29 de enero 2016    /   CREATIVIDAD
por
fotografia  

Tatuajes para mejillones y berberechos

29 de enero 2016    /   CREATIVIDAD     por        fotografia  
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Cuando a los polinesios les prohibieron tatuarse la piel, su idioma murió un poco. Estaban acostumbrados a salpicar su cuerpo con símbolos que se habían convertido en señas de identidad. El cuerpo era un documento acreditativo porque su lenguaje, entonces, solo era oral. El Capitán Cook quedó impresionado y así lo escribió a mediados del siglo XVIII: «imprimen signos en los cuerpos de gente y llaman a eso tattow». Otros exploradores habían descrito esta tradición polinesia, pero fue Cook quien detalló el nombre con el que todavía se conocen estas marcas. Los marineros de Cook volvieron de Tehiti en 1771. Con ellos llegaron los tatuajes a Occidente, utilizando como transporte la piel de sus portadores, que se convirtieron en los primeros tatuados y tatuadores en Reino Unido.

Nixe3

La tinta siguió viajando por los mares y, entre los años 60 y 70 del siglo XX, llegó a las ciudades portuarias de España en forma de símbolos marítimos. Cada marca tenía su significado: amarrarse a las cuerdas durante una tormenta derivaba en ‘hold fast‘ escrito sobre unos nudillos; los que habían pasado por el Atlántico, lucían antorchas y los que volvían de China, lo hacían con un dragón sobre la piel. Un ancla era un mensaje subliminal que ellos sí entendían: no solo representaba estar amarrado a algo o alguien, sino que servía para esconder una cruz allí donde era necesario ocultar las creencias religiosas. Así, infinidad de mensajes, a menudo basados en supersticiones comunes a los marineros, conformaron un lenguaje entre los hombres de mar que venía a resaltar el romanticismo de su profesión luciendo anclas, sirenas, nudos y rosas de los vientos en la piel.

Sailor Jerry popularizó los tatuajes old school de motivos marineros entre el resto de la gente. Sus dibujos fueron tan famosos que hoy este estilo sigue llevando el nombre de aquel marinero. Además de los símbolos marítimos, estos tatuajes se caracterizan por un borde negro muy grueso y colores intensos como el azul y el rojo sin degradar.

Nixe2

Nixe es una marca blanca especializada en conservas que quería remozarse y ya conocía esta historia. La marca quería renovar su imagen y, teniendo en cuenta el origen de los tatuajes old school, acudió con la idea a una joven agencia de packaging, Vibra. «Pensamos que si se quería hacer hincapié en la procedencia original de los tatuajes, lo mejor seria ir directamente al estilo arcaico que los puso de moda entre el público general. Ese era Sailor Jerry, cuyo estilo lleva su nombre y que en el universo tattoo actual es tendencia», explica Ramón Marc Bataller, responsable de arquitectura de marca en Vibra.

packaging-nixe-ventresca-01

La agencia nació en 2014 en Barcelona y en solo un año consiguió varios premios, entre ellos, el Premio Liderpack al mejor packaging de alimentación y un Anuaria de Oro al mejor packaging.

Captura-de-pantalla-2015-12-18-a-las-14.36.58-1024x535

El diseño de Vibra para estas latas de conservas va más allá del embalaje más visible, e incluye otros detalles en su interior cuidados al extremo. «La caja donde va la lata, no solo lleva dibujos de tatuajes. Estos dibujos están impresos con una técnica llamada ‘golpe seco’, que dota de relieve a la impresión. El cartón también tiene el color y la textura de la piel humana. De este modo, todo el envoltorio era como la piel curtida del marinero, y la experiencia no es solo visual, también es táctil», relata.

La idea de Nixe partía no solo de la necesidad de renovar su imagen, sino de intentar dotar a sus productos de una apariencia premium sin dejar de ser asequible. «Muchas veces, las soluciones para hacer una marca o un packaging más premium pasan solo por lo visual», aclara Bataller a Yorokobu. Pero en Vibra no creen en las soluciones meramente estéticas y siempre intentan crear «diseños donde cualquier solución gráfica se basa en su utilidad». Por eso, siguieron reforzando su idea también en el interior, con un segundo envoltorio que no solo le daba el aspecto requerido por la marca. «Si el exterior era piel, el interior era entraña», remacha.

Nixe4

Con ello, Vibra devolvió las conservas a su lugar de origen, estéticamente hablando: «Ya que los tatuajes habían salido del mar y de los marineros y habían acabado entre la gente joven, estábamos contando la misma historia».

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Cuando a los polinesios les prohibieron tatuarse la piel, su idioma murió un poco. Estaban acostumbrados a salpicar su cuerpo con símbolos que se habían convertido en señas de identidad. El cuerpo era un documento acreditativo porque su lenguaje, entonces, solo era oral. El Capitán Cook quedó impresionado y así lo escribió a mediados del siglo XVIII: «imprimen signos en los cuerpos de gente y llaman a eso tattow». Otros exploradores habían descrito esta tradición polinesia, pero fue Cook quien detalló el nombre con el que todavía se conocen estas marcas. Los marineros de Cook volvieron de Tehiti en 1771. Con ellos llegaron los tatuajes a Occidente, utilizando como transporte la piel de sus portadores, que se convirtieron en los primeros tatuados y tatuadores en Reino Unido.

Nixe3

La tinta siguió viajando por los mares y, entre los años 60 y 70 del siglo XX, llegó a las ciudades portuarias de España en forma de símbolos marítimos. Cada marca tenía su significado: amarrarse a las cuerdas durante una tormenta derivaba en ‘hold fast‘ escrito sobre unos nudillos; los que habían pasado por el Atlántico, lucían antorchas y los que volvían de China, lo hacían con un dragón sobre la piel. Un ancla era un mensaje subliminal que ellos sí entendían: no solo representaba estar amarrado a algo o alguien, sino que servía para esconder una cruz allí donde era necesario ocultar las creencias religiosas. Así, infinidad de mensajes, a menudo basados en supersticiones comunes a los marineros, conformaron un lenguaje entre los hombres de mar que venía a resaltar el romanticismo de su profesión luciendo anclas, sirenas, nudos y rosas de los vientos en la piel.

Sailor Jerry popularizó los tatuajes old school de motivos marineros entre el resto de la gente. Sus dibujos fueron tan famosos que hoy este estilo sigue llevando el nombre de aquel marinero. Además de los símbolos marítimos, estos tatuajes se caracterizan por un borde negro muy grueso y colores intensos como el azul y el rojo sin degradar.

Nixe2

Nixe es una marca blanca especializada en conservas que quería remozarse y ya conocía esta historia. La marca quería renovar su imagen y, teniendo en cuenta el origen de los tatuajes old school, acudió con la idea a una joven agencia de packaging, Vibra. «Pensamos que si se quería hacer hincapié en la procedencia original de los tatuajes, lo mejor seria ir directamente al estilo arcaico que los puso de moda entre el público general. Ese era Sailor Jerry, cuyo estilo lleva su nombre y que en el universo tattoo actual es tendencia», explica Ramón Marc Bataller, responsable de arquitectura de marca en Vibra.

packaging-nixe-ventresca-01

La agencia nació en 2014 en Barcelona y en solo un año consiguió varios premios, entre ellos, el Premio Liderpack al mejor packaging de alimentación y un Anuaria de Oro al mejor packaging.

Captura-de-pantalla-2015-12-18-a-las-14.36.58-1024x535

El diseño de Vibra para estas latas de conservas va más allá del embalaje más visible, e incluye otros detalles en su interior cuidados al extremo. «La caja donde va la lata, no solo lleva dibujos de tatuajes. Estos dibujos están impresos con una técnica llamada ‘golpe seco’, que dota de relieve a la impresión. El cartón también tiene el color y la textura de la piel humana. De este modo, todo el envoltorio era como la piel curtida del marinero, y la experiencia no es solo visual, también es táctil», relata.

La idea de Nixe partía no solo de la necesidad de renovar su imagen, sino de intentar dotar a sus productos de una apariencia premium sin dejar de ser asequible. «Muchas veces, las soluciones para hacer una marca o un packaging más premium pasan solo por lo visual», aclara Bataller a Yorokobu. Pero en Vibra no creen en las soluciones meramente estéticas y siempre intentan crear «diseños donde cualquier solución gráfica se basa en su utilidad». Por eso, siguieron reforzando su idea también en el interior, con un segundo envoltorio que no solo le daba el aspecto requerido por la marca. «Si el exterior era piel, el interior era entraña», remacha.

Nixe4

Con ello, Vibra devolvió las conservas a su lugar de origen, estéticamente hablando: «Ya que los tatuajes habían salido del mar y de los marineros y habían acabado entre la gente joven, estábamos contando la misma historia».

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El primer Yorokobu de este otoño
La portada de la felicidad eterna
El "Maestro" curioso que no da lecciones
Día C | Coaching para creativos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies