fbpx
21 de diciembre 2009    /   CREATIVIDAD
por
 

Studio Banana: Un santuario para la creatividad

21 de diciembre 2009    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

1

Bajas por unas escaleras y entras a un espacio donde vive el blanco y la serenidad. En la entrada hay una exposición. En la sala común, un chico juega con una maqueta de cartón. Un grupo de animadores 3D conversa alrededor de una pantalla de ordenador. Bienvenidos a la oficina creativa del futuro (y presente).

Studio Banana es un espacio creado en 2007 con el propósito de servir de lugar de acogida a toda alma creativa que pasa por Madrid pero también como espacio de trabajo base para aquellos que necesitan una oficina en la capital.

Es un modelo de trabajo inspirado en los movimientos artísticos de los años 70 que empieza a proliferar en las capitales de todo el mundo. Los diferentes miembros tienen o forman parte de una empresa determinada pero las sinergias que produce la convivencia entre átomos creativos promueven la innovación y la creación. Juntos forman un colectivo capaz de desarrollar cualquier tipo de proyecto creativo.

«Hay diseñadores gráficos, ilustradores, animadores, arquitectos, fotógrafos. Las posibilidades de trabajar entre nosotros son infinitas pero también da pie a crear iniciativas utilizando nuestros conocimientos diversos. Tenemos una asociación cultural que organiza eventos y ofrecemos cursos. Hemos creado Studio Banana TV, una productora audiovisual que entrevista a personajes interesantes y ofrece contenido. El siguiente paso será crear una editorial», explica Key Portilla Kawamura.

El hispano japonés es, junto a Ali Ganjavian, el fundador de la iniciativa. Ambos forman parte del estudio de arquitectura Kawamura-Ganjavian, que tiene su sede en Studio Banana, ubicado en el barrio de Tetuán.

«Hemos vivido en varios países y estudiamos en Londres, pero teníamos Madrid como referencia. Pensamos que era un sitio más virgen para crear este tipo de iniciativas», indica Kawamura.

La estructura de Studio Banana lo hace especialmente diseñado para servir de punto de entrada para mucha gente que viene de otros países. «Enseguida entras en una red de contactos y profesionales que aumenta las posibilidades de trabajo», comenta Mónica Mejía, studio manager del centro.

Esto ayuda a que la composición del estudio en Madrid sea muy diversa. “Hay colombianos, alemanes, suizos, portugueses, argentinos…», añade.

Pero también es un reflejo del aumento de personas dispuestas a emprender. Los 38 puestos de trabajo están ocupados por free-lance, portfolio workers y pequeñas empresas que han decidido ir por libre. Algunas de ellas son Opinno, un ‘acelerador de start-ups tecnológicos’; Plan B, un estudio de diseño gráfico que, además de ser empresa, se encarga de la imagen visual de Studio Banana, y El Huevo Estudios, un estudio de creación audiovisual en 3D.

“El espacio proporciona una presencia y infraestructura para que estos proyectos prosperen. No estás pagando sólo un alquiler. Ganas una serie de valores intangibles como flexibilidad y conectividad”, según Kawamura.

Trabajar en un espacio compartido genera una filosofía de trabajo más abierta hacia la colaboración. «Abogamos por la transparencia total. Cualquiera que quiera montar un espacio similar puede venir a vernos. Se lo contamos todo. No hay ningún misterio».

Tetúan: un barrio en transformación

El estudio está situado en las laberínticas calles de Tetúan, un barrio que, poco a poco, se está transformando. Precios más asequibles, más espacio y proximidad al centro están contribuyendo a poblar esta zona de nuevas iniciativas creativas.

«Hay varios miembros que trabajan en creatividad que viven en el barrio. Eso, obviamente, repercute en la zona. Hay un estudio de artistas en la calle Naranjo, un plató fotográfico a la vuelta de la esquina, un teatro aquí cerca…».

STUDIO_BANANA_05

STUDIO_BANANA_04

STUDIO_BANANA_03

Foto 1: Ciszak-Dalmàs

Fotos 2/3/4: Elena Almagro

1

Bajas por unas escaleras y entras a un espacio donde vive el blanco y la serenidad. En la entrada hay una exposición. En la sala común, un chico juega con una maqueta de cartón. Un grupo de animadores 3D conversa alrededor de una pantalla de ordenador. Bienvenidos a la oficina creativa del futuro (y presente).

Studio Banana es un espacio creado en 2007 con el propósito de servir de lugar de acogida a toda alma creativa que pasa por Madrid pero también como espacio de trabajo base para aquellos que necesitan una oficina en la capital.

Es un modelo de trabajo inspirado en los movimientos artísticos de los años 70 que empieza a proliferar en las capitales de todo el mundo. Los diferentes miembros tienen o forman parte de una empresa determinada pero las sinergias que produce la convivencia entre átomos creativos promueven la innovación y la creación. Juntos forman un colectivo capaz de desarrollar cualquier tipo de proyecto creativo.

«Hay diseñadores gráficos, ilustradores, animadores, arquitectos, fotógrafos. Las posibilidades de trabajar entre nosotros son infinitas pero también da pie a crear iniciativas utilizando nuestros conocimientos diversos. Tenemos una asociación cultural que organiza eventos y ofrecemos cursos. Hemos creado Studio Banana TV, una productora audiovisual que entrevista a personajes interesantes y ofrece contenido. El siguiente paso será crear una editorial», explica Key Portilla Kawamura.

El hispano japonés es, junto a Ali Ganjavian, el fundador de la iniciativa. Ambos forman parte del estudio de arquitectura Kawamura-Ganjavian, que tiene su sede en Studio Banana, ubicado en el barrio de Tetuán.

«Hemos vivido en varios países y estudiamos en Londres, pero teníamos Madrid como referencia. Pensamos que era un sitio más virgen para crear este tipo de iniciativas», indica Kawamura.

La estructura de Studio Banana lo hace especialmente diseñado para servir de punto de entrada para mucha gente que viene de otros países. «Enseguida entras en una red de contactos y profesionales que aumenta las posibilidades de trabajo», comenta Mónica Mejía, studio manager del centro.

Esto ayuda a que la composición del estudio en Madrid sea muy diversa. “Hay colombianos, alemanes, suizos, portugueses, argentinos…», añade.

Pero también es un reflejo del aumento de personas dispuestas a emprender. Los 38 puestos de trabajo están ocupados por free-lance, portfolio workers y pequeñas empresas que han decidido ir por libre. Algunas de ellas son Opinno, un ‘acelerador de start-ups tecnológicos’; Plan B, un estudio de diseño gráfico que, además de ser empresa, se encarga de la imagen visual de Studio Banana, y El Huevo Estudios, un estudio de creación audiovisual en 3D.

“El espacio proporciona una presencia y infraestructura para que estos proyectos prosperen. No estás pagando sólo un alquiler. Ganas una serie de valores intangibles como flexibilidad y conectividad”, según Kawamura.

Trabajar en un espacio compartido genera una filosofía de trabajo más abierta hacia la colaboración. «Abogamos por la transparencia total. Cualquiera que quiera montar un espacio similar puede venir a vernos. Se lo contamos todo. No hay ningún misterio».

Tetúan: un barrio en transformación

El estudio está situado en las laberínticas calles de Tetúan, un barrio que, poco a poco, se está transformando. Precios más asequibles, más espacio y proximidad al centro están contribuyendo a poblar esta zona de nuevas iniciativas creativas.

«Hay varios miembros que trabajan en creatividad que viven en el barrio. Eso, obviamente, repercute en la zona. Hay un estudio de artistas en la calle Naranjo, un plató fotográfico a la vuelta de la esquina, un teatro aquí cerca…».

STUDIO_BANANA_05

STUDIO_BANANA_04

STUDIO_BANANA_03

Foto 1: Ciszak-Dalmàs

Fotos 2/3/4: Elena Almagro

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los cuadros tridimensionales de Alex Yanes
Jugar al chinchón químico para aprender la tabla periódica
La economía de imágenes de Matt Lambert
Un ejercicio ilustrado alrededor del amor en el siglo XXI
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *