17 de julio 2017    /   IDEAS
por
 

La utilidad de ser negativo y sufrir antes de tiempo

17 de julio 2017    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Un paciente en urgencias con más de 40 grados de fiebre. La médica decide inyectarle un cóctel de dos sustancias que no ha oído en su vida: penicilina y otros compuestos irreconocibles. «Respira hondo», le pide la mujer. «¿Duele?», pregunta él con el pantalón ya por mitad de la nalga. «Respira hondo», repite aquella, sonriendo. Le hinca la aguja y el enfermo se agarra a los barrotes de la cama, grita, tose, sufre un par de arcadas, se le nubla la vista, se marea. Luego le cuesta andar.

Al día siguiente debe recibir otra dosis de lo mismo. Llegó, asustado, con ganas de huir. Se tumbó y volvieron a inyectarle: dolió también, mucho, pero solo eso; no hubo angustia, asomos de desmayo ni cegueras. Estaba convencido de que le habían pinchado algo más leve, pero la doctora le aseguró que se trataba del mismo preparado. El miedo, el puro esperarse la tortura redujo el impacto del dolor.

Esta anécdota real (sufrida en nalga propia) ejemplifica cómo situarte en lo peor, procesarlo mentalmente, recorrer los relieves de lo negativo, ayuda a que, cuando se produce el hecho, tengamos más herramientas para tolerarlo y resulte, de manera tangible, menos doloroso. Sufriremos, pero tendremos un estado emocional más dispuesto a soportarlo.

Los discursos de la positividad suelen basarse en metas tan contundentes como poco definidas; sopesar matices terrenales los destruye de manera automática. Suelen orientarse hacia un único objetivo: el éxito, ya sea en el ámbito sentimental, social o laboral. Según algunos psicólogos y filósofos, incluso en este aspecto, la negatividad goza de un potencial práctico mayor.

Un artículo de The New York Times recoge ejemplos de pensadores que defienden el poder de la negatividad. La psicóloga Gabrielle Oettingen habla de que «visualizar un resultado exitoso, bajo ciertas condiciones, puede hacer que las personas tengan menos probabilidades de lograrlo».

El mensaje es que visualizar solo la parte positiva produce una motivación que tiene mucho de fe, es decir, excita un estado emocional que no tiene en cuenta los problemas de la realidad. Es más: pensar en ellos implica una traición que hace desaparecer los efectos maravillosos y hace peligrar la meta. Es un truco: descubres la realidad tras la ilusión y la magia desaparece. Este sistema de pensamiento positivo desata la motivación, sí, pero como indica Oettingen, nos relaja.

La experta hizo un experimento. Puso a los participantes en un estado de deshidratación. Solicitó a algunos de ellos que imaginaran un buen vaso de agua y a otros les indujo fantasías contrarias en que la sed se mantendría. El resultado fue que quienes habían visualizado el recipiente lleno y fresco acusaron un «descenso en los niveles de energía». En cambio, los otros mantuvieron la tensión. En una situación real, los últimos habrían tenido más posibilidades de saciar la sed.

Muchos equipos de comerciales comienzan cada mañana con sesiones de motivación. Necesitan chutes así cada jornada como el diabético necesita sus pinchazos de insulina: para neutralizar un problema crónico que, en el caso de los trabajadores se trata de precariedad, semiesclavitud, competitividad salvaje y un rechazo personal en cada puerta a la que tocan.

El diario El País recogió unas declaraciones de Julie K. Norem, autora de El poder positivo del pensamiento negativo: «Hay que ser verdaderamente valiente para manifestarse y luchar contra una corriente de pensamiento que promete a las personas que se sentirán mucho mejor si siguen sus preceptos, y que si alguien tiene problemas es que falla su carácter».

Siempre ha sido difícil luchar contra la religión y sus sucedáneos. El artículo, a través del ensayista Pascal Brunker, señala que «la felicidad a cualquier precio ha creado una nueva clase de discriminación, la de los que sufren». Sufren porque son infieles.

Expertas como Norem y Oettingen defienden la utilidad de ponerse en lo peor y adelantar la dimensión de angustia que nos inundaría en caso de que cayera sobre nosotros el más doloroso de los sucesos posibles.

En una charla en TED, el autor y emprendedor Tim Ferriss habló de cómo pensar mal le abrió el camino del éxito (es curioso cómo incluso para negar la positividad sigue siendo necesario apoyarse en el dogma del éxito para ser escuchado). Según afirma, sigue la filosofía de los estoicos.

Ejercitó la premeditatio malorum: «visualizar el peor de los casos que temes en detalle, eso que te impide actuar, para que puedas hacer algo y derrotar esa parálisis». Explicó que pensar solo en soluciones no le funcionaba y que, al contrario, le urgía definir sus miedos.

Se trata de un buen avance en el proceso de arrancarte las gafas fluorescentes de la positividad. Los estoicos abogaban por la ataraxia o la imperturbabilidad del ánimo. Disminuir las pasiones y deseos sobre la base de distinguir entre aquello que depende de uno mismo y aquello que no se puede controlar. El fin absoluto es la paz de espíritu.

Huir de las pasiones incontrolables nos haría perdernos grandes cosas en la vida: las que para muchos dotan a la existencia de relieve y significado. Sin embargo, puestos a iniciar la búsqueda de la felicidad (entendida como sosiego constante), la anticipación y ponderación de los males (o sea, poner los pies en la tierra) ofrece un camino más racional y menos expuesto a manipulaciones como la de la omnipotencia de la motivación que, una y otra vez, acaba en frustraciones que solo se solucionan mediante otro chute de euforia que reinicie el ciclo.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Un paciente en urgencias con más de 40 grados de fiebre. La médica decide inyectarle un cóctel de dos sustancias que no ha oído en su vida: penicilina y otros compuestos irreconocibles. «Respira hondo», le pide la mujer. «¿Duele?», pregunta él con el pantalón ya por mitad de la nalga. «Respira hondo», repite aquella, sonriendo. Le hinca la aguja y el enfermo se agarra a los barrotes de la cama, grita, tose, sufre un par de arcadas, se le nubla la vista, se marea. Luego le cuesta andar.

Al día siguiente debe recibir otra dosis de lo mismo. Llegó, asustado, con ganas de huir. Se tumbó y volvieron a inyectarle: dolió también, mucho, pero solo eso; no hubo angustia, asomos de desmayo ni cegueras. Estaba convencido de que le habían pinchado algo más leve, pero la doctora le aseguró que se trataba del mismo preparado. El miedo, el puro esperarse la tortura redujo el impacto del dolor.

Esta anécdota real (sufrida en nalga propia) ejemplifica cómo situarte en lo peor, procesarlo mentalmente, recorrer los relieves de lo negativo, ayuda a que, cuando se produce el hecho, tengamos más herramientas para tolerarlo y resulte, de manera tangible, menos doloroso. Sufriremos, pero tendremos un estado emocional más dispuesto a soportarlo.

Los discursos de la positividad suelen basarse en metas tan contundentes como poco definidas; sopesar matices terrenales los destruye de manera automática. Suelen orientarse hacia un único objetivo: el éxito, ya sea en el ámbito sentimental, social o laboral. Según algunos psicólogos y filósofos, incluso en este aspecto, la negatividad goza de un potencial práctico mayor.

Un artículo de The New York Times recoge ejemplos de pensadores que defienden el poder de la negatividad. La psicóloga Gabrielle Oettingen habla de que «visualizar un resultado exitoso, bajo ciertas condiciones, puede hacer que las personas tengan menos probabilidades de lograrlo».

El mensaje es que visualizar solo la parte positiva produce una motivación que tiene mucho de fe, es decir, excita un estado emocional que no tiene en cuenta los problemas de la realidad. Es más: pensar en ellos implica una traición que hace desaparecer los efectos maravillosos y hace peligrar la meta. Es un truco: descubres la realidad tras la ilusión y la magia desaparece. Este sistema de pensamiento positivo desata la motivación, sí, pero como indica Oettingen, nos relaja.

La experta hizo un experimento. Puso a los participantes en un estado de deshidratación. Solicitó a algunos de ellos que imaginaran un buen vaso de agua y a otros les indujo fantasías contrarias en que la sed se mantendría. El resultado fue que quienes habían visualizado el recipiente lleno y fresco acusaron un «descenso en los niveles de energía». En cambio, los otros mantuvieron la tensión. En una situación real, los últimos habrían tenido más posibilidades de saciar la sed.

Muchos equipos de comerciales comienzan cada mañana con sesiones de motivación. Necesitan chutes así cada jornada como el diabético necesita sus pinchazos de insulina: para neutralizar un problema crónico que, en el caso de los trabajadores se trata de precariedad, semiesclavitud, competitividad salvaje y un rechazo personal en cada puerta a la que tocan.

El diario El País recogió unas declaraciones de Julie K. Norem, autora de El poder positivo del pensamiento negativo: «Hay que ser verdaderamente valiente para manifestarse y luchar contra una corriente de pensamiento que promete a las personas que se sentirán mucho mejor si siguen sus preceptos, y que si alguien tiene problemas es que falla su carácter».

Siempre ha sido difícil luchar contra la religión y sus sucedáneos. El artículo, a través del ensayista Pascal Brunker, señala que «la felicidad a cualquier precio ha creado una nueva clase de discriminación, la de los que sufren». Sufren porque son infieles.

Expertas como Norem y Oettingen defienden la utilidad de ponerse en lo peor y adelantar la dimensión de angustia que nos inundaría en caso de que cayera sobre nosotros el más doloroso de los sucesos posibles.

En una charla en TED, el autor y emprendedor Tim Ferriss habló de cómo pensar mal le abrió el camino del éxito (es curioso cómo incluso para negar la positividad sigue siendo necesario apoyarse en el dogma del éxito para ser escuchado). Según afirma, sigue la filosofía de los estoicos.

Ejercitó la premeditatio malorum: «visualizar el peor de los casos que temes en detalle, eso que te impide actuar, para que puedas hacer algo y derrotar esa parálisis». Explicó que pensar solo en soluciones no le funcionaba y que, al contrario, le urgía definir sus miedos.

Se trata de un buen avance en el proceso de arrancarte las gafas fluorescentes de la positividad. Los estoicos abogaban por la ataraxia o la imperturbabilidad del ánimo. Disminuir las pasiones y deseos sobre la base de distinguir entre aquello que depende de uno mismo y aquello que no se puede controlar. El fin absoluto es la paz de espíritu.

Huir de las pasiones incontrolables nos haría perdernos grandes cosas en la vida: las que para muchos dotan a la existencia de relieve y significado. Sin embargo, puestos a iniciar la búsqueda de la felicidad (entendida como sosiego constante), la anticipación y ponderación de los males (o sea, poner los pies en la tierra) ofrece un camino más racional y menos expuesto a manipulaciones como la de la omnipotencia de la motivación que, una y otra vez, acaba en frustraciones que solo se solucionan mediante otro chute de euforia que reinicie el ciclo.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los consumidores dan su dinero, los fans su corazón
En el Ojo Ajeno: Aprender a decir ‘No, No’ a las prisas
Polonia es una forma de pensar
¿Por qué el design thinking es más competitivo?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 15
  • Un poco tonto hablar de negatividad y pedir un comentario bonito
    Pero bueh la coherencia
    De lo malo enseñanzas
    De lo bueno descanso y aliento
    Nada se desperdicia

  • A ver, creo que la forma de pensar es como las dietas, a cada uno le viene bien una. Creo que tras mucha sicoterapia y trabajo interno, como apuntas, ya no busco la felicidad, busco estar tranquilo, me parece más alcanzable (y barato). Soy negativo, me pongo en lo peor y en mi caso tampoco es la solución, ¿sabes lo que es ir a un dentista y pensar que se te van a partir la muela en la que tienes la caries?… Pensar negativo, en mi caso es la solución, porque es otra fantasía, la alternativa es aceptar la realidad y no juzgarla en la medida de lo posible.

  • «Prepárate para lo peor, pero espera lo mejor», dice el dicho. no se puede pensar en soluciones sin primero haber pensado en los problemas. Creo que todo esto es un respuesta tal vez excesiva a un protagonismo inmerecido que se le está otorgando a ciertos «vendedores de éxito», cuya fórmula consiste ni más ni menos en el dogma mencionado de la falsa positividad, que no es ni más ni menos que un placebo y que no beneficia más que a los que lo venden. Pero en lugar de explicar esto se intenta matar moscas a cañonazos intentando tirar por tierra algo que es evidentemente falso desde el primer momento, dándole paradójicamente, más importancia de la que realmente tiene.
    La actitud es importante, hay problemas, no hay que alegrarse ni auto-engañarse en que estos se arreglan solos sin más que ignorarlos o «ser positivo», pero inmediatamente después hay que ponerse a trabajar y no continuar alargando el sufrimiento.

  • El mero hecho de que seáis expertos en psicología o psiquiatría no significa que tengáis siempre la razón…vivo rodeado de gente negativa como mi madre y mi chico y siempre se llevan los peores palos y desengaños y yo que soy positivo a muerte, soy feliz y asumo cada desengaño ,traición, decepción etc como algo más de la vida, ahí os dejo ese análisis para los expertos.

  • El «tú puedes» como mensaje homogéneo y hegemónico coloca a quienes no pueden en el lugar de afracasados y aumenta su frustración. El engaño mayor es hacerles creer que es su culpa y que se soluciona comprando otro curso, libro, charla o lo que sea. Para que alguien pueda mañana lo que hoy no puede necesitar saber dónde está hoy, cuáles son las herramientas de las que dispone y cuáles necesita conseguir o generar. Un buen profesional de apoyo debería potenciar procesos por sobre dogmas.

  • Excelente post! comparto cada una de las ideas escritas en él. Y es que pensar en negativo hace efectivamente que la persona piense también en el proceso hacia la meta, y no sólo en la meta en sí. Es como cuando uno va a hacer un largo viaje en carretera: comprueba y revisa todo, se pone en lo peor para asegurarse de que tendrá un buen viaje y sabrá cómo actuar en caso de que se pinche una rueda o suceda algún contratiempo. Felicidades!

  • Siempre he sido negativa y esa negatividad me ha aportado en la via, siempre hago lo mejor esperando lo peor, entre otro de mis mantras esta y esto se relaciona con la mención sobre la religión.

    Señor, concédeme serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar,
    fortaleza para cambiar lo que soy capaz de cambiar
    y sabiduría para entender la diferencia.

    No soy creyente pero me funciona, hay que tomar de todo aquello que nos sirva.

  • Hola buenas,

    Mi nombre es Ignacio Jesús, y me gustaría saber como poder publicar o participar en vuestra revista.

    No hay más, solo era esa mi cuestión.

    Un saludo

    Nacho

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies