Publicado: 18 de julio 2016 12:37  /   CREATIVIDAD
por
 

¡Sufragista, a fregar a casa!

Publicado: 18 de julio 2016 12:37  /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp

Hace alrededor de un siglo y medio, las mujeres comenzaban a rebelarse para reivindicar un derecho tan básico como el de votar. A finales del siglo XIX, no había santo varón que no se escandalizase si su esposa decidía compaginar la atención de las tareas de casa o el monopolio en la crianza de los hijos con otra actividad fuera del hogar.

Ya lo decía la señora Banks en Mary Poppins.

– Ellen, esconda esto [las bandas e insignias de sufragista] por ahí, ya sabe que al señor Banks no le gustan mis ideas políticas.

El movimiento sufragista levantó también la sensibilidad machirula, que se resistía a que el statu quo se moviese de donde estaba. Esa guerra de la igualdad contra los privilegios ancestrales se libraba también, como vemos en Vintag, a través de la propaganda gráfica.

Todos estos carteles de comienzos del siglo XX muestran el mensaje implantado mayoritariamente en las mentes –masculinas y femeninas– de la época: a criar y a fregar, mujer.

[URIS id=183177]

[URIS id=183178]

Hace alrededor de un siglo y medio, las mujeres comenzaban a rebelarse para reivindicar un derecho tan básico como el de votar. A finales del siglo XIX, no había santo varón que no se escandalizase si su esposa decidía compaginar la atención de las tareas de casa o el monopolio en la crianza de los hijos con otra actividad fuera del hogar.

Ya lo decía la señora Banks en Mary Poppins.

– Ellen, esconda esto [las bandas e insignias de sufragista] por ahí, ya sabe que al señor Banks no le gustan mis ideas políticas.

El movimiento sufragista levantó también la sensibilidad machirula, que se resistía a que el statu quo se moviese de donde estaba. Esa guerra de la igualdad contra los privilegios ancestrales se libraba también, como vemos en Vintag, a través de la propaganda gráfica.

Todos estos carteles de comienzos del siglo XX muestran el mensaje implantado mayoritariamente en las mentes –masculinas y femeninas– de la época: a criar y a fregar, mujer.

[URIS id=183177]

[URIS id=183178]

Compártelo twitter facebook whatsapp
Monta una carrera de drones en el jardín de tu suegra
El nuevo dios del mundo es de cerámica
El Nueva York de Vito Corleone y Tony Soprano
La geometría sensual de Carlín Díaz
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Comentarios cerrados.