2 de marzo 2015    /   CINE/TV
por
 

Superhéroes de bajo coste en la televisión

2 de marzo 2015    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Los superhéroes en televisión tienen como punto débil los presupuestos.

Es un riesgo adaptar un cómic de superhéroe a imagen real para televisión. El presupuesto de un capítulo es mucho menor que un largometraje del género. Para hacernos una idea: el piloto de Agents of SHIELD costó 14 millones de dólares; Ironman, 170 millones. Los superhéroes necesitan efectos especiales, y si el presupuesto no acompaña, el número y calidad de los efectos se ve reducido. Por otro lado, es importante que la tecnología cinematográfica permita recrear al superhéroe guardando la mayor fidelidad posible al cómic.
En las series de superhéroes del siglo pasado se juntan los presupuestos raquíticos con la falta de tecnología. En algunas ocasiones, estos condicionantes son resueltos con imaginación; en otras, los resultados son sonrojantes.
CAPITÁN AMERICA (1944)
El Capitán América de papel puede levantar casi 400 kilos y corre rayando los 100 km/h. Sin embargo, el Capitán América de la serie de 1944 es incapaz de deshacerse de dos vulgares matones.

Cuánta tranquilidad para quitarse el traje. ¿Y el escudo? ¿No entraba en el presupuesto? Aquí lo único que hay de Capitán América es el nombre.
SUPERMÁN (1951-1958)
106 episodios tuvo Las aventuras de Supermán. Hubieran sido más si George Reeves (infausto apellido) no hubiera fallecido en extrañas circunstancias. (La película Hollywoodland recrea estos hechos). Entre las muchas escenas que es posible encontrar en internet, esta me llama la atención:

Como era de esperar, Supermán se deshace del malo con facilidad. Lo extraño es que Supermán rompe la pared en lugar de traspasar el gran ventanal. ¿Le gusta al héroe entrar haciendo ruido?
La pared y Superman
BATMAN (1966-1968)
Batman fue un serial cinematográfico de 1943 con quince capítulos. El primer Batman televisivo es Adam West. 120 episodios de CRASH!, ZOOM!, BANG!. En ambos Batmans, los presupuestos fueron ridículos. A pesar de esto, el segundo Batman es recordable por su estética, su ingenuidad y falta de pretensiones. Aquí, un ejemplo de cómo Batman y Robin acababan con los malos con la ayuda de Batgirl. Atentos a cómo el trío fantástico se mueve por la escena como ejecutantes de un ballet.

En esta escena, los artilugios de Batman son sustituidos por carritos para servir bebidas. Y esto provoca un momento glorioso (minuto 0.22): Batgirl y Robin toman un carrito; un malo corre hacia ellos, pero, atención, no choca contra el carrito: da media vuelta y se deja caer en el carrito que a continuación empujan los ayudantes de Batman. Parece que el malo quería irse pronto de la pelea.
SHAZAM (1974-1977)
El capitán Marvel, a pesar del nombre, es un superhéroe olvidado de DC, la misma casa que Supermán. Quizá los que se acercan a cumplir los 50 lo recuerden vagamente. Es un repartidor de periódicos que grita SHAZAM! y adquiere los increíbles poderes otorgados por un sabio barbudo. En los cómics, el capitán Marvel vuela y tiene una fuerza equiparable a la de Supermán. En la serie, se las veía para deshacerse de un león. Aquí, para una avioneta.

Uno no acaba de entender por qué corre y no vuela.
WONDER WOMAN (1975-1979)
En los cómics, Wonder Woman toma en el aire a Supermán y lo estampa contra un edificio. Como ocurre con otros superhéroes en la televisión: un corto presupuesto supone la reducción de poderes. Sin embargo, Wonder Woman nos convence: por Lynda Carter, por los argumentos ingenuos y por la falta de pretensiones. La siguiente escena es una prueba del tipo de escenas de esta vieja serie:

¡Niños y niñas, no patinéis sin casco y protecciones para los codos y las rodillas! Es un consejo de Wonder Woman, la mujer más poderosa de la Tierra.
SPIDERMAN (1977)
Los seguidores de Spiderman con sentido de humor (y aguante, porque es larga) deben prestar atención a la siguiente escena:

Spiderman asustado de tres tipos con palitos y dando saltitos apoyándose en los muebles no es Spiderman. Los seguidores del cómic saben que el personaje de papel hubiera acabado con los chinos en una viñeta.
Portada Spiderman
No es raro que esta producción no pasara de la primera temporada (catorce episodios).
HULK (1978-1990)
Si Lou Ferrigno no hubiera tenido cerca de dos metros y 138 kilos de músculo, La Masa no se hubiera producido (en España, La Masa, de toda la vida). Aquí, un fragmento de The Incredible Hulk Returns, la primera tv movie tras la serie, en la que tiene un enfrentamiento con Thor.

En lugar de repartir tortas, Hulk gruñe y hace poses de culturismo. El estilo de lucha se limita a empujar y tirar. (Por otro lado, hay un detalle que hubiera enervado al marvelita Sheldon Cooper: el científico coge el martillo de Thor como si nada).
The Trial of the Incredible Hulk es el nombre de la segunda tv movie y presenta en imagen real a Daredevil. De hecho, es este superhéroe quién acaba con los malos. La coreografía de lucha de Daredevil tampoco es para tirar cohetes.

SUPERBOY (1988-1992)
Sin duda este Superboy (un Supermán adultescente) fue lucrativo para los productores y las cadenas que lo emitieron. Aquí, un momento vergonzante:

Es inconcebible que Superboy necesite la ayuda de una extraterrestre para acabar con un Pies Grandes de puro plástico.
FLASH (1990-1991)
Dos temporadas y 22 episodios tuvo este Flash. Los efectos están conseguidos para la época, como puede verse en el siguiente vídeo:

Llama la atención el traje que simula una musculatura excesiva y cómo atrapa a un malvado con un bidón de basura, cuando debiera haberle dado un puñetazo en condiciones.

Los superhéroes en televisión tienen como punto débil los presupuestos.

Es un riesgo adaptar un cómic de superhéroe a imagen real para televisión. El presupuesto de un capítulo es mucho menor que un largometraje del género. Para hacernos una idea: el piloto de Agents of SHIELD costó 14 millones de dólares; Ironman, 170 millones. Los superhéroes necesitan efectos especiales, y si el presupuesto no acompaña, el número y calidad de los efectos se ve reducido. Por otro lado, es importante que la tecnología cinematográfica permita recrear al superhéroe guardando la mayor fidelidad posible al cómic.
En las series de superhéroes del siglo pasado se juntan los presupuestos raquíticos con la falta de tecnología. En algunas ocasiones, estos condicionantes son resueltos con imaginación; en otras, los resultados son sonrojantes.
CAPITÁN AMERICA (1944)
El Capitán América de papel puede levantar casi 400 kilos y corre rayando los 100 km/h. Sin embargo, el Capitán América de la serie de 1944 es incapaz de deshacerse de dos vulgares matones.

Cuánta tranquilidad para quitarse el traje. ¿Y el escudo? ¿No entraba en el presupuesto? Aquí lo único que hay de Capitán América es el nombre.
SUPERMÁN (1951-1958)
106 episodios tuvo Las aventuras de Supermán. Hubieran sido más si George Reeves (infausto apellido) no hubiera fallecido en extrañas circunstancias. (La película Hollywoodland recrea estos hechos). Entre las muchas escenas que es posible encontrar en internet, esta me llama la atención:

Como era de esperar, Supermán se deshace del malo con facilidad. Lo extraño es que Supermán rompe la pared en lugar de traspasar el gran ventanal. ¿Le gusta al héroe entrar haciendo ruido?
La pared y Superman
BATMAN (1966-1968)
Batman fue un serial cinematográfico de 1943 con quince capítulos. El primer Batman televisivo es Adam West. 120 episodios de CRASH!, ZOOM!, BANG!. En ambos Batmans, los presupuestos fueron ridículos. A pesar de esto, el segundo Batman es recordable por su estética, su ingenuidad y falta de pretensiones. Aquí, un ejemplo de cómo Batman y Robin acababan con los malos con la ayuda de Batgirl. Atentos a cómo el trío fantástico se mueve por la escena como ejecutantes de un ballet.

En esta escena, los artilugios de Batman son sustituidos por carritos para servir bebidas. Y esto provoca un momento glorioso (minuto 0.22): Batgirl y Robin toman un carrito; un malo corre hacia ellos, pero, atención, no choca contra el carrito: da media vuelta y se deja caer en el carrito que a continuación empujan los ayudantes de Batman. Parece que el malo quería irse pronto de la pelea.
SHAZAM (1974-1977)
El capitán Marvel, a pesar del nombre, es un superhéroe olvidado de DC, la misma casa que Supermán. Quizá los que se acercan a cumplir los 50 lo recuerden vagamente. Es un repartidor de periódicos que grita SHAZAM! y adquiere los increíbles poderes otorgados por un sabio barbudo. En los cómics, el capitán Marvel vuela y tiene una fuerza equiparable a la de Supermán. En la serie, se las veía para deshacerse de un león. Aquí, para una avioneta.

Uno no acaba de entender por qué corre y no vuela.
WONDER WOMAN (1975-1979)
En los cómics, Wonder Woman toma en el aire a Supermán y lo estampa contra un edificio. Como ocurre con otros superhéroes en la televisión: un corto presupuesto supone la reducción de poderes. Sin embargo, Wonder Woman nos convence: por Lynda Carter, por los argumentos ingenuos y por la falta de pretensiones. La siguiente escena es una prueba del tipo de escenas de esta vieja serie:

¡Niños y niñas, no patinéis sin casco y protecciones para los codos y las rodillas! Es un consejo de Wonder Woman, la mujer más poderosa de la Tierra.
SPIDERMAN (1977)
Los seguidores de Spiderman con sentido de humor (y aguante, porque es larga) deben prestar atención a la siguiente escena:

Spiderman asustado de tres tipos con palitos y dando saltitos apoyándose en los muebles no es Spiderman. Los seguidores del cómic saben que el personaje de papel hubiera acabado con los chinos en una viñeta.
Portada Spiderman
No es raro que esta producción no pasara de la primera temporada (catorce episodios).
HULK (1978-1990)
Si Lou Ferrigno no hubiera tenido cerca de dos metros y 138 kilos de músculo, La Masa no se hubiera producido (en España, La Masa, de toda la vida). Aquí, un fragmento de The Incredible Hulk Returns, la primera tv movie tras la serie, en la que tiene un enfrentamiento con Thor.

En lugar de repartir tortas, Hulk gruñe y hace poses de culturismo. El estilo de lucha se limita a empujar y tirar. (Por otro lado, hay un detalle que hubiera enervado al marvelita Sheldon Cooper: el científico coge el martillo de Thor como si nada).
The Trial of the Incredible Hulk es el nombre de la segunda tv movie y presenta en imagen real a Daredevil. De hecho, es este superhéroe quién acaba con los malos. La coreografía de lucha de Daredevil tampoco es para tirar cohetes.

SUPERBOY (1988-1992)
Sin duda este Superboy (un Supermán adultescente) fue lucrativo para los productores y las cadenas que lo emitieron. Aquí, un momento vergonzante:

Es inconcebible que Superboy necesite la ayuda de una extraterrestre para acabar con un Pies Grandes de puro plástico.
FLASH (1990-1991)
Dos temporadas y 22 episodios tuvo este Flash. Los efectos están conseguidos para la época, como puede verse en el siguiente vídeo:

Llama la atención el traje que simula una musculatura excesiva y cómo atrapa a un malvado con un bidón de basura, cuando debiera haberle dado un puñetazo en condiciones.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cine: el plano aberrante te manipula
La mirada honesta de Damian Lewis en «Hermanos de sangre» y «Homeland»
Breakbad Mountain, la unión de Breaking Bad con Brokeback Mountain
Siete peliculones de ciencia ficción que no podremos ver… o sí
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
    • A mi también me encanta su avión. Parece una Barbie con su complemento (y su Kent dentro). Gracias por traer esta escena.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *