8 de enero 2014    /   DIGITAL
por
 

Las apps que hacen que ser un gandul salga caro

8 de enero 2014    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Diciembre haciendo clic aquí.

Una vez vencida la vergüenza de ser un vago, lo cierto es que hacerse el remolón y levantarse tarde no tiene más consecuencias que el oprobio de la sociedad y la pérdida de trabajo. Como ya no tenemos trabajo, sólo queda la deshonra. O quedaba, hasta que una app (dos, realmente) hacen que levantarse más tarde de lo programado salga, literalmente, caro.

Tocar, sin tiempo de apartar las legañas, el botón de snooze, es un gesto que conjuga culpabilidad e inocencia de una manera deliciosamente paradójica. No se hace daño a nadie, y quien se siente mal es la conciencia de cada uno, en caso de que aún se conserve intacta. Como el ser humano es un animal de incentivos, dos aplicaciones inciden en una misma idea: si se te pegan las sábanas, pagas.

Snooze y WakeOrDonate son dos apps que ejercen como despertador para el smartphone y cumplen su cometido con ciertas peculiaridades: te clavan el bolsillo por cada vez que alargas el sueño.

La primera, carga 0.25 dólares por cada ratito extra de sueño. En WakeOrDonate, que aún se encuentra en fase de desarrollo y que, de hecho, trata de recaudar fondos para ello, la cantidad es configurable.

El dinero que se cobra al gandul de turno se destina a organizaciones caritativas por lo que, al menos, la conciencia quedará un poco más tranquila -a la par que descansada- por esos minutos de más en brazos de Morfeo.

Visto en Osocio.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Diciembre haciendo clic aquí.

Una vez vencida la vergüenza de ser un vago, lo cierto es que hacerse el remolón y levantarse tarde no tiene más consecuencias que el oprobio de la sociedad y la pérdida de trabajo. Como ya no tenemos trabajo, sólo queda la deshonra. O quedaba, hasta que una app (dos, realmente) hacen que levantarse más tarde de lo programado salga, literalmente, caro.

Tocar, sin tiempo de apartar las legañas, el botón de snooze, es un gesto que conjuga culpabilidad e inocencia de una manera deliciosamente paradójica. No se hace daño a nadie, y quien se siente mal es la conciencia de cada uno, en caso de que aún se conserve intacta. Como el ser humano es un animal de incentivos, dos aplicaciones inciden en una misma idea: si se te pegan las sábanas, pagas.

Snooze y WakeOrDonate son dos apps que ejercen como despertador para el smartphone y cumplen su cometido con ciertas peculiaridades: te clavan el bolsillo por cada vez que alargas el sueño.

La primera, carga 0.25 dólares por cada ratito extra de sueño. En WakeOrDonate, que aún se encuentra en fase de desarrollo y que, de hecho, trata de recaudar fondos para ello, la cantidad es configurable.

El dinero que se cobra al gandul de turno se destina a organizaciones caritativas por lo que, al menos, la conciencia quedará un poco más tranquila -a la par que descansada- por esos minutos de más en brazos de Morfeo.

Visto en Osocio.

Compártelo twitter facebook whatsapp
LazyAngel, solidaridad para vagos
Mi perro me reclama por Facebook
Cuando las cosas van mal en Twitter
Arturo Castelló: "Los videojuegos han cambiado la manera de contar historias"
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad