14 de marzo 2022    /   IGLUU
por
 

14 de marzo 2022    /   IGLUU     por          
twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

No es solo sentirse mal (espiritualmente) al contemplar el deterioro de ciertos paisajes por la terrible acción del ser humano, es también algo más físico y doloroso. Durante años nadie ponía nombre a esta enfermedad mental, una más, con la que la realidad nos golpea. Ahora, por fin, se la tiene en cuenta: es la ecoansiedad o ansiedad climática.

La Asociación Americana de Psicología define la ecoansiedad como «el temor crónico a sufrir un cataclismo ambiental que se produce al observar el impacto aparentemente irrevocable del cambio climático y la preocupación asociada por el futuro de uno mismo y de las próximas generaciones». Este temor, según una publicación reciente de The Lancet sobre salud mental y cambio climático, llega a causar incluso «pérdida de apetito, insomnio y ataques de pánico».

Es lo que le ocurre a Priscila, una estudiante de 22 años que vive en Alicante y que asegura que no puede ir a la playa por la ecoansiedad que le genera contemplar «cómo tenemos los mares». Ni siquiera es capaz de hablar de cambio climático sin sufrir una crisis. Y el suyo no es un caso aislado.

Según un estudio de The Lancet Planetary Health, para el que fueron encuestados 10.000 jóvenes de entre 16 y 25 años en diez países, el 60% aseguró estar muy o extremadamente preocupado. La mayoría de ellos, además, acusaba a sus respectivos Gobiernos de inacción ante la crisis climática y de traición hacia las generaciones jóvenes y futuras. «Lo que más ansiedad me genera es saber que la culpa no la tenemos los ciudadanos, sino los Estados, que no actúan», lamenta Priscila.

¿Cómo afecta a los niños esta enfermedad mental? ¿Qué consecuencias acarrea para la salud de las personas? De todo ello nos habla Virginia Mendoza en este artículo.

twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

No es solo sentirse mal (espiritualmente) al contemplar el deterioro de ciertos paisajes por la terrible acción del ser humano, es también algo más físico y doloroso. Durante años nadie ponía nombre a esta enfermedad mental, una más, con la que la realidad nos golpea. Ahora, por fin, se la tiene en cuenta: es la ecoansiedad o ansiedad climática.

La Asociación Americana de Psicología define la ecoansiedad como «el temor crónico a sufrir un cataclismo ambiental que se produce al observar el impacto aparentemente irrevocable del cambio climático y la preocupación asociada por el futuro de uno mismo y de las próximas generaciones». Este temor, según una publicación reciente de The Lancet sobre salud mental y cambio climático, llega a causar incluso «pérdida de apetito, insomnio y ataques de pánico».

Es lo que le ocurre a Priscila, una estudiante de 22 años que vive en Alicante y que asegura que no puede ir a la playa por la ecoansiedad que le genera contemplar «cómo tenemos los mares». Ni siquiera es capaz de hablar de cambio climático sin sufrir una crisis. Y el suyo no es un caso aislado.

Según un estudio de The Lancet Planetary Health, para el que fueron encuestados 10.000 jóvenes de entre 16 y 25 años en diez países, el 60% aseguró estar muy o extremadamente preocupado. La mayoría de ellos, además, acusaba a sus respectivos Gobiernos de inacción ante la crisis climática y de traición hacia las generaciones jóvenes y futuras. «Lo que más ansiedad me genera es saber que la culpa no la tenemos los ciudadanos, sino los Estados, que no actúan», lamenta Priscila.

¿Cómo afecta a los niños esta enfermedad mental? ¿Qué consecuencias acarrea para la salud de las personas? De todo ello nos habla Virginia Mendoza en este artículo.

Qué necesita una playa para lucir con orgullo su bandera azul
Biomímesis: imitar la naturaleza para salvarla (y salvarnos)
Si tú eres verde, que también lo sea tu perro
Preguntas cruzadas: ¿Qué pueden tener en común una cómica y un paleontólogo?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad