buscar
21 de agosto 2017    /   DIGITAL
por
 

El avatar en 3D que te enseña a tener la sonrisa perfecta

21 de agosto 2017    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Un gesto tan habitual y sencillo como sonreír puede tener importantes efectos en la vida de las personas.

Según los psicólogos, las sonrisas tienen numerosas ventajas en la salud. Además de liberar tensiones y reducir la presión arterial, son un analgésico natural gracias a que ayudan a la producción de serotonina y endorfinas. También son un mecanismo de refuerzo del sistema inmunológico, así que una buena sonrisa puede prevenir más de un resfriado y una gripe.


Pero más allá de las cuestiones físicas, también son herramientas sociales. Las sonrisas permiten captar, según estudios realizados, una amplia variedad de señales emocionales relacionadas con la persona que la realiza en tan solo 100 a 200 milisegundos.

Por esa razón, una sonrisa es también una útil tarjeta de visita que transmite confianza en el interlocutor y provoca reacciones positivas. Por si no fuera suficiente, las sonrisas son contagiosas, así que comenzar una reunión con una de ellas contribuye a que el encuentro discurra de manera cordial.

La importancia de la sonrisa es tal que es uno de los gestos más estudiados por los científicos a lo largo de la historia. Una de las últimas investigaciones al respecto es la realizada por miembros de la Universidad de Portsmouth del Reino Unido. Recientemente publicada, esta investigación explica cuál es la mejor sonrisa de todas. Socialmente hablando, por supuesto.

Ayudados de un avatar animado generado con herramientas 3D, los responsables del estudio diseñaron diversos tipos de sonrisas. Unas se diferenciaban según el grado de inclinación de los labios y su amplitud. Algunas mostraban los dientes, otras resultaban casi simétricas y también estaban aquellas que jugaban con la falta de simetría o las medias sonrisas.

Los participantes del estudio, más de 800 voluntarios, debían calificar las diferentes sonrisas en varios apartados. Por ejemplo, «eficacia», «autenticidad», «atractiva» o «agradable».

Una vez obtenidas las diferentes percepciones, los responsables del estudio pudieron determinar lo que llamaron una «sonrisa éxito». En otras palabras, aquella que, en opinión de los participantes, había recibido una mejor valoración en todos los parámetros analizados. Dicha sonrisa fue aquella que era equilibrada en el ángulo de inclinación de la boca, amplia en extensión, que muestra la dentadura y que resulta simétrica.

Lo más importante de los resultados obtenidos por este estudio no son únicamente las derivadas que una sonrisa puede tener en el éxito laboral o social de una persona. Si bien es cierto que a más de un líder político le va a ser de mucha utilidad este trabajo, lo cierto es que el objetivo del mismo es mucho más útil. Socialmente hablando, por supuesto.

El verdadero objetivo de la investigación era determinar una «sonrisa óptima estándar» destinada a solucionar problemas de expresión facial en personas aquejadas de ictus, parálisis, rehabilitación o que habían sido sometidas a cirugía en el rostro.

En esos casos, la sonrisa deja de ser una mera herramienta social y se convierte en un elemento estrechamente relacionado con la salud mental del paciente. De hecho, gracias a estudios como el de la Universidad de Portsmouth se espera que esas personas mejoren su autoestima tras la enfermedad y aceleraren así su recuperación.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Un gesto tan habitual y sencillo como sonreír puede tener importantes efectos en la vida de las personas.

Según los psicólogos, las sonrisas tienen numerosas ventajas en la salud. Además de liberar tensiones y reducir la presión arterial, son un analgésico natural gracias a que ayudan a la producción de serotonina y endorfinas. También son un mecanismo de refuerzo del sistema inmunológico, así que una buena sonrisa puede prevenir más de un resfriado y una gripe.


Pero más allá de las cuestiones físicas, también son herramientas sociales. Las sonrisas permiten captar, según estudios realizados, una amplia variedad de señales emocionales relacionadas con la persona que la realiza en tan solo 100 a 200 milisegundos.

Por esa razón, una sonrisa es también una útil tarjeta de visita que transmite confianza en el interlocutor y provoca reacciones positivas. Por si no fuera suficiente, las sonrisas son contagiosas, así que comenzar una reunión con una de ellas contribuye a que el encuentro discurra de manera cordial.

La importancia de la sonrisa es tal que es uno de los gestos más estudiados por los científicos a lo largo de la historia. Una de las últimas investigaciones al respecto es la realizada por miembros de la Universidad de Portsmouth del Reino Unido. Recientemente publicada, esta investigación explica cuál es la mejor sonrisa de todas. Socialmente hablando, por supuesto.

Ayudados de un avatar animado generado con herramientas 3D, los responsables del estudio diseñaron diversos tipos de sonrisas. Unas se diferenciaban según el grado de inclinación de los labios y su amplitud. Algunas mostraban los dientes, otras resultaban casi simétricas y también estaban aquellas que jugaban con la falta de simetría o las medias sonrisas.

Los participantes del estudio, más de 800 voluntarios, debían calificar las diferentes sonrisas en varios apartados. Por ejemplo, «eficacia», «autenticidad», «atractiva» o «agradable».

Una vez obtenidas las diferentes percepciones, los responsables del estudio pudieron determinar lo que llamaron una «sonrisa éxito». En otras palabras, aquella que, en opinión de los participantes, había recibido una mejor valoración en todos los parámetros analizados. Dicha sonrisa fue aquella que era equilibrada en el ángulo de inclinación de la boca, amplia en extensión, que muestra la dentadura y que resulta simétrica.

Lo más importante de los resultados obtenidos por este estudio no son únicamente las derivadas que una sonrisa puede tener en el éxito laboral o social de una persona. Si bien es cierto que a más de un líder político le va a ser de mucha utilidad este trabajo, lo cierto es que el objetivo del mismo es mucho más útil. Socialmente hablando, por supuesto.

El verdadero objetivo de la investigación era determinar una «sonrisa óptima estándar» destinada a solucionar problemas de expresión facial en personas aquejadas de ictus, parálisis, rehabilitación o que habían sido sometidas a cirugía en el rostro.

En esos casos, la sonrisa deja de ser una mera herramienta social y se convierte en un elemento estrechamente relacionado con la salud mental del paciente. De hecho, gracias a estudios como el de la Universidad de Portsmouth se espera que esas personas mejoren su autoestima tras la enfermedad y aceleraren así su recuperación.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
David Bravo: "Los titulares de propiedad intelectual intentan trasladarnos a un estado de alarma"
La grandeza de la vida corriente tiene página en Facebook
Una app ayuda a controlar mejor la diabetes
Filosofía de calle en torno a un plato de S.O.P.A.
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp