30 de septiembre 2014    /   BUSINESS
por
 

StartupsMansion: compartiendo casa y trabajo en NYC

30 de septiembre 2014    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

«Es que en la casa todo se vive más intensamente». Ese ha sido el eterno mantra del reality por excelencia, Gran Hermano. Quisieron los fundadores de StartupsMansion que el mismo principio, el de la intensidad en cada etapa de la carrera del emprendimiento, fuera la mayor de las posibles. Así que se les ocurrió seleccionar a 30 emprendedores y se los llevaron a Nueva York a compartir trabajo y vivienda.
Definen a la criatura como una «experiencia de emprendimiento extremo». Pascual Aparicio, Carlos de Ory e Ignacio Hojas buscaban una manera de ir a Estados Unidos a subir un escalón más en su formación como emprendedores. «Queríamos crecer personal y profesionalmente e investigando un poco sobre las opciones de alojamiento, programas formativos y aceleradoras se nos ocurrió la idea de crear nuestro propio programa para emprendedores», explican.
Así nació StartupsMansion, un programa configurado como una experiencia para 30 personas. El objetivo es crear, durante tres meses, un proyecto viable que puedan presentar ante inversores estadounidenses. «Es, a la vez, una residencia de emprendedores y una incubadora. Ofrecemos al mismo tiempo un espacio de vida y trabajo en la ciudad de Nueva York», cuentan.
¿Y por qué Nueva York? Por dos motivos principales. El primero, la pasta. «Descartamos la idea de ir a San Francisco por los altos costes y la existencia de otros programas similares allí», dicen.  El segundo: sencillamente, Nueva York era el sitio adecuado. «La ciudad se está convirtiendo en uno de los ecosistemas de emprendimiento tecnológico más pujante del mundo y tomamos la decisión de asentar el programa en esta ciudad para establecer un puente entre España y USA para los emprendedores españoles».
En las poco más de dos semanas que lleva en la ciudad estadounidense, la actividad se ha centrado en la adaptación y presentación de los participantes, clave para establecer una comunidad con fuertes vínculos. Aparicio, Ory y Hojas dicen que han querido acentuar ese sentido de comunidad para acelerar aún más los progresos. «Estamos empenzando con las diferentes sesiones de mentores que acompañarán y apoyarán a los participantes durante el desarrollo de la experiencia. Estas sesiones se producirán tanto en remoto, vía Skype, como de manera presencial con visitas a la casa, donde conviven y trabajan los emprendedores. Comenzamos con Rafael Zaragoza, que, desde Madrid, impartirá una sesión sobre creatividad e ideación y nos visitará Juan Cartagena, CEO de Traity, para contarnos su experiencia como emprendedor de éxito».
StartupsMansion termina a final de noviembre y promete encuentros con impulsores de startups con sede en Nueva York como como Kickstarter, Tumblr, Etsy, Codecademy o Foursquare. El desarrollo de todas las actividades puede seguirse a través de los vídeos que, semanalmente, contarán la experiencia neoyorquina.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

«Es que en la casa todo se vive más intensamente». Ese ha sido el eterno mantra del reality por excelencia, Gran Hermano. Quisieron los fundadores de StartupsMansion que el mismo principio, el de la intensidad en cada etapa de la carrera del emprendimiento, fuera la mayor de las posibles. Así que se les ocurrió seleccionar a 30 emprendedores y se los llevaron a Nueva York a compartir trabajo y vivienda.
Definen a la criatura como una «experiencia de emprendimiento extremo». Pascual Aparicio, Carlos de Ory e Ignacio Hojas buscaban una manera de ir a Estados Unidos a subir un escalón más en su formación como emprendedores. «Queríamos crecer personal y profesionalmente e investigando un poco sobre las opciones de alojamiento, programas formativos y aceleradoras se nos ocurrió la idea de crear nuestro propio programa para emprendedores», explican.
Así nació StartupsMansion, un programa configurado como una experiencia para 30 personas. El objetivo es crear, durante tres meses, un proyecto viable que puedan presentar ante inversores estadounidenses. «Es, a la vez, una residencia de emprendedores y una incubadora. Ofrecemos al mismo tiempo un espacio de vida y trabajo en la ciudad de Nueva York», cuentan.
¿Y por qué Nueva York? Por dos motivos principales. El primero, la pasta. «Descartamos la idea de ir a San Francisco por los altos costes y la existencia de otros programas similares allí», dicen.  El segundo: sencillamente, Nueva York era el sitio adecuado. «La ciudad se está convirtiendo en uno de los ecosistemas de emprendimiento tecnológico más pujante del mundo y tomamos la decisión de asentar el programa en esta ciudad para establecer un puente entre España y USA para los emprendedores españoles».
En las poco más de dos semanas que lleva en la ciudad estadounidense, la actividad se ha centrado en la adaptación y presentación de los participantes, clave para establecer una comunidad con fuertes vínculos. Aparicio, Ory y Hojas dicen que han querido acentuar ese sentido de comunidad para acelerar aún más los progresos. «Estamos empenzando con las diferentes sesiones de mentores que acompañarán y apoyarán a los participantes durante el desarrollo de la experiencia. Estas sesiones se producirán tanto en remoto, vía Skype, como de manera presencial con visitas a la casa, donde conviven y trabajan los emprendedores. Comenzamos con Rafael Zaragoza, que, desde Madrid, impartirá una sesión sobre creatividad e ideación y nos visitará Juan Cartagena, CEO de Traity, para contarnos su experiencia como emprendedor de éxito».
StartupsMansion termina a final de noviembre y promete encuentros con impulsores de startups con sede en Nueva York como como Kickstarter, Tumblr, Etsy, Codecademy o Foursquare. El desarrollo de todas las actividades puede seguirse a través de los vídeos que, semanalmente, contarán la experiencia neoyorquina.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Mary Read: ser pirata no era sólo cosa de hombres
These shoes are made for believers
En las entrevistas no solo se equivocan los candidatos
Las historias de valor de un grupo de (semidesconocidas) exploradoras que no tuvieron miedo a intentarlo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

Publicidad