fbpx
7 de mayo 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Streeticons: Arte urbano en tu pared

7 de mayo 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El arte urbano se ha revalorizado en la última década y ha logrado entrar en el circuito de los marchantes del arte. Las piezas más cotizadas han superado los cientos de miles de euros en subastas aunque esto sea la excepción y no la regla. Christian Hildmann, un fanático confeso de esta disciplina, se preguntó más de una vez cómo hacerlas más asequibles. Prefirió no esperar a encontrar una respuesta y creó Streeticons, una compañía que vende reproducciones de estas piezas hechas de vinilo y cartón para colgarlas en la pared.

«Me ha pasado muchas veces. Veo obras que me encantan en distintos puntos de la ciudad y me preguntó por qué no puedo tenerlas en mi casa», explica este emprendedor de Munich, una ciudad que a pesar de vivir a la sombra de Berlín en estos temas, cuenta con una escena bastante desarrollada.

Hildmann llega a acuerdos con artistas urbanos para comercializar reproducciones de edición limitada a precios que oscilan principalmente entre 100 y 300 euros aunque algunas obras llegan a costar 2.000 euros. «Solemos adaptarlas a este medio. Muchas veces son creaciones que están en la pared en algún lugar en el mundo».

Streeticons ofrece más de 100 reproducciones de artistas como Flying Fortress, Disturbanity, Erwin y Valerio Vitozzi que se venden por internet. «Llevamos apenas un año y la verdad es que no me puedo quejar. Hemos logrado que un nuevo público pueda tener acceso a este tipo de arte».


 

El arte urbano se ha revalorizado en la última década y ha logrado entrar en el circuito de los marchantes del arte. Las piezas más cotizadas han superado los cientos de miles de euros en subastas aunque esto sea la excepción y no la regla. Christian Hildmann, un fanático confeso de esta disciplina, se preguntó más de una vez cómo hacerlas más asequibles. Prefirió no esperar a encontrar una respuesta y creó Streeticons, una compañía que vende reproducciones de estas piezas hechas de vinilo y cartón para colgarlas en la pared.

«Me ha pasado muchas veces. Veo obras que me encantan en distintos puntos de la ciudad y me preguntó por qué no puedo tenerlas en mi casa», explica este emprendedor de Munich, una ciudad que a pesar de vivir a la sombra de Berlín en estos temas, cuenta con una escena bastante desarrollada.

Hildmann llega a acuerdos con artistas urbanos para comercializar reproducciones de edición limitada a precios que oscilan principalmente entre 100 y 300 euros aunque algunas obras llegan a costar 2.000 euros. «Solemos adaptarlas a este medio. Muchas veces son creaciones que están en la pared en algún lugar en el mundo».

Streeticons ofrece más de 100 reproducciones de artistas como Flying Fortress, Disturbanity, Erwin y Valerio Vitozzi que se venden por internet. «Llevamos apenas un año y la verdad es que no me puedo quejar. Hemos logrado que un nuevo público pueda tener acceso a este tipo de arte».


 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las siluetas del bebé de Brent Holloman
Buen rollo ilustrado en 'Forgotten Colors'
Fotografiar la noche con la misma nitidez que el mediodía
Juguetes utópicos para resolver problemas cotidianos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • A mi parecer, creo que en el momento que se empieza a reproducir y se empieza a vender, este tipo de arte pierde todo su valor. Carece de lógica en contraste por los motivos por las que en teoría se realizaron.

  • Bueno Odi,

    Yo creo que hay miles de millones de tipos de arte callejero, con muy diferentes motivos, no todos son anti-sistema aunque el gesto en sí lo sea.

    Para mí son cosa muy diferentes, el arte urbano en su contexto es la verdadera joya, pero prefiero ver reproducciones de algunas de estas joyas en mis paredes, que muchos otros motivos decorativos que dan ganas de salir corriendo, eso lo tengo muy claro.

    Que el tío lo hace por pasta y por aprovecharse de una moda, lo tengo aún más claro, quizás ahí es donde rasca y duele un poco el tema y donde comparto más tu opinión. Pero de esto va el cuento en el que vivimos, por desgracia.

    Saludos!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies