23 de marzo 2011    /   BUSINESS
por
 

StreetMatching: una web para geolocalizar flechazos

23 de marzo 2011    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


El amor, a veces, se insinúa en la fugacidad de un encuentro por la calle… en la espera de un semáforo… en un ascensor… Lo intuyes. O lo novelas… Pero la persona que despertó el deseo desaparece para siempre. Queda solo ese cruce de miradas que paró el tiempo o esa risa pícara de “esto solo lo sabemos tú y yo”.
Había que desafiar a la casualidad y acabar con la incógnita de esos cruces fortuitos. Eduardo Antoja, fundador de la start-up barcelonesa La diferencia, se había quedado con la duda alguna vez. Pensó que muchos de esos encuentros podrían rescatarse y dar a esas personas una segunda oportunidad.
La tecnología no falla en estas cosas. Encuentra a individuos y establece contactos. Ahora el reto era darle forma. El equipo de La diferencia trabajó durante seis meses en un site de geolocalización en el que los usuarios pueden buscar a personas que han visto en la calle para intentar contactar con ellas.
La web se llama StreetMatching y funciona en el sentido inverso a las páginas clásicas de contactos. El proceso de sites como Match.com o Meetic van del encuentro en Internet a la calle. Esta va de la calle a la Red.

El desencadenante del encuentro tampoco es el mismo, según los responsables del proyecto. Las webs de contactos funcionan por afinidad y mediante un proceso de selección racional. En StreetMatching el contacto solo se produce si previamente hubo una atracción sensorial, química, en carne y hueso… Ellos lo llaman “Romanticismo 2.0”.
El procedimiento para reencontrar a una persona requiere estos pasos. Un individuo crea su perfil y sube una foto suya. Registra ‘el flechazo’ (momento y lugar donde vio a una persona que le gustó). Si otro usuario introduce un ‘flechazo’ similar, el sistema envía a cada uno la foto de la otra persona. Si los dos confirman que es esa persona a la que quieren conocer, StreetMaching los pone en contacto mediante un sistema de mensajería interna.

En este site no hay muros ni notificaciones ni fotos para exhibir morritos. Todo transcurre en absoluta privacidad. Solo los interesados conocen el proceso que se está produciendo. “Nadie ver tu perfil y nadie ve tu foto”, enfatiza Eduardo Antoja.
“Al final se trata de no limitar el sitio donde poder conocer a otras personas y hacerlo de forma segura y en total privacidad. Es una forma de ligar muy sana. Es algo que puede ocurrir en cualquier momento y no solo durante el fin de semana”.
La página se publicó el 21 de marzo, con la llegada de la primavera, y en dos días ha recibido más de 4.000 visitas. StreetMatching está en español e inglés, y su ambición es internacional. De hecho, entre sus visitas, muchas proceden ya de EEUU. La aplicación gratuita para iPhone estará disponible en unos días.





El amor, a veces, se insinúa en la fugacidad de un encuentro por la calle… en la espera de un semáforo… en un ascensor… Lo intuyes. O lo novelas… Pero la persona que despertó el deseo desaparece para siempre. Queda solo ese cruce de miradas que paró el tiempo o esa risa pícara de “esto solo lo sabemos tú y yo”.
Había que desafiar a la casualidad y acabar con la incógnita de esos cruces fortuitos. Eduardo Antoja, fundador de la start-up barcelonesa La diferencia, se había quedado con la duda alguna vez. Pensó que muchos de esos encuentros podrían rescatarse y dar a esas personas una segunda oportunidad.
La tecnología no falla en estas cosas. Encuentra a individuos y establece contactos. Ahora el reto era darle forma. El equipo de La diferencia trabajó durante seis meses en un site de geolocalización en el que los usuarios pueden buscar a personas que han visto en la calle para intentar contactar con ellas.
La web se llama StreetMatching y funciona en el sentido inverso a las páginas clásicas de contactos. El proceso de sites como Match.com o Meetic van del encuentro en Internet a la calle. Esta va de la calle a la Red.

El desencadenante del encuentro tampoco es el mismo, según los responsables del proyecto. Las webs de contactos funcionan por afinidad y mediante un proceso de selección racional. En StreetMatching el contacto solo se produce si previamente hubo una atracción sensorial, química, en carne y hueso… Ellos lo llaman “Romanticismo 2.0”.
El procedimiento para reencontrar a una persona requiere estos pasos. Un individuo crea su perfil y sube una foto suya. Registra ‘el flechazo’ (momento y lugar donde vio a una persona que le gustó). Si otro usuario introduce un ‘flechazo’ similar, el sistema envía a cada uno la foto de la otra persona. Si los dos confirman que es esa persona a la que quieren conocer, StreetMaching los pone en contacto mediante un sistema de mensajería interna.

En este site no hay muros ni notificaciones ni fotos para exhibir morritos. Todo transcurre en absoluta privacidad. Solo los interesados conocen el proceso que se está produciendo. “Nadie ver tu perfil y nadie ve tu foto”, enfatiza Eduardo Antoja.
“Al final se trata de no limitar el sitio donde poder conocer a otras personas y hacerlo de forma segura y en total privacidad. Es una forma de ligar muy sana. Es algo que puede ocurrir en cualquier momento y no solo durante el fin de semana”.
La página se publicó el 21 de marzo, con la llegada de la primavera, y en dos días ha recibido más de 4.000 visitas. StreetMatching está en español e inglés, y su ambición es internacional. De hecho, entre sus visitas, muchas proceden ya de EEUU. La aplicación gratuita para iPhone estará disponible en unos días.




Compártelo twitter facebook whatsapp
El arte de comunicar con claridad que no te enseñaron en la escuela
Identifica los errores de tu pensamiento y trabajarás mucho mejor
Diego Gallegos: el chef que cultiva sus propios peces
¿Cómo es la persona más típica del mundo?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 11
  • Pingback: Cupido 2.0
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *