18 julio, 2016    /   IDEAS
por

Mi oficina es un restaurante de lujo

18 julio, 2016    /   IDEAS     por
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Las opciones para quienes quieran trabajar fuera de casa o de la oficina se resumen en dos: pagar por un sitio de coworking o trabajar de forma gratuita desde una cafetería o similar.

Los primeros estarán más cómodos, tendrán mejor conexión a internet y disfrutarán de un entorno más silencioso. Pero el modelo de negocio de estos espacios consiste en alquilarlos cobrando un precio que compense el gasto en infraestructura, y no todos los freelances pueden permitírselo.

En el extremo opuesto, algunas cafeterías son algo ruidosas y no ofrecen a los coworkers la seguridad de encontrar sitio cuando lleguen a trabajar por las mañanas, entre otras desventajas como la de tener que consumir algo.

spacious

Una solución intermedia pasaría por ofrecer como espacios de coworking restaurantes que están abiertos pero desocupados a determinadas horas del día. Se trata de amortizar mejor locales que ya están abordando gastos de iluminación, mantenimiento, etc.; y que además son especialmente agradables porque han hecho una inversión notable en decoración y comodidades.

La start-up Spacious elige restaurantes de lujo de Nueva York y los ofrece como espacios de coworking en las horas previas a su apertura. En España es frecuente que restaurantes de cierta categoría ofrezcan a medio día una opción de menú económico para ser competitivos en zonas de oficinas, por ejemplo. Así, es posible comer sushi por 14 euros en un restaurante que cuesta tres veces más si vas allí a cenar. Acondicionar el espacio desaprovechado de estos establecimientos para que la gente pueda ir a trabajar con su portátil o tener una reunión sería una buena forma de compensar los gastos fijos.

Esto lo convierte en una solución muy atractiva para los establecimientos. Cuando Spacious era sólo una idea, cuatro de los seis restaurantes a los que se dirigieron les dijeron que sí. Uno les respondió un «quizá» porque quería ver una prueba del concepto, pero más tarde se convirtió en un «sí». El que dijo que no, lo hizo porque tenía planes para abrir a la hora de la comida, aunque ahora se está pensando si tiene más sentido para él abrir a mediodía o trabajar con Spacious.

spacious

Desde el punto de vista del cliente, trabajar en un restaurante de lujo como los que ofrece Spacious en lugar de a una cafetería podría tener algunas ventajas: café ilimitado, un espacio mayor, mejor equipación (wifi y tomas de corriente…). «Además, no te sientes incómodo al sentir que tienes que consumir algo por estar allí. «¡Uno solo puede consumir una cantidad determinada de bollos antes de que comience a ser raro!», bromea Preston Pesek, CEO y cofundador de la empresa. El software de Spacious permite ver cuántos asientos libres hay en un restaurante antes de ir, para que el trabajador pueda estar seguro de que tendrá un espacio cuando llegue. «También ofrecemos la opción de reservar un espacio totalmente privado si necesitas tener una reunión o conferencia, lo cual no está disponible en las cafeterías que conocemos».

[bctt tweet=”«Cambiar el contexto de trabajo es similar a cualquier otro viaje»” username=”YorokobuMag”]

De popularizarse en España, el precio de estas opciones sería determinante: si se acerca demasiado al de un espacio de coworking, los trabajadores podrían preferir este último. Una mensualidad en Spacious cuesta 95 dólares, unas cinco veces menos que otra en un sitio de coworking de Nueva York.

Otras personas podrían decantarse por esta opción por motivos no meramente económicos. Por ejemplo, algunos aseguran que trabajar en un sitio diferente de una oficina potencia su creatividad. Así lo corrobora Preston Pesek: «Cambiar de contexto nos afecta de muchas formas positivas, tanto consciente como inconscientemente. Es similar a cualquier tipo de viaje. Cuando te sitúas en un entorno que es diferente a tu rutina normal, puedes descubrir cosas de forma espontánea. Esto puede suceder visitando un país diferente, hablando con alguien en otro idioma, encontrando un nuevo tipo de música… Y sin duda ocurre en Spacious».

spacious

Trabajar en este tipo de sitios, con decoración agradable y pensada al detalle, puede convertirse en una experiencia muy alejada de la de un día de trabajo al uso. «El partner ideal para Spacious es aquel que ha pasado mucho tiempo pensando en el ambiente, buscamos restaurantes con un diseño interior increíble», comenta el CEO y cofundador de Spacious.

Aparte de una decoración que invite al sosiego y la concentración, el restaurante de coworking ideal debería tener una música agradable a un volumen adecuado que permita trabajar pero a la vez ayude a enmascarar las conversaciones de otros trabajadores o las llamadas de teléfono.

Esta solución no sería positiva para aquellos que necesiten una pantalla grande para trabajar, los que busquen tener un espacio de trabajo fijo o los que necesiten cajones y armarios para almacenar objetos. El valor añadido de trabajar en un restaurante de lujo es, precisamente, que no parezca una oficina.

Ya hay quien se está planteando habilitar para el trabajo otros lugares como los grandes espacios de retail desaprovechados. No estaría mal que los empresarios pensaran en este tipo de opciones que les permitirían rentabilizar mejor su negocio al tiempo que dan respuesta a una demanda cada vez mayor.

spacious

Las opciones para quienes quieran trabajar fuera de casa o de la oficina se resumen en dos: pagar por un sitio de coworking o trabajar de forma gratuita desde una cafetería o similar.

Los primeros estarán más cómodos, tendrán mejor conexión a internet y disfrutarán de un entorno más silencioso. Pero el modelo de negocio de estos espacios consiste en alquilarlos cobrando un precio que compense el gasto en infraestructura, y no todos los freelances pueden permitírselo.

En el extremo opuesto, algunas cafeterías son algo ruidosas y no ofrecen a los coworkers la seguridad de encontrar sitio cuando lleguen a trabajar por las mañanas, entre otras desventajas como la de tener que consumir algo.

spacious

Una solución intermedia pasaría por ofrecer como espacios de coworking restaurantes que están abiertos pero desocupados a determinadas horas del día. Se trata de amortizar mejor locales que ya están abordando gastos de iluminación, mantenimiento, etc.; y que además son especialmente agradables porque han hecho una inversión notable en decoración y comodidades.

La start-up Spacious elige restaurantes de lujo de Nueva York y los ofrece como espacios de coworking en las horas previas a su apertura. En España es frecuente que restaurantes de cierta categoría ofrezcan a medio día una opción de menú económico para ser competitivos en zonas de oficinas, por ejemplo. Así, es posible comer sushi por 14 euros en un restaurante que cuesta tres veces más si vas allí a cenar. Acondicionar el espacio desaprovechado de estos establecimientos para que la gente pueda ir a trabajar con su portátil o tener una reunión sería una buena forma de compensar los gastos fijos.

Esto lo convierte en una solución muy atractiva para los establecimientos. Cuando Spacious era sólo una idea, cuatro de los seis restaurantes a los que se dirigieron les dijeron que sí. Uno les respondió un «quizá» porque quería ver una prueba del concepto, pero más tarde se convirtió en un «sí». El que dijo que no, lo hizo porque tenía planes para abrir a la hora de la comida, aunque ahora se está pensando si tiene más sentido para él abrir a mediodía o trabajar con Spacious.

spacious

Desde el punto de vista del cliente, trabajar en un restaurante de lujo como los que ofrece Spacious en lugar de a una cafetería podría tener algunas ventajas: café ilimitado, un espacio mayor, mejor equipación (wifi y tomas de corriente…). «Además, no te sientes incómodo al sentir que tienes que consumir algo por estar allí. «¡Uno solo puede consumir una cantidad determinada de bollos antes de que comience a ser raro!», bromea Preston Pesek, CEO y cofundador de la empresa. El software de Spacious permite ver cuántos asientos libres hay en un restaurante antes de ir, para que el trabajador pueda estar seguro de que tendrá un espacio cuando llegue. «También ofrecemos la opción de reservar un espacio totalmente privado si necesitas tener una reunión o conferencia, lo cual no está disponible en las cafeterías que conocemos».

[bctt tweet=”«Cambiar el contexto de trabajo es similar a cualquier otro viaje»” username=”YorokobuMag”]

De popularizarse en España, el precio de estas opciones sería determinante: si se acerca demasiado al de un espacio de coworking, los trabajadores podrían preferir este último. Una mensualidad en Spacious cuesta 95 dólares, unas cinco veces menos que otra en un sitio de coworking de Nueva York.

Otras personas podrían decantarse por esta opción por motivos no meramente económicos. Por ejemplo, algunos aseguran que trabajar en un sitio diferente de una oficina potencia su creatividad. Así lo corrobora Preston Pesek: «Cambiar de contexto nos afecta de muchas formas positivas, tanto consciente como inconscientemente. Es similar a cualquier tipo de viaje. Cuando te sitúas en un entorno que es diferente a tu rutina normal, puedes descubrir cosas de forma espontánea. Esto puede suceder visitando un país diferente, hablando con alguien en otro idioma, encontrando un nuevo tipo de música… Y sin duda ocurre en Spacious».

spacious

Trabajar en este tipo de sitios, con decoración agradable y pensada al detalle, puede convertirse en una experiencia muy alejada de la de un día de trabajo al uso. «El partner ideal para Spacious es aquel que ha pasado mucho tiempo pensando en el ambiente, buscamos restaurantes con un diseño interior increíble», comenta el CEO y cofundador de Spacious.

Aparte de una decoración que invite al sosiego y la concentración, el restaurante de coworking ideal debería tener una música agradable a un volumen adecuado que permita trabajar pero a la vez ayude a enmascarar las conversaciones de otros trabajadores o las llamadas de teléfono.

Esta solución no sería positiva para aquellos que necesiten una pantalla grande para trabajar, los que busquen tener un espacio de trabajo fijo o los que necesiten cajones y armarios para almacenar objetos. El valor añadido de trabajar en un restaurante de lujo es, precisamente, que no parezca una oficina.

Ya hay quien se está planteando habilitar para el trabajo otros lugares como los grandes espacios de retail desaprovechados. No estaría mal que los empresarios pensaran en este tipo de opciones que les permitirían rentabilizar mejor su negocio al tiempo que dan respuesta a una demanda cada vez mayor.

spacious

Compártelo twitter facebook whatsapp
Del colegio a las olimpiadas de programación
Coches eléctricos: una quimera del XIX
MENOS es MÁS (o cómo subirse el sueldo)
¡Shhhhh! ¿Miedo a publicar en internet?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • hay otra opción, igualmente válida: las bibliotecas. las de la red de la Diputació de Barcelona (supongo que como en muchas otras ciudades), están bien equipadas, con conexión rápida, tomas de corriente en todas las mesas, climatizadas, bien iluminadas, con un entorno agradable, motivador, sin ruidos, etc. a muchos nos resulta agradable, muy agradable, el uso de esos espacios para trabajo de concentración

  • La esencia del coworking no es solo compartir espacio con desconocidos, es compartir proyectos, ideas, vivencias, curiosidades, estilos, penas y glorias, filosofías y el día a día. La dinamización de la comunidad y esta en si misma, son lo que potencia la creatividad y eficiencia en los coworkers, no el espacio en si. Sí, la mayoría de coworkings son “caros” para el usuario con una facturación incierta, fluctuante o dependiente, pero ya están surgiendo alternativas asequibles a los espacios no adecuados como cafeterías y/o bibliotecas, que ayudan a salir de casa y facilitan el vivir la experiencia coworking. Unnatural Space Barcelona, que para mí es el mejor en relación calidad-precio sería uno digno de destacar. Hay opciones diversas como el “hotdesking” con tarifas por día (lo que te costarían las consumiciones en el bar), la mayoría de coworkings lo ofertan, algunos a muy buen precio. Abonar 95€ para trabajar en un restaurante de lujo por muy buen diseño que tenga y descuentos me parece desorbitado por lo anteriormente expresado, pero es una opinión personal. Otro punto negativo que destacaría de la opción que ofrece Spacious y basado en mi experiencia en coworkings, es la posible falta de empatía entre los usuarios que comparten espacio y no coworking (tono de voz alto, llamadas de teléfono interminables, conversaciones de otros usuarios, conductas tóxicas…). En definitiva, un espacio de trabajo adecuado no es cualquier espacio y coworking no es solo compartir espacio, es mucho más. Para acabar en positivo, me gusta que aparezcan alternativas para que el usuario valore con capacidad crítica lo que es más adecuado para su trabajo.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *