BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
27 de noviembre 2014    /   BRANDED CONTENT
 

Un Espíritu Libre a piñón fijo

27 de noviembre 2014    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Andrés Arregui se doctoró en Química y comenzó a investigar en laboratorios. Lo que ocurrió es que un día convirtió una afición, su filia por la bicicleta, en un punto fijo en el horizonte, un lugar al que dirigirse. Cambió tubos por tubulares y cadenas de ADN por cadenas, a secas. Arregui se convirtió en un Espíritu Libre y ahora se dedica a la fabricación artesanal de bicicletas.

La historia se repite con frecuencia. Con todo, debería repetirse con aún más profusión. De pronto, con o sin explicación aparente, alguien decide cambiar el rumbo de su vida y dedicar sus horas a algo que no estaba previsto en el maestro plan inicial. Por algún motivo, Andrés Arregui sintió la necesidad de hacer, específicamente, cuadros de bicicleta. El impulso era imparable, así que Arregui trató de encontrar a las escasísimas personas que se dedican a ese oficio en España y aprendió de ellos todo lo que pudo.
No fue todo lo que necesitaba, pero sí lo suficiente como para pedalear solo. Comenzó así con su propio negocio en el centro de Madrid. Empezó, de esta manera, a crear cuadros a medida en Ciclos Noviciado y se convirtió en lo que Sol considera que es el ejemplo perfecto de un Espíritu Libre, alguien «fiel a sí mismo por encima de todo y de todos. Pura actitud frente a la vida, personas capaces de dejar todo en busca de un sueño».
El sueño del exquímico se vincula a un soplete, a las herramientas para trabajar el metal, a la precisión y paciencia de alguien que tiene que crear, con sus propias manos, objetos equilibrados, esbeltos, bellos y que entrarán en contacto armonioso con una persona que hará girar los pedales.
arregui-2
Acostumbrado como estaba a trabajar mediante la rígida mecánica del método científico, cuando Arregui entra en el taller deja mucho margen de maniobra en manos de la heurística y aplica la filosofía del ensayo y el error. Sobre todo, como él explica, «muchos errores, muchos errores, más errores». Quizá ese sea uno de los métodos más efectivos para encontrar lo que a uno le hace feliz: errar en los procedimientos hasta dar con lo que de verdad te saca la sonrisa.
El maker dice que se ve, en el futuro, haciendo lo mismo. «Cada bici es distinta y, por eso, siempre estás haciendo cosas nuevas». Con esas premisas, es difícil caer en la monotonía. Ahora, como Espíritu Libre, servirá de inspiración a más personas que se hallen en esa búsqueda, la de una vida plena e intensa.
Sol sigue buscando historias, sigue buscando a personas que hayan decidido convertirse en Espíritus Libres. Para ello, han lanzado una convocatoria para buscar al Espíritu Libre del Año. Si crees que eres tú, cuéntales tu historia en SolEspirituLibre.es. El ganador se llevará 5.000 euros pero, además, solo por registrarte, optas a llevarte un año de cerveza Sol gratis. ¡Participa!

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Andrés Arregui se doctoró en Química y comenzó a investigar en laboratorios. Lo que ocurrió es que un día convirtió una afición, su filia por la bicicleta, en un punto fijo en el horizonte, un lugar al que dirigirse. Cambió tubos por tubulares y cadenas de ADN por cadenas, a secas. Arregui se convirtió en un Espíritu Libre y ahora se dedica a la fabricación artesanal de bicicletas.

La historia se repite con frecuencia. Con todo, debería repetirse con aún más profusión. De pronto, con o sin explicación aparente, alguien decide cambiar el rumbo de su vida y dedicar sus horas a algo que no estaba previsto en el maestro plan inicial. Por algún motivo, Andrés Arregui sintió la necesidad de hacer, específicamente, cuadros de bicicleta. El impulso era imparable, así que Arregui trató de encontrar a las escasísimas personas que se dedican a ese oficio en España y aprendió de ellos todo lo que pudo.
No fue todo lo que necesitaba, pero sí lo suficiente como para pedalear solo. Comenzó así con su propio negocio en el centro de Madrid. Empezó, de esta manera, a crear cuadros a medida en Ciclos Noviciado y se convirtió en lo que Sol considera que es el ejemplo perfecto de un Espíritu Libre, alguien «fiel a sí mismo por encima de todo y de todos. Pura actitud frente a la vida, personas capaces de dejar todo en busca de un sueño».
El sueño del exquímico se vincula a un soplete, a las herramientas para trabajar el metal, a la precisión y paciencia de alguien que tiene que crear, con sus propias manos, objetos equilibrados, esbeltos, bellos y que entrarán en contacto armonioso con una persona que hará girar los pedales.
arregui-2
Acostumbrado como estaba a trabajar mediante la rígida mecánica del método científico, cuando Arregui entra en el taller deja mucho margen de maniobra en manos de la heurística y aplica la filosofía del ensayo y el error. Sobre todo, como él explica, «muchos errores, muchos errores, más errores». Quizá ese sea uno de los métodos más efectivos para encontrar lo que a uno le hace feliz: errar en los procedimientos hasta dar con lo que de verdad te saca la sonrisa.
El maker dice que se ve, en el futuro, haciendo lo mismo. «Cada bici es distinta y, por eso, siempre estás haciendo cosas nuevas». Con esas premisas, es difícil caer en la monotonía. Ahora, como Espíritu Libre, servirá de inspiración a más personas que se hallen en esa búsqueda, la de una vida plena e intensa.
Sol sigue buscando historias, sigue buscando a personas que hayan decidido convertirse en Espíritus Libres. Para ello, han lanzado una convocatoria para buscar al Espíritu Libre del Año. Si crees que eres tú, cuéntales tu historia en SolEspirituLibre.es. El ganador se llevará 5.000 euros pero, además, solo por registrarte, optas a llevarte un año de cerveza Sol gratis. ¡Participa!

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cuatro expresiones erróneas que ya no lo son
Por qué la empresa te prefiere estúpido (y tus compañeros también)
El libro para niños en el que la «abuela de Frankenstein» defendía la educación femenina
¿Están de verdad las mujeres obsesionadas con comprar ropa?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies