible reservar una de las 10.000 botellas que verán la luz a finales de 2016. Badell espera situarse en 2020 en torno a las 50.000 botellas. También están empezando a abrir vías para su exportación a Estados Unidos, Reino Unido, China, Japón, México y la Europa comunitaria.
De la cereza, como del cerdo, no se desaprovecha nada. Aparte de las cinco variedades de vinos de cereza, Sirot elabora otros productos relacionados con esta fruta: vinagres balsámicos, esencias para cócteles, cerezas deshidratadas, huesos de cereza para cojines cervicales. Completan la oferta con experiencias relacionadas con la cereza y la gastronomía, tales como catas en medio de los cerezos en flor o actividades familiares de recolecta.
Los ayuntamientos de la zona están muy interesados en su actividad, dado que aprovechan los excedentes anuales de cereza que se solían desechar cada año y los convierten en vino y otros productos, lo que favorece la economía local. «Además, somos muy sostenibles y no emitimos residuos», dice Badell.
SIROT-NEGRE-2013

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cinco siglos de impagos de deudas soberanas
Morror, el espejo que te enseña a maquillarte
La Libre: Esta casa es una librería
Barqet: una transición entre zapato y zapatilla
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *