Publicado: 25 de junio 2012 06:22  /   CREATIVIDAD
por
 

Los carteles de Encuentros en el Tercer Miércoles

Publicado: 25 de junio 2012 06:22  /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Sueños haciendo clic aquí.

Los llamaron Encuentros en el Tercer Miércoles porque esto no iba de poses sesudas. Todo lo contrario. El club de creativos (c de c) organizó estas sesiones porque quería reunir a personas con intereses comunes, con la excusa de asistir a un evento, para que acabaran al final juntos en la barra de un bar. Individuos que, por su profesión, cuando están lejos de sus semejantes, resultan marcianos para el resto del mundo.

“Los publicitarios, productores, diseñadores… somos marcianos. No nos entienden cuando hablamos con gente de fuera”, explica Ricardo Llavador, vocal de eventos y formación de la junta del c de c dice. “Eso es lo que queremos decir: El marciano eres tú. Una vez al mes júntate con los tuyos. Lo importante es que la gente se vea las caras. Se aprende mucho estando con otras personas. Por eso es tan importante la palabra encuentros en este proyecto del c de c”.

Los eventos comenzaron en septiembre de 2011 y, en su primera temporada, concluyeron hace unos días. Pero volverán en septiembre. “Hemos parado porque ahora mola más irse de terrazas. No solo estamos de acuerdo con que la gente salga a una terraza en vez de ir a una conferencia. Apoyamos la iniciativa”, indica Llavador.

Los carteles fueron los primeros en anunciar que esto no iría de lecciones magistrales para acabar de rematar las energías de los asistentes a las 8 de la tarde. La estética se tomó prestada de las películas de serie B (policiacas, terror, artes marciales…) para alejar a los encuentros de la apariencia de las conferencias tradicionales. “Las charlas son de 15 minutos y eso permite hablar de temas espesos como el neuromarketing y hacerlo interesante”, comenta.

Esta es la colección de carteles de la primera temporada de Encuentros en el Tercer Miércoles, diseñados, en su mayoría, por Llavador.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Sueños haciendo clic aquí.

Los llamaron Encuentros en el Tercer Miércoles porque esto no iba de poses sesudas. Todo lo contrario. El club de creativos (c de c) organizó estas sesiones porque quería reunir a personas con intereses comunes, con la excusa de asistir a un evento, para que acabaran al final juntos en la barra de un bar. Individuos que, por su profesión, cuando están lejos de sus semejantes, resultan marcianos para el resto del mundo.

“Los publicitarios, productores, diseñadores… somos marcianos. No nos entienden cuando hablamos con gente de fuera”, explica Ricardo Llavador, vocal de eventos y formación de la junta del c de c dice. “Eso es lo que queremos decir: El marciano eres tú. Una vez al mes júntate con los tuyos. Lo importante es que la gente se vea las caras. Se aprende mucho estando con otras personas. Por eso es tan importante la palabra encuentros en este proyecto del c de c”.

Los eventos comenzaron en septiembre de 2011 y, en su primera temporada, concluyeron hace unos días. Pero volverán en septiembre. “Hemos parado porque ahora mola más irse de terrazas. No solo estamos de acuerdo con que la gente salga a una terraza en vez de ir a una conferencia. Apoyamos la iniciativa”, indica Llavador.

Los carteles fueron los primeros en anunciar que esto no iría de lecciones magistrales para acabar de rematar las energías de los asistentes a las 8 de la tarde. La estética se tomó prestada de las películas de serie B (policiacas, terror, artes marciales…) para alejar a los encuentros de la apariencia de las conferencias tradicionales. “Las charlas son de 15 minutos y eso permite hablar de temas espesos como el neuromarketing y hacerlo interesante”, comenta.

Esta es la colección de carteles de la primera temporada de Encuentros en el Tercer Miércoles, diseñados, en su mayoría, por Llavador.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Rumbo a África con un cine a pedales
Manda un tuit a las paredes de Seattle
Por qué un medicamento caro cura más que otro barato
La portada más dulce de la historia de Yorokobu
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp