18 de diciembre 2015    /   CINE/TV
por
 

Simetría de argumento: la estructura que alimenta a Star Wars y La naranja mecánica

18 de diciembre 2015    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Las primeras críticas sobre el primer episodio de Star Wars de J. J. Abrams mencionan la recuperación de elementos visuales y escenarios presentes desde la trilogía original. Elementos que destaca el trailer de Star Wars: El despertar de la Fuerza.

Homenaje a los fans, dicen unos críticos; autorrobo, dicen otros; agotamiento de ideas, dicen los mismos que consideran que la repetición de otros es marca de autor. Para el videocreador Pablo Fernández Eyrewhoispablo en Vimeo— la repetición es POESÍA. Lo demuestra comparando planos y momentos entre la trilogía original y la denostada precuela:

El vídeo comienza con las palabras de George Lucas:

«Ves el eco de hacia dónde va a ir todo. Es como la poesía, las películas riman».

La novelista y profesora de escritura Diana P. Morales comenta que lo que vemos en el vídeo «estaría entre la figura retórica de la REPETICIÓN [la reiteración de palabras u otros recursos expresivos] y la PLOT SYMMETRY o SIMETRÍA DE ARGUMENTO [las escenas iniciales de una película se repiten más adelante]».

Repetición

Lucas repite sin miedo planos y situaciones como Homero repite versos y momentos (el guerrero que se coloca la armadura, la realización de una ofrenda a los dioses…).

Los estudiosos de Homero dicen que las repeticiones captan la atención y el interés de los oyentes (La Iliada y La Odisea son poemas orales) como a nosotros los estribillos de las canciones. Estas repeticiones —como los estribillos— dan cuerpo y cohesión a historia. De la misma manera, las repeticiones de Lucas cohesionan la saga Star Wars.

Para Diana P. Morales «hay una clara intención: transportar al espectador [de la precuela] a la emoción que sintió al ver esa escena o plano en la trilogía original».

Simetría de argumento

La simetría de argumento es propia de películas de transformación: un personaje tiene problemas, se transforma (adquiere habilidades) y vuelve para enfrentarse a los problemas. Lo hemos visto en westerns, en películas de artes marciales, en las comedias de patito-feo cisne, en las películas de Disney/Pixar…

La ambición de Lucas provoca la simetría de argumento entre las trilogías (distintos personajes, tramas similares) y dentro de cada trilogía. Un ejemplo de la primera trilogía:

1. Vader corta la mano a Luke Skywalker.
2. Luke aprende las habilidades Jedi.
3. Luke corta la mano a Vader en El retorno del Jedi.

Que Star Wars entusiasme al público desde 1978 demuestra que la repetición poética y la simetría de argumento son mecanismos muy poderosos. Tanto que están presentes en las las películas más queridas, conocidas o mitificadas por los espectadores. (Un día haremos una lista). A la última categoría pertenece La naranja mecánica (The Clockwork Orange) dirigida por Kubrick.

La naranja mecánica

Kubrick declara en una entrevista de 1972  que en cuanto leyó la novela de Anthony Burgess se entusiasmó con ella «por la simetría de su trama».

En la novela, Alex (Malcolm McDowell en la película) se encuentra con cada una de sus víctimas y recibe de ellas la misma moneda. Dicho así nos recuerda a una novela moral como tantas otras. La diferencia entre la novela de Burgess y otras es que la «recompensa» de Alex no llega al final. Burgess divide la novela en tres partes DIFERENCIADAS con siete capítulos cada una.

No extraña que Kubrick —obsesionado con la simetría visual— deseara filmar la novela. Y lo hace manteniendo los acontecimientos en el mismo orden (con alteraciones estéticas más que estructurales).

Mantener la fidelidad a la novela era raro en Kubrick (Stephen King odia la adaptación de El resplandor de Kubrick).

La simetría de argumento separa claramente las dos partes de La naranja mecánica (con el intermedio de la terapia). En la primera parte, Alex nos da asco. En la segunda parte sentimos pena por él.

Alex no es el criminal que hace daño durante 90 minutos y recibe su merecido en los últimos 30 minutos. El Alex de la primera parte es distinto al Alex de la segunda. El intermedio es como un espejo. Esta simetría provoca que no percibamos La naranja mecánica como una obra moral, sino como una obra dramática.

La repetición y la simetría de argumento es como repetir la comida que nos gusta: ¡nos gusta repetir lo que nos gusta! Y por esto, Star Wars seguirá manteniendo su brío y su encanto.

———-

Nota: El lector Edu Fdez. de Pinedo me recuerda que entre La naranja mecánica y Star Wars hay otro punto en común: David Prowse: un guardaespaldas en La naranja mecánica y año después Darth Vader (aunque no su voz). El mismo actor en películas con simetría de argumento: en una se muestra y en otra se oculta. Borgiano.

Las primeras críticas sobre el primer episodio de Star Wars de J. J. Abrams mencionan la recuperación de elementos visuales y escenarios presentes desde la trilogía original. Elementos que destaca el trailer de Star Wars: El despertar de la Fuerza.

Homenaje a los fans, dicen unos críticos; autorrobo, dicen otros; agotamiento de ideas, dicen los mismos que consideran que la repetición de otros es marca de autor. Para el videocreador Pablo Fernández Eyrewhoispablo en Vimeo— la repetición es POESÍA. Lo demuestra comparando planos y momentos entre la trilogía original y la denostada precuela:

El vídeo comienza con las palabras de George Lucas:

«Ves el eco de hacia dónde va a ir todo. Es como la poesía, las películas riman».

La novelista y profesora de escritura Diana P. Morales comenta que lo que vemos en el vídeo «estaría entre la figura retórica de la REPETICIÓN [la reiteración de palabras u otros recursos expresivos] y la PLOT SYMMETRY o SIMETRÍA DE ARGUMENTO [las escenas iniciales de una película se repiten más adelante]».

Repetición

Lucas repite sin miedo planos y situaciones como Homero repite versos y momentos (el guerrero que se coloca la armadura, la realización de una ofrenda a los dioses…).

Los estudiosos de Homero dicen que las repeticiones captan la atención y el interés de los oyentes (La Iliada y La Odisea son poemas orales) como a nosotros los estribillos de las canciones. Estas repeticiones —como los estribillos— dan cuerpo y cohesión a historia. De la misma manera, las repeticiones de Lucas cohesionan la saga Star Wars.

Para Diana P. Morales «hay una clara intención: transportar al espectador [de la precuela] a la emoción que sintió al ver esa escena o plano en la trilogía original».

Simetría de argumento

La simetría de argumento es propia de películas de transformación: un personaje tiene problemas, se transforma (adquiere habilidades) y vuelve para enfrentarse a los problemas. Lo hemos visto en westerns, en películas de artes marciales, en las comedias de patito-feo cisne, en las películas de Disney/Pixar…

La ambición de Lucas provoca la simetría de argumento entre las trilogías (distintos personajes, tramas similares) y dentro de cada trilogía. Un ejemplo de la primera trilogía:

1. Vader corta la mano a Luke Skywalker.
2. Luke aprende las habilidades Jedi.
3. Luke corta la mano a Vader en El retorno del Jedi.

Que Star Wars entusiasme al público desde 1978 demuestra que la repetición poética y la simetría de argumento son mecanismos muy poderosos. Tanto que están presentes en las las películas más queridas, conocidas o mitificadas por los espectadores. (Un día haremos una lista). A la última categoría pertenece La naranja mecánica (The Clockwork Orange) dirigida por Kubrick.

La naranja mecánica

Kubrick declara en una entrevista de 1972  que en cuanto leyó la novela de Anthony Burgess se entusiasmó con ella «por la simetría de su trama».

En la novela, Alex (Malcolm McDowell en la película) se encuentra con cada una de sus víctimas y recibe de ellas la misma moneda. Dicho así nos recuerda a una novela moral como tantas otras. La diferencia entre la novela de Burgess y otras es que la «recompensa» de Alex no llega al final. Burgess divide la novela en tres partes DIFERENCIADAS con siete capítulos cada una.

No extraña que Kubrick —obsesionado con la simetría visual— deseara filmar la novela. Y lo hace manteniendo los acontecimientos en el mismo orden (con alteraciones estéticas más que estructurales).

Mantener la fidelidad a la novela era raro en Kubrick (Stephen King odia la adaptación de El resplandor de Kubrick).

La simetría de argumento separa claramente las dos partes de La naranja mecánica (con el intermedio de la terapia). En la primera parte, Alex nos da asco. En la segunda parte sentimos pena por él.

Alex no es el criminal que hace daño durante 90 minutos y recibe su merecido en los últimos 30 minutos. El Alex de la primera parte es distinto al Alex de la segunda. El intermedio es como un espejo. Esta simetría provoca que no percibamos La naranja mecánica como una obra moral, sino como una obra dramática.

La repetición y la simetría de argumento es como repetir la comida que nos gusta: ¡nos gusta repetir lo que nos gusta! Y por esto, Star Wars seguirá manteniendo su brío y su encanto.

———-

Nota: El lector Edu Fdez. de Pinedo me recuerda que entre La naranja mecánica y Star Wars hay otro punto en común: David Prowse: un guardaespaldas en La naranja mecánica y año después Darth Vader (aunque no su voz). El mismo actor en películas con simetría de argumento: en una se muestra y en otra se oculta. Borgiano.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Brand Bowl, los anuncios más comentados de la Super Bowl
El ilustrador dio vida a sus garabatos por despecho
La Alianza de Harry Potter: cuando la cultura 'pop' combate la injusticia
Todos tenemos un Hannibal Lecter dentro
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Veo un error utilizar a Homero (como autor) con George Lucas, puesto que la figura Homero está muy en entre dicho, casi más bien se diría que es un personaje aglutinador de toda una tradición de refenecia.

  • Buen texto. Aunque personalmente intentaría no confundir alteración con simetría. Por otro lado, veo complaciente que se atiende mi comentario sobre la repetición de intérprete. Pero se confunde de personaje. En la Naranja Mecánica Prowse interpreta al guardaespaldas cuidador del lisiado por Alex en la primera parte de la película…

  • Veo la simetría formal (tan del gusto de Kubrik), aunque también veo una cierta confusión entre aliteración y simetría… Por cierto, mi comentari acerca de Prowse no se refería a él como compañero de Alex. En La Naranja Mecánica aparece como guardaespaldas cachas del lisiado que acoge a Alex en la segunda parte del film…
    Salud y saludos

  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad