25 de agosto 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

Ta-Ta Towel, el sujetador-toalla que acabará con la expresión ‘Me suda las tetas’

25 de agosto 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Tener un pecho grande es el sueño dorado de más de una mujer. Pasar de la tabla rasa a la emoción y vértigo de las montañas es algo por lo que se paga mucho dinero, sin remordimiento ninguno, en clínicas de estética. Pero lo que las mujeres de pechos pequeños no saben es lo increíblemente incómodas que pueden resultar un par de enormes tetas.

A los dolores de espalda (no es fácil cargar con esa mochila delantera todo el día. O qué pensáis, ¿que no pesan?), se une el calor en verano. Vale, sudamos todos. Pero sudar por debajo de las tetas es una experiencia paranormal muy muy muy desagradable.

ta-ta-towels-live-2
Afortundamente, Erin Roberson dio con la clave para solventar este problema. Ella es la inventora de Ta-Ta Towel, un sujetador con tela de toalla llamado a ser el exterminador de la expresión «me suda las tetas».

Roberson cuenta en su web que la idea se le ocurrió mientras se arreglaba en su apartamento de Los Ángeles (EEUU) para acudir a una cita. El aire acondicionado estaba roto y, a pesar de que acababa de salir de la ducha, sus pechos no dejaban de sudar.

«Lo intenté todo: me metí trapos bajo los pechos, me eché polvos de talco e incluso me puse una camiseta debajo», explica la creadora y fundadora de Ta-TaTowel. Soluciones todas ellas a cual más desastrosa.

ta-ta-towels_live

Así que empezó a darle vueltas a la cabecita y no paró de pensar hasta que dio con la solución. Los primeros prototipos los realizó en casa de su familia durante unas vacaciones. Para no tener ni idea de coser (se ve que no fue a un colegio de monjas donde hubiera podido aprender a hacer punto de cruz y esas cosas tan prácticas), su primer sujetador-toalla no le salió tan mal.

La cosa era que el invento resultara práctico. Ya vería luego cómo hacerlo más atractivo. Y como a ella le funcionaba, quiso conocer la opinión de sus amistades. Suponemos que sus amigas tienen el mismo calibre mamario que ella, porque el inventó fue todo un éxito.

ta-ta-towels_live4

No es la prenda más bonita del mundo y será difícil ver desfilar con ella a ninguna top model (sobre todo porque no dan la talla, en sentido literal), pero es funcional y práctica, que es lo que importa. Roberson trata de paliar la sencillez de su diseño eligiendo tejidos divertidos y resultones. Que sea práctico no tiene por qué estar reñido con el aburrimiento.

La idea es tan sencilla que resulta genial. Es como enrollarte una toalla en la cabeza para secarte el pelo al salir de la ducha, pero llevado al tetamen. Quizá no sirva para seducir a tu Christian Grey, ese que empieza a babear cuando pasa por el escaparate de una tienda de lencería, pero cuando los calores estivales te provocan sarpullidos en la piel y los cercos de sudor en tus camisetas no se limitan solo a las axilas, merece la pena intentar cualquier cosa. Y si eso incluye mandar al guano a tu Christian, pues también.

ta-ta-towels-live-5

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Tener un pecho grande es el sueño dorado de más de una mujer. Pasar de la tabla rasa a la emoción y vértigo de las montañas es algo por lo que se paga mucho dinero, sin remordimiento ninguno, en clínicas de estética. Pero lo que las mujeres de pechos pequeños no saben es lo increíblemente incómodas que pueden resultar un par de enormes tetas.

A los dolores de espalda (no es fácil cargar con esa mochila delantera todo el día. O qué pensáis, ¿que no pesan?), se une el calor en verano. Vale, sudamos todos. Pero sudar por debajo de las tetas es una experiencia paranormal muy muy muy desagradable.

ta-ta-towels-live-2
Afortundamente, Erin Roberson dio con la clave para solventar este problema. Ella es la inventora de Ta-Ta Towel, un sujetador con tela de toalla llamado a ser el exterminador de la expresión «me suda las tetas».

Roberson cuenta en su web que la idea se le ocurrió mientras se arreglaba en su apartamento de Los Ángeles (EEUU) para acudir a una cita. El aire acondicionado estaba roto y, a pesar de que acababa de salir de la ducha, sus pechos no dejaban de sudar.

«Lo intenté todo: me metí trapos bajo los pechos, me eché polvos de talco e incluso me puse una camiseta debajo», explica la creadora y fundadora de Ta-TaTowel. Soluciones todas ellas a cual más desastrosa.

ta-ta-towels_live

Así que empezó a darle vueltas a la cabecita y no paró de pensar hasta que dio con la solución. Los primeros prototipos los realizó en casa de su familia durante unas vacaciones. Para no tener ni idea de coser (se ve que no fue a un colegio de monjas donde hubiera podido aprender a hacer punto de cruz y esas cosas tan prácticas), su primer sujetador-toalla no le salió tan mal.

La cosa era que el invento resultara práctico. Ya vería luego cómo hacerlo más atractivo. Y como a ella le funcionaba, quiso conocer la opinión de sus amistades. Suponemos que sus amigas tienen el mismo calibre mamario que ella, porque el inventó fue todo un éxito.

ta-ta-towels_live4

No es la prenda más bonita del mundo y será difícil ver desfilar con ella a ninguna top model (sobre todo porque no dan la talla, en sentido literal), pero es funcional y práctica, que es lo que importa. Roberson trata de paliar la sencillez de su diseño eligiendo tejidos divertidos y resultones. Que sea práctico no tiene por qué estar reñido con el aburrimiento.

La idea es tan sencilla que resulta genial. Es como enrollarte una toalla en la cabeza para secarte el pelo al salir de la ducha, pero llevado al tetamen. Quizá no sirva para seducir a tu Christian Grey, ese que empieza a babear cuando pasa por el escaparate de una tienda de lencería, pero cuando los calores estivales te provocan sarpullidos en la piel y los cercos de sudor en tus camisetas no se limitan solo a las axilas, merece la pena intentar cualquier cosa. Y si eso incluye mandar al guano a tu Christian, pues también.

ta-ta-towels-live-5

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El Gran Huevón y sus disfraces de superhéroe contra los malos tiempos
Plas, la galería de arte que aparece y desaparece
La aspiradora urbana que limpia el aire y, de paso, fabrica joyas
Mecal: tres semanas de cortos y animación en Barcelona
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies