fbpx
29 de enero 2020    /   CREATIVIDAD
por
 

Mujeres que miran a otras mujeres

29 de enero 2020    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Ascensión es oficial administrativo en recursos humanos. Ana es vigilante. Rosario se ocupa de las relaciones con los medios de comunicación. Concha es técnico de prevención de riesgos. Piedad trabaja en Contabilidad… Todas tienen algo en común: desarrollan su actividad en el Museo del Prado, pinacoteca en la que solo una docena de las 1.724 obras que componen su colección permanente han sido realizadas por mujeres.

Con motivo del Bicentenario del Prado, la pinacoteca ha querido compensar esa escasez de féminas artistas en sus paredes con la exposición Historia de dos pintoras: Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana. Y no ha sido la única. La creativa Teresa Ordás ha utilizado sus paisojos para contribuir a ensalzar el papel de las mujeres también en el mundo del arte. Para eso, se ha servido de las miradas de esas trabajadoras dell Prado para mostrar, en forma de reflejo, la obra de Sofonisba y Lavinia.

Anguissola y Lavinia Fontana
‘Marte y Venus’, de Lavinia Fontana, en la mirada de Eva Cristóbal (Prensa)
Anguissola y Lavinia Fontana
‘Autorretrato de Lavinia Fontana tocando la espineta’, en la mirada de Ángeles Fernández (RR. HH.)
Anguissola y Lavinia Fontana
Bernardino Campi retrata a Sofonisba, en la mirada de Ascensión Angulo (RR. HH.)

Leticia Ruiz pasea con tranquilidad por la salas de la exposición Historia de dos pintoras… con el relax y la complicidad de quien conoce al detalle las voces que hablan desde cada cuadro. Es la comisaria de la muestra. «En el siglo XVI, ser mujer y pintora fue motivo de asombro y sorpresa, pero en el siglo XXI el trabajo de las mujeres ya no puede tratarse como una anomalía, debe contextualizarse y valorarse exactamente como el de los hombres», dice mientras reposa su mirada ante Constanza Alidosi, el óleo de Lavinia Fontana.

Anguissola y Lavinia Fontana
‘Autorretrato de Lavinia Fontana’, en la mirada de Leticia Ruiz, comisaria de la exposición ‘Historia de dos pintoras’
Anguissola y Lavinia Fontana
Cinco mujeres con un perro y un loro

Con su trabajo, Ordás crea el vínculo digital entre el arte pictórico femenino del XVI y las mujeres del siglo XXI gracias al proyecto Mujeres que miran a otras mujeres en su arte, una serie que pretende poner el foco en la escasa obra realizada por mujeres que hay en los Museos. «No se trata de retratar el arte, sino de reflejar una nueva mirada sobre él, como una metáfora de nuestro tiempo, con fotos que nacen y se desarrollan dentro del smartphone para tomar vida en el mundo de las redes sociales». 

Anguissola y Lavinia Fontana
Constanza Alidosi, en la mirada de Leticia Ruiz, comisaria de la exposición

La serie se inició el año pasado en el Thyssen, donde el número de obras de mujeres expuestas dobla al del Prado, y en el Museo Reina Sofía, «donde entra el arte femenino del siglo XIX y XX como una bocanada de aire fresco», dice Ordás. En ambos museos las fotografías se tomaron en los ojos de periodistas y estudiantes de Bellas Artes. Es el Museo del Prado el que toma la iniciativa de que sean las propias mujeres que trabajan en el museo quienes reflejen en sus miradas esta exposición dedicada a la obra de las dos pintoras.

Anguissola y Lavinia Fontana
‘Galatea y amorcillos’, de Lavinia Fontana, en la mirada de Helena de la Peña
Anguissola y Lavinia Fontana
‘Infanta Catalina Micaela’, de Sofonisba Anguissola, en la mirada de Clara Gómez (vigilante)
Anguissola y Lavinia Fontana
‘Sagrada Familia con Santa Ana y San Giovanino’, de Sofonisba Anguissola, en la mirada de Marian García Crespo

Mujeres que miran a otras mujeres en su arte es una reivindicación ante la escasez de obra en tiempos en los que los oficios de la pintura y escultura estaban prácticamente vetados al mundo de la mujer, salvo como musas o modelos. Para Teresa Ordás, obras de Louise Bourgeois, Patricia Gadea, Goncharova o María Blanchard no tienen género como arte, pero sí necesitan reivindicarse desde su mínima representación femenina, como estandartes de nuestra historia del arte. 

Anguissola y Lavinia Fontana
‘Minerva desnuda’, de Lavinia Fontana, en la mirada de Piedad Albadalejo
Anguissola y Lavinia Fontana
La reina Ana de Austria en la mirada de Rosario Lapausa (Comunicación)

Este tipo de fotografías entra de lleno en el mundo digital a través de las redes sociales y proponen una llamada de atención a un público ajeno, por lo general, al mundo del arte. «Ya sea el reflejo de un cuadro de Sonia Delaunay en la pupila o un autorretrato de Lavinia Fontana, impregna en quien lo ve el recuerdo ineludible de la imagen, el de propia obra, y la reivindicación de haber sido hecho por una mujer a expensas de su tiempo», concluye Teresa Ordás.

Ascensión es oficial administrativo en recursos humanos. Ana es vigilante. Rosario se ocupa de las relaciones con los medios de comunicación. Concha es técnico de prevención de riesgos. Piedad trabaja en Contabilidad… Todas tienen algo en común: desarrollan su actividad en el Museo del Prado, pinacoteca en la que solo una docena de las 1.724 obras que componen su colección permanente han sido realizadas por mujeres.

Con motivo del Bicentenario del Prado, la pinacoteca ha querido compensar esa escasez de féminas artistas en sus paredes con la exposición Historia de dos pintoras: Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana. Y no ha sido la única. La creativa Teresa Ordás ha utilizado sus paisojos para contribuir a ensalzar el papel de las mujeres también en el mundo del arte. Para eso, se ha servido de las miradas de esas trabajadoras dell Prado para mostrar, en forma de reflejo, la obra de Sofonisba y Lavinia.

Anguissola y Lavinia Fontana
‘Marte y Venus’, de Lavinia Fontana, en la mirada de Eva Cristóbal (Prensa)
Anguissola y Lavinia Fontana
‘Autorretrato de Lavinia Fontana tocando la espineta’, en la mirada de Ángeles Fernández (RR. HH.)
Anguissola y Lavinia Fontana
Bernardino Campi retrata a Sofonisba, en la mirada de Ascensión Angulo (RR. HH.)

Leticia Ruiz pasea con tranquilidad por la salas de la exposición Historia de dos pintoras… con el relax y la complicidad de quien conoce al detalle las voces que hablan desde cada cuadro. Es la comisaria de la muestra. «En el siglo XVI, ser mujer y pintora fue motivo de asombro y sorpresa, pero en el siglo XXI el trabajo de las mujeres ya no puede tratarse como una anomalía, debe contextualizarse y valorarse exactamente como el de los hombres», dice mientras reposa su mirada ante Constanza Alidosi, el óleo de Lavinia Fontana.

Anguissola y Lavinia Fontana
‘Autorretrato de Lavinia Fontana’, en la mirada de Leticia Ruiz, comisaria de la exposición ‘Historia de dos pintoras’
Anguissola y Lavinia Fontana
Cinco mujeres con un perro y un loro

Con su trabajo, Ordás crea el vínculo digital entre el arte pictórico femenino del XVI y las mujeres del siglo XXI gracias al proyecto Mujeres que miran a otras mujeres en su arte, una serie que pretende poner el foco en la escasa obra realizada por mujeres que hay en los Museos. «No se trata de retratar el arte, sino de reflejar una nueva mirada sobre él, como una metáfora de nuestro tiempo, con fotos que nacen y se desarrollan dentro del smartphone para tomar vida en el mundo de las redes sociales». 

Anguissola y Lavinia Fontana
Constanza Alidosi, en la mirada de Leticia Ruiz, comisaria de la exposición

La serie se inició el año pasado en el Thyssen, donde el número de obras de mujeres expuestas dobla al del Prado, y en el Museo Reina Sofía, «donde entra el arte femenino del siglo XIX y XX como una bocanada de aire fresco», dice Ordás. En ambos museos las fotografías se tomaron en los ojos de periodistas y estudiantes de Bellas Artes. Es el Museo del Prado el que toma la iniciativa de que sean las propias mujeres que trabajan en el museo quienes reflejen en sus miradas esta exposición dedicada a la obra de las dos pintoras.

Anguissola y Lavinia Fontana
‘Galatea y amorcillos’, de Lavinia Fontana, en la mirada de Helena de la Peña
Anguissola y Lavinia Fontana
‘Infanta Catalina Micaela’, de Sofonisba Anguissola, en la mirada de Clara Gómez (vigilante)
Anguissola y Lavinia Fontana
‘Sagrada Familia con Santa Ana y San Giovanino’, de Sofonisba Anguissola, en la mirada de Marian García Crespo

Mujeres que miran a otras mujeres en su arte es una reivindicación ante la escasez de obra en tiempos en los que los oficios de la pintura y escultura estaban prácticamente vetados al mundo de la mujer, salvo como musas o modelos. Para Teresa Ordás, obras de Louise Bourgeois, Patricia Gadea, Goncharova o María Blanchard no tienen género como arte, pero sí necesitan reivindicarse desde su mínima representación femenina, como estandartes de nuestra historia del arte. 

Anguissola y Lavinia Fontana
‘Minerva desnuda’, de Lavinia Fontana, en la mirada de Piedad Albadalejo
Anguissola y Lavinia Fontana
La reina Ana de Austria en la mirada de Rosario Lapausa (Comunicación)

Este tipo de fotografías entra de lleno en el mundo digital a través de las redes sociales y proponen una llamada de atención a un público ajeno, por lo general, al mundo del arte. «Ya sea el reflejo de un cuadro de Sonia Delaunay en la pupila o un autorretrato de Lavinia Fontana, impregna en quien lo ve el recuerdo ineludible de la imagen, el de propia obra, y la reivindicación de haber sido hecho por una mujer a expensas de su tiempo», concluye Teresa Ordás.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La topología visual de MercaMadrid y otras infografías
Un plan de marketing para una luna de miel
¿Quién tiene agua limpia en el mundo?
Cuando la ciudad duerme, los tipógrafos callejeros trabajan
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies