18 de julio 2016    /   CREATIVIDAD
por
 

¡Sufragista, a fregar a casa!

18 de julio 2016    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Hace alrededor de un siglo y medio, las mujeres comenzaban a rebelarse para reivindicar un derecho tan básico como el de votar. A finales del siglo XIX, no había santo varón que no se escandalizase si su esposa decidía compaginar la atención de las tareas de casa o el monopolio en la crianza de los hijos con otra actividad fuera del hogar.

Ya lo decía la señora Banks en Mary Poppins.

– Ellen, esconda esto [las bandas e insignias de sufragista] por ahí, ya sabe que al señor Banks no le gustan mis ideas políticas.

El movimiento sufragista levantó también la sensibilidad machirula, que se resistía a que el statu quo se moviese de donde estaba. Esa guerra de la igualdad contra los privilegios ancestrales se libraba también, como vemos en Vintag, a través de la propaganda gráfica.

Todos estos carteles de comienzos del siglo XX muestran el mensaje implantado mayoritariamente en las mentes –masculinas y femeninas– de la época: a criar y a fregar, mujer.

[URIS id=183177]

[URIS id=183178]

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Hace alrededor de un siglo y medio, las mujeres comenzaban a rebelarse para reivindicar un derecho tan básico como el de votar. A finales del siglo XIX, no había santo varón que no se escandalizase si su esposa decidía compaginar la atención de las tareas de casa o el monopolio en la crianza de los hijos con otra actividad fuera del hogar.

Ya lo decía la señora Banks en Mary Poppins.

– Ellen, esconda esto [las bandas e insignias de sufragista] por ahí, ya sabe que al señor Banks no le gustan mis ideas políticas.

El movimiento sufragista levantó también la sensibilidad machirula, que se resistía a que el statu quo se moviese de donde estaba. Esa guerra de la igualdad contra los privilegios ancestrales se libraba también, como vemos en Vintag, a través de la propaganda gráfica.

Todos estos carteles de comienzos del siglo XX muestran el mensaje implantado mayoritariamente en las mentes –masculinas y femeninas– de la época: a criar y a fregar, mujer.

[URIS id=183177]

[URIS id=183178]

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Alexis Díaz, el boricua que dibuja a lo grande
Protopiper: una pistola que construye en lugar de destruir
El hippy gallego que revolucionó el diseño en San Francisco
Respira para cargar tu iPhone
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Comentarios cerrados.

    f