fbpx
19 de septiembre 2017    /   ENTRETENIMIENTO
por
fotografia  Roger Eberhard

Standard: la familiaridad del descanso en cualquier lugar del mundo

19 de septiembre 2017    /   ENTRETENIMIENTO     por        fotografia  Roger Eberhard
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El mundo avanza implacable hacia el exterminio de la peculiaridad. Ese fenómeno se puede apreciar en cada capital, conforme el tiempo avanza transformando la naturaleza urbana de esos lugares. Las calles, eminentemente en el centro de las ciudades, dejan de ser las calles de una ciudad en concreto. Pasan a formar parte de un espacio común y calcado en el que las mismas marcas, los mismos comercios o las mismas personas vestidas de la misma manera aportan logo, color y paisanaje para homogeneizar la foto fija de cada sitio.

tokyo2

tokyo1

Tokio.

El fotógrafo suizo Roger Eberhard afirma que siempre se ha mostrado fascinado «por ecosistemas construidos de acuerdo a una fórmula estricta. Coge Starbucks, como ejemplo. Son lugares en los que te sientes y te comportas como si estuvieras en casa, pero podrían estar en cualquier lugar del planeta. Que la localización fuera tan intercambiable es lo que me llevó a desarrollar este proyecto».

Así, Eberhard se fue a comprobar su teoría de primera mano, en este caso de hotel en hotel. De Ciudad del Cabo a Sydney; de Bangkok a Nueva York; de Shanghái a Venecia. El resultado es Standard: por un lado, un fotolibro que pone de manifiesto la uniformidad del confort a lo largo y ancho del planeta, y por otro, una exposición fotográfica que se muestra en el Getxo Photo Festival, desde el pasado 30 de agosto.

El fotógrafo se paseó por decenas de hoteles Hilton en todo el mundo. Sin embargo, asegura que su libro «no es una crítica al estándar de Hilton», asegura. «Ofrecen un producto demandado por la gente. Es eficiente tanto para los huéspedes como para los hoteles. Como hotel, puedes comprar o producir todo en serie. Como cliente, sabes lo que te van a dar y que no te vas a encontrar sorpresas».

La esencia del proyecto no reside en la homogeneidad de la estructura de las habitaciones o de las vistas que ofrecen sus ventanas. Lo que más le llamó la atención no es aquello que las convierte en clones, sino las sutiles diferencias entre ellas: el material de una mesa, la paleta de colores utilizada para combinar camas, sillones o cortinas, o el conjunto de accesorios que completan el mobiliario básico de la habitación. «Es en esos detalles, en esas discrepancias, donde se produce el destello del sentido de lo local y donde se hace más interesante hablar acerca de la estandarización».

saopaulo2

sao-paulo1

Sao Paulo.

Muchas personas de todos los rincones del planeta se sienten cómodos ocupando un mundo en el que la escenografía es común. Comen en las mismas franquicias, se visten con la misma ropa fabricada en el sudeste asiático y amueblan sus casas con los mismos muebles suecos. Pero, con todo, Roger Eberhard afirma que «hay mucha diferencia entre saber que eso ocurre y entender cómo ocurren ciertas cosas y observarlas realmente de primera mano».

Mientras caminamos hacia un futuro que aspira a que Nairobi o Montreal confluyan en un mismo punto para solaz del visitante poco aventurado, será interesante estudiar el lugar que ocupa el individualismo humano en esa ecuación de desarrollo social. Quizás seamos seres únicos, pero la impresión que se sugiere es que a muchos de nosotros nos gusta descansar de la misma manera.

newyork2

new-york1

Nueva York.
cairo2

cairo1

El Cairo.

El mundo avanza implacable hacia el exterminio de la peculiaridad. Ese fenómeno se puede apreciar en cada capital, conforme el tiempo avanza transformando la naturaleza urbana de esos lugares. Las calles, eminentemente en el centro de las ciudades, dejan de ser las calles de una ciudad en concreto. Pasan a formar parte de un espacio común y calcado en el que las mismas marcas, los mismos comercios o las mismas personas vestidas de la misma manera aportan logo, color y paisanaje para homogeneizar la foto fija de cada sitio.

tokyo2

tokyo1

Tokio.

El fotógrafo suizo Roger Eberhard afirma que siempre se ha mostrado fascinado «por ecosistemas construidos de acuerdo a una fórmula estricta. Coge Starbucks, como ejemplo. Son lugares en los que te sientes y te comportas como si estuvieras en casa, pero podrían estar en cualquier lugar del planeta. Que la localización fuera tan intercambiable es lo que me llevó a desarrollar este proyecto».

Así, Eberhard se fue a comprobar su teoría de primera mano, en este caso de hotel en hotel. De Ciudad del Cabo a Sydney; de Bangkok a Nueva York; de Shanghái a Venecia. El resultado es Standard: por un lado, un fotolibro que pone de manifiesto la uniformidad del confort a lo largo y ancho del planeta, y por otro, una exposición fotográfica que se muestra en el Getxo Photo Festival, desde el pasado 30 de agosto.

El fotógrafo se paseó por decenas de hoteles Hilton en todo el mundo. Sin embargo, asegura que su libro «no es una crítica al estándar de Hilton», asegura. «Ofrecen un producto demandado por la gente. Es eficiente tanto para los huéspedes como para los hoteles. Como hotel, puedes comprar o producir todo en serie. Como cliente, sabes lo que te van a dar y que no te vas a encontrar sorpresas».

La esencia del proyecto no reside en la homogeneidad de la estructura de las habitaciones o de las vistas que ofrecen sus ventanas. Lo que más le llamó la atención no es aquello que las convierte en clones, sino las sutiles diferencias entre ellas: el material de una mesa, la paleta de colores utilizada para combinar camas, sillones o cortinas, o el conjunto de accesorios que completan el mobiliario básico de la habitación. «Es en esos detalles, en esas discrepancias, donde se produce el destello del sentido de lo local y donde se hace más interesante hablar acerca de la estandarización».

saopaulo2

sao-paulo1

Sao Paulo.

Muchas personas de todos los rincones del planeta se sienten cómodos ocupando un mundo en el que la escenografía es común. Comen en las mismas franquicias, se visten con la misma ropa fabricada en el sudeste asiático y amueblan sus casas con los mismos muebles suecos. Pero, con todo, Roger Eberhard afirma que «hay mucha diferencia entre saber que eso ocurre y entender cómo ocurren ciertas cosas y observarlas realmente de primera mano».

Mientras caminamos hacia un futuro que aspira a que Nairobi o Montreal confluyan en un mismo punto para solaz del visitante poco aventurado, será interesante estudiar el lugar que ocupa el individualismo humano en esa ecuación de desarrollo social. Quizás seamos seres únicos, pero la impresión que se sugiere es que a muchos de nosotros nos gusta descansar de la misma manera.

newyork2

new-york1

Nueva York.
cairo2

cairo1

El Cairo.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las hiyabistas de Kuala Lumpur, o cómo usar el velo y dictar la moda
El fotógrafo del lugar del crimen
Un cazador de imágenes en la tierra del tigre siberiano
Y tú más: ¡Bollera!
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *