fbpx
26 de mayo 2017    /   CIENCIA
por
 

No, suicidarse no es de egoístas

26 de mayo 2017    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

A rebufo del éxito de la serie Por 13 razones, al igual que en su día suscitó Las penas del joven Werther, el suicidio es objeto de debate. Sin embargo, los motivos que subyacen al suicidio aún son esquivos (por ejemplo, aumentan en vez de disminuir como ocurre con los homicidios), y resulta erróneo a todas luces argüir que hay un componente de egoísmo por parte del suicida (porque no piensa en los demás) o de cobardía (porque no tiene valor de enfrentarse a la vida): el cerebro de un suicida está bioquímicamente alterado, de modo que su forma de procesar esas ideas que a nosotros nos parecen naturales es distinta.

Asumirlo resulta costoso para todos porque con ello también asumimos que nos puede pasar a nosotros.

Muerte por suicidio

Según la OMS, en el año 2015 fallecieron unos 56 millones de personas, y solo la tercera parte de las defunciones tenían un motivo conocido y consignado. Las patologías cardiovasculares produjeron 17,7 millones de víctimas. El cáncer mató a 8,8 millones. Las dolencias respiratorias crónicas, a 3,9. La diabetes, a 1,6. Los accidentes de tráfico, a 1,25 millones.

Solo hubo 468.000 homicidios, un 19% menos que en el año 2000. Un total de 152.000 personas murieron en guerras y conflictos (solo el 0,3% de todas las muertes).

¿Y suicidios? 800.000. Sí, más que homicidios. De hecho, hay casi el doble de suicidios que de homicidios. Solo en España, hay cada año unas 40.000 tentativas de suicidio, de las cuales casi 3.500 acaban en muerte. Esta tasa de suicidios se ha mantenido durante décadas, pero se ha triplicado en las personas entre 15 y 24 años. Ahora tratad de pensar en todas las horas que se dedica en los medios de comunicación a hablar de muertes por otras causas y lo poco que se emplea para hablar del suicidio.

La ciencia sí que habla continuamente del suicidio. Y, si bien hay decenas de estudios que tratan de esclarecer las causas de que tanta gente se quite la vida, finalmente solo se puede concluir una cosa: hay tantas razones que subyacen al suicidio que no se sabe por qué la gente se suicida. Tal cual.

suicidio2
Opiniones severas

Todos los suicidas deben hacer, en ocasiones, verdaderos ejercicios de gimnasia mental para seguir adelante, para continuar viviendo. ¿Tiene esto sentido? ¿Qué diferencia hay en acabar ahora o hacerlo dentro de unas décadas?

Una de las razones más poderosas que quizá nos impelen a permanecer en este mundo es imaginar el daño que provocaremos en nuestros allegados. Y los propios seres queridos, cuando hemos dado el paso de segarnos la vida, acaban desolados y sostienen opiniones negativas sobre el acto. ¿Acaso no había otro modo de acabar con el propio sufrimiento? ¿Se rindió demasiado rápido? Precisamente por ello, ahora solo ha conseguido causar más sufrimiento en otras personas.

Estas ideas son las que nos llegan de muchos de los familiares de suicidas. Y, poco a poco, empezamos a sentir, además de pena, un poco rencor, etiquetando a la víctima de egoísta.

Sin embargo, tildar de egoísta a un suicida o manifestar que no tiene derecho a suicidarse si la vida, en general, le ha tratado bien, evidencia cierta miopía empática. Somos incapaces de conocer el grado de depresión que sufre el suicida, y los trastornos del ánimo no tienen lugar de la misma forma en todas las personas.

Por esa razón, muchas personas adineradas o de éxito (Robin Williams, por ejemplo) no son felices a pesar de que no parece que haya nada objetivamente desagradable en sus vidas. Lo cierto es que el funcionamiento del cerebro deprimido no cambia necesariamente por el hecho de que el individuo en cuestión acumule riqueza y popularidad. Como abunda en ello Dean Burnett en su libro El cerebro idiota:

La depresión no es lógica. Quienes califican el suicidio y la depresión de egoístas parecen tener problemas para entenderlo, como si quienes estuvieran deprimidos escribieran una lista o una tabla con los pros y los contras de suicidarse y, aun a pesar de hallar más contras que pros, optara egoístamente por el suicidio.

suicidio1

No sabemos cómo se origina la depresión (tampoco)

La depresión, una causa más identificada como responsable de muchos suicidios, pues, es como una suerte de resfriado. Una vez te contagias, de poco sirve que nos digan que no hay razones objetivas para continuar estornudando. Con el problema añadido que, como sucede con el suicidio, tampoco sabemos muy bien cómo se produce la depresión.

La teoría más extendida para explicar la depresión, al menos durante un tiempo, fue la hipótesis de la monoamina: las personas deprimidas acostumbran a evidenciar una reducción de los niveles de diversos neurotransmisores de la familia de las monoaminas. Los antidepresivos, de hecho, funcionan incrementando la presencia de monoaminas en el cerebro.

Sin embargo, esta explicación no aporta suficiente detalle para un cuadro tan complejo: por ejemplo, si se restablecen los niveles de monoaminas, el paciente tarda semanas en notar los efectos en su estado de ánimos. ¿Por qué? Empleando una analogía, sería como llenar el depósito de gasolina de un coche y tener que esperar una semana para que arranque. En la depresión, pues, parece que interviene algo más que un mero desequilibrio químico. Tal vez se trata de un funcionamiento anómalo de córtex cingular, o quizás es un proceso que se extiende a diversas áreas cerebrales.

Lo que parece claro es que una persona depresiva registra la realidad de un modo distinto a la persona no deprimida. Ambos son individuos que viven en universos perceptivos distintos, y resulta a veces tan estéril que el deprimido comparta la visión del no deprimido como a la inversa. Por ejemplo, las personas deprimidas prestan mayor atención a los estímulos negativos, como señala este metaanálisis (un estudio de muchos estudios).

Un depresivo puede ser un suicida. Un suicida tiene un funcionamiento anómalo de su cerebro como lo tiene un depresivo. Usar los mismos adjetivos tanto para una persona sana como para una enferma en relación a los efectos de dicha enfermedad, pues, es de todo punto desaconsejable. Incluido el adjetivo egoísta. O cobarde.

A rebufo del éxito de la serie Por 13 razones, al igual que en su día suscitó Las penas del joven Werther, el suicidio es objeto de debate. Sin embargo, los motivos que subyacen al suicidio aún son esquivos (por ejemplo, aumentan en vez de disminuir como ocurre con los homicidios), y resulta erróneo a todas luces argüir que hay un componente de egoísmo por parte del suicida (porque no piensa en los demás) o de cobardía (porque no tiene valor de enfrentarse a la vida): el cerebro de un suicida está bioquímicamente alterado, de modo que su forma de procesar esas ideas que a nosotros nos parecen naturales es distinta.

Asumirlo resulta costoso para todos porque con ello también asumimos que nos puede pasar a nosotros.

Muerte por suicidio

Según la OMS, en el año 2015 fallecieron unos 56 millones de personas, y solo la tercera parte de las defunciones tenían un motivo conocido y consignado. Las patologías cardiovasculares produjeron 17,7 millones de víctimas. El cáncer mató a 8,8 millones. Las dolencias respiratorias crónicas, a 3,9. La diabetes, a 1,6. Los accidentes de tráfico, a 1,25 millones.

Solo hubo 468.000 homicidios, un 19% menos que en el año 2000. Un total de 152.000 personas murieron en guerras y conflictos (solo el 0,3% de todas las muertes).

¿Y suicidios? 800.000. Sí, más que homicidios. De hecho, hay casi el doble de suicidios que de homicidios. Solo en España, hay cada año unas 40.000 tentativas de suicidio, de las cuales casi 3.500 acaban en muerte. Esta tasa de suicidios se ha mantenido durante décadas, pero se ha triplicado en las personas entre 15 y 24 años. Ahora tratad de pensar en todas las horas que se dedica en los medios de comunicación a hablar de muertes por otras causas y lo poco que se emplea para hablar del suicidio.

La ciencia sí que habla continuamente del suicidio. Y, si bien hay decenas de estudios que tratan de esclarecer las causas de que tanta gente se quite la vida, finalmente solo se puede concluir una cosa: hay tantas razones que subyacen al suicidio que no se sabe por qué la gente se suicida. Tal cual.

suicidio2
Opiniones severas

Todos los suicidas deben hacer, en ocasiones, verdaderos ejercicios de gimnasia mental para seguir adelante, para continuar viviendo. ¿Tiene esto sentido? ¿Qué diferencia hay en acabar ahora o hacerlo dentro de unas décadas?

Una de las razones más poderosas que quizá nos impelen a permanecer en este mundo es imaginar el daño que provocaremos en nuestros allegados. Y los propios seres queridos, cuando hemos dado el paso de segarnos la vida, acaban desolados y sostienen opiniones negativas sobre el acto. ¿Acaso no había otro modo de acabar con el propio sufrimiento? ¿Se rindió demasiado rápido? Precisamente por ello, ahora solo ha conseguido causar más sufrimiento en otras personas.

Estas ideas son las que nos llegan de muchos de los familiares de suicidas. Y, poco a poco, empezamos a sentir, además de pena, un poco rencor, etiquetando a la víctima de egoísta.

Sin embargo, tildar de egoísta a un suicida o manifestar que no tiene derecho a suicidarse si la vida, en general, le ha tratado bien, evidencia cierta miopía empática. Somos incapaces de conocer el grado de depresión que sufre el suicida, y los trastornos del ánimo no tienen lugar de la misma forma en todas las personas.

Por esa razón, muchas personas adineradas o de éxito (Robin Williams, por ejemplo) no son felices a pesar de que no parece que haya nada objetivamente desagradable en sus vidas. Lo cierto es que el funcionamiento del cerebro deprimido no cambia necesariamente por el hecho de que el individuo en cuestión acumule riqueza y popularidad. Como abunda en ello Dean Burnett en su libro El cerebro idiota:

La depresión no es lógica. Quienes califican el suicidio y la depresión de egoístas parecen tener problemas para entenderlo, como si quienes estuvieran deprimidos escribieran una lista o una tabla con los pros y los contras de suicidarse y, aun a pesar de hallar más contras que pros, optara egoístamente por el suicidio.

suicidio1

No sabemos cómo se origina la depresión (tampoco)

La depresión, una causa más identificada como responsable de muchos suicidios, pues, es como una suerte de resfriado. Una vez te contagias, de poco sirve que nos digan que no hay razones objetivas para continuar estornudando. Con el problema añadido que, como sucede con el suicidio, tampoco sabemos muy bien cómo se produce la depresión.

La teoría más extendida para explicar la depresión, al menos durante un tiempo, fue la hipótesis de la monoamina: las personas deprimidas acostumbran a evidenciar una reducción de los niveles de diversos neurotransmisores de la familia de las monoaminas. Los antidepresivos, de hecho, funcionan incrementando la presencia de monoaminas en el cerebro.

Sin embargo, esta explicación no aporta suficiente detalle para un cuadro tan complejo: por ejemplo, si se restablecen los niveles de monoaminas, el paciente tarda semanas en notar los efectos en su estado de ánimos. ¿Por qué? Empleando una analogía, sería como llenar el depósito de gasolina de un coche y tener que esperar una semana para que arranque. En la depresión, pues, parece que interviene algo más que un mero desequilibrio químico. Tal vez se trata de un funcionamiento anómalo de córtex cingular, o quizás es un proceso que se extiende a diversas áreas cerebrales.

Lo que parece claro es que una persona depresiva registra la realidad de un modo distinto a la persona no deprimida. Ambos son individuos que viven en universos perceptivos distintos, y resulta a veces tan estéril que el deprimido comparta la visión del no deprimido como a la inversa. Por ejemplo, las personas deprimidas prestan mayor atención a los estímulos negativos, como señala este metaanálisis (un estudio de muchos estudios).

Un depresivo puede ser un suicida. Un suicida tiene un funcionamiento anómalo de su cerebro como lo tiene un depresivo. Usar los mismos adjetivos tanto para una persona sana como para una enferma en relación a los efectos de dicha enfermedad, pues, es de todo punto desaconsejable. Incluido el adjetivo egoísta. O cobarde.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Una app ayuda a controlar mejor la diabetes
Las vitaminas fugitivas del zumo y otros mitos de la ciencia que creíste a pie juntillas
Abusar del móvil puede causar ‘whatsappitis’
Este «postureo» sí que importa
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 31
  • Gracias por el artículo, la sociedad necesita conocer más sobre los trastornos psicológicos o por qué una persona puede llegar a suicidarse. Hace algo menos de año y medio, mi primo de 21 años, decidió que su vida tenía que terminar, sin decir nada a nadie, sin despedirse. Ha sido y es doloroso pero jamás diré que su acto fue egoísta o cobarde porque el era una persona exquisita, responsable como el que más. Mi opción desde casi no pasar ni un día de su fallecimiento fue aceptar que era su voluntad, que él así era más feliz. Creo que llenarnos la cabeza de preguntas, que no van a tener respuesta, es una perdida de tiempo y causa daño.

  • Estupendo artículos, Sergio. Los motivos bioquímicos en muchas conductas mentales es algo que no se le había dado tanta importancia.
    El trastorno bipolar, tiene un 15 % de suicidios. El motivo principal son bioquímico, es decir, lo que has puesto, falta de monoamina. En este caso los bipolares tienen el «termostato» que regula el estado de ánimo alterado, y en la depresión, no producen monoamina. Un saludo.

  • Si los medios de comunicación no hablan del suicidio es por una muy buena razón: para evitar el efecto contagio. Deberías tenerlo en cuenta

    • La «norma» es no reportar los casos de suicidio, no no hablar del suicidio en sí. Hablar de las causas es sano, y diría que hasta necesario. Si la gente comprendiera como se llega a ese punto y las señales que se emiten se podrían evitar muchísimos casos. A veces simplemente saber que tienes alguien con quien hablar del tema hace que no te lances. Si se sigue silenciando el tema no vamos a cambiar nada.

  • El suicidio perdería en el acto que se le viera como cobarde o egoísta si fuera un problema mayoritariamente femenino, o al menos equitativo. Hay una cierta perversión en culpar a la víctima cuando éstas son casi exclusivamente hombres.

  • Si te estuvieran cortando los dedos a cosa de una falange diaria, acabarías pidiendo a gritos que te mataran para acabar con el sufrimiento. Y no te echarías atrás por «lo que va a sufrir mi familia». Es que ni pensarías en ello. Ya a ti te duele hasta el alma. Exactamente eso es lo que pasa con la depresión y el suicidio. No estoy justificando el suicidio, pero llamar egoísta a una persona por quererse suicidar no hace más que añadir más culpabilidad a la persona de la que de por sí ya siente. Flaco favor.

    En «Empire», esa serie calificable de guilty pleasure que nadie confiesa ver, la matriarca de la familia al enterarse de que su hijo ((negro)) era bipolar, con los ojos como platos espetó un tajante «¡Eso son problemas de blancos!». Pues bien, la depresión parece que también es «un problema de otros».

    • Tienes toda la razón, duele el cuerpo y duele el alma y sonríes como si estuvieras bien o para evitar que te vengan con cuestionamientos. Definitivamente el suicidio ni es egoísta, ni es cobarde, tú te mueres y la vida continúa con o sin ti.

  • Ya quiero irme,no hay nada bajo este cielo que me asombra, no siento amor, ni dolor, sólo estoy cansada, mo me gusta el mundo ni los humanos y sis leyes.
    Quiero irme

  • Jajajaja que gracioso, cuando leí la parte de que los suicidas no hacen una listas de los pros y contras… Jajajaja es muy ironico que es lo que estaba haciendo. Siquiera acabe con los contras, y obviamente ya había superado a los pros, pero me sentí egoísta. Yo se que mis familiares sufriran mucho con mi muerte, y siempre me recordaran con pesar y dolor en su corazón; porque según ellos habría otra alternativa o salida que no fuera el suicidio, (aunque no se preocupen lo suficiente como para notar mis ganas de morirme), a lo que me refiero es verdad, es un acto egoísta, porque yo amo a mi madre, y a pesar de que ella me haga sufrir tanto también me hace muy feliz, y quiero dejar este mundo para dejar de sufrir, pero no quiero que ella sufra por mi. Es complicado tener este sentimiento, creo que lo mas trsite es que no paso un día sin pensar en el suicidio, pero creo que soy muy cobarde como para hacerlo, es muuuy ironico que le digán a un suicida cobarde, cuando no saben la valentía que tienen de colgarse. Yo me he cortado las venas, pero tienes que tener cierta fuerza como para acabar con tu vida y ya. Recuerdo todos esos momentos, lo triste que estara mi madre sin mi. Me hace llorar, si me quito mi vida (aunque lo desee de verdad) soy demasiado consiente de mis allegados, y si me la quito solo le quitare la de mi madre atras, quiero darle una lección, pero no una de ese tamaña, cuando sienta que ya nadie me ama podre suicidarme, pero mientras no sea así, es muy egoísta.

    • La vida no es de color de rosas, pero siempre hay una razón de vivir , quizás resulta difícil encontrarla cuando se ve todo negativo. Me llena de tristeza que pienses en quitarte la vida. A mi me importas. Si quieres podemos hablar. Tengo una amiga que se quitó la vida hace poco. No sabes cuanta tristeza ha dejado a su alrededor. No la culpo ni de egoísta , ni de valiente. Se que lo estaba pasando mal. Pero en la vida es eso bajones , tristezas, enfadados… forma parte de nuestro recorrido y hay que aceptarlos. Pero tú decides quedarte allí, o un aprendizaje de todo ello y seguir. Eso te hace más fuerte y ver lo positivo de la vida. Mira hacia fuera hay tanto que aprender , tanto que ver y no me refiero a lo material , eso no nos da la felicidad completa. La felicidad es querere a ti misma aceptarte como eres con todo lo malo y lo bueno y hacer ello lo mejor de ti. Y eso hace la vida interesante y cuando mires atrás verás que cuantas cosas has superado y hasta te hará gracia, de cómo pudiste permitirte estar y pensar tan negativo. Pero tuvo que pasar porque de ello aprendiste y aún sigues caminando y quizás ayudando a otras personas que necesitan de nuestra mano para levantarse . Yo te doy la mia. Tu ya no eres una niña, tu te sabes defender, no tienes porque escuchar a tu madre , si te trata mal. Son sus temores , miedos , su rabia y heridas que no ha curado.
      Si nos vamos de aquí vamos a irnos satisfechos y en paz con nosotros mismos. ❤️No estás sola

  • Bueno, me han refrescado el coco con un tema tan común, como desapercibido y hasta negado por el tabú de una sociedad religiosa. Debemos entenderlo sin juzgarlo y sin tabúes.

  • Rosangela Estrella jajajajaja opine lo mismo, es tan divertido mencionar lo de la lista cuando también lo eh hecho y al igual que tu, estoy super animado y podría decirlo hasta ancioso por poner fin a mi vida, pero siempre esta el sentimiento por lo allegados, aunque de la misma manera me hagan sufrir, me siento por ocaciones contento, mencionaste también que sería un acto egoísta, pero como también lo menciono @jennifer en otro comentario, creo que es nuestra voluntad y deberán entender en algún momento y mejor si es pronto que somos felices al tomar esta decisión y lo que menos deberían hacer son preguntas, pues causa perdida de tiempo y les causará más dolor.
    Psd: Muy ansioso por que el día esta cada vez más cerca ♥️

  • En la vida de uno, nadie puede decidir que debes hacer, los humanos hablan de egoísmo, hablan de cobardía, y ni siquiera entienden lo que significa,
    si una persona se quita la vida, fue su desicion y hay que respetarla, este mundo está lleno de personas hipócritas y llenas de maldad, por más buena
    que una persona cree que sea, no lo es, cuando pierdes gente que amas, y sientes que ya nada tiene sentido, y decides quitarte la vida, es tu desicion,
    la gente te criticara, por que no les importas realmente, y por más que una persona le busque sentido a esta vida, realmente no la tiene, la vida no tiene sentido,
    la vida es como tener cáncer, un límite de tiempo te controla y por más que reses a un dios que humanos con miedo a morir inventaron, por más que creas que
    existe un más alla, realmente la vida resulta ser un simple error en la ecuación, mi consejo para la gente que quiere quitarse la vida es el siguiente: respeto su desicion,
    pero para que quitarse la vida, si tarde o temprano morirán de igual forma, este mundo no es color rosa, y está lleno de gente mala y falsa, pero vivan tranquilos, sean gente de bien,
    nadie sabe qué pasará después de la muerte, no crean en falsas promesas de gente creyente, esa gente esta enferma, solo crean que todo saldrá bien. y si aman a la gente que les rodea, no se quiten la vida, cuiden a esas personas que aman, no les dejen solos en este mundo.

    • Me quedo con la última parte de tu comentario, me has hecho cambiar de opinión… mis hijos no tienen la culpa de mis errores y a ellos los amo, por qué dejarlos solos en éste mundo? No es para nada cobarde suicidarse de hecho se necesita mucha valentía, pero hay que ser aún más valiente creo para afrontar la vida que como tú bien dices NO ES COLOR ROSA y si hay gente mala demostremos que nosotros aún con esa oscuridad que llevamos dentro podemos ser seres de luz para otras personas. Gracias Albert por tu escrito.

    • No pasa nada. La vida sigue. Los hijos saben que los padres mueren antes. Que más da. Para que quieres con vida a alguien que está pensando todo el tiempo en cómo moriría
      Y ya se siente de por sí impotente porque lo intento y no pudo? Que más da si la vida es color de rosa o que. Si no puedes vivirla de ningún color. Porque ya estás cansado y ni la vives. Como dices. Tarde o temprano todos morimos. Que más da si yo elijo cuando. Si me quedo. A que me quedo? A ser un autómata? En fin. Cada vez más convencida que tengo que intentarlo por última vez y sin errores. Gracias.

  • Independientemente de lo que piense, creo que contra peor se hable del suicidio y peor reputación tenga, mejor, así se suicidará menos gente. Evidentemente no hay que hablar bien de una persona que se suicide, eso animará a que más gente lo haga. Chicos suicidarse es caca, no lo hagáis.

  • Hola, tengo 23 años, padezco depresión desde hace mucho y no, no vienen tiempos mejores. He tenido y sigo teniendo la idea de cortarme el cuello, ¿Porqué no lo hago? Miedo, sencillamente. Nadie quiere morir, a todos por mucho que digamos «Ojalá me muera pronto» nos aterra la idea de morir. Entonces porque no pelear por intentar dejar de estar deprimido? Ja, es como intentar vivir sin respirar, o eso es lo que entendemos cada vez que nos hablan del tema, en mi caso evadi esa conversación durante gran parte de mi vida y cuando saqué el tema fue el peor error que hice, mi familia se alarmó obviamente. Error que entendí poco tiempo después, una vez me quite esa máscara de «Soy normal y todo a mi alrededor es maravilloso» pues si, fingía y mucho, conversaciones, risas todo fingido y calculado, vaya a ser que se den cuenta de la m que tengo en la cabeza, pero al menos era Capaz de hacer algo por la vida, ahora que todos a mi alrededor saben que tengo Depresión, aunque realmente es Distimia, soy menos que antes, incapaz de mantener relaciones sociales (Hablaba por los codos), incapaz de mantener una mínima atencion hacia otros, incapaz de buscar o mantener un trabajo, incapaz de seguir estudiando, en resumen que ya no quiero seguir escribiendo sobe mi: ¿Que narices haces, cuando estás «cómodo» en tu propia m? Querer no es poder, supongo.

  • Yo llevo casi diez años con muchos intentos (si y no porque.no quisiera acabar sino porque por una u otra me salvaba ), psiquiatras, seguridad social ,pastillas,gente que habla sin saber …solo puedo hacerles varias recomendaciones de mi experiencia .las pastillas crean efectos secundarios.cuidado ..con los ansiolíticos antidepresivos y antisicoticos….ahora gracias a mí fuerza los dejé hace dos meses y es lo mejor . CUIDADO ….
    Por otra parte les recomiendo si pueden un buen terapeuta.No psiquiatras ni psicólogos generales.terapeutas específicos privados dado que la seguridad social te dan cada tres meses.esto es difícil porque cuesta dinero pero es mi jo mejor dado que puede hacer seguimiento y recuperarte antes y sino ver servicios gratuitos psicológicos en su ciudad.
    Intenten acercarse a asociaciones de su ciudad también.les hará conocer posiblemente y sentirse arropados.

    Si a su alrededor la gente no le entiende o se asusta …déjelos volar .no son personas que ayuden ni que merezcas.tu mereces personas que no juzguen lo que no saben y estén para lo bueno y malo .

    Acércate a la reflexología, a la meditación.lee libros que merezcan la pena .

    Esconder el suicidio si es de cobardes.pero de la sociedad que está enferma y no quiere ser responsable de ello.se enseña a que debe haber una felicidad constante y superficial.Eso si es triste y de cobardes .Tú que lees esto y estás pensándolo y sufres vales más .No lo dudes .

    Se lo que es la mente nublada , pensar solo en suicidarse , no poder trabajar ni estudiar, no poder literalmente levantarte es tan duro que no mereces pastillas que te duerman más .mereces algo y alguien que te levante y te ayude.

    Sino puedes dormir mira la melatonina y las infusiones de tila y valeriana.parece estúpido pero llevo dos meses así y puedo dormir y levantarme …

    Importante ves a tu médico de cabecera y que te haga análisis que mire vitaminas etc a veces puede haber un origen ahí .

    Sé cuál es tu sufrimiento y eres valiente…

  • No recuerdo un día en el que no haya pensado en ponerle fin a mi vida, tengo 25 años y recuerdo haber empezado a pensarlo a los 12. Me imagino como sería, leo mucho en Internet acerca del tema, pero siempre he tratado de pensar porque NO debo hacerlo, por supuesto que mi mayor razón es no hacer sufrir a los que me quieren que a decir verdad siento que son varias personas, no soy una persona que esté deprimida, o no de estoy triste todo el día, ni soy solitaria, ni tengo ninguno de esos estigmas que nos muestran de alguien en estado de depresión.
    Si bien es cierto que mi vida no ha sido fácil por múltiples razones también he tenido muy buenos momentos y muchas cosas que agradecer, me siento dramática hablando del tema o pensando en suicidarme porque tengo muchos motivos para seguir adelante pero la cuestión es que no quiero seguir adelante si es siendo YO, es decir, me odio totalmente, odio mi cuerpo, tengo miles de defectos físicos y no hablo solo de ser gorda o flaca porque esas son cosas que se pueden cambiar, hablo de mi anatomía, de joroba (por escoliosis), de un brazo que no funciona del todo y se nota, de roncar, de gordura, de mamás tuberosas, de estrías y de la forma en si, no soy capaz de tener una relación porque me da vergüenza que me vean desnuda, me veo al espejo y me doy asco; me odio por tener estos pensamientos, por no ser más positiva, porque siento que soy una fracasada. Me odio con todo el significado de la palabra, quiere decir que mis motivos no son externos, no es algo que vaya a cambiar porque todo eso que nombre por siempre lo tendre y créanme que he intentado aceptarlo, seguir adelante, obviarlo, pero me canso de siempre estar en esta lucha, no quiero seguir adelante, siento que no tengo más fuerzas que ya he agotado mis opciones, pero bueno tampoco se si sería lo suficientemente valiente para hacerlo, ahora mismo estoy buscando donde comprar cianuro y esperando que me respondan unos correos porque no es muy fácil conseguir los métodos. Me siento totalmente egoísta hablando de esto y se que cada quien tiene sus propios problemas, lo siento por el comentario tan largo pero necesito hablar del tema. Gracias

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies