10 de junio 2022    /   IDEAS
por
 

Superlativos con ‘érrimo’ para hacer lo grande grandísimo (en plan coña)

Un relato ortográfico

10 de junio 2022    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

El día que la torre del ayuntamiento amaneció varios metros más alta de lo que era, todo el mundo tuvo claro que a la ciudad había llegado un superhéroe. Se llama Superlativo y su misión consistía en hacer aún más grande todo cuanto tocaba.

Empezó por agrandar los monumentos locales, que pasaron a ocupar páginas y páginas del libro de los récords, y cuando hubo acabado con toda la arquitectura, les tocó el turno a los habitantes de la ciudad.

La cosa fue bien cuando el afortunado que era enaltecido por Superlativo veía ampliada con creces su estatura o su belleza (o ambas cosas a la vez). Los líos llegaron cuando el superhéroe hacía también superlativa la gordura, la fealdad o la delgadez de quienes ya eran gordos, feos o demasiado delgados. «¡Serás cabrón!», se encaró con Superlativo la primera persona que vio cómo sus kilos de más pasaban a ser muchísimos más. «¿En qué momento te pedí yo pasar de ser gordo a gordérrimo?».

Dice la norma lingüística que el sufijo -érrimo/a sirve para formar el superlativo de aquellos adjetivos que contienen el fonema /r/ en su última sílaba. Palabras como celebérrimo, paupérrimo o pulquérrimo, que son el sumun de la celebridad, la pobreza o la pulcritud, sirven de ejemplo. Son, dice la Nueva gramática de la lengua española, «variantes alternantes cultas de origen latino».

Pero luego venimos los hablantes a darle vidilla a la lengua, que de tan fina y elegante que se nos pone se hace aburrida, sosa y gris. Y como lo de crear superlativos por el método tradicional (guapísimo, bellísimo, gordísimo…) ya está demasiado visto, en nuestras conversaciones coloquiales nos ponemos creativos y acudimos al sufijo -érrimo/a para hacer aún más grande lo que nos parece enorme, con cierta intención paródica o sarcástica.

Así lo aprecia la RAE, aunque alguno diría que es solo por puro cachondeo. De ahí que exageremos con gordérrimo, tristérrimo, buenérrimo, elegantérrimo y todos cuantos se nos ocurran nuestras conversaciones entre colegas.

¿Es correcto? Depende del registro en el que nos instalemos. No se lo digas a un catedrático de la lengua (a no ser que quieras verle palidecer), pero entre amigos, ya se sabe, todo vale.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

El día que la torre del ayuntamiento amaneció varios metros más alta de lo que era, todo el mundo tuvo claro que a la ciudad había llegado un superhéroe. Se llama Superlativo y su misión consistía en hacer aún más grande todo cuanto tocaba.

Empezó por agrandar los monumentos locales, que pasaron a ocupar páginas y páginas del libro de los récords, y cuando hubo acabado con toda la arquitectura, les tocó el turno a los habitantes de la ciudad.

La cosa fue bien cuando el afortunado que era enaltecido por Superlativo veía ampliada con creces su estatura o su belleza (o ambas cosas a la vez). Los líos llegaron cuando el superhéroe hacía también superlativa la gordura, la fealdad o la delgadez de quienes ya eran gordos, feos o demasiado delgados. «¡Serás cabrón!», se encaró con Superlativo la primera persona que vio cómo sus kilos de más pasaban a ser muchísimos más. «¿En qué momento te pedí yo pasar de ser gordo a gordérrimo?».

Dice la norma lingüística que el sufijo -érrimo/a sirve para formar el superlativo de aquellos adjetivos que contienen el fonema /r/ en su última sílaba. Palabras como celebérrimo, paupérrimo o pulquérrimo, que son el sumun de la celebridad, la pobreza o la pulcritud, sirven de ejemplo. Son, dice la Nueva gramática de la lengua española, «variantes alternantes cultas de origen latino».

Pero luego venimos los hablantes a darle vidilla a la lengua, que de tan fina y elegante que se nos pone se hace aburrida, sosa y gris. Y como lo de crear superlativos por el método tradicional (guapísimo, bellísimo, gordísimo…) ya está demasiado visto, en nuestras conversaciones coloquiales nos ponemos creativos y acudimos al sufijo -érrimo/a para hacer aún más grande lo que nos parece enorme, con cierta intención paródica o sarcástica.

Así lo aprecia la RAE, aunque alguno diría que es solo por puro cachondeo. De ahí que exageremos con gordérrimo, tristérrimo, buenérrimo, elegantérrimo y todos cuantos se nos ocurran nuestras conversaciones entre colegas.

¿Es correcto? Depende del registro en el que nos instalemos. No se lo digas a un catedrático de la lengua (a no ser que quieras verle palidecer), pero entre amigos, ya se sabe, todo vale.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Al servicio del robot: los trabajos que creará la inteligencia artificial
Cassandra y los chistes de cárcel
Muchos jóvenes toman ‘la pastilla del abuelo’ para irse de fiesta
El Comité de Corrección Política
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad