fbpx
3 de diciembre 2014    /   CINE/TV
por
 

Steampunk:  los vapores de Terry Gilliam

3 de diciembre 2014    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El retrofuturo es un término que fue preciso acuñar por culpa de unos pocos visionarios que desdoblaron el tiempo, e imaginaron invenciones que nos habrían conducido a otro escenario distinto del actual. Por su parte, el steampunk podría definirse como una suerte de ciencia ficción victoriana… si ello es posible, que lo es…
Podríamos definir el retrofuturo como una realidad paralela a la nuestra, en la que las cosas, las personas y la tecnología marcharon por diferentes derroteros. Es decir, percibimos que estamos en el futuro, pero que también podría ser un siglo XXI distinto si el señor Nikola Tesla, que ahora está tan de moda, hubiera tenido éxito con sus experimentos (o con su financiación) o si los alemanes hubieran ganado cualquiera de las dos guerras. A este desdoblamiento del presente se le conoce como ucronía.

Si los Monty Python no existieran habría que haberlos inventado


Stanley Kubrick nunca fue retrofuturista, todo lo contrario, quiso dibujar con precisión nostradámica cómo serían las cosas en el año 2001… vistas desde 1968. Acertó en algunas, erró en no pocas. Seguimos sin haber pisado ningún otro cuerpo celeste que nuestra vieja y querida Luna (y solo si admitimos que eso sucedió en realidad). El documental Habitación 237 (Rodney Ascher, 2013) especula y apuntala con sorprendente contundencia la teoría de que la NASA encargó a Kubrick la filmación de ese falso alunizaje…
H.G.Wells y Julio Verne fueron los primeros precursores del steampunk… Y por supuesto William Gibson, (Neuromante) a la sazón, creador del movimiento cyberpunk… Pero ¿qué tiene el sufijo punk para pervertir las letras que le preceden? Sonoridad.
Si los Monty Python no existieran habría que haberlos inventado. De aquellos caballeros el más gracioso es sin duda John Cleese, que protagoniza día sí día también epatantes anécdotas en los tabloides británicos, sobre todo a costa de su sonado divorcio y sus más sonadas diferencias económicas con su exesposa. Pero el más expuesto a los medios fuera del Reino Unido es precisamente Terry Gilliam. Antipático, contradictorio, excesivo, irregular… pero indispensable y gran adalid del steampunk, sobre todo desde que estrenó precisamente en 1984 esa obra maestra del retrofuturo llamada Brazil, inspirada en la novela distópica 1984 de Orwell.
La primera hora de metraje de su película Doce Monos se estudia en las escuelas de cine, no solo por ser el primer papel que tuvo Brad Pitt en el que no era un guaperas (de hecho le pusieron lentillas marrones y tuvo que componer cara de retrasado). Y Bruce Willis descubrió que calvo, herido, sangrante, manchado de barro y lloroso daba mucho más de sí que en teleseries como Luz de luna, ¿se acuerdan?
Terry Gilliam nos vuelve a imbuir en una atmósfera muy semejante a la de Brazil con la muy notable The Zero Theorem, con toda probabilidad la película más original e interesante de la cartelera, y en ella ha contado con Matt Damon y Tilda Swinton entre otros. Hallamos ecos de Brazil en muchos instantes, pero sobre todo nos sorprenden las soluciones tecnológicas de ese ¿Londres? hiperconectado, deshumanizado pero a la vez colorista, divertido, pasto de la publicidad, hipersexual, metarreligioso…

Terry Gilliam es antipático, contradictorio, excesivo, irregular… pero indispensable y gran adalid del stemapunk


El protagonista vive solo en el interior de una gran iglesia (que ha obtenido mediante una ventajosa subasta tras desahuciar a una orden monástica con voto de silencio, razón por la que no pudo defenderse del atropello) rodeado de sensores, y trabajando en un oscuro proyecto de la Dirección para desentrañar el otro lado del Big Bang. Pero no se asusten, la peli no va de matemáticas, ni de física cuántica como la bella y espesa Interestellar de Christopher Nolan. En el fondo habla de la necesidad de tocarnos y de sentirnos, y sobre todo, de la necesidad de creer en algo… aunque sea en una estupidez. En eso se basan las religiones, ¿no?
Gilliam es extraordinariamente versátil, y firmó también la lisérgica Miedo y asco en Las Vegas (1998), El rey pescador (1991) o Las aventuras del barón Munchausen (1989), que tiene ya resonancias steampunk en su alocado diseño de producción.
Otro buen ejemplo de atmósfera retrofuturista la encontramos en Dune (David Lynch, 1984). Es curioso señalar que el vapor juega un papel estético importante en todos estos escenarios, y fluye desde los lugares y las máquinas más diversas … quizá de ahí la palabra steam.
 
Imagen de portada: Mike H / Shutterstock

El retrofuturo es un término que fue preciso acuñar por culpa de unos pocos visionarios que desdoblaron el tiempo, e imaginaron invenciones que nos habrían conducido a otro escenario distinto del actual. Por su parte, el steampunk podría definirse como una suerte de ciencia ficción victoriana… si ello es posible, que lo es…
Podríamos definir el retrofuturo como una realidad paralela a la nuestra, en la que las cosas, las personas y la tecnología marcharon por diferentes derroteros. Es decir, percibimos que estamos en el futuro, pero que también podría ser un siglo XXI distinto si el señor Nikola Tesla, que ahora está tan de moda, hubiera tenido éxito con sus experimentos (o con su financiación) o si los alemanes hubieran ganado cualquiera de las dos guerras. A este desdoblamiento del presente se le conoce como ucronía.

Si los Monty Python no existieran habría que haberlos inventado


Stanley Kubrick nunca fue retrofuturista, todo lo contrario, quiso dibujar con precisión nostradámica cómo serían las cosas en el año 2001… vistas desde 1968. Acertó en algunas, erró en no pocas. Seguimos sin haber pisado ningún otro cuerpo celeste que nuestra vieja y querida Luna (y solo si admitimos que eso sucedió en realidad). El documental Habitación 237 (Rodney Ascher, 2013) especula y apuntala con sorprendente contundencia la teoría de que la NASA encargó a Kubrick la filmación de ese falso alunizaje…
H.G.Wells y Julio Verne fueron los primeros precursores del steampunk… Y por supuesto William Gibson, (Neuromante) a la sazón, creador del movimiento cyberpunk… Pero ¿qué tiene el sufijo punk para pervertir las letras que le preceden? Sonoridad.
Si los Monty Python no existieran habría que haberlos inventado. De aquellos caballeros el más gracioso es sin duda John Cleese, que protagoniza día sí día también epatantes anécdotas en los tabloides británicos, sobre todo a costa de su sonado divorcio y sus más sonadas diferencias económicas con su exesposa. Pero el más expuesto a los medios fuera del Reino Unido es precisamente Terry Gilliam. Antipático, contradictorio, excesivo, irregular… pero indispensable y gran adalid del steampunk, sobre todo desde que estrenó precisamente en 1984 esa obra maestra del retrofuturo llamada Brazil, inspirada en la novela distópica 1984 de Orwell.
La primera hora de metraje de su película Doce Monos se estudia en las escuelas de cine, no solo por ser el primer papel que tuvo Brad Pitt en el que no era un guaperas (de hecho le pusieron lentillas marrones y tuvo que componer cara de retrasado). Y Bruce Willis descubrió que calvo, herido, sangrante, manchado de barro y lloroso daba mucho más de sí que en teleseries como Luz de luna, ¿se acuerdan?
Terry Gilliam nos vuelve a imbuir en una atmósfera muy semejante a la de Brazil con la muy notable The Zero Theorem, con toda probabilidad la película más original e interesante de la cartelera, y en ella ha contado con Matt Damon y Tilda Swinton entre otros. Hallamos ecos de Brazil en muchos instantes, pero sobre todo nos sorprenden las soluciones tecnológicas de ese ¿Londres? hiperconectado, deshumanizado pero a la vez colorista, divertido, pasto de la publicidad, hipersexual, metarreligioso…

Terry Gilliam es antipático, contradictorio, excesivo, irregular… pero indispensable y gran adalid del stemapunk


El protagonista vive solo en el interior de una gran iglesia (que ha obtenido mediante una ventajosa subasta tras desahuciar a una orden monástica con voto de silencio, razón por la que no pudo defenderse del atropello) rodeado de sensores, y trabajando en un oscuro proyecto de la Dirección para desentrañar el otro lado del Big Bang. Pero no se asusten, la peli no va de matemáticas, ni de física cuántica como la bella y espesa Interestellar de Christopher Nolan. En el fondo habla de la necesidad de tocarnos y de sentirnos, y sobre todo, de la necesidad de creer en algo… aunque sea en una estupidez. En eso se basan las religiones, ¿no?
Gilliam es extraordinariamente versátil, y firmó también la lisérgica Miedo y asco en Las Vegas (1998), El rey pescador (1991) o Las aventuras del barón Munchausen (1989), que tiene ya resonancias steampunk en su alocado diseño de producción.
Otro buen ejemplo de atmósfera retrofuturista la encontramos en Dune (David Lynch, 1984). Es curioso señalar que el vapor juega un papel estético importante en todos estos escenarios, y fluye desde los lugares y las máquinas más diversas … quizá de ahí la palabra steam.
 
Imagen de portada: Mike H / Shutterstock

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘La casa de las miniaturas’: la bella, las bestias y el fanatismo religioso
Amarna Miller: «Dudo que el porno vuelva a ser mi trabajo principal»
Murat Pak aprende a desaprender constantemente para no repetirse
‘Sucesor designado’: la serie que necesitan ver ahora los estadounidenses
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Si se me permite, este artículo mezcla muchos conceptos que parecían superados, aunque también es cierto que el Steampunk no es tan conocido fuera de ciertos círculos culturales, y puestos a informar sobre la conexión Steampunk-Terry Gilliam, se pierde en los argumentos…
    Por ejemplo, es típico error considerar Verne y Wells precursores del Steampunk, cuando estos autores como es obvio escribían pensando en su futuro. Mientras, el Steampunk está escrito en nuestro presente reinterpretando visiones de futuro de la Segunda Revolución Industrial (1850-1910 aprox.). Si fueran Verne y Wells Steampunk, habrían escrito entonces retrofuturismos inspirados en el Barroco, por ejemplo.
    Por otro lado, puestos a usar etiquetas por usar, la obra de Gilliam gira entorno de una estética y ethos más dieselpunk, no Steampunk. El dieselpunk, que existe aunque no sea tan popular como el otro (también es un retrofuturismo) se basa en una visión de futuros más distópicos y decadentes, caducados, de la época de entreguerras (1910-1950). Es un movimiento más oscuro, aun más sucio a nivel estético, y Brazil y Doce Monos se han considerado como tales. Digo, puestos a hablar de estos movimientos dentro de los retrofuturismos, algo como subgéneros culturales dentro de los retrofuturos, expliquemos que son.
    Sobre el mismo Gilliam, sí que tuvo un proyecto Steampunk realmente, que era «1884 Yesterdays future», en el que iba a participar como productor, pero… Parece que se ha quedado en nada. En Youtube hay hasta un teaser.

    • Gracias Elisabet, por tu detallado comentario. Pero no estoy en absoluto de acuerdo. Claro que Wells y Verne son los precursores del steampunk, en la lectura de sus novelas de anticipación, y en sus máquinas se inspiraron los primeros escritores steampunk (que en realidad nace como movimiento literario). Y negar la fascinación de Terry Gilliam por esta estética es no conocer su filmografía. No te pierdas The Zero Theorem, es estupenda. Y totalmente steampunk… 🙂
      Un saludo

    • Completamente de acuerdo contigo, Elisabet.
      En su motivación, ni Verne ni Wells intentaban imaginar algo distinto a lo que podían concebir en su momento. Imaginaban lo que sería su futuro. Que la historia haya negado ese camino no implica un cambio en la intención de los autores.

    • Hola Antonio.
      Gracias por tu respuesta. Nadie ha dicho que Verne y Wells no sean importantes en el Steampunk, está claro hasta en lo visual. Pero creo que no es lo mismo precursor que inspirador 😉
      Por otro lado, conozco la filmografía de Gilliam, debo reconocer que no completa, y ya vi The Zero Theorem en el Festival de Sitges, que fue una pasada. Aunque yo no le veo nada Steampunk, aunque sí retrofuturista, y llevo en esto del Steampunk dentro y fuera muchos años, resumiendo mucho. Si existiera un retrofuturismo, sería algo como bitpunk, no sabría como llamarlo. Super recomendable -acabé super emocionada, aunque se ve no a todo el mundo le gustó 🙂
      Saludos!

      • Ahora que pienso, si interesa y estás por Barcelona (o cualquier lector que le apetezca) este fin de semana en la MiRCon/Hispacon (Convención española de ciencia-ficción y fantasía), concretamente el sábado a la 13h, habrá una mesa redonda abierta sobre «Los límites del Steampunk» en la que estaré moderando junto con Marian Womack, editora de Ediciones Nevsky y algún invitado más. Todo el mundo podrá participar, y este tipo de temas son típicos pero igualmente interesantes de tocar. Quedáis todos invitados si cabe decir!

  • ¡De acuerdo! Pongamos «inspiradores» en vez de «precursores» :-)) Y gracias por la info de Hispacon. ¿Bitpunk? Eso se me escapa ¡Demasiadas etiquetas! Gracias de nuevo y suerte en tu mesa redonda!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *