fbpx
26 de mayo 2017    /   CIENCIA
por
 

No, suicidarse no es de egoístas

26 de mayo 2017    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

A rebufo del éxito de la serie Por 13 razones, al igual que en su día suscitó Las penas del joven Werther, el suicidio es objeto de debate. Sin embargo, los motivos que subyacen al suicidio aún son esquivos (por ejemplo, aumentan en vez de disminuir como ocurre con los homicidios), y resulta erróneo a todas luces argüir que hay un componente de egoísmo por parte del suicida (porque no piensa en los demás) o de cobardía (porque no tiene valor de enfrentarse a la vida): el cerebro de un suicida está bioquímicamente alterado, de modo que su forma de procesar esas ideas que a nosotros nos parecen naturales es distinta.

Asumirlo resulta costoso para todos porque con ello también asumimos que nos puede pasar a nosotros.

Muerte por suicidio

Según la OMS, en el año 2015 fallecieron unos 56 millones de personas, y solo la tercera parte de las defunciones tenían un motivo conocido y consignado. Las patologías cardiovasculares produjeron 17,7 millones de víctimas. El cáncer mató a 8,8 millones. Las dolencias respiratorias crónicas, a 3,9. La diabetes, a 1,6. Los accidentes de tráfico, a 1,25 millones.

Solo hubo 468.000 homicidios, un 19% menos que en el año 2000. Un total de 152.000 personas murieron en guerras y conflictos (solo el 0,3% de todas las muertes).

¿Y suicidios? 800.000. Sí, más que homicidios. De hecho, hay casi el doble de suicidios que de homicidios. Solo en España, hay cada año unas 40.000 tentativas de suicidio, de las cuales casi 3.500 acaban en muerte. Esta tasa de suicidios se ha mantenido durante décadas, pero se ha triplicado en las personas entre 15 y 24 años. Ahora tratad de pensar en todas las horas que se dedica en los medios de comunicación a hablar de muertes por otras causas y lo poco que se emplea para hablar del suicidio.

La ciencia sí que habla continuamente del suicidio. Y, si bien hay decenas de estudios que tratan de esclarecer las causas de que tanta gente se quite la vida, finalmente solo se puede concluir una cosa: hay tantas razones que subyacen al suicidio que no se sabe por qué la gente se suicida. Tal cual.

suicidio2
Opiniones severas

Todos los suicidas deben hacer, en ocasiones, verdaderos ejercicios de gimnasia mental para seguir adelante, para continuar viviendo. ¿Tiene esto sentido? ¿Qué diferencia hay en acabar ahora o hacerlo dentro de unas décadas?

Una de las razones más poderosas que quizá nos impelen a permanecer en este mundo es imaginar el daño que provocaremos en nuestros allegados. Y los propios seres queridos, cuando hemos dado el paso de segarnos la vida, acaban desolados y sostienen opiniones negativas sobre el acto. ¿Acaso no había otro modo de acabar con el propio sufrimiento? ¿Se rindió demasiado rápido? Precisamente por ello, ahora solo ha conseguido causar más sufrimiento en otras personas.

Estas ideas son las que nos llegan de muchos de los familiares de suicidas. Y, poco a poco, empezamos a sentir, además de pena, un poco rencor, etiquetando a la víctima de egoísta.

Sin embargo, tildar de egoísta a un suicida o manifestar que no tiene derecho a suicidarse si la vida, en general, le ha tratado bien, evidencia cierta miopía empática. Somos incapaces de conocer el grado de depresión que sufre el suicida, y los trastornos del ánimo no tienen lugar de la misma forma en todas las personas.

Por esa razón, muchas personas adineradas o de éxito (Robin Williams, por ejemplo) no son felices a pesar de que no parece que haya nada objetivamente desagradable en sus vidas. Lo cierto es que el funcionamiento del cerebro deprimido no cambia necesariamente por el hecho de que el individuo en cuestión acumule riqueza y popularidad. Como abunda en ello Dean Burnett en su libro El cerebro idiota:

La depresión no es lógica. Quienes califican el suicidio y la depresión de egoístas parecen tener problemas para entenderlo, como si quienes estuvieran deprimidos escribieran una lista o una tabla con los pros y los contras de suicidarse y, aun a pesar de hallar más contras que pros, optara egoístamente por el suicidio.

suicidio1

No sabemos cómo se origina la depresión (tampoco)

La depresión, una causa más identificada como responsable de muchos suicidios, pues, es como una suerte de resfriado. Una vez te contagias, de poco sirve que nos digan que no hay razones objetivas para continuar estornudando. Con el problema añadido que, como sucede con el suicidio, tampoco sabemos muy bien cómo se produce la depresión.

La teoría más extendida para explicar la depresión, al menos durante un tiempo, fue la hipótesis de la monoamina: las personas deprimidas acostumbran a evidenciar una reducción de los niveles de diversos neurotransmisores de la familia de las monoaminas. Los antidepresivos, de hecho, funcionan incrementando la presencia de monoaminas en el cerebro.

Sin embargo, esta explicación no aporta suficiente detalle para un cuadro tan complejo: por ejemplo, si se restablecen los niveles de monoaminas, el paciente tarda semanas en notar los efectos en su estado de ánimos. ¿Por qué? Empleando una analogía, sería como llenar el depósito de gasolina de un coche y tener que esperar una semana para que arranque. En la depresión, pues, parece que interviene algo más que un mero desequilibrio químico. Tal vez se trata de un funcionamiento anómalo de córtex cingular, o quizás es un proceso que se extiende a diversas áreas cerebrales.

Lo que parece claro es que una persona depresiva registra la realidad de un modo distinto a la persona no deprimida. Ambos son individuos que viven en universos perceptivos distintos, y resulta a veces tan estéril que el deprimido comparta la visión del no deprimido como a la inversa. Por ejemplo, las personas deprimidas prestan mayor atención a los estímulos negativos, como señala este metaanálisis (un estudio de muchos estudios).

Un depresivo puede ser un suicida. Un suicida tiene un funcionamiento anómalo de su cerebro como lo tiene un depresivo. Usar los mismos adjetivos tanto para una persona sana como para una enferma en relación a los efectos de dicha enfermedad, pues, es de todo punto desaconsejable. Incluido el adjetivo egoísta. O cobarde.

A rebufo del éxito de la serie Por 13 razones, al igual que en su día suscitó Las penas del joven Werther, el suicidio es objeto de debate. Sin embargo, los motivos que subyacen al suicidio aún son esquivos (por ejemplo, aumentan en vez de disminuir como ocurre con los homicidios), y resulta erróneo a todas luces argüir que hay un componente de egoísmo por parte del suicida (porque no piensa en los demás) o de cobardía (porque no tiene valor de enfrentarse a la vida): el cerebro de un suicida está bioquímicamente alterado, de modo que su forma de procesar esas ideas que a nosotros nos parecen naturales es distinta.

Asumirlo resulta costoso para todos porque con ello también asumimos que nos puede pasar a nosotros.

Muerte por suicidio

Según la OMS, en el año 2015 fallecieron unos 56 millones de personas, y solo la tercera parte de las defunciones tenían un motivo conocido y consignado. Las patologías cardiovasculares produjeron 17,7 millones de víctimas. El cáncer mató a 8,8 millones. Las dolencias respiratorias crónicas, a 3,9. La diabetes, a 1,6. Los accidentes de tráfico, a 1,25 millones.

Solo hubo 468.000 homicidios, un 19% menos que en el año 2000. Un total de 152.000 personas murieron en guerras y conflictos (solo el 0,3% de todas las muertes).

¿Y suicidios? 800.000. Sí, más que homicidios. De hecho, hay casi el doble de suicidios que de homicidios. Solo en España, hay cada año unas 40.000 tentativas de suicidio, de las cuales casi 3.500 acaban en muerte. Esta tasa de suicidios se ha mantenido durante décadas, pero se ha triplicado en las personas entre 15 y 24 años. Ahora tratad de pensar en todas las horas que se dedica en los medios de comunicación a hablar de muertes por otras causas y lo poco que se emplea para hablar del suicidio.

La ciencia sí que habla continuamente del suicidio. Y, si bien hay decenas de estudios que tratan de esclarecer las causas de que tanta gente se quite la vida, finalmente solo se puede concluir una cosa: hay tantas razones que subyacen al suicidio que no se sabe por qué la gente se suicida. Tal cual.

suicidio2
Opiniones severas

Todos los suicidas deben hacer, en ocasiones, verdaderos ejercicios de gimnasia mental para seguir adelante, para continuar viviendo. ¿Tiene esto sentido? ¿Qué diferencia hay en acabar ahora o hacerlo dentro de unas décadas?

Una de las razones más poderosas que quizá nos impelen a permanecer en este mundo es imaginar el daño que provocaremos en nuestros allegados. Y los propios seres queridos, cuando hemos dado el paso de segarnos la vida, acaban desolados y sostienen opiniones negativas sobre el acto. ¿Acaso no había otro modo de acabar con el propio sufrimiento? ¿Se rindió demasiado rápido? Precisamente por ello, ahora solo ha conseguido causar más sufrimiento en otras personas.

Estas ideas son las que nos llegan de muchos de los familiares de suicidas. Y, poco a poco, empezamos a sentir, además de pena, un poco rencor, etiquetando a la víctima de egoísta.

Sin embargo, tildar de egoísta a un suicida o manifestar que no tiene derecho a suicidarse si la vida, en general, le ha tratado bien, evidencia cierta miopía empática. Somos incapaces de conocer el grado de depresión que sufre el suicida, y los trastornos del ánimo no tienen lugar de la misma forma en todas las personas.

Por esa razón, muchas personas adineradas o de éxito (Robin Williams, por ejemplo) no son felices a pesar de que no parece que haya nada objetivamente desagradable en sus vidas. Lo cierto es que el funcionamiento del cerebro deprimido no cambia necesariamente por el hecho de que el individuo en cuestión acumule riqueza y popularidad. Como abunda en ello Dean Burnett en su libro El cerebro idiota:

La depresión no es lógica. Quienes califican el suicidio y la depresión de egoístas parecen tener problemas para entenderlo, como si quienes estuvieran deprimidos escribieran una lista o una tabla con los pros y los contras de suicidarse y, aun a pesar de hallar más contras que pros, optara egoístamente por el suicidio.

suicidio1

No sabemos cómo se origina la depresión (tampoco)

La depresión, una causa más identificada como responsable de muchos suicidios, pues, es como una suerte de resfriado. Una vez te contagias, de poco sirve que nos digan que no hay razones objetivas para continuar estornudando. Con el problema añadido que, como sucede con el suicidio, tampoco sabemos muy bien cómo se produce la depresión.

La teoría más extendida para explicar la depresión, al menos durante un tiempo, fue la hipótesis de la monoamina: las personas deprimidas acostumbran a evidenciar una reducción de los niveles de diversos neurotransmisores de la familia de las monoaminas. Los antidepresivos, de hecho, funcionan incrementando la presencia de monoaminas en el cerebro.

Sin embargo, esta explicación no aporta suficiente detalle para un cuadro tan complejo: por ejemplo, si se restablecen los niveles de monoaminas, el paciente tarda semanas en notar los efectos en su estado de ánimos. ¿Por qué? Empleando una analogía, sería como llenar el depósito de gasolina de un coche y tener que esperar una semana para que arranque. En la depresión, pues, parece que interviene algo más que un mero desequilibrio químico. Tal vez se trata de un funcionamiento anómalo de córtex cingular, o quizás es un proceso que se extiende a diversas áreas cerebrales.

Lo que parece claro es que una persona depresiva registra la realidad de un modo distinto a la persona no deprimida. Ambos son individuos que viven en universos perceptivos distintos, y resulta a veces tan estéril que el deprimido comparta la visión del no deprimido como a la inversa. Por ejemplo, las personas deprimidas prestan mayor atención a los estímulos negativos, como señala este metaanálisis (un estudio de muchos estudios).

Un depresivo puede ser un suicida. Un suicida tiene un funcionamiento anómalo de su cerebro como lo tiene un depresivo. Usar los mismos adjetivos tanto para una persona sana como para una enferma en relación a los efectos de dicha enfermedad, pues, es de todo punto desaconsejable. Incluido el adjetivo egoísta. O cobarde.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¡Hackea mi cuerpo!
10 carreteras donde las cosas parecen rodar cuesta arriba
Bienvenidos a la medicina automatizada
¿Es éste el once ideal de la Humanidad?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 16
  • Gracias por el artículo, la sociedad necesita conocer más sobre los trastornos psicológicos o por qué una persona puede llegar a suicidarse. Hace algo menos de año y medio, mi primo de 21 años, decidió que su vida tenía que terminar, sin decir nada a nadie, sin despedirse. Ha sido y es doloroso pero jamás diré que su acto fue egoísta o cobarde porque el era una persona exquisita, responsable como el que más. Mi opción desde casi no pasar ni un día de su fallecimiento fue aceptar que era su voluntad, que él así era más feliz. Creo que llenarnos la cabeza de preguntas, que no van a tener respuesta, es una perdida de tiempo y causa daño.

  • Estupendo artículos, Sergio. Los motivos bioquímicos en muchas conductas mentales es algo que no se le había dado tanta importancia.
    El trastorno bipolar, tiene un 15 % de suicidios. El motivo principal son bioquímico, es decir, lo que has puesto, falta de monoamina. En este caso los bipolares tienen el «termostato» que regula el estado de ánimo alterado, y en la depresión, no producen monoamina. Un saludo.

  • Si los medios de comunicación no hablan del suicidio es por una muy buena razón: para evitar el efecto contagio. Deberías tenerlo en cuenta

    • La «norma» es no reportar los casos de suicidio, no no hablar del suicidio en sí. Hablar de las causas es sano, y diría que hasta necesario. Si la gente comprendiera como se llega a ese punto y las señales que se emiten se podrían evitar muchísimos casos. A veces simplemente saber que tienes alguien con quien hablar del tema hace que no te lances. Si se sigue silenciando el tema no vamos a cambiar nada.

  • El suicidio perdería en el acto que se le viera como cobarde o egoísta si fuera un problema mayoritariamente femenino, o al menos equitativo. Hay una cierta perversión en culpar a la víctima cuando éstas son casi exclusivamente hombres.

  • Si te estuvieran cortando los dedos a cosa de una falange diaria, acabarías pidiendo a gritos que te mataran para acabar con el sufrimiento. Y no te echarías atrás por «lo que va a sufrir mi familia». Es que ni pensarías en ello. Ya a ti te duele hasta el alma. Exactamente eso es lo que pasa con la depresión y el suicidio. No estoy justificando el suicidio, pero llamar egoísta a una persona por quererse suicidar no hace más que añadir más culpabilidad a la persona de la que de por sí ya siente. Flaco favor.

    En «Empire», esa serie calificable de guilty pleasure que nadie confiesa ver, la matriarca de la familia al enterarse de que su hijo ((negro)) era bipolar, con los ojos como platos espetó un tajante «¡Eso son problemas de blancos!». Pues bien, la depresión parece que también es «un problema de otros».

  • Ya quiero irme,no hay nada bajo este cielo que me asombra, no siento amor, ni dolor, sólo estoy cansada, mo me gusta el mundo ni los humanos y sis leyes.
    Quiero irme

  • Jajajaja que gracioso, cuando leí la parte de que los suicidas no hacen una listas de los pros y contras… Jajajaja es muy ironico que es lo que estaba haciendo. Siquiera acabe con los contras, y obviamente ya había superado a los pros, pero me sentí egoísta. Yo se que mis familiares sufriran mucho con mi muerte, y siempre me recordaran con pesar y dolor en su corazón; porque según ellos habría otra alternativa o salida que no fuera el suicidio, (aunque no se preocupen lo suficiente como para notar mis ganas de morirme), a lo que me refiero es verdad, es un acto egoísta, porque yo amo a mi madre, y a pesar de que ella me haga sufrir tanto también me hace muy feliz, y quiero dejar este mundo para dejar de sufrir, pero no quiero que ella sufra por mi. Es complicado tener este sentimiento, creo que lo mas trsite es que no paso un día sin pensar en el suicidio, pero creo que soy muy cobarde como para hacerlo, es muuuy ironico que le digán a un suicida cobarde, cuando no saben la valentía que tienen de colgarse. Yo me he cortado las venas, pero tienes que tener cierta fuerza como para acabar con tu vida y ya. Recuerdo todos esos momentos, lo triste que estara mi madre sin mi. Me hace llorar, si me quito mi vida (aunque lo desee de verdad) soy demasiado consiente de mis allegados, y si me la quito solo le quitare la de mi madre atras, quiero darle una lección, pero no una de ese tamaña, cuando sienta que ya nadie me ama podre suicidarme, pero mientras no sea así, es muy egoísta.

  • Bueno, me han refrescado el coco con un tema tan común, como desapercibido y hasta negado por el tabú de una sociedad religiosa. Debemos entenderlo sin juzgarlo y sin tabúes.

  • Rosangela Estrella jajajajaja opine lo mismo, es tan divertido mencionar lo de la lista cuando también lo eh hecho y al igual que tu, estoy super animado y podría decirlo hasta ancioso por poner fin a mi vida, pero siempre esta el sentimiento por lo allegados, aunque de la misma manera me hagan sufrir, me siento por ocaciones contento, mencionaste también que sería un acto egoísta, pero como también lo menciono @jennifer en otro comentario, creo que es nuestra voluntad y deberán entender en algún momento y mejor si es pronto que somos felices al tomar esta decisión y lo que menos deberían hacer son preguntas, pues causa perdida de tiempo y les causará más dolor.
    Psd: Muy ansioso por que el día esta cada vez más cerca ♥️

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *