fbpx
18 de junio 2014    /   DIGITAL
por
 

Superhéroes que comen tacos

18 de junio 2014    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Uno echa un vistazo a la sección de juegos de cualquier tienda de apps y lo que puede encontrar son pájaros kamikazes, bárbaros medievales, intrépidas plantas asesinas y hasta frutas con dotes para el tres en raya. Eso por no hablar de una amalgama de zombis en todas las tallas, colores y armaduras posibles. «La nuestra es una aplicación con identidad», reivindica Óscar Rodríguez, director de la desarrolladora mexicana CreApps. Sombreros picudos de planta ancha, tacos, calaveras, burritos y guerreros aztecas. Amigo Jump (i-Tunes) es la apuesta que esta compañía acaba de sacar al mercado para poner en juego «los estereotipos positivos mexicanos».
En los últimos años la moda de los casual games ha roto expectativas. Este tipo de productos lúdico-digitales está caracterizado, según explica Rodríguez, «por ser juegos simples y enfocados a un mercado muy grande que son los ‘no gamers’, es decir, a los que no les interesaban los juegos debido a su complejidad y altos costos. Con los casual games los juegos se vuelven muy atractivos ya que son tan simples que cualquier persona los puede entender en poco tiempo, sin importar su sexo o su edad».
03ss_game_ipad
Algunos productos como Candy Crush Saga, Clash of Clans o Flappy Bird llegan a tener ingresos de hasta más de 800.000 dólares diarios. Los cuatro integrantes de CreApps saben que «el mercado manda», y que tal éxito es debido a sofisticados sistemas de métricas con los que los creadores identifican qué cosas gustan y cuáles no al público una vez publican sus juegos. «King, los creadores de Candy Crush Saga, solo tiene cinco juegos disponibles en el App Store, y Electronic Arts tiene más de 100», utiliza Rodríguez de ejemplo para explicar su enfoque de negocio; «sin embargo King tiene más ingresos que Electronic Arts porque sabe cómo monetizar sus juegos, entiende completamente al usuario».
Para dar con la idea que les hiciera descubrir el secreto del triunfo los fundadores de CreApps -que con Amigo Jump lanzan su segundo juego al mercado- pidieron opinión a Peter Vesterbacka, director de Rovio, la empresa que creó el omnipresente Angry Birds. «Nos aconsejó que explotásemos la temática mexicana y nos pareció una fantástica idea», dice el director. «México tiene la suerte de ser un país popular y querido en todo el mundo. El hecho de ser un lugar tan rico en cultura nos hizo pensar que sería una buena oportunidad explorarla en nuestro juego».
Land_1500_1120
De esos propósitos (y dos meses de intenso trabajo) nacieron hace una semana personajes poco convencionales en las historias de aventuras como Pancho, un tradicional ranchero con su zarape; Caty, una alegoría de la Catrina que invade México cada día de muertos; Juanito, un luchador; o Tlaloc, un guerrero Azteca. Todos ellos se alimentan de power ups con nombres y sabores como el chile-run, el taco-jet, el burrito-magnet o el nacho-shield. «Se trata de estereotipos, claro está», reconoce Rodríguez, «pero solo utilizamos los estereotipos positivos por los que somos reconocidos en muchos países extranjeros».
Amigo Jump es un título en español con pretensiones de hacerse conocido en todo el mundo. «México tiene mucha tradición exportable. ¿Por qué no utilizamos eso en México para introducirnos en los nuevos mercados digitales internacionales?», reta Rodríguez a compañeros del gremio.
Default-Landscape@2x

Uno echa un vistazo a la sección de juegos de cualquier tienda de apps y lo que puede encontrar son pájaros kamikazes, bárbaros medievales, intrépidas plantas asesinas y hasta frutas con dotes para el tres en raya. Eso por no hablar de una amalgama de zombis en todas las tallas, colores y armaduras posibles. «La nuestra es una aplicación con identidad», reivindica Óscar Rodríguez, director de la desarrolladora mexicana CreApps. Sombreros picudos de planta ancha, tacos, calaveras, burritos y guerreros aztecas. Amigo Jump (i-Tunes) es la apuesta que esta compañía acaba de sacar al mercado para poner en juego «los estereotipos positivos mexicanos».
En los últimos años la moda de los casual games ha roto expectativas. Este tipo de productos lúdico-digitales está caracterizado, según explica Rodríguez, «por ser juegos simples y enfocados a un mercado muy grande que son los ‘no gamers’, es decir, a los que no les interesaban los juegos debido a su complejidad y altos costos. Con los casual games los juegos se vuelven muy atractivos ya que son tan simples que cualquier persona los puede entender en poco tiempo, sin importar su sexo o su edad».
03ss_game_ipad
Algunos productos como Candy Crush Saga, Clash of Clans o Flappy Bird llegan a tener ingresos de hasta más de 800.000 dólares diarios. Los cuatro integrantes de CreApps saben que «el mercado manda», y que tal éxito es debido a sofisticados sistemas de métricas con los que los creadores identifican qué cosas gustan y cuáles no al público una vez publican sus juegos. «King, los creadores de Candy Crush Saga, solo tiene cinco juegos disponibles en el App Store, y Electronic Arts tiene más de 100», utiliza Rodríguez de ejemplo para explicar su enfoque de negocio; «sin embargo King tiene más ingresos que Electronic Arts porque sabe cómo monetizar sus juegos, entiende completamente al usuario».
Para dar con la idea que les hiciera descubrir el secreto del triunfo los fundadores de CreApps -que con Amigo Jump lanzan su segundo juego al mercado- pidieron opinión a Peter Vesterbacka, director de Rovio, la empresa que creó el omnipresente Angry Birds. «Nos aconsejó que explotásemos la temática mexicana y nos pareció una fantástica idea», dice el director. «México tiene la suerte de ser un país popular y querido en todo el mundo. El hecho de ser un lugar tan rico en cultura nos hizo pensar que sería una buena oportunidad explorarla en nuestro juego».
Land_1500_1120
De esos propósitos (y dos meses de intenso trabajo) nacieron hace una semana personajes poco convencionales en las historias de aventuras como Pancho, un tradicional ranchero con su zarape; Caty, una alegoría de la Catrina que invade México cada día de muertos; Juanito, un luchador; o Tlaloc, un guerrero Azteca. Todos ellos se alimentan de power ups con nombres y sabores como el chile-run, el taco-jet, el burrito-magnet o el nacho-shield. «Se trata de estereotipos, claro está», reconoce Rodríguez, «pero solo utilizamos los estereotipos positivos por los que somos reconocidos en muchos países extranjeros».
Amigo Jump es un título en español con pretensiones de hacerse conocido en todo el mundo. «México tiene mucha tradición exportable. ¿Por qué no utilizamos eso en México para introducirnos en los nuevos mercados digitales internacionales?», reta Rodríguez a compañeros del gremio.
Default-Landscape@2x

Compártelo twitter facebook whatsapp
Ballenas biónicas y ponis que escupen fuego
La intimidad de Dios padre, Esperanza Aguirre y el espíritu de Kim Jong Il
¿Para qué me servirá a mí la realidad virtual?
One Hello World, el site que pone banda sonora a los pensamientos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies