fbpx
16 de junio 2014    /   IDEAS
por
 

Snake Man, un superhéroe contra las prospecciones petrolíferas en Ibiza

16 de junio 2014    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Más vale cien «Ibiza diu no» que un «Nunca mais». El fantasma del Prestige sobrevuela desde hace un par de años los dos archipiélagos españoles, Canarias y Baleares, amenazadas por sendas prospecciones de pozos de petróleo en sus respectivos fondos marinos. El petróleo, esa savia de la Tierra gestada a fuego lento durante milenios, mueve la economía pero su extracción emponzoña la biosfera bajo la que se asienta, a veces irreversiblemente.
snake00
En un inusual ejercicio de unanimidad toda la sociedad ibicenca clama como una sola voz contra el proyecto de prospección de Cairn Energy en el Golfo de Valencia, a apenas 35 kilómetros de sus costas. Un vertido –advierten los oceonógrafos-  provocaría la llegada de petróleo a la emblemático islote de Es Vedrá en menos de 40 horas. Y el vertido no es accidental sino consustancial a la operación extractiva: al menos el 1% del petróleo se pierde durante la extracción en el medio marino…
… A no ser que lo evite Snake Man.
Snake Man es un superhéroe surgido al calor del movimiento Ibiza diu no, surgido espontáneamente en las redes sociales y utilizando el desnudo como bandera. Aliado con la diosa Tanit (uno de los símbolos del pasado fenicio de la isla) y por los personajes más pintorescos de las Pitiusas, Snake Man se enfrenta en dos cómics (el tercero está a punto de salir) a los supervillanos, Ratón y Falcon Loco, que «no solo están destruyendo la fauna y la flora con las plataformas petrolíferas, sino que además distribuyen una droga mortal». Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.
IMAG0251
El verdadero Snake Man es un francés con casi 20 años de residencia en Ibiza y empresario hostelero cuyo verdadero nombres es… ¡Snake Man! «Todo el mundo me conoce así, ni mi propio hijo sabe mi nombre», me cuenta teatralmente. El sobrenombre le viene de un espectáculo con serpientes que hacía en tiempos remotos.
Igual que sucede en el «mundo real» (si es que esa distinción tiene algún sentido), en el cómic se han involucrado buena parte de los poderes fácticos de la isla, especialmente los emporios turísticos: Ushuaia, Amnesia, Piratas de Ibiza, Hierbas Ibicencas… y Gusto Gusto, ¡el restaurante del mismísimo Snake Man! Si prosperan las prospecciones, Ibiza está condenada y con ella el gigantesco negocio montado en torno a sus playas y sobre todo su fiesta, cuya fama trasciende fronteras. Los empresarios –pero también los políticos y toda la ciudadanía- lo saben, y respaldan a Snake Man, Ibiza diu No y Alianza Mar Blanca, en grado creciente de seriedad.
El apoyo de las empresas citadas viene en forma de product placement, nada sutil, todo hay que decirlo: inopinadamente, los personajes aparecen tomando una copa en Base en una viñeta o pinchando en Ibiza Global Radio en la siguiente.
Pero no hay superhéroe sin contradicciones, como bien nos enseñó Batman: Snake Man se mueve en sus pesquisas por la isla subido en tremendos deportivos, sospechosos de dilapidar combustible a depósito lleno, y el desfile de yates, motos y helicópteros de gama alta es… en fin, real como la isla misma.
Le transmito esta paradoja al superhéroe, que alega que «en la realidad paralela del cómic los cochazos se mueven con energías limpias». Buen quiebro, extraído del mismo manual de Greenpeace, que el pasado 12 de junio fondeó su buque insignia, el Rainbow Warrior, en el puerto de Ibiza para denunciar las prospecciones pretendidas por Cairn Energy y Repsol (los supervillanos). La organización ecologista promueve un (improbable) futuro basado completamente en energías limpias, pero todo a nuestro alrededor se mueve gracias al crudo contaminante: los aviones que llegan repletos de turistas ávidos de fiesta y playa, los autos locos del rally de multimillonarios, las furgonetas de los hippies y la Vespa de este cronista. La economía de la isla se hundiría si no fuera por el oro negro y sus derivados y, sin embargo, no queremos que lo saquen de debajo de nuestros pies. Mejor del Golfo Pérsico, de Nigeria o de Venezuela, que allí no mancha.
¡Haz algo, Snake Man!
Más información sobre Snake Man la Alianza Mar Blava. Este artículo de Diagonal explica muy bien en qué consisten y cuáles son los riesgos asociados a las prospecciones petrolíferas en el Mediterráneo.
Por eso mismo:
Diez corporaciones del mundo real que parecen salidas de la mente de un supervillano

Y este soy yo, treinta años después, con la misma ropa y la misma cara de panoli»

Decálogo Robin Hood: Diez cosas que puedes hacer hoy mismo para reducir el abismo entre ricos y pobres

Un submarino nuclear ruso rescata un barco a la deriva

Más vale cien «Ibiza diu no» que un «Nunca mais». El fantasma del Prestige sobrevuela desde hace un par de años los dos archipiélagos españoles, Canarias y Baleares, amenazadas por sendas prospecciones de pozos de petróleo en sus respectivos fondos marinos. El petróleo, esa savia de la Tierra gestada a fuego lento durante milenios, mueve la economía pero su extracción emponzoña la biosfera bajo la que se asienta, a veces irreversiblemente.
snake00
En un inusual ejercicio de unanimidad toda la sociedad ibicenca clama como una sola voz contra el proyecto de prospección de Cairn Energy en el Golfo de Valencia, a apenas 35 kilómetros de sus costas. Un vertido –advierten los oceonógrafos-  provocaría la llegada de petróleo a la emblemático islote de Es Vedrá en menos de 40 horas. Y el vertido no es accidental sino consustancial a la operación extractiva: al menos el 1% del petróleo se pierde durante la extracción en el medio marino…
… A no ser que lo evite Snake Man.
Snake Man es un superhéroe surgido al calor del movimiento Ibiza diu no, surgido espontáneamente en las redes sociales y utilizando el desnudo como bandera. Aliado con la diosa Tanit (uno de los símbolos del pasado fenicio de la isla) y por los personajes más pintorescos de las Pitiusas, Snake Man se enfrenta en dos cómics (el tercero está a punto de salir) a los supervillanos, Ratón y Falcon Loco, que «no solo están destruyendo la fauna y la flora con las plataformas petrolíferas, sino que además distribuyen una droga mortal». Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.
IMAG0251
El verdadero Snake Man es un francés con casi 20 años de residencia en Ibiza y empresario hostelero cuyo verdadero nombres es… ¡Snake Man! «Todo el mundo me conoce así, ni mi propio hijo sabe mi nombre», me cuenta teatralmente. El sobrenombre le viene de un espectáculo con serpientes que hacía en tiempos remotos.
Igual que sucede en el «mundo real» (si es que esa distinción tiene algún sentido), en el cómic se han involucrado buena parte de los poderes fácticos de la isla, especialmente los emporios turísticos: Ushuaia, Amnesia, Piratas de Ibiza, Hierbas Ibicencas… y Gusto Gusto, ¡el restaurante del mismísimo Snake Man! Si prosperan las prospecciones, Ibiza está condenada y con ella el gigantesco negocio montado en torno a sus playas y sobre todo su fiesta, cuya fama trasciende fronteras. Los empresarios –pero también los políticos y toda la ciudadanía- lo saben, y respaldan a Snake Man, Ibiza diu No y Alianza Mar Blanca, en grado creciente de seriedad.
El apoyo de las empresas citadas viene en forma de product placement, nada sutil, todo hay que decirlo: inopinadamente, los personajes aparecen tomando una copa en Base en una viñeta o pinchando en Ibiza Global Radio en la siguiente.
Pero no hay superhéroe sin contradicciones, como bien nos enseñó Batman: Snake Man se mueve en sus pesquisas por la isla subido en tremendos deportivos, sospechosos de dilapidar combustible a depósito lleno, y el desfile de yates, motos y helicópteros de gama alta es… en fin, real como la isla misma.
Le transmito esta paradoja al superhéroe, que alega que «en la realidad paralela del cómic los cochazos se mueven con energías limpias». Buen quiebro, extraído del mismo manual de Greenpeace, que el pasado 12 de junio fondeó su buque insignia, el Rainbow Warrior, en el puerto de Ibiza para denunciar las prospecciones pretendidas por Cairn Energy y Repsol (los supervillanos). La organización ecologista promueve un (improbable) futuro basado completamente en energías limpias, pero todo a nuestro alrededor se mueve gracias al crudo contaminante: los aviones que llegan repletos de turistas ávidos de fiesta y playa, los autos locos del rally de multimillonarios, las furgonetas de los hippies y la Vespa de este cronista. La economía de la isla se hundiría si no fuera por el oro negro y sus derivados y, sin embargo, no queremos que lo saquen de debajo de nuestros pies. Mejor del Golfo Pérsico, de Nigeria o de Venezuela, que allí no mancha.
¡Haz algo, Snake Man!
Más información sobre Snake Man la Alianza Mar Blava. Este artículo de Diagonal explica muy bien en qué consisten y cuáles son los riesgos asociados a las prospecciones petrolíferas en el Mediterráneo.
Por eso mismo:
Diez corporaciones del mundo real que parecen salidas de la mente de un supervillano

Y este soy yo, treinta años después, con la misma ropa y la misma cara de panoli»

Decálogo Robin Hood: Diez cosas que puedes hacer hoy mismo para reducir el abismo entre ricos y pobres

Un submarino nuclear ruso rescata un barco a la deriva

Compártelo twitter facebook whatsapp
La embajada holandesa del ciclismo
Un grupo de biohackers demuestra que el carísimo EpiPen se puede producir por 30 dólares
¿Puede la filosofía mejorar tu empresa?
Malcolm Gladwell echa abajo el mito de David y Goliat
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Y la foto q ilustra este post se justifica pq… vosotr@s diréis… no a las extracciones si ha seguir codificando. Os merecéis un mundo mejor, nosotras también.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *